Conferencia de George Chaya en Lleida

Anuncios

Yad beYad en Lleida

Presentación Curso de Hebreo

La asociación Yad beYad-Caminando juntos en hermandad con la Iglesia Evangélica de la Biblia Abierta de Lleida pondrá en marcha un proyecto en dicha ciudad a partir de setiembre que incluye:

  • Clases semanales de hebreo
  • Ciclo de cine sobre la Shoá
  • Conferencias sobre Judaísmo

– Tendré el inmenso placer de dictar las clases de hebreo, basándome en el método HEBREO ¡tan simple!, un curso audiovisual  de Editorial Prolog.

Dado que la demanda ha superado nuestras mejores expectativas, nos hemos visto en la necesidad de limitar el aforo a 2 grupos de 10 personas.

Las clases se dictarán a lo largo de todo el curso, de setiembre 2010 a junio 2011.

– El ciclo de la Shoá consistirá en 7 sesiones semanales que incluyen el pase de películas y un debate moderado por el Dr Manel Baradad Brusau, profesor de Medicina en la Universidad de Lleida.

Informado el Ayuntamiento de la ciudad de esta actividad, se acordó que fuera abierta al gran público, con lo cual el evento será patrocinado por la administración pública, y utilizando sus propios canales de difusión.

Está previsto que la actividad comience en enero, coincidiendo con el  Homenaje internacional a las Víctimas del Holocausto proclamado por la ONU.

– El Rabino Gabriel Mazer, asesor espiritual de Yad beYad-Caminando juntos, ofrecerá tres conferencias sobre judaísmo.

Yad beYad y la Iglesia Evangélica de la Biblia Abierta mantienen contactos personales e institucionales desde hace tiempo basados en la defensa indiscutible de los valores del judaísmo y el Estado de Israel.

Este proyecto es solo el comienzo de una estrecha y ambiciosa colaboración planteada para el futuro.

Desde aquí, aprovecho para dar las gracias de todo corazón a este colectivo evangélico, presidido por el pastor Ferran Jové, y  a todo su equipo de colaboradores que desde un principio nos han brindado todo su apoyo logístico y solidario. Sabemos que contamos con ellos, Israel tiene en ellos a un nutrido grupo de amigos y yo el placer de coincidir geográficamente.

Silvia Schnessel

Presidenta


Para más información, podéis dejar un mensaje aquí, o acceder a nuestra página de Facebook https://www.facebook.com/yadbeyad?ref=ts.

Kabalat Shabat compartido

Kabalat Shabat compartido

Kabalat Shabat es una ceremonia sencilla con la que los judíos damos la bienvenida al sábado. Se celebra en la mayoría de los hogares judíos, tanto practicantes como laicos, y consiste en el encendido de las velas a una hora que varía según la zona del mundo y que viene estipulada para todo el año en los calendarios hebreos.

El viernes 11 de junio de 2010, algunos miembros de Yad beYad nos desplazamos de Lleida y otros puntos de Catalunya al área de Barcelona, población Sant Quirze del Vallès, donde celebraríamos un Kabalat Shabat compartido con un grupo evangélico por el que habíamos sido gentilmente invitados.

El encuentro tuvo lugar en casa del Pastor José Manuel Piriz y su esposa Celia, donde fuimos acogidos con suma calidez por los anfitriones y todos los presentes.

Después de las presentaciones de rigor y acercándose la hora del encendido de las velas, preparamos el ambiente de Kabalat Shabat y procedimos a celebrarlo. Con la bandera de Israel presidiendo la velada, el candelabro, la copa de kidush, vino kosher y jalot sobre las mesas comenzamos. Ofició el Rabino Gabriel Mazer, asesor espiritual de Yad beYad, quien con su voz y comentarios cargó de emoción y espiritualidad el ambiente. Miriam encendió las velas y pronunció la brajá. El rabino hizo el kidush y repartimos las jalot elaboradas por varias de las señoras presentes, a cual más sabrosa.

Una cena sencilla pero elaborada por manos expertas y con mucho cariño, completó la ceremonia, después de lo cual nos entregamos a una tertulia con música hebrea de fondo en la que mayormente los presentes expresaron sus curiosidades al rabino intentando recabar respuestas a sus interrogantes.

Por ambas partes fue evidente el interés por estrechar los lazos entre ambos grupos, lo cual en un futuro cercano puede traducirse en actividades diversas como clases de hebreo, conferencias, ciclos de cine, debates, un viaje a Israel, etc.

La velada resultó breve para el ambiente de camaradería que compartimos pero no hay duda  que las puertas han quedado abiertas y confiamos en que el contacto será fluido a partir de ahora entre ambas instituciones.

Esa, entre otras, era y es la razón de ser de nuestra institución, abrir las puertas y darnos a conocer tal como somos para derribar los tópicos que sobre nosotros se vierten, confraternizar con nuestros semejantes explorando y compartiendo aquellos valores que tengamos en común y enriqueciéndonos mutuamente, convencidos de que sólo trabajando juntos nos conoceremos mejor.

Agradecemos a José Manuel y Cecilia su cálido recibimiento, (amenazamos con repetir!) y un abrazo fraternal para todos y cada una de las personas que estuvieron presentes, nos regalaron sus sonrisas, sus gestos amables y su solidaridad.

Lleida, 14 de junio de 2010

SEDER DE PESAJ 2010

SEDER DE PESAJ2010.

SEDER DE PESAJ

Sábado 27 DE MARZO 2010

21 h

Restaurant Mannelli – c/Acadèmia, 19 – Lleida

MENUÚ

Al estilo Ashkenazí

Paté de Pescado Guefilte Fish

Al estilo Sefardí

Cordero al horno con verduras salteadas y ensaladas varias

(En bandejas para servirse a discreción)

Al estilo Israelí

Ensalada de frutas naturales del tiempo con dátiles y nueces

INCLUYE BEBIDAS

Refrescos, minerales, vino Kosher*

Cafetería

PRECIO POR PERSONA: 18,00 € iva incluido.

El vino Kosher y la matzá no están incluidos en el precio. Se aportan por separado y reparte el gasto según consumo entre los asistentes (no superior a 2 €/u)

//

Seder de Pesaj

Pesaj

Pésaj es sin duda la fiesta predilecta del pueblo judío. Aun en los hogares menos tradicionalistas, se celebra con el propósito de renovar el recuerdo del Éxodo, lo que marca el inicio de la vida nacional hebrea.

Por su significado histórico, y porque más que ninguna otra es una fiesta hogareña, la celebración de Pésaj pone una nota de júbilo y esperanza en una nueva liberación. Los judíos nos volcamos hacia el pasado y desde él enfrentamos el porvenir; cada año alentando la misma ilusión: la salvación del pueblo una vez más.

Junto a su contenido histórico, está su relación con la naturaleza. Pésaj es también la fiesta de la primavera, ya que conmemora dos transformaciones felices: la del esclavo en individuo libre, y la del suelo desnudo en campo floreciente.

Semanas antes, en los hogares reina una actividad inusitada: la vajilla, la mantelería, los enseres de cocina, todo ha de andar en danza en los días previos a la fiesta; se elaboran condimentos y vinos especiales, se asegura la provisión de ingredientes ázimos. Tales preparativos insumen varios días pero cuando el calendario anuncia: 14 de Nisan, Erev Pésaj (víspera de Pascua), toda la casa parece tocada por un espíritu nuevo.

También se la llama Zman Jerutenu, es decir, época de nuestra liberación.

La festividad dura ocho días. Los dos primeros y los dos últimos son Yamim Tovim, días festivos, y los cuatro del medio Jol Hamoed, o semi festivos.

Pésaj significa “pasar por encima” en referencia a que la plaga de los primogénitos en Egipto respetó las casas de los judíos.

La Matzá sustituye estos días al pan común, y se prepara solo con harina de trigo y agua. Su presencia en la mesa nos recuerda que, hacia la medianoche, el pueblo entero, con sus mujeres, niños y rebaños, conducidos por Moisés, salieron apresuradamente de Egipto, sin darle tiempo a la masa a fermentar. La Matzá, o Lajmá Anyá, es el pan de los pobres, infunde justicia y bondad en las conciencias e induce a no abusar del poder, a velar por el derecho del prójimo y a ayudar al necesitado.

La fie sta hogareña de las dos primeras noches se llama Séder (orden) y su ritual está detallado en la Hagadá, librito que contiene las prácticas que se seguían en el Templo de Jerusalem y que se lee en esta fiesta.

Desde la destrucción del segundo Templo, Pésaj se festeja solo en el hogar, con la participación de toda la familia. Padres, hijos y nietos se reúnen alrededor de la mesa del Séder: cada uno tiene su papel, especialmente los niños.

La puerta de casa permanece abierta esa noche, y antes de sentarse a la mesa, el dueño de la casa se asoma y anuncia que aquel que tenga hambre, pase y coma.

El ceremonial del Séder se remonta a 2000 años atrás, y su ritual abarca todo el curso de la cena, desde el primer plato hasta los postres. Se involucra a los niños con la intención de transmitirlo a las nuevas generaciones.

El Jametz está prohibido estos días. Jametz es todo alimento a base de cereales fermentados, que debe desaparecer de la casa antes de la víspera de Pésaj y durante los ocho días.

En los hogares tradicionalistas esta medida se cumple tan rigurosamente, que se examina cada rincón de la casa para detectar cualquier rastro de Jametz. Los utensilios que se usaron durante el año, incluida la vajilla y la loza, se sustituyen por otros, especialmente destinados para la fiesta: Kasher le Pésaj. Si no se dispone de otra vajilla, se los somete a un proceso de Kasherización, que consiste en poner los utensilios al rojo o sumergirlos en agua hirviendo, para eliminar todo resto de Jametz.

Todas estas tareas deben quedar terminadas para el 13 de Nisan. Esa noche, el dueño de casa, lámpara en mano, recorre en compañía de otro miembro de la familia, todos los rincones de la casa y la examina cuidadosamente. Es lo que se llama Bdikat Jametz.

Los judíos somos “el pueblo del libro”. No es de extrañar que el acontecimiento más importante del principio de nuestra historia se haya perpetuado en un monumento literario: la Hagadá, o sea, narración. Se trata de un libro modesto, pero es el más popular de la literatura hebrea. Presenta en forma de antología un esquema simple del origen del judaísmo, desde nuestros primeros antepasados, pasando por los patriarcas y las tribus hebreas en Egipto hasta el Éxodo.

La noche del Séder, cada padre debe relatar a su hijo la historia del Éxodo. Así se formó esta tradición, con sus preguntas y respuestas, con sus cánticos, con ligeras discusiones. La Hagadá tiene que estimular el interés del niño por el glorioso pasado de su pueblo, familiarizarlo con los episodios vividos por sus antepasados, e infundirle fe y esperanza para enfrentar su destino como judío.

La mesa se adereza con sus mejores accesorios, y relucientes candelabros con velas encendidas distinguen la festividad.

Frente al jefe de familia, se coloca la Keará, bandeja del Séder, una fuente con dibujos alusivos a los símbolos del Séder.

  • El Zroa– hueso asado que recuerda el cordero que se brindaba como sacrificio cuando existía el Templo.
  • El Maror- hierbas amargas que recuerdan los duros momentos vividos en Egipto.
  • El Jazeret– lechuga cuyas raíces son ligeramente amargas.
  • El Jaroset– mezcla de manzanas y nueces trituradas, con canela y vino; para evocar el barro con el que preparaban ladrillos para construir las fortalezas de Pitom y Ramsés.
  • La Beitzáhuevo asado- símbolo de duelo por la pérdida del Templo. Su forma sugiere lo tornadizo de la fortuna, que gira caprichosamente: un consuelo para el judío afligido por momentos difíciles, y una amonestación para el favorecido.
  • El Carpas– verduras (perejil, lechuga o rabanitos) y un bol con vinagre o agua salada. Al principio de la cena, se toma una porción remojada en agua salada, como solía hacerse en tiempos antiguos.

También junto al cabeza de familia, hay tres Matzot, dispuestas sobre la bandeja o en plato aparte, y cubiertas con un mantelito bordado especial de Pesaj.

Por último, se sirve el vino antes de sentarse a la mesa, reservando una copa llena para el profeta Elías, huésped invisible de las cenas pascuales. Se beben cuatro copas, una por cada expresión con que la Torá menciona la redención de Israel: Hotzeti “os sacaré… de los trabajos forzados de los egipcios”, Hitzalti “os libraré… de su servidumbre”, Gaalti “os redimiré… con el brazo extendido” y Lakajti “os tomaré… por mi pueblo.”

La quinta mención es Heveti “os traeré… a la tierra de Abraham, Isaac y Jacob”. Es la Quinta Copa, que no se bebe, por las largas centurias del exilio en que se consideraba una promesa por cumplir. Es la Copa de Eliahu.

El año que viene en Jerusalem

George Chaya: una conferencia magistral

Por Dori Lustron

Cuando se prepara un evento como el de la conferencia de George en la Universidad de Tel Aviv, se sabe que la calidad del disertante dará realce al momento.

Ayer tuve el honor de ser panelista junto al Dr. Yoav Tenembaum en la esclarecedora conferencia de George Chaya en Israel. Fue una charla impecable donde George hizo un recorrido muy completo de los temas que nos interesan: islamismo, yihadismo, la problemática actual en Medio Oriente, Europa, Latinoamérica, la guerra de las ideas, los medios y su desempeño solventados por los petrodólares… George abarco en una hora un análisis muy profesional y didáctico de los temas que nos ocupan.

Al finalizar nos tocó a Yoav y a mi comenzar con las preguntas para después seguir con las del público. Yoav le pidió que definiera a qué se refiere cuando habla del conflicto de ideas y también sobre el fenómeno de la coalición de la izquierda latinoamericana con el islam radical y la actitud en relación a Israel y a lo judío a las que respondió puntualmente, aclarando dudas.

El Dr. Yoav Tenembaum es Docente del Programa de Diplomacia en la Universidad de Tel Aviv, tiene el Master en Relaciones Internacionales en la Universidad de Cambridge y es Doctor en Historia Moderna de la Universidad de Oxford. Es notorio su profesionalismo y su conocimiento de estos temas. George le agradeció profundamente su participación en el panel.

En cuanto a mí, conociendo la obra de George en profundidad, compartiendo el mismo pensamiento y trabajando en la difusión de sus artículos, quise preguntar sobre los medios y la función de la prensa, especialmente la española como El País y El Mundo, que mal informan según sus intereses y son formadores de opinión. También le pregunté sobre los piratas somalíes que son yihadistas y la gente no lo sabe. George respondió sobre la importancia de la yihad del mar esclareciendo un tema muy poco conocido.

De las preguntas inteligentes del público puedo decir que no me sorprendieron. Muy buen nivel y preguntas muy puntuales que contestó sin titubeos.

Jaime Einstein, vicepresidente de Yad beYad

Quiero destacar la presencia en la sala del Ex-Embajador Dr. Dov Schmorak, del Embajador de Perú, Sr. José Luis Salinas; de Celia Michonik, Delegada de WIZO en la comisión de DDHH de la ONU; del Encargado de la Cooperación Militar Internacional de Tzahal con las FFAA de América Latina y África, Capt. Roni Kaplan, siete agregados militares latinoamericanos; dos becarios de la Embajada de España; presidentes de organizaciones de diversos países latinoamericanos en Israel; Jaime Einstein, autor del libro “El Esplendor” y vicepresidente de Yad BeYad, y la presencia de periodistas en lengua castellana como Jose Danor de Aurora y Gabriel Ben Tasgal de Guysen.con/es en español. Asimismo estaban presentes, el Presidente de los Amigos de Habla hispana de la UTA, Sr. Guillermo Sverdlin, Joseph Lavi como moderador de la jornada y Eduardo Bigio, Nomi Hasson, Zila Chelminsky y Eial Bluer*, entre los organizadores del evento.

Fue muy emotivo al final, el agradecimiento de George hacia nosotros, los panelistas. A Yoav todo su reconocimiento, y a mi, que tengo el honor de ser su amiga y difundir su obra desde hace varios años, en los que he aprendido sobre muchos temas que él domina.

Quiero hacer notar que tanto George como Yoav pertenecen al equipo de colaboradores de Porisrael demostrando el nivel del trabajo que hacemos. Agradezco en forma personal a toda la gente que se acercó para demostrarme su afecto y reconocimiento por los envíos de Porisrael.

Sin lugar a dudas, éste fue un evento de jerarquía y felicito a la Universidad de Tel Aviv por traer conferencistas de tan alto nivel. Hemos tenido un excelente espacio de presentaciones especiales: Pilar Rahola, Andrés Oppenheimer, Carlos Alberto Montaner, Henrique Cymerman y ahora George Chaya, como así también Igal Palmor, Rafael Barak, Ilana Dayan, Yoav Tenembaum, Jack Bigio y otros. La lista es larga y es un significativo aporte de los Amigos de Habla Hispana de la Universidad de Tel Aviv a la difusión de la hasbará en español.

Vaya para todos ellos nuestro agradecimiento.

Dori Lustron**
Porisrael Foundation
www.porisrael.org

* Eial Bluer es Director del Dept. Tecnológico-Empresarial de Yad beYad.

** Dori Lustron y Yad beYad son mutuos colaboradores

Yad beYad celebró Tu Bishvat en el Convento de Santa Clara (*) de Balaguer

El sábado 30 de enero Yad beYad festejó la celebración de Tu Bishvat en el Convento de Santa Clara, atendiendo a la amable invitación de Sor Victoria.

Nos reunimos 20 personas de edades, orígenes y confesiones diversos. Algunos, desplazados desde el área de Barcelona.

El encuentro entre los invitados tuvo lugar en la explanada del Convento desde el cual se observa una magnífica vista de la ciudad de Balaguer.

Nuestra primera toma de contacto con Sor Victoria y las hermanas fue a la entrada del recinto donde nos presentamos anfitriones e invitados.

La celebración de Tu Bishvat consistía en plantar un árbol en el patio del convento, para sellar nuestra amistad con quienes reiteradamente nos habían expresado su admiración y respeto por nuestro pueblo.

El patio “cerrado” del convento hacia donde nos dirigimos está resguardado del viento y en parte soleado, allí se respiraba calma y tranquilidad. El sitio destinado a plantar el ciprés había sido preparado de antemano, con lo que Ferran y Guillem procedieron a plantarlo sin gran esfuerzo.
Indicando el sitio con precisión, las monjas habían dispuesto la bandera de Israel. Yad beYad selló el momento mediante la colocación de una placa conmemorativa en la cual se aludía a la paz en hebreo, castellano y catalán. La placa es una artesanía de Baruj, y Micry se encargó de colocarla.

Las hermanas Clarisas nos deparaban muchas sorpresas, entre ellas la de agasajarnos con una danza hebrea que bailaron al son de una melodía en hebreo.

Una vez pasamos al interior, donde una cocina de leña favorecía un ambiente cálido y agradable, realizamos un kidush (bendición del vino) con vino kosher Peraj Haabib, y recitamos birkat hamazon (la bendición de los alimentos) antes de degustar los productos típicos de estas fechas: dátiles, frutos secos, olivas… El mosto, de pura uva de sus propias parras, las olivas y las garrapiñadas, eran artesanía de las hermanas.

Después del kidush y antes de sentarnos a la mesa hicimos entrega a las hermanas de un mantelito especial de fiestas sobre el cual se suelen encender las velas de Shabat y de un shofar, ambos traídos de Israel. Sor Victoria hizo intentos de arrancar algún sonido del shofar, tarea nada fácil.

Los allí presentes simbolizábamos diversas confesiones, lo cual no fue óbice para que reinara un ambiente de camaradería y cordialidad alabado por todos.

Celebramos la comida en una mesa dispuesta en U donde cada plato era aportación de de los asistentes. Y así fue que hubo intercambio de elogios porque todo estaba exquisito. Se recitó la bendición del pan con jalá (pan trenzado de sábado) obra de Sinaí, y compartimos comida y tertulia.
En especial disfrutamos con el relato de algunos sobre su acercamiento al judaísmo e Israel y el de las hermanas sobre sus actividades habituales.

Llegado el momento de la despedida, agradecimos a Sor Victoria y las hermanas la hermosa hospitalidad que nos habían brindado.

(*) El Convento de Santa Clara se halla en el actual Santuari del Sant Crist, originalmente iglesia de Santa Maria de Almatà. Almatà es el nombre del sitio. En el recinto del castillo se encontraba la mezquita Mayor de Balaguer sobre los s. XII y XIII, que fue después Santa María de la Suda en tiempo de los Condes de Urgel, hasta que quedó bastante arruinado en la guerra de 1414. La iglesia fue refundada o fundada por San Ot. Nunca fue mezquita. Los antiguos aseguran que su arquitectura denotaba ser de época de godos. Y el lugar del convento era la casa de la cofradía y cementerio cristiano de la parroquia.
El lugar se ofreció a las monjas clarisas, que se establecieron en él en el año 1351.
En la actualidad viven seis monjas.