Sucot, fiesta de la cosecha

No existe una alegría natural más grande que la de la cosecha. El hombre se esforzó durante todo un año y al fin es
merecedor de recolectar su cosecha y sus frutos. La Torá adjunta a esta alegría, la alegría del precepto. En estos
días, especialmente, abandonamos nuestros hogares fijos por un lugar temporario, para demostrar que toda nuestra vida en este mundo se asemeja a una sucá temporaria y los valores que existen eternamente son aquellos que se vinculan con el espíritu del pueblo de Israel.

Cuáles son los significados de la fiesta de Sucot?

1) La base nacional – la unión del pueblo: la fiesta de Sucot, como el resto de las festividades de peregrinación, tienen una base nacional. El precepto de la sucá (cabaña) nos viene a recordar un pasado en común, cuando el pueblo de Israel estaba en el desierto camino a Eretz Israel. En la fiesta de Sucot el pueblo de Israel subía a Jerusalem, lugar céntrico espiritualmente y de superior importancia, para festejar la fiesta en ese lugar.

Según nuestros sabios las cuatro especies representan los cuatro tipos de clases que existen en el pueblo de Israel.

Etrog – posee sabor y fragancia, representa a los estudiosos de la Torá y los que practican buenas acciones.

Lulav – ramo de palma – tal como su fruto, tiene buen sabor pero carece de aroma, así también existen los hombres que han estudiado pero no practican lo aprendido con perfección.

Hadas – mirto – posee aroma muy agradable pero es insulso, así existen los que poseen perfectas acciones sin que sean muy estudiosos.

Aravá – sauce – es insulso y carece al mismo tiempo de aroma, existen algunos israelitas que no son estudiosos ni tampoco realizan buenas acciones.

Estas cuatro especies se toman juntas para bendecir, tres de ellas se atan – lulav, hadas y aravá – para simbolizar
que el pueblo de Israel solo está completo si todas sus fuerzas se juntan.

2) La alegría: La festividad es llamada por nuestros sabios “época de alegría” (de la misma manera que la festividad de Pesaj es llamada “época de liberación”, y Shavuot – “época del recibimiento de la Torá”). Tres veces somos obligados en la Torá a alegrarnos en la fiesta de Sucot “Y te alegrarás en la festividad”, “Y estarás alegre”, “Y os alegraréis ante vuestro D’s durante siete días”.

Existen varias razones para esta alegría: la alegría de la cosecha, y aquella que viene luego del esfuerzo espiritual realizado durante los “días de arrepentimiento”. En este momento estamos seguros que ha sido bueno nuestro veredicto, y es por eso que estamos alegres. También está la alegría de la peregrinación, la unión y la concentración de todo el pueblo en Jerusalem – “una ciudad que hace a todo el pueblo de Israel amigos”. Esta alegría tenía su punto cúlmine en Simjat Bet Hashoeva en la época que
existía el Templo.

3) La preocupación por los pobres y necesitados: En la festividad de Sucot se enfatiza la idea de igualdad social y cooperación de los diferentes niveles sociales. “Te regocijarás en la celebración tú con tu hijo, tu hija, tu siervo, tu sierva, el levita, el forastero, el huérfano y la viuda que moraren contigo. (Deuteronomio 16:14). A estas tres personas que poseen riquezas se le agregan otros seis que no poseen. De aquí la costumbre de aumentar la
caridad en vísperas de Sucot, e invitar personas para compartir la festividad.

4) Paz: la festividad de Sucot es época de alegría, pero es también el día de la sentencia. En Sucot son sentenciados (todas las criaturas del mundo) sobre el agua (se fija la cantidad de lluvias que caerán ese ano). En Sucot se sacrifican siete toros uno por cada nación del mundo y estos eran sacrificios para el bienestar y tranquilidad de todos los pueblos de la tierra. En la fiesta de Sucot comenzamos una nueva etapa en la relación
con las otras naciones, y la sucá es llamada “la sucá de la paz”: “y extiende sobre nosotros la sucá de la paz”.

Fuente: https://docs.google.com/viewer?a=v&pid=gmail&attid=0.1&thid=12b3ab12033143ba&mt=application/pdf&url=https://mail.google.com/mail/?ui%3D2%26ik%3D723c838585%26view%3Datt%26th%3D12b3ab12033143ba%26attid%3D0.1%26disp%3Dattd%26zw&sig=AHIEtbTmMGnuTZVfoTs7OWru_oNx3j3oBA

Sucot 2010 en Argentina

Recetas de Sucot

sucot
Sopa de Calabaza con Semillas de Calabaza Tostadas
(Para 8-12 personas como aperitivo)

1.5 kilos de calabaza (zapallo anco), pelada y cortada en trozos de 5 cm.
2 Manzanas amarillas (Golden Delicious), peladas, sin corazón y cortadas en trozos de 2 cm.
1 Cucharada de aceite de oliva.
1 Cucharada de miel.
1/2 Cucharadita de aceite de sésamo picante.
4 Tazas de caldo de vegetales o caldo de pollo.
Salsa de Soja, a gusto.
1/4 Taza de semillas de calabaza.

Precalentar el horno a 230 grados (450 F).
En una fuente para horno gruesa, mezclar muy bien la calabaza, las manzanas, los aceites y la miel. Poner las manzanas bajo la calabaza para evitar que se quemen. Poner la fuente en el horno por 25 minutos, mover los ingredientes y continuar horneando por 10 minutos más o hasta que estén tiernos.

Transferir la calabaza y las manzanas tostadas, y todos los jugos de la fuente, a una olla para sopa. Agregar dos tazas del caldo a la olla y llevar a hervor. Cubrir y continuar hirviendo a fuego bajo por 20 minutos. Dejar enfriar la sopa. Hacerla puré en un procesador de alimentos o en una licuadora hasta que esté completamente líquida. Agregar caldo adicional para lograr la consistencia deseada. Sazonar con salsa de soja a gusto, justo antes de servir.

Poner las semillas de calabaza en una fuente pequeña para pasteles. Poner la fuente en el horno a 230 grados (450 F) (si prefiere, puede hacer esto eficazmente mientras hornea la calabaza) y retirar del horno justo cuando las semillas comienzan a inflarse, 7 a 12 minutos. No dejar que las semillas se sobre cocinen.
Servir la sopa caliente, tibia (mi favorita) o a temperatura ambiente con un rociado de semillas de calabaza tostadas sobre cada porción. Puede pasar también el aceite de sésamo picante entre las personas, para que quienes gusten de una sopa más picante.

Pollo Chino con Cinco Especias
(Para 8-10 personas)

2 Pollos de 1.5 kilos.
1 Pedazo de jengibre fresco de 2 cm., tajado y molido.
1 Cucharadita de polvo Chino de Cinco Especias.
1 Cucharadita de sal casher.
1 Cucharada de aceite de sésamo tostado.
1/2 Cucharadita de pimiento rojo picante molido.
1/2 Taza de cebolletas (cebolla de verdeo) finamente picados (la parte blanca y verde).
1 Taza de chutney de mango (o mermelada de damasco).

Precalentar el horno a 200 grados (400 F). Poner los pollos en una fuente rectangular de vidrio para horno. En un recipiente pequeño, mezclar el jengibre, el polvo de cinco especias, la sal, el aceite de sésamo y el pimiento rojo. Frotar una cucharadita de la mezcla dentro de cada pollo. Agregar el chutney a la mezcla y cubrir el exterior de cada pollo generosamente. Rociar rápidamente las cebolletas sobre los pollos y poner la fuente dentro el horno precalentado. Hornear por 1 hora y 10 minutos o hasta que las cebolletas estén crujientes y salga jugo de color claro de la pierna de cada pollo al pincharlo con un tendedor. Dejar enfriar por 10 minutos antes de trozarlo. Trozar cuidadosamente, con una cuchillo especial para aves si es posible, para mantener la piel y las cebolletas lo más intactos posible.

Espinaca al Ajo
(Para 8-10 personas)

2 Cucharadas de aceite de oliva.
2 Dientes de ajo, picados finamente.
Una pizca de hojas de orégano secas, desmenuzadas.
2 Bolsas de espinacas congeladas de 500 gramos, picadas.
Jugo de 1/2 limón.
Piñones tostados

En una sartén grande, calentar el aceite de oliva y agregar el ajo y el orégano. Cuando el ajo se ponga aromático, en alrededor de 1 minuto, agregar la espinaca y mezclar ocasionalmente sobre fuego mediano, hasta que ya no se acumule líquido al fondo de la sartén, y la espinaca ya no parezca mojada. Recalentar sobre fuego mediano rápidamente, y agregar el jugo de limón en este momento, justo antes de servir.

Tarta de Manzana Francesa
(Para 10 porciones)

3 Manzanas amarillas (Golden Delicious), sin corazón y cortadas en trozos de 0.5 cm.
2 Manzanas rojas, sin corazón y cortadas en trozos de 0.5 cm.
Jugo de 1/2 limón.
1 Hoja de masa de hojaldre (masa de hoja), descongelada y desdoblada.
2 Cucharadas de fécula de maíz (Maicena).
2 Cucharadas de avellanas molidas (o migajas de galleta).
2 Cucharadas de miel o 1/4 de taza de azúcar, combinada con 1/2 cucharadita de canela (lo que prefiera para endulzar).
Batido de huevo (1 huevo, batido junto con una cucharada de agua).
Poner los trozos de manzana en un recipiente para mezclas grande y rociarlas con el jugo de limón. Dejar reposar.

Precalentar el horno a 190 grados (375 F).
Desenrollar la masa de hojaldre, hasta sacar todos los pliegues y ablandar todas las grietas, que la masa mida unos 28×40 cm. Con un cuchillo de rueda (los de cortar pizza) y una regla, medir cuidadosamente bordes de 1 cm. alrededor de la masa y cortarlos, partiendo por los extremos más cortos. Rociar una bandeja grande para hornear galletas con aceite de cocina en aerosol. Transferir cuidadosamente la masa a la bandeja, esparciendo el batido de huevo en la parte de arriba. Rociar la fécula de maíz y las avellanas uniformemente sobre la masa, dejando un borde de 2.5 cm. alrededor. Poner las tiras cortadas en los bordes de la masa sobre el batido de huevo, recortando el exceso de las esquinas.

Poner los trozos de manzanas, alternando entre amarilla y roja, en filas ordenadas para cubrir toda la superficie de la tarta, justo hasta los bordes de 1 cm. de la masa. Rociar las manzanas con la miel o con el azúcar con canela. Utilizar un pincel para pintar los bordes de masa con batido de huevo.

Hornear la tarta por 35 a 45 minutos o hasta que la masa esté dorada y los jugos de manzana estén burbujeando. Servir tibia (no caliente) o a temperatura ambiente.

Sucot, fiesta de las cabañas

sucot Cinco días después de Yom Kippur -que es el día de la expiación, del juicio Divino y de “aflicción personal” (Lev. 23:26-32)- cae Sucot, descrita en la Biblia (Lev. 23:34) como la “Fiesta de los Tabernáculos”. Sucot es una de las tres festividades que se celebraban hasta el año 70 E.C. con una peregrinación masiva al Templo en Jerusalem y por eso se las conoce como las “fiestas de peregrinación”. En Sucot, los judíos conmemoran el éxodo de Egipto (siglo XIII A.E.C.) y agradecen las abundantes cosechas. En algunos kibutzim, Sucot se celebra como Jag Haasif (la fiesta de la cosecha), en torno a los temas de la recolección de la segunda cosecha de granos y las frutas de otoño, el comienzo del año agrícola y las primeras lluvias.

A %d blogueros les gusta esto: