El Obama beduino de Israel

142fc496eac1104b24ae30fdcb1cffa1Sábado, 15 de Enero de 2011
Escrito por Sal Emergui para El Mundo. España

Ismaeli Kahwalid en una conferencia

Ismaeli Kahwalid

En su hospitalaria tienda, un viejo beduino me dijo hace cinco años: “Un beduino no puede vivir sin cigarros, café y su mujer”.
Ismail Khaldi añade un cuarto ingrediente: la diplomacia.
A sus 38 años, es el primer diplomático beduino israelí.
De una modesta tienda en su aldea natal de Khawalid (norte de Israel) a una selecta residencia de San Francisco donde en los últimos dos años ha sido vicecónsul de Israel.
De un poblado sin electricidad a elegantes cóctels con líderes internacionales. De nómada en su tierra a nómada en el mundo.

Ismail tiene cierto aire al presidente norteamericano Barack Obama al que imita rompiendo moldes, superando obstáculos y cosechando curiosidad. Y, claro, escribiendo una biografía.
“El diario de un pastor”, es el recorrido de un hombre que demuestra que es posible ser beduino, israelí, musulmán, árabe, pastor, académico y diplomático de Israel.
Como él mismo confiesa, “desde pequeño vivo entre el mundo musulmán y el judío, entre Occidente y Oriente, entre lo moderno y lo tradicional, entre lo secular y lo religioso”. ¿Cómo le han tratado en Estados Unidos?, le preguntamos. “Muy bien aunque reconozco que mi historia personal desconcertó a muchos. Además no es fácil representar a Israel en un clima internacional tan hostil y basado en la propaganda”. Nunca olvidará, por ejemplo, su intervención en la Universidad de Berkeley:
“Fui invitado a un debate con un profesor libanés que da clases en esa universidad. Su único discurso era atacar a Israel. Se negó incluso a darme la mano. Me quedé de piedra ya que el objetivo era intercambiar ideas. A muchos estudiantes les molestó que un árabe defendiera la democracia israelí. Las minorias aqui viven muchísimo mejor que en el resto de Oriente Medio”.

Pero añade: “Ojo, yo no fui a Estados Unidos para decir que Israel es perfecto. No somos una democracia perfecta. Hay muchos defectos y desigualdades como en otros países y en muchos casos los árabes israelíes no reciben el mismo trato. Claro que hay diferencias y cosas que cambiar pero también hay mucha hipocresía y odio hacia Israel.

Los medios de comunicación describen la realidad en base a prejuicios e ignorancia. Es evidente que hay un conflicto y que debemos solucionarlo. Ojalá haya paz en esta zona y los palestinos tengan un Estado democrático pero no entiendo por qué siempre hay un dedo acusador hacia Israel, pase lo que pase”.

Cuenta que “algunos estudiantes en Estados Unidos ignoraban que Israel goza de libertad de credo. No toleraban que yo apoyara al Estado judío sin ser judío. En algunos campus, intentaron silenciarme”. Sonríe cuando recuerda el encuentro con una anciana judía de San Francisco. “Me preguntó cómo es posible que yo sea embajador israelí siendo musulmán y árabe. La señora no era del todo consciente que en el Estado de los judíos hay un 20% de árabes”.

Orgulloso de ser una persona “badiya” (del desierto), no oculta sus orígenes. Todo lo contrario. Recuerda que de niño tenía que recorrer cada mañana a pie varios kilómetros para llegar al colegio. “Mi padre me decía que debía ir a la universidad y visitar la Casa Blanca. No estoy seguro que él sabía lo que era la Casa Blanca”. El hogar de los Khaldi era la atracción del pueblo ya que disponían de la única televisión. “14 pulgadas… funcionaba gracias a la batería del jeep ya que el pueblo no tenía electricidad”, evoca con nostalgia.

En un colegio árabe de Haifa, se sintió diferente. “Mis compañeros árabes no beduinos sentían hostilidad hacia el país en el que vivían y pertenecían a movimientos palestinos. Mi compañero de pupitre se consideraba ´un palestino árabe que vive en Israel´. Yo, en cambio, me definía como beduino israelí. Entre los profesores había un sentimiento antiisraelí”, dice.
Le gritaron “traidor” cuando respetó el minuto de silencio en el día de recuerdo de los muertos israelíes en las guerras y atentados.
Su primer viaje al extranjero fue nada más y nada menos que a Nueva York donde se sintió como Cocodrilo Dundee. Al volver a su poblado, su abuela le preguntó: “¿Tienen ovejas?”.

Tras hacer el servicio militar y graduarse en la Universidad de Tel Aviv, se presentó al curso diplomático. Al tercer intento, aprobó el examen y fue aceptado en el Ministerio de Exteriores donde defiende con pasión a Israel sin renunciar a su identidad beduina y árabe. A diferencia de Obama, no tiene aspiraciones políticas.

Sabe que hace historia al ser el primero en 62 años. ¿Considera que Israel tendrá algún día un jefe de Gobierno no judío? “Teóricamente es posible pero yo no veo que se produzca en los próximos años. Israel es un Estado con mayoría judía y con un carácter judío declarado”, nos responde.
Reconoce que “ser beduino en una sociedad tan moderna como Israel tiene sus complicaciones. No bebemos alcohol ni llevamos camisetas y pantalones cortos, tampoco vamos a discotecas. Yo nunca fui de joven al cine o un pub. Siempre comíamos en casa”. Se refiere a sus padres, abuelos, primos y 10 hermanos.
A los 38 años, sigue sintiéndose un pastor: “Quizás haya visto más mundo que mis amigos de infancia pero yo nunca olvido las sabias lecciones que aprendí en Khawalid como hospitalidad, paciencia y fidelidad”.
Quizás Ismail ha elegido el trabajo más adecuado a sus orígenes. El diplomático es un nómada por antonomasia. Con más electricidad y una casa habitualmente espaciosa pero a fin de cuentas, un nómada. Como Ismail.

Anuncios

Sal Emergui Israel y el judaismo rezan y piden perdon en Iom Kipur – schnesselsilvia07@gmail.com – Gmail

Sal Emergui Israel y el judaismo rezan y piden perdon en Iom Kipur – schnesselsilvia07@gmail.com – Gmail.

iom  kipur en israel.jpg
Imagen de una carretera israelí durante la celebración del Yom Kipur el año pasado.

Sal Emergui | Jerusalén

elmundo.es

viernes 17/09/2010

A partir de las 17.15 de la tarde de este viernes, Israel es otro país. Sin autobuses, trenes, coches o aviones. Todos los ministerios, instituciones públicas, empresas privadas y comercios, cerrados a cal y canto. Durante 25 horas, las calles de todo el país están ocupadas por centenares de miles de niños en bicicleta. Las sinagogas presentan su mejor entrada. Es el Yom Kipur, (Día del Perdón), la jornada más sagrada del judaísmo, que paraliza completamente Israel y es respetado por el grueso de los más de 13 millones de judíos que hay en todo el mundo.

El día de ayuno es sobre todo el día en el que los judíos rezan, reflexionan y piden perdón ante sus familiares, amigos, conocidos y desconocidos. El Kipur entra esta tarde y finaliza el sábado cuando las primeras tres estrellas aparecen en el cielo. 25 horas de ayuno para los mayores de 13 años (los varones) y 12 (las chicas). Los que sufren alguna enfermedad o no tienen la recomendación de su doctor, están exentos. Como recuerdan los rabinos, la salud es más importante.

Peticiones de perdón en Facebook

Más allá de los rezos y los paseos por las calles sin coches en ciudades-fantasma (en el buen sentido de la palabra), son momentos de introspección. En las horas previas, la costumbre es pedir perdón al que uno cree que ha tratado de forma incorrecta o ha ofendido. Las nuevas tecnologías han acudido al socorro de los creyentes y los perfiles de Facebook se llenan de peticiones de perdón. No sólo hay el “me gusta” sino también el “pido perdón”. Asimismo, millones de sms suelen colapsar la telefonía israelí.

Hace unos días, el rabino Tsión Algazi fue sorprendido por un alumno:”Si he enviado sms a mis amigos y compañeros pidiendo perdón, ¿quedo exento de tener que ir a verles personalmente para presentar mis excusas?”. Más acostumbrado a beber de las fuentes bíblicas que navegar en las modernas aguas virtuales, el rabino contestó: “El envío de un mensaje es bendecido y puede ser suficiente si la otra persona no está realmente enfadada contigo. De lo contrario, debes pedir perdón personalmente y esperar su respuesta”.

¿Qué pasa con los piden perdón “universal” a través de Facebook? “La acción de reconocer el error y pedir perdón es importante pero no sirve para nada si la persona ofendida no lo ha leído o sigue ofendida”, responde el rabino que aporta una solución que seguramente no ha sido sacada del Talmud: “Aconsejo escribir en Facebook: “perdono a todos los que me han ofendido o hecho algún mal en el ultimo año” “.

Tradiciones en el Día del Perdón

Los diarios israelíes recomiendan qué comer esta tarde para poder aguantar 25 horas sin comer ni beber. Otras acciones prohibidas en Kipur: trabajar, cocinar, ducharse, ver la tele, encender la luz o un cigarro y practicar relaciones sexuales.

Los religiosos- y no digamos ya los ultraortodoxos- cumplen a rajatabla las normas de Yom Kipur. Es el día en el que se pide clemencia ante Dios. En la mayoría laica, hay de todo. Desde los que ayunan a los que se pasan el dia viendo peliculas de video con palomitas en casa. Según una encuesta publicada hace unos meses, el 26 % de los judíos en Israel que se definen laicos ayunan y el 24% han visitado al menos una vez la sinagoga ya sea en Kipur o el Año Nuevo judío que se celebró el pasado 8 de septiembre (el 5771). Según una encuesta publicada hoy por el diario Yediot Ajaronot, el 61% d ela población judia en Israel ayunará.

Las cadenas de televisión y las emisoras de radio -que cesan sus emisiones partir de las 16.00 para dar tiempo a sus empleados a ir a la cena previa a Kipur- emiten también algunos reportajes de la Guerra de Yom Kipur (73) cuando Israel fue sorprendida por el ataque de los países árabes.

‘La Terraza de los Reyes de España’ une Israel con Sefarad

JERUSALÉN | Inaugurada por Peres y González-Sinde

El presidente de Israel, Simon Peres, y la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde. | Sal Emergui

domingo 02/05/2010 21:59 horas

El presidente de Israel, Simon Peres, y la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde. | Sal Emergui

El día en el que Jerusalén se ha acercado al rico pasado sefardí con la inauguración de una terraza en honor a los Reyes de España. Un homenaje cultural y simbólico al Rey Juan Carlos I que también ostenta el título de ‘Rey de Jerusalén’.

En el 2011 celebraremos el 25 aniversario del establecimiento de las relaciones entre los dos países. Hoy, juntos inauguramos un espacio público en honor a los Reyes de España. Nos reencontramos, una vez más, a través de la palabra“, afirmó la ministra española de Cultura, Ángeles González-Sinde, ante la presencia del presidente de Israel, Simón Peres.

La llamada ‘Terraza de los Reyes de España’ está situada en el conocido centro cultural, Mishkenot Shaananim, en un histórico barrio de Jerusalén. Se trata del primer vecindario judío construido fuera de las murallas de la Ciudad Vieja hace 140 años. González-Sinde, acompañada por su homóloga israelí, Limor Livnat, calificó a Peres de “gran amigo del pueblo español” y elogió la lejana Sefarad y la convivencia interreligiosa, que hoy parece poco real: “El futuro de España está también en nuestras raíces, la de la España de las tres culturas, la coexistencia de judíos, musulmanes y cristianos en nuestro país”. “Para muchos judíos sefardíes, Toledo es la segunda Jerusalén, la ciudad mítica de una España perdida que ha permanecido en el imaginario colectivo de los sefardíes”, ha añadido recalcando la labor de la Red de Juderías en España. La ministra española visitó esta mañana el Museo del Holocausto de Jerusalén donde reivindicó la importancia del recuerdo y la memoria histórica. “No está solo para preservarla en una cápsula perfecta aislada y no contaminante sino para usarla. Para investigar sobre nosotros mismos, sobre cómo se producen esos hechos”, aseguró sin descartar hacer paralelismos con la necesidad, por ejemplo, de preservar la memoria histórica de la Guerra Civil española. Respecto a su primera visita a Israel, declaró la importancia de “venir y visitar una sociedad con una vida cultural tan activa, tan determinante en muchos campos, desde el diseño a la literatura, el arte contemporáneo, el cine, la danza o la arquitectura“. Este lunes, es el turno de la Autoridad Nacional Palestina (ANP). González-Sinde mantendrá reuniones de trabajo en Ramala donde dejará claro su “rotundo apoyo” a los grupos e instituciones culturales palestinos. El acto de Jerusalén -organizado por la organización Fundación Jerusalén y Casa Sefarad-Israel- ha coincidido con la inauguración del II Encuentro Internacional de Escritores de Jerusalén. Una edición que ha sido abierta por el español Adolfo García Ortega que presenta en Jerusalén su libro ‘El comprador de aniversarios’, traducido al hebreo y ambientado en la cruel época del Holocausto perpetrado por los nazis. El Festival cuenta este año con escritores de la talla de Paul Auster, David Grossman y Amos Oz. Volviendo al homenaje a los Reyes de España, no hay que olvidar que el propio monarca inauguró en su visita del 96 un espacio del Jardín de las Rosas situado en la Knésset, el Parlamento israelí, en Jerusalén. En la terraza española inaugurada esta noche sobrevolaba el recuerdo de figuras tan judías como españolas. Tan cultas como populares. Como Yehuda Haleví, el poeta más importante del judaísmo español. En el 1140, viajó de Sefarad a Jerusalén, a la que dedicó algunos de sus escritos más brillantes antes de morir presumiblemente ante sus puertas. Unas puertas que hoy, muchísimas generaciones después, se han abierto a los Reyes Juan Carlos I y Sofía para consolidar el reencuentro entre España e Israel. Un cruce que nunca ha sido fácil por la enorme carga emocional e histórica antes, durante y después de la expulsión de los judíos en 1492. El mensaje de esta noche en Jerusalén, pues, va más allá de la fría placa, las solemnes palabras de los dirigentes y las actividades culturales (festivales de música, literatura y arte) previstas en esta hispana terraza, con privilegiada vista de la ciudad más santa del mundo. Una asesora de la comitiva de Peres nos decía a la entrada: “Es evidente que es algo más que una terraza o una plaza”.

El I+D sustituye a las naranjas

EL ‘MILAGRO’ HEBREO

Israel ha sido uno de los primeros países en salir de la crisis, gracias a su apuesta por la inversión en tecnologías.
SAL EMERGUI / Tel Aviv

Israel ha cerrado una década prodigiosa en lo económico. Los llamamientos al boicot de sus productos, una Intifada, dos enfrentamientos bélicos, cuatro elecciones, conflictos diplomáticos, una profunda recesión mundial y la tensión nuclear con Irán no han logrado dañar el llamado milagro económico israelí.

A diferencia de lo ocurrido por todo el mundo, Israel no ha sido retratada por la crisis. Todo lo contrario. Su fortaleza ha sorprendido incluso a los analistas locales, que pueden presumir de la economía con la recuperación más rápida en todo el mundo.

El sistema bancario y el inmobiliario han demostrado una estabilidad de hierro, sin necesidad de rescates de emergencia. La inversión en desarrollo e infraestructuras ha aumentado. El mercado laboral es elástico, el consumidor sigue gastando y los que tienen más talento se dedican a los negocios o la tecnología en detrimento de la desprestigiada política.

Para 2010, el Banco de Israel, dirigido por el reconocido Stanley Fischer, prevé un crecimiento del 3,5%. Y pese a que la década ha finalizado con un desempleo del 7,7%, Fischer cree que este año bajará al 7,1%. Por su parte, Dan Galai, director del Centro de Inversiones Sigma, es más optimista: «Superaremos el 4% de crecimiento. La economía israelí es sólida y ya no dependemos sólo de los diamantes o las naranjas».

Las naranjas siguen exprimiendo un jugo muy rentable, pero el I+D y las altas tecnologías se han convertido en el auténtico motor. Tras EEUU, Israel es el país con más empresas registradas en Nasdaq. En Tel Aviv, hay más startups que semáforos, para lo que el carácter discrepante -a veces hasta la exasperación- de sus ciudadanos es fundamental. La discusión en una empresa es casi siempre su receta de éxito. El riesgo no asusta en un país que atrae 30 veces más venture capital per cápita que Europa. Además, su Bolsa es la única de las 30 en Europa y EEUU que finalizó la década con un incremento de dos cifras de su tasa de rentabilidad. El índice Tel Aviv-100 de la Bolsa creció en un 120%.

Con 7,5 millones de habitantes, Israel es el segundo país mundial en número de patentes, a años luz de sus vecinos. Desde el año 1980 al 2000, se registraron 77 patentes egipcias y 171 saudíes en EEUU frente a las 7.652 israelíes. The New York Times destaca esta semana que «pese a ser el 0,2% de la población mundial, el pueblo judío constituye el 54% de los campeones en ajedrez, el 27% de los Nobel de Física y el 31% de Medicina». Ada Yonath, Nobel de Química y profesora del Instituto Weizmann de Rehovot, considera, como la elite empresarial, que «el futuro de Israel depende de la inversión en la ciencia».

Por otro lado, la crisis apenas ha reducido en un 5% el número de ciudadanos que viajaron al extranjero en 2009, con cuatro millones de salidas del aeropuerto de Ben Gurion. Pero hoy está en peligro el segundo destino más solicitado, Turquía. Los israelíes desean castigar con la cartera los ataques del primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, que desde la ofensiva militar contra Gaza se ha convertido en uno de sus críticos más acérrimos. «Me da igual que mientan y me llamen criminal, pero no estoy dispuesto a darles dinero», afirma Moshe Liraz ante una agencia de Tel Aviv. Si hace dos años 1.336.000 israelíes aterrizaron en Turquía, en 2009 la cifra se quedó en 890.000.

Eso sí, no siempre tienen éxito los boicots. En plena refriega con Suecia se promovió un boicot a Ikea en Israel. Al día siguiente, los israelíes doblaron las compras en la tienda sueca. Prefirieron montar armarios que desmontar relaciones.

Israel festeja su 62 aniversario entre la satisfacción y la preocupación

Israel festeja su 62 aniversario entre la satisfacción y la preocupación | Mundo | elmundo.es
Yom Ha’atzmaut, Día de la Independencia

Israel festeja su 62 aniversario entre la satisfacción y la preocupación

Celebraciones por el Día de la Indepedencia en Jerusalén. | Ap

  • Es el país con la mayor proporción de ingenieros per cápita del mundo
  • Cada año se cometen en sus calles ‘sólo’ 1.8 asesinatos por cada 100.000 personas
  • Acabó 2009 con un crecimiento del 4,8% en plena crisis mundial
  • El 80% cree que “Israel se encuentra bajo una amenaza existencial”

Las siete vidas del preso de Auschwitz-Birkenau

TEL AVIV. Detrás de este hombre de 85 años, amable sonrisa y timidez indescriptible, se esconde la increíble historia de un valiente superviviente judío del Holocausto. Con espectacular precisión, Zeev Londner recuerda los años en los que gran parte de su familia y su pueblo fueron asesinados por la maquinaria nazi. Sobrevivió luchando. Participó en la resistencia del gueto. Llegó con una pistola escondida al campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau y vio cómo el Dr Menguele decidía quién y cuándo se moría en las cámaras de gas. Autor de varias evasiones sin éxito y un afortunado salto desde un tren en Alemania, hoy ha decidido contarlo todo a ELMUNDO.ES.

“No me gusta explicar mi historia pero es una obligación dar mi testimonio en un día como éste”, dice Londner en el 65º aniversario de la liberación de Auschwitz-Birkenau. Nació en 1924 en la localidad polaca de Bendin y tras estallar la guerra, fue testigo de su primera experiencia traumática: “Los alemanes ocuparon la ciudad y concentraron a judíos en la plaza central. Invitaron a la gente para ver cómo les ahorcaban. Era un niño y me acuerdo que, al volver a casa, pregunté a mi padre por qué uno de los ahorcados se hacía pis en los pantalones”.

En el 41 se creó el gueto de Bendin. Aunque era muy joven, se integró a la resistencia e incluso robó una pistola a un guardia alemán. En la noche del 30 de julio del 43, los nazis eliminaron el gueto donde vivían cerca de 30.000 judíos. Su odisea de supervivencia tomó otra dimensión. El superviviente del Holocausto explica sus dramáticas vivencias (Sal Emergui)

“El 1 de agosto del 43 llegué al campo de Birkenau con la pistola escondida. Menguele estaba allí haciendo la selección. Los viejos y niños a la derecha, donde eran amontonados en camiones camino a las cámaras de gas. Los más jóvenes a la izquierda para trabajar. Anduvimos 400 metros y nos ordenaron esperar. Aproveché ese momento para esconder la pistola bajo tierra”, nos cuenta.

Si no lo hubiera hecho, sería uno más del millón y medio de judíos asesinados en Auschwitz-Birkenau.

“Tuve suerte de deshacerme del arma porque enseguida nos registraron. Nos desnudaron, afeitaron todo el cuerpo y tatuaron el número en el brazo. Nos pusieron los pijamas de presos”, explica. Los nazis hallaron la pistola y amenazaron con matar a todos los presos si el dueño no se identificaba. Londner recuerda que “muchos sabían que era mía pero nadie me delató. Estuve a punto de levantar el dedo pero gracias a mis nervios de acero no hice nada. Ese día el alemán nos perdonó la vida”.

Al cabo de unos días, presenció una pesadilla: “Mi padre tenía 45 años. Tras extenderse la disentería, Menguele hizo una nueva selección. Desnudó a los presos para ver quién sufría disentería que también afectó a mi padre. Les dejaron toda la noche desnudos y bajo un frío mortal. Pude llegar y ver las últimas horas de mi padre. Al amanecer, les llevaron a todos a las cámaras de gas”.

El destino de su madre fue también dramático. Tras la guerra, Londner se encontró con una mujer que coincidió con ella.

“Me contó que mi madre llegó a Auschwitz con mi hermano pequeño Efraim, de 9 años. Menguele les separó mandando el niño a la muerte y a ella al trabajo. Mi madre se negó a separarse de Efraim y Menguele le hizo ´el favor´ y aceptó que fueran juntos hacia las cámaras de gas”.

Tras ver que su padre no salía de lo que los nazis llamaron “duchas para necesidades especiales” y entender que el campo era una fábrica de muerte, Londner decidió huir. Mejor morir en el intento que depender del capricho de Menguele.

“Mi hermano y otro prisionero saltamos una verja pero nos pillaron y nos enviaron a Auschwitz I donde por primera vez vi el cartel en la entrada: Arbeit Macht Frei (el trabajo os hará libres)”.

Sentenciados a muerte, las SS dudaban si fusilarles o ahorcarles. Los tres fueron destinados al temible Bloque 11, de donde pocos salieron con vida. El Kapo les dijo en yidish: “Estáis aquí solo dos meses y ya habéis intentado escapar. Sois unos héroes”.

Gracias al Kapo solo fueron castigados a volver a Birkenau. Desprovistos de miedo en un lugar donde respirar era un lujo, intentó huir otra vez. Pero fue cazado y, como todos los presos, fue obligado a andar tres dias en la llamada “marcha de la muerte“. Después, fue subido a un tren a Alemania. Quedaban pocos días para el final de la guerra y del Holocausto. Londner y sus dos camaradas saltaron del penúltimo vagón. Estaban en plena Alemania vestidos con los famosos pijamas de rayas pero respirando por primera vez la libertad. Tuvieron suerte. Minutos después, la Gestapo frenó el tren y fusiló a todos los prisioneros. Tras una semana escondidos en un bosque, se toparon con los tanques soviéticos. De ahí, Londner volvió en carro a su Bendin natal. En el 48, llegó a las costas del recién creado Estado de Israel para participar en la guerra de su independencia.

Su familia fue asesinada en Auschwitz-Birkenau (S.E)

65 años después, más viejo pero con los mismos nervios de acero, saborea su té con tranquilidad.

“Si he sobrevivido tantos momentos de peligro se debe a que de niño fui boyscout”, resume con una media sonrisa.

Cada año mueren más supervivientes y aumenta el temor al olvido. Londner responde:

“Soy optimista. Los judíos recordamos en la Pascua (Pesaj) la salida de Egipto hace miles de años, ¿no vamos a acordarnos del Holocausto?”.

Fuente: http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/orienteproximo/2010/01/27/las-siete-vidas-del-preso-de-auschwitz.html#comentarios

Elton John volverá a Israel tras el escándalo de 1993

Por Sal Emergui | Jerusalem
19/01/2010

Elton John huyendo del hotel de Tel Aviv en junio del 93. | Ziv Koren

El artista británico cantará en el mismo lugar que el pasado 24 de septiembre llenó el aun más veterano Leonard Cohen, el estadio de fútbol de Ramat Gan, localidad adyacente a Tel Aviv. El banco patrocinador de este evento se gastará unos 800.000 euros que, con toda seguridad, recuperarán con holgura. Las entradas se pondrán a la venta en febrero y costarán entre 70 euros y 200 euros.

Los fans israelíes de Elton John no olvidan la última vez (y la única) que piso su país. Fue un visto y no visto que dio la vuelta al mundo. Ocurrió en junio del 93. Nada más llegar al Hotel Hilton de Tel Aviv, el cantante fue el centro de una violenta discusión que acabó en insultos, empujones y enfrentamientos entre sus guardaespaldas y los numerosos fotógrafos que esperaban ansiosos retratar los primeros minutos de la estrella mundial en Tierra Santa.

Poco después del violento incidente, el compositor británico tomó la decisión más inesperada: anular el concierto y volver a Londres. De hecho, Elton estuvo solo cuatro minutos en el hotel, según cuentan las crónicas de la época.

El Parque Ayarkon de Tel Aviv se quedó vacío, asombrado y muy decepcionado. Los miles de espectadores que habían gastado un buen dinero para asistir al concierto mostraron su enfado y muchos amenazaron con demandas. Pero la historia tuvo un ‘happy end’ y los productores israelíes viajaron a Londres para convencer a Elton. Este decidió volver a Tel Aviv.

Aunque más que las amables palabras de los organizadores e influyó el suculento contrato que el británico debía cumplir. Al final su concierto fue un éxito total.

Diecisiete años más viejo, Sir Elton John deberá afrontar en su vuelta a Israel el mismo entusiasmo/agresividad/interés de los paparazis y periodistas locales. Aunque esta vez, los organizadores israelíes no se arriesgarán y su seguridad será superior incluso a la de Madonna o Paul McCartney hace unos meses.

Quizás, para evitar el acoso mediático en Israel, el británico debe leer este post en ELMUNDO.ES sobre la original táctica de Leonard Cohen y empezar a buscar un buen doble.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/01/19/cultura/1263930005.html

A %d blogueros les gusta esto: