Bar Refaeli, diplomacia sensual y un beso robado

30/10/2009
bar refaeliItongadol.- “¡Ay, si Bar fuera nuestra ministra de Exteriores!”, exclaman en Israel tras ser la estrella de la semana de la Moda de Estambul.

“El conflicto es entre políticos, no entre los pueblos. He estado varias veces en Turquía y nunca me han tratado mal por ser israelí”, afirma la belleza nacida hace 24 años en Hod Hasharon, al norte de Tel Aviv.

Por SAL EMERGUI.- Tras su separación de Leonardo Di Caprio y mientras excita las portadas de las principales revistas del mundo, la ‘top model’ israelí Bar Refaeli es protagonista en la siempre conflictiva actualidad de su país. Por un lado, su cuerpo adornado con una seductora sonrisa ha intentado mejorar las pésimas relaciones entre Israel y Turquía. Por otro, su póster publicitario en la cama ha disparado la polémica entre la minoría ultraortodoxa y la mayoría laica. En ambos casos, es el centro de todas las miradas (especialmente masculinas), el deseo de muchos y la crítica de no pocos.

El cuerpo de Refaeli y el cerebro de la Premio Nobel de Química, Ada Yonath, son hoy en día los mejores embajadores de Israel, un país cada vez más aislado.

“¡Ay, si Bar fuera nuestra ministra de Exteriores!”, exclaman en Israel tras ser la estrella de la semana de la Moda de Estambul. “El conflicto es entre políticos, no entre los pueblos. He estado varias veces en Turquía y nunca me han tratado mal por ser israelí”, afirma la belleza nacida hace 24 años en Hod Hasharon, al norte de Tel Aviv. Los flashes aparcaron por unos momentos el deterioro sin precedentes en las relaciones bilaterales.

Cuando desfilaba por la alfombra roja, pocos se acordaron de que Turquía anuló a última hora unas maniobras conjuntas para no participar con los pilotos israelíes. O de que la televisión pública turca emite una serie donde soldados acribillan a bebés palestinos a dos metros de distancia. O las semanales acusaciones del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, tras la ofensiva militar en Gaza.

“Ojalá mi presencia ayude a mejorar las cosas. Yo soy solo una persona muy pequeña y si consigo influir positivamente en algo aunque sea muy pequeño, estoy satisfecha. Lo más importante es que la gente dialogue”, señaló Refaeli al canal de televisión israelí que la siguió en Estambul.

Una turca añade: “Es bellísima. A los turcos se les cae la baba al verla y no les importa de dónde es”.

La modelo siempre ha arrastrado suspiros y polémicas. Mujer de armas tomar que optó por no usarlas al escaquearse del servicio militar obligatorio. Muchos israelíes no perdonan tampoco el pretexto que fabricó su madre, la ex modelo Tzipi: un matrimonio ficticio con un hombre mayor y amigo de la familia.

“Como el resto de chicas y chicos, quise ir al Ejército y contribuir a la defensa de mi país pero sinceramente no me arrepiento, ya que salí ganando al no ir”, confesó en alusión a la millonaria colección de campañas protagonizadas en lugar de estar en base militar alguna. Un rotundo éxito basado en sus medidas, ambición e inteligencia (facultad que nunca se menciona pero que posee), en la fría estrategia de su madre y en parejas tan universales como Di Caprio.

Después de estar en Turquía, su aterrizaje en Israel no ha sido lo discreto que deseaba. Básicamente porque nada de lo que hace, dice y enseña es discreto. La compañía israelí de ropa ‘Fox’ ha retirado un enorme cartel publicitario de una semidesnuda Refaeli que comparte cama y besos con el modelo Noam Tor. Situado en el acceso a Tel Aviv, era una agradable bienvenida a los conductores. La única crítica conocida: reducía el ritmo de circulación viaria y aumentaba la cardíaca.

Para muchos ultraortodoxos, sin embargo, era inaceptable. Insoportable. Pecado. Guira Shwartz, director de una web jaredi que inició la campaña de protesta, denunció “el póster vergonzoso que daña la sensibilidad del público ultraortodoxo. Su mensaje, su foto… Lo que hagan en la intimidad es cosa suya pero no en público donde mis hijos pueden verlo”.

La presión ha dado resultado. ‘Fox’ -conocida por sus atrevidos anuncios donde la ropa que anuncia es lo que menos se ve- ha rectificado ante el temor de un boicot de los clientes ultraortodoxos. Einat Portugali, directiva de marketing, lo justifica:

“No hemos cedido a ningún dictado. Hemos recibido algunas cartas de protesta afirmando que el póster hiere su sensibilidad y ‘Fox’ ha considerado que es razonable sustituirlo por otro”.

bar refaeli2El cartel con el que se puso fin a la polémica.

Razonable ante las posibles pérdidas económicas y porque una de sus principales tiendas está ubicada en la ciudad ultraortodoxa de Bnei Brak. Imperdonable porque Refaeli está más abrigada que nunca en su nuevo cartel. Positivo porque habrá menos tráfico en la entrada a Tel Aviv.

La aventura turca y la polémica publicitaria decoran una carrera diseñada antes de nacer. Fan de las hamburguesas, los zapatos (tiene 75 pares) y los caballos (aunque usa más los aviones), Bar Refaeli sueña con seguir en lo más alto de la pasarela, convertirse en cantante, actuar en Hollywood y conocer al hombre de sus sueños.

Fuente: Iton Gadol

Anuncios

Una respuesta

  1. Vaya, por lo visto el Tzhal no ve con muy buenos ojos a Bar Rafaeli que ha demostrado un más que tibio entusiasmo sionista.

    Esta choca empieza a caerme bien.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: