Conferencia de Pilar Rahola en UN Watch el 5 de abril 2011 en Ginebra

Chamberlain  versus Sendler: de la oscuridad a la luz.

Conferencia de agradecimiento por el premio Morris B. Abram Human Rights Award, que le fue concedido a Pilar Rahola el dia 5 de abril en Ginebra, por la organización UN Watch.

Estimados amigos, buenas noches.

“Zog Nit Keyn Mol!” “Nunca digas que esta senda es la final”… Así empieza el himno de los partisanos del gueto de Varsovia, cuya heroica lucha enaltece el alma humana. Al saber que tendría el honor de recibir el premio que lleva el nombre de Morris Berthold Abram, el gran luchador de los derechos humanos, recordé la belleza de este triste himno. ¿Qué debía pensar Morris Abram cuando formó parte del Tribunal de Nüremberg  y los tuvo allí, cerca, ese conjunto de seres humanos convertidos en una masa informe, criminal y malvada? Quizás pensó en el silencio de los buenos, no en vano las mayores crueldades del mundo no se han edificado sobre la maldad de los malos, sino sobre el pesado silencio de los buenos.

Sobre el silencio, sobre la indiferencia y sobre la traición. ¿Cuántas traiciones a los derechos humanos y cuánto silencio acumulan nuestras sociedades libres, nuestros intelectuales, nuestras organizaciones? Miren el magnífico ejemplo de Libia. ¿Nos preocupaban los derechos humanos cuando le dábamos la mano a Gadafi, lo invitábamos a las fiestas y le vendíamos nuestros juguetes bélicos? No. Gadafi solo nos ha preocupado cuando ha puesto en peligro nuestra estabilidad energética. Y es que un dictador en el poder es un amigo, pero un dictador derrotado, es un dictador. Traición y silencio. Miren el silencio y la traición a los derechos que proyectamos sobre las dictaduras del petro-Islam, con sus mujeres esclavas, sus leyes tiránicas, su odio a la libertad. Miren los miles de muertos por la tiranía sudanesa, ¿A quién importan? Miren la locura de Irán, avanzando en su carrera nuclear para poder asesinar masivamente ¿Donde están los ruidosos antiisraelíes que vociferan su solidaridad con las víctimas en las calles del mundo, ante estas atrocidades? ¿Por qué no se pasean con sus flotillas de la libertad por las costas iraníes, por las de Arabia Saudita, por las de Siria? Y la magnífica ONU. ¿Por qué mantiene a algunas de las dictaduras más feroces en sus Consejo de Derechos Humanos? Silencio y traición. Y así miles de víctimas lloran su tragedia al margen de los focos, de las pancartas, de las manifestaciones, de las resoluciones de Naciones Unidas.

Es por ello, estimados amigos de UNWatch, que agradezco enormemente el galardón que hoy me ofrecen. Porque lo interpreto como un premio contra el silencio, contra la indiferencia y contra la traición. Los premiados que me han precedido honran la memoria de Morris Abram con una categoría que no alcanzo y solo puedo sentirme orgullosa de pertenecer a la misma lista de personas como la iraní Nazanin Afshin-Jam, o la ruandesa Esther Mujawayo o la afgana Massouda Jalal, valientes mujeres de nuestro tiempo, auténticas Nelson Mandelas femeninas que han alzado su voz contra el miedo y contra la tiranía. Soy una humilde seguidora de su legado y de su compromiso, convencida de que las mujeres del siglo XXI seremos las grandes portadoras de la bandera de la libertad.

Permítanme que les explique por qué estoy aquí, en esta encrucijada de causas que me animan a alzar la voz. Primero, porque la única condición moral de un intelectual, es la del compromiso. Pero no el compromiso fácil con las pancartas y las consignas previsibles, sino con los valores que nos configuran como civilización. Un compromiso contra los tiranos. Pero también contra los amigos que prefieren mirar hacia otro lado y disparar a las dianas fáciles, porque el miedo o el prejuicio les impiden saber quiénes son los verdaderos enemigos. Es un compromiso con los valores que nacieron en el primer texto fundacional de nuestra historia moderna, las Tablas de la Ley, el inicio de la modernidad. Y siguiendo el hilo rojo de esas Tablas, continuaron con el Derecho Romano, charlaron con Spinoza, construyeron la Ilustración y aterrizaron en la Carta de Derechos Humanos. Ese es el compromiso moral de nuestros tiempos: la defensa de los valores de nuestra civilización. Es el compromiso de Irena Sendler, de Morris Abram, de Baruj Tenembaum, de Nazanin, Esther o Massouda, no importa la religión o la cultura, porque nos unen esos mismos valores… Y sin ese compromiso, nuestra sociedad no existiría. Aprovecho, pues, este extraordinario honor que me otorga UNWatch para denunciar a todos aquellos colegas del mundo de las ideas y del periodismo que callan ante la esclavitud de la mujer en el Islam, ante la persecución de los homosexuales, de los cristianos, de los librepensadores, ante las ideas totalitarias que pueblan el planeta. Y mientras callan contra las dictaduras y sus tiranos, chillan contra dos grandes democracias, quizás porque gritar, por ejemplo, contra Israel o contra Estados Unidos sale gratis. De hecho, contra Israel se vive mejor. Pero alzar la voz contra el Islam fundamentalista, eso sí que resulta un compromiso de riesgo.

También estoy aquí porque creo que los valores de la libertad están amenazados por una ideología totalitaria que nos ha declarado abiertamente la guerra. Y no hablo de una religión o de una cultura, sino de una ideología, la del islamismo fundamentalista. Si en el siglo XX la humanidad tuvo que enfrentarse al reto totalitario del estalinismo y del nazismo, el siglo XXI se enfrenta a una ideología de muerte que contamina a miles de cerebros y mata a miles de personas. Y no solo se trata de organizaciones terroristas escondidas en las montañas del mundo. También se trata de países felizmente sentados en la Asamblea General de la ONU, y cuya maldad legal esclaviza a sus ciudadanos, mientras financia por todo el mundo a imanes fanáticos. Es una ideología que utiliza y vampiriza la tecnología del siglo XXI pero que aspira a volver a la Edad Media, y que usa nuestra democracia para intentar destruirla. Soy una mujer libre de un país libre, pero a mi lado millones de mujeres no pueden amar a quien quieren, pueden ser mutiladas genitalmente, lapidadas, marcadas con ácido, abusadas, despreciadas, sometidas a la maldad feudal. Esa ideología que las odia, nos odia a todos, porque odia la libertad. Este premio lo dedico a ellas, a las mujeres encarceladas en los burkas de unas leyes malvadas. Los países que las esclavizan, se sientan tranquilamente en la ONU, nadie les monta manifestaciones en contra y hasta forman parte del Consejo de Derechos Humanos. Algún día tendremos que preguntarnos a dónde fue a parar el sueño de Eleanor Roosevelt de una Liga de Naciones que tenía que garantizar la libertad de los pueblos. Hoy la ONU es todo lo contrario, es el blanqueador de las oscuras entrañas de muchas dictaduras.

Estoy aquí porque no creo en el choque de civilizaciones, pero creo en el choque histórico entre civilización y barbarie, y creo también que estamos en un momento delicado y trascendente. Estoy aquí porque amo a los disidentes de la dictadura iraní, pero odio a los bárbaros que gobiernan Irán. Porque amo a los intelectuales, los estudiantes, los jóvenes egipcios, pero temo a los musulmanes fanáticos que quieren usar sus revueltas para instaurar leyes feudales. Estoy aquí porque amo a todas las religiones, pero lucho contra aquellos que usan a Dios para el odio, el fanatismo y la muerte. Y el riesgo de contaminar a miles de cerebros que habitan en Europa, o en América o en cualquiera del mundo, es más alto de lo que nos atrevemos a reconocer. Por eso estoy aquí, también, porque la ideología totalitaria que esclaviza seres humanos en las dictaduras teocráticas, también quiere esclavizar sus mentes en las democracias occidentales.

Y sí, estoy aquí porque creo que Israel es la avanzadilla de la lucha por esos valores de libertad. Y que la criminalización que sufre por parte de muchos intelectuales occidentales tiene que ver con una mirada tuerta que ve el mundo al revés y que, en su delirio, está traicionando los valores que dice defender. Estoy aquí porque creo en Albert Camus cuando le dijo a Jean-Paul Sartre que defender a Stalin no era defender la libertad. A los muchos aprendices de Sartre les digo, en homenaje a Camus, lo mismo: defender la libertad no es callar ante las maldades del islamismo fundamentalista, no es minimizar el terrorismo, no es llorar solo por unas víctimas y despreciar a otras, ni es criminalizar a una democracia que lucha por sobrevivir rodeada de dictaduras que quieren verla destruida. Eso no es luchar por la libertad. Eso es perpetuar la peor tradición de izquierdas, la que no lloró por las víctimas de Stalin, miró hacia otro lado con Pol Pot y aún perdona a Castro. Y ahora, del viejo poster del Che Guevara a la kefia palestina, la misma ceguera y la misma inversión de valores: no lloran por las víctimas del terrorismo islamista, miran hacia otro lado con las Sirias y los Irán y aún perdonan a los Hamás y Hezbollah.

Permitan que mencione a Neville Chamberlain y a Irena Sendler. Son los dos polos del comportamiento humano, ante el reto totalitario. Mientras Chamberlain se fue de paseo con Hitler, le dio la mano y decidió mirar hacia el lado oscuro de su conciencia, Irena Sendler dio la mano a las víctimas, se jugó la vida y salvó vidas. Hoy pasa exactamente lo mismo y mientras unos se esconden en sus miedos y creen que dando la mano a los dictadores teocráticos garantizan su vida opulenta, otros dan la mano a sus víctimas. La gran luchadora por las libertades, la siria Waffa Sultan, me dijo hace unos meses en Estados Unidos, “tenemos un proverbio árabe que dice: si me necesitas, te poseo”. ¿Es eso lo que nos ocurre? Que al necesitar su petróleo, poseen nuestro silencio?¿Es tan frágil nuestro sistema de libertades, que se sustenta en el miedo, el apaciguamiento y el silencio? Sin duda eso es hoy Naciones Unidas y eso es también una parte importante de nuestro mundo intelectual, periodístico y político: miedo, apaciguamiento y silencio.

Contra el miedo, premios como los de UNWatch, que dan honor a la lucha por las libertades. Contra el apaciguamiento, el compromiso de Nazanin Afshin-Jam, de Esther Mujawayo, de Massouda Jalal, de tantos y tantas. Y contra el silencio, la palabra libre.

Dijo Winston Churchill, “El coraje es la primera de las cualidades humanas, porque es la que te garantiza todas las demás”. ¡Coraje! Dedico este premio a ellos, a los hombres y mujeres de la historia que han tenido el coraje de luchar contra la barbarie, el dolor y el miedo para defender la libertad.

Muchas gracias.

Pilar y el burka

Pilar Rahola

La Vanguardia – 10/03/2011

burka_1434466cEs auténtico terrorismo intelectual, religioso y moral contra la igualdad”, decía Wassyla Tamzali, ex responsable de Igualdad de la Unesco en una entrevista en Público. “El burka es sólo sexo, no tiene identidad”, añadía mientras se lamentaba de la ceguera de la izquierda: “Ya no hay moral de izquierdas. La izquierda no es capaz de indignarse”.

En paralelo, la escritora iraní Chahdortt Djavann, autora del libro Bas les voiles! y una de las expertas que hablaron en la comisión Stasi, que tenía que decidir sobre el velo en Francia, dijo: “Cuando se pone el velo a la niña se le inculca la idea de su inferioridad, la culpa de su sexualidad, se la pone en el mercado del sexo y del matrimonio”. Por su parte, la ministra marroquíNouzha Skalli recordaba que el burka no tiene nada que ver con el islam y sí con la opresión de la mujer. Y no sólo hablan mujeres: Siria prohibió el burka en las universidades, igual que el rector de la Al Azhar de Egipto, y el rosario de países que están por la labor es considerable. En todas partes el debate recorre las ideas de igualdad y protección de la mujer, y en la mayoría de los casos ya ha superado las absurdidades que aún decimos sobre la cuestión en nuestro país. Está claro, además, que el burka corre en paralelo a la creciente influencia del salafismo radical y que, por tanto, se trata de un reto ideológico que tiene la voluntad de romper con uno de los pilares de la lucha democrática: la igualdad de la mujer.

De hecho, hace quince años no había una sola mujer con burka en Europa y prácticamente no las había en la mayoría de los países musulmanes, y ahora está lleno. ¿Por qué? Porque es un ataque a la libertad, y no un hecho religioso. Sin embargo, en España, la cuestión del burka aún suscita algunas de las idioteces más sonoras que sobre multiculturalismo, buenismo y otros ismos son capaces de perpetrar las progresías más reaccionarias que pululan por estos derroteros. Y es así como, cada vez que se quiere legislar seriamente la cuestión, aparecen algunas voces como la de Ana Terrón, la actual secretaria de Inmigración, que repiten los tópicos más sudados del poco sudado ejercicio de la inteligencia. Lo peor es que, movidos por el miedo del politically correct, ni tan sólo los que lo tienen claro se atreven a hablar claro. Hablan de “seguridad” como máximo motivo, incapaces de hablar directamente de mujer, derechos y libertad. Lo cual es una derrota de nuestra propia libertad de debate. Porque ni el uso delburka es una cuestión de seguridad, ni su prohibición tampoco. El burka es la última maldad de una ideología perversa que considera a la mujer una simple esclava sexual. En Francia, Bélgica, Holanda y el resto de los países donde ya lo están legislando no se andan con tapujos. Hablan de mujeres, libertad y fanatismo violento. ¿Cuánto tardaremos nosotros en dejar de decir tonterías?


www.pilarrahola.com

El estómago del mundo

¿Dónde están los flotilleros de otros mares y otros pueblos? ¿Por qué no aparecen las pancartas en las universidades, los ruidos en las calles, los gritos en las rabias? ¿Será que Israel no tiene la culpa de los muertos de Gadafi? ¿Será que cuando no huelen a perversos “sionistas” no saben por qué movilizarse? Ni me imagino el lío que tendríamos montado si hubiera un solo judío implicado.
La respuesta a esta pregunta de Pilar pueden contestarla en su Web:www.pilarrahola.com

indiferencia.bmpEl estómago del mundo
por Pilar Rahola
¿Por qué no hay pancartas en las universidades, ruidos en las calles, gritos en las rabias

Alguien le preguntó al venerable presidente Shimon Peres qué opinaba de la nueva flotilla que dicen que se prepara contra Israel. Y con su templanza habitual, nos respondió a los periodistas que tuvimos ayer la oportunidad de charlar con él: “¿Por qué envían flotillas? Hagan algo más fácil. Cojan el teléfono y pidan a los líderes de Hamas que se acabe el terrorismo. Verán qué fácil resulta todo a partir de entonces”. No hubo tiempo de explicarle que algunos de estos libertadores de bolsillo no miran el conflicto con dos ojos, sino con la mirada tuerta de la ideología que superponen. Y esa ideología sólo sabe que el mundo es muy malo porque existe Israel, y que todo lo que palpita bajo la piel palestina –islamismo fanático y terrorismo incluidos– es muy bueno. El maniqueísmo elevado a la categoría de método de análisis, la consigna elevada a la categoría de pensamiento y la propaganda prejuiciosa como corolario de la acción social.

Sobra decir, por supuesto, que este tipo de entidades siempre son más mimadas por el dinero público para “solidaridad” cuando se presentan como propalestinas. Que vayan a buscar dinero de según qué gobiernos “de izquierdas” si lo suyo es Darfur o Ruanda o las víctimas del terrorismo fundamentalista, porque ni todas las causas interesan ni todas las víctimas conmueven. Como tantas otras veces, no estamos ante causas humanitarias, sino ante objetivos ideológicos. Pero tendremos tiempo de hablar cuando se perpetre la enésima acción de estos grupos que basan en el “contra Israel” su única razón de ser. El tema ahora se sitúa algo más cerca de Israel, aunque más lejos de las obsesiones políticas de algunos. Libia explota por los descosidos, las gentes mueren bajo las balas de la dictadura y en la sombra del mal aparece el viejo fantoche que subió al poder con la revolución socialista y acabó siendo el oligarca que financiaba grupos terroristas, enriquecía a los suyos y atormentaba a su pueblo. Su alargada maldad no movilizó la indignación de los indignados de siempre durante las décadas de su dictadura y no parece que tampoco ahora, que masacra a su albur, se movilicen los asfaltos. ¿Dónde están los flotilleros de otros mares y otros pueblos? ¿Por qué no aparecen las pancartas en las universidades, los ruidos en las calles, los gritos en las rabias? ¿Será que Israel no tiene la culpa de los muertos de Gadafi? ¿Será que cuando no huelen a perversos “sionistas” no saben por qué movilizarse? Ni me imagino el lío que tendríamos montado si hubiera un solo judío implicado.

Siempre me llamará poderosamente la atención esta sangrante dualidad que levanta el dedo acusatorio contra este conflicto, con la misma pasión que eleva un beatífico silencio ante otros conflictos.

Quizás un día de estos, entre flotilla y flotilla, se acuerden de los muertos libios. Será un fugaz pero bello momento.


Pilar Rahola
La Vanguardia. Barcelona.
25/02/2011

Bosque del KKL a nombre de Pilar Rahola

Recientemente la CIB (Comunidad Israelita de Barcelona) y el KKL organizaron una cena de homenaje a Pilar Rahola, periodista destacada, comentarista de TV y escritora. En ese marco se cumplió la ceremonia de entrega del certificado de plantación de un bosquecillo en Israel que lleva el nombre de Pilar Rahola.
El proyecto se hizo posible por la excelente colaboración de donantes particulares, tanto judíos como gentiles, mayormente de Cataluña.
Las autoridades de la Comunidad judía, encabezada por Laurence Franks, pusieron

de relieve el incondicional apoyo de la reconocida periodista al pueblo judío e Israel y su constante lucha contra el antisemitismo.
Ya en la entrevista que Aurora realizó a Franks meses atrás, el ejecutivo anuncio la intención de concretar este homenaje, recurriendo no solamente a la judeidad de Barcelona sino a las comunidades de América Latina, donde los artículos y entrevistas de Pilar Rahola son muy difundidos.
En la foto, que envió Michael De Castro, Rahola exhibe el certificado de la plantación del bosque a su nombre.

Evidencias lacerantes

Por Pilar Rahola


Con Israel, indignación interplanetaria a la primera que se mueve un soldado. Pero con Marruecos, café turco a las cinco y pelillos saharauis a la mar, que el emir de los creyentes no está para tonterías.

Perdonen la impertinente pregunta que planteo en dos partes. Primera: ¿por qué a la ONU le resulta tan fácil hacer resoluciones acusatorias contra una democracia vulnerable, que sufre décadas de acoso violento, cuya integridad es amenazada por poderosos países, y que está rodeada de organizaciones fundamentalistas que tienen como objetivo su destrucción? Y la segunda: ¿por qué a la ONU le resulta tan difícil hacer algún papelito, ni que sea de buen rollo, contra una dictadura que nadie considera objeto de sus deseos nucleares, que no está rodeada de feroces enemigos y cuyo problema nacional pendiente no es defendido por grupos terroristas? Es decir, puestos a defender los tan manipulados derechos humanos, ¿por qué la ONU se atreve con una democracia en riesgo, y no con una dictadura que no sufre ninguno? Con Israel, indignación interplanetaria a la primera que se mueve un soldado. Pero con Marruecos, café turco a las cinco y pelillos saharauis a la mar, que el emir de los creyentes no está para tonterías.

Es decir, un país que mantiene una democracia contra viento y marea, que tiene tiempo para invertir en conocimiento, que sufre desde guerras de países vecinos hasta ataques terroristas indiscriminados y que, con todo, consigue mantener a su población en un respetable nivel de vida, es el blanco de las iras de la ONU. Pero un país dictatorial, que mantiene al 41% de su población en la pobreza, pasto fácil de los discursos fanáticos, que no sufre el acoso de ningún vecino violento y que ha exportado algunos de los terroristas más violentos del yihadismo (entre ellos, los del 11-M), no sólo no es el blanco de la ONU, sino que es el amigo para siempre. Contra Israel se organiza un poderoso ejército en el norte, Hizbulah, y una violenta organización en el sur, Hamas, ambos financiados por países poderosos como Irán, y sin embargo no tiene derecho a la defensa. Contra Marruecos se organizan unos cuantos miles de pobres saharauis, abandonados a su suerte, cuya causa pacífica nunca ha violentado la seguridad del Estado, y tiene el derecho a hacer lo que le da la gana.
Y es que la ONU, contra Israel vive muy bien, pero contra Marruecos ni parpadea.
¿Por qué? ¿Será porque los poderosos países del petrodólar mueven sus hilos contra Israel y nunca lo harán contra Marruecos? ¿Será porque los saharauis no interesan al islam? ¿Será porque Israel es una democracia y eso resulta intolerable?
¿Será que la ONU no manda? Será, absolutamente dominada por los intereses de las poderosas dictaduras que la conforman.
El tema, querida ONU, nunca han sido los derechos humanos. Por eso contra Israel vale todo. Porque la causa no es la defensa palestina. La causa es la destrucción de un cuerpo democrático anómalo que rompe los esquemas del islam. Israel no es digerible, pero ¿Marruecos? Marruecos es una dictadura. ¿Cuál es el problema?
Pilar Rahola
La Vanguardia. Barcelona.
19/11/2010

Manifestación por Guilad Shalit en Barcelona – 24.10.10

Más de 700 banderas de Israel ondearon por la Diagonal de Barcelona durante el recorrido de la manifestación más pacífica a la que he asistido o visto, desde la Plaza Francesc Macià hasta el Palacio de Pedralbes.

Ante la explanada de Pedralbes nos congregamos personas venidas de todos los puntos de la geografía española, algunos israelíes unos residentes, otros, por absoluta coincidencia en tiempo y lugar.

Emoiconante ver la imagen de golá organizada que ofrecimos. Y sin embargo, faltaron muchos… muchos que se niegan a aceptar que Israel es la única respuesta para los judíos de la golá, aún aquellos que niegan su derecho a existir.

El acto, organizado por la CIB, estuvo apoyado por las Comunidades Judías de España, miembros de las iglesias evangélicas, protestantes y católicos. Estuvieron presentes el Partido Popular, Convergència Democrática de Catalunya, Unió Democrática de Catalunya y Ciudadanos-Ciutadans, que lo apoyaron de forma explícita.

Tomaron la palabra Laurence Franks, como presidente de la CIB, Joel Shalit, el hermano de Guilad, Pilar Rahola… emocionaron con sus palabras. Se echaron en falta otros que en “petits comités” declaran su apoyo a Israel y el pueblo judío. Era una oportunidad de demostrarlo, y no estuvieron. Las elecciones están cerca…

Gracias a Michael de Castro, Simy Benarroch, Aviel Pérez y otros amigos de Facebook por permitirme compartir imágenes y artículos.

Para mí fue una ocasión más de vibrar junto a mis hermanos y amigos. En mi vida, la defensa de Israel es solo comparable a la seguridad que me proporciona su existencia.

AM ISRAEL JAI VEKAIAM

Del blog de Salvador Sostres
http://www.salvadorsostres.com/
Traducción libre

Lunes, 25 de octubre de 2010

Lamentable Carlos Llorens

Manifestación en Barcelona en favor de la liberación del soldado israelí Gilad que Hamás tiene secuestrado. Pacífica manifestación, ejemplar. Por no cortar no cortamos ni el carril bici. Pletóricas banderas de Israel desfilando por la Diagonal. Concentración ante el Palacio de Pedralbes. Parlamentos. La mancha negra de la jornada es la funesta intervención del representante de Convergencia en el acto, Carles Llorens. También es verdad que sólo hay representación de Convergencia, de Unió y de Ciudadanos. El representante del PP, Luna, fue antes de tiempo y cuando era la hora de hablar resultó que no estaba. Pero insisto en la lamentable intervención del representante convergente, que salió a decir que la vida es un valor sagrado y que del mismo modo que estaba en favor de la liberación del soldado secuestrado, los israelíes debían ser más cuidadosos con los palestinos. Para hacerse perdonar que era en un acto de afirmación del Estado de Israel, acusó al Estado de Israel de las mismas mentiras de siempre.

Es impresentable que un pobre hámster como Llorens, con su sonrisa de mofeta, ose dar lecciones al gobierno de Israel, y aún más lamentable que pretenda decirle al Mossad cómo debe actuar. Hay que ser una bestia. Es esta gentecilla que tiene tan clavada en el cerebro la corrección política y los cuatro tópicos de la izquierda, que cree que para ir a una concentración en favor de Israel debe disculparse. Qué lástima. Pilar Rahola toma la palabra y le dice que no hace falta que venga a disculparse ante el pueblo de la vida. Magnífica Pilar. Luego el pobre desgraciado de Llorens a Pilar le dice: “Oh, Pilar, es que yo hago mi papel y tú el tuyo”.

No, Llorens, no. Tú haces el ridículo y Pilar lo dejó claro por si alguien no se había dado cuenta. Tú haces el ridículo y acabas tan ridículo como eres y Pilar llega y se va ovacionada.

Vamos, Llorens, pasa y calla. Qué vergüenza cuando tus fans te hacen bajar la mirada.

ROLAND J. BEHAR: La gratitud es la memoria del corazón – Opinión – ElNuevoHerald.com

ROLAND J. BEHAR: La gratitud es la memoria del corazón – Opinión – ElNuevoHerald.com.

De acuerdo con Cicerón, “la gratitud no sólo es la más grande de las virtudes, sino que engendra todas las demás”. El gobierno de Israel, a través de la institución Yad Vashem, ha expresado la gratitud de los israelíes y judíos en general hacia los no judíos que, en su momento, arriesgaron vidas, haciendas y familia por haber defendido a judíos en peligro de muerte durante la Segunda Guerra Mundial en diferentes latitudes y de diferentes modos, de acuerdo a sus posibilidades.

El número de los reconocidos como “Justos entre las Naciones” sobrepasa ya los 22,000. Entre los españoles, se destacaron en auxiliar a los judíos a escapar de Francia adonde ocupaban importantes puestos diplomáticos representando al gobierno de Franco, Angel Sanz Briz y Eduardo Propper de Callejón, además de Bernardo Rolland de Miota (cónsul de España en París), José Rojas Moreno (embajador en Bucarest), Miguel Angel de Muguiro (diplomático de la Embajada en Budapest), Sebastián Romero Radigales (cónsul en Atenas), Julio Palencia Tubau, (diplomático de la Embajada en Sofía), Juan Schwartz Díaz-Flores (cónsul en Viena) y José Ruiz Santaella (diplomático de la Embajada en Berlín).

Otras organizaciones judías ofrecen constantemente reconocimiento a personas que se destacan, no sólo en la lucha contra el antisemitismo, sino también a los que alzan sus voces en defensa de la dignidad humana y la libertad donde quiera que sea atacada, ya sea en Ruanda, Irán, Sudán o Darfur.

El Comité Judío Americano ha otorgado el Premio al Valor Moral a Ayaan Hirsi Ali y a Salah Uddin Shoaib Choudhury, el premio de los Medios Masivos de Comunicación a Pilar Rahola, Magdi Allam y Terry George, así como al ex presidente Uribe, el premio de Luz a la Nación por ser un aliado incondicional de Estados Unidos, un buen amigo de Israel y el pueblo judío y un firme creyente en la dignidad humana y el desarrollo humano en Colombia y las Américas.

Por su parte, el Congreso Judío Mundial (AJC) ha reconocido los esfuerzos de musulmanes moderados como Salman Rushdie, Dr. Wafa Sultan, Salim Mansur, Tashbih Sayyed, y Nonie Darwish con el premio a las Voces de Musulmanes Reformadores del Mundo Moderno.

La Liga Anti Difamatoria (ADL) es una organización que desde 1913 lucha por detener la difamación del pueblo judío y por asegurar que haya justicia y un tratamiento imparcial para todos. Uno de sus más importantes galardones es el premio David Pearl, en honor al corresponsal judío norteamericano asesinado por terroristas yemenitas ante las cámaras de televisión. Una vez más en consonancia con esa tradición de gratitud a quienes les defienden, la ADL ha distinguido a la periodista Pilar Rahola con este reconocimiento.

Pilar Rahola, inteligente y elocuente periodista española, fue miembro del Parlamento de su país entre 1993 y el 2000. Sus columnas son ampliamente leídas y difundidas a través del mundo, además de ser una reconocida comentarista de radio y de televisión. Sus citas constituyen material para enciclopedia por la certeza y profundidad de las mismas. “La tiranía totalitaria no se edifica sobre las virtudes de los totalitarios sino sobre las faltas de los demócratas”.

Según sus propias palabras, Pilar Rahola se ha convertido en una “combatiente contra la distorsión de los medios de comunicación y la criminalización actual del Estado de Israel”.

Ella no cesa en su defensa de los derechos de las mujeres que aún viven sojuzgadas. Pilar Rahola hace hincapié en exponer como son sometidas a las absurdas leyes machistas de la Shari’a bajo las dictaduras y monarquías islámicas. Además no ceja en su lucha constante contra el islamofascismo. Quienes hemos tenido el privilegio de conocerla y asistir a sus interesantísimas y dinámicas conferencias, no podemos resistirnos a su encanto, por la humana y accesible manera con que plantea sus criterios.

Mark Twain notaba el curioso fenómeno del contraste entre la abundancia de incidentes donde los hombres demostraban valentía o coraje físico yuxtapuesto a lo poco común que se proyecta el valor o coraje moral. ¡Curioso y lamentable! Mientras los actos de valor o coraje físico usualmente inciden sobre los que los presencian, por su parte el coraje moral transciende fronteras, tiempos y espacios.

Gracias a todos los que en cualquier latitud arriesgan su seguridad, su vida y su confort demostrando su coraje moral con la defensa de causas justas de la humanidad aunque no estén de moda. ¡Gracias, Pilar Rahola!

Read more: http://www.elnuevoherald.com/2010/10/22/823886/roland-j-behar-la-gratitud-es.html#ixzz1365Y6N5x

PREMIO DANIEL PEARL a Pilar Rahola

http://www.pilarrahola.com

Tengo el grato honor de anunciaros que la prestigiosa Liga Antidifamación Americana me ha otorgado el premio DANIEL PEARL AWARD, que lleva el nombre del periodista del Wall Street Journal secuestrado y decapitado por el terrorismo islamista.
Se me concede este premio, según palabras de la ADL, por mi código periodístico a favor de la verdad, y por mi lucha contra el antisemitismo. Recibiré el premio en el curso del Annual Meeting de la ADL en Boston, el jueves 7 de octubre.

Es un honor extraordinario, sin duda inmerecido, y que intentaré llevar con humildad y con responsabilidad.
En este viaje también daré algunas conferencias en Boston y en Miami, y algunas entrevistas, entre ellas al Miami Herald y al programa de televisión del Premio Pulitzer Andrés Oppenheimer.

Aquí tenéis la carta de Abraham Foxman, director nacional de la ADL, donde están los motivos de la concesión del premio. También os cuelgo el programa del congreso de la ADL, por si alguno quiere perderse por Boston.
Gracias a todos por vuestro apoyo y por vuestra estima.

ADL
Mis Pilar Rahola
Dear Mis Pilar Rahola:

Several years ago, the Anti-Defamation League created the ADL Daniel Pearl Award to recognize selected individuals who have made a positive contribution to promoting improved understanding of Jews and Judaism, be it in Journalism, interfaith dialogue, or politics, or diplomacy.

The prize is named Daniel Pearl, the dedicated Wall Street Journal reported, who was kidnapped and murdered by the terrorists in the course of doing the work he loved. Daniel Pearl believed passionately in honest journalism, and his death was a reminder both of the dangers faced every day by foreign correspondents working on the front lines, and of the critical importance of the free expressions of ideas.

You have been outspoken on the issue of Anti-Semitism, regardless of the source, and of a journalist´s code of ethics, including reporting honestly about Israel. You have heroically written about prejudices on the part of many of your fellow journalists when it comes to Israel and the way some writters have allowed their predispositions to poison their craft.

For your dedicated commitment to an honest and accountable journalistic code of ethics and for speaking honestly to the public, we would be honored if you would accept our prestigious Daniel Pearl Award. The Award comes with a 5.000 $ honorarium.

The Award will be presented during our anual meeting in Boston, Massachussets on Thursday, October 7, 2010. We would also be pleased to cover your expenses in getting to and from the meeting.

We look forward to hearing from you and to honoring you this October.

With every good wish,
Sincerely,
Abraham Foxman, National Director.

———————
Annual Meeting of the National Commission, October 7-9, 2010

Please join us for the annual meeting of the National Commission in Boston on Thursday-Saturday, October 7-9, 2010. At this critical time for Israel and the Jewish community, we invite you to join us as we come together to discuss, debate and deliberate on ADL policy and priorities for the coming year.

For those arriving early, we will kick-off our meeting with a special Welcome Reception on the evening of Wednesday, October 6 from 5-8 pm at the nearby Top of the Hub Restaurant with a panoramic view of downtown Boston from the 52nd floor. All other events will take place at the Sheraton Boston Hotel.

You will have an opportunity to listen, learn and participate in our policy-making and informed conversations on critical issues facing the Jewish community here at home and around the globe. Issues to be discussed include: preserving civility in public discourse, dealing with anti-Semitism on campuses and the proliferation of cyberbullying, building bridges of understanding between faith communities and combating the vitriolic hate-filled propaganda that vilifies Israel and seeks to undermine its standing in the community of nations.

We will recognize those who have given outstanding service to our nation and the Jewish people, including a 25th anniversary commemoration of the tragic death of Leon Klinghoffer at the hands of terrorists, presentation of the ADL Daniel Pearl Award to Spanish journalist Pilar Rahola for writing and speaking out about anti-Semitism and anti-Zionism in Europe and elsewhere throughout the continent, and the William and Naomi Gorowitz Institute Service Award to Chief William Bratton, for his distinguished career as a law enforcement officer fighting terrorism and extremism.

There will be first-hand reports on developments affecting Jews around the world, including: an update on the deligitimization of Israel through the abuse of legal processes, the status of Jews in Latin America where despots and demagogues have been blaming the community for economic crises and downturns, and extremist threats by home grown terrorists and others who seek to undermine our democracy and well being.

We will also discuss and debate whether we should take a position on the death penalty. Currently, 35 states have death penalty statutes and ADL has on occasion been asked to join coalitions to oppose them. Over the years, ADL leadership has voted to take no position on the death penalty except in cases involving terrorists who murder Americans abroad. We will consider whether to change that policy.

Overall, it will be three days of intellectual stimulation, participation and conversation. Don?t miss it. Use this online registration to let us know you are coming. This is the only way to register for this meeting. We look forward to seeing you there.

We look forward to seeing you there.

Robert G. Sugarman
National Chair
Abraham H. Foxman
National Director

ANTI-DEFAMATION LEAGUE

29/09/2010

Llanto por una mujer

Dice Sakineh: “Me matarán por ser mujer en un país que puede hacer lo que quiere con las mujeres”

Pilar Rahola | 29/09/2010 |

Sabíamos que la iban a matar. Cuando Irán anunció que se había paralizado la lapidación, la premio Nobel Shirin Ebadi dijo: “No me fío. La matarán”. Y así lo ha confirmado el régimen: no la lapidarán, solo la ahorcarán. Teniendo en cuenta que Sakineh Ashtiani había pedido que no la lapidaran delante de sus hijos, la sentencia es un avance. Por supuesto el régimen ha armado todo un cuerpo legal para considerarla culpable, pero la crónica de su tragedia nos da la medida de la tortuosa perversidad de esta tiranía. Sakineh es una azerí del Azerbaiyán iraní que casi no habla persa. Cuando la sentenciaron a muerte, ni tan solo entendió la palabra árabe que utiliza el código penal iraní para la lapidación: rajam. Fueron sus carceleros quienes le dijeron que había sido condenada a morir bajo las piedras. Durante todo el proceso su abogado fue perseguido, hostigado, se le impidió estar con Sakineh y finalmente, después del riesgo para su familia, huyó de Irán. Cinco horas a pie por las montañas y el resto a caballo, hasta llegar a Turquía, donde Amnistía internacional le ayudó a conseguir asilo en Noruega.

En una magnífica entrevista de Bernard-Henry Levy, Mohamad Mostafaei definió así a Sakineh: “solo es una mujer, una mujer sencilla, solo es una mujer”. El tribunal que la sentenció a muerte no encontró una sola evidencia, pero de los cinco miembros, tres eran clérigos radicales que la condenaron por su “íntima convicción” de que era una adúltera. Como dijo la propia Sakineh, “me matarán por ser mujer en un país que cree que puede hacer lo que quiere con las mujeres”. Después de la campaña internacional para salvarle la vida, el régimen armó otra acusación contra ella, la obligó a autoinculparse de homicidio y el resto es conocido. La horca será su destino.

En la cárcel de Tabriz, dos mujeres más esperan la lapidación. Azar Baghri tiene 24 años y hace 10 que está en prisión. Casada con 14, la acusaron de adulterio y desde entonces espera ser lapidada. Para divertirse, sus carceleros le han hecho dos simulacros de apedreamiento. Maryam Ghobaranzadeh, de 25 años, solo sueña que la ahorquen en lugar de lapidarla. Estaba embarazada y la forzaron a abortar con seis meses… En Irán las mujeres son consideradas maduras sexuales a partir de los 9 años, la edad en que pueden casarse y ser adúlteras. Nadie sabe cuántas han sido lapidadas sin que se hay hecho público. La valiente disidencia iraní habla de muchas. Sé que este artículo no tiene ningún efecto, solo es un grito. Pero al menos sirve para recordar que no todos somos cómplices del silencio con que Irán ampara sus crímenes. Un silencio que en España es clamoroso, no en vano no nos interesan las víctimas si no son palestinas, ni nos interesan los malos, si no son israelíes o yanquis. ¿Irán? Irán no cuadra en las fobias de lo políticamente correcto. Sus víctimas tampoco.

http://www.lavanguardia.es/internacional/noticias/20100929/54013980540/llanto-por-una-mujer-iran-azerbaiyan-amnistia-turquia-noruega-tabriz.html

Las tres culpas. Pilar Rahola*

“Primero nos dijeron, no podéis vivir como judíos entre nosotros. Después nos dijeron, no podéis vivir entre nosotros. Y al final dijeron, no podéis vivir”.

Esta mañana, paseando por la Plaza de Armas de Santiago, nos hemos entretenido en unas tiendecitas que venden libros. Era un día soleado, bonito, bello. Había sol, luz, había libros, había gente. Diría que era uno de aquellos momentos en que uno tiene el alma tranquila. Y de golpe, me ha llamado la atención un libro de Mafalda, pues yo soy de esa generación. Pero a su lado, he visto el libro secreto de Hitler. Y no me he callado. He mirado al librero y le he dicho: ¡qué hace ese libro aquí! Y los tres hombres que había en la librería me han mirado con cara de sorpresa, preguntándose por qué esta loca española los estaba increpando. Y les he dicho: ¿no saben ustedes que ese loco ha matado a millones de personas, no les da vergüenza vender este libro? La verdad es que ya no había sol, ni paseo, ni Mafalda. Sólo el horror de pensar que hoy, paseando por la Plaza de Armas, alguien tenía un libro de Hitler delante de mis ojos y no pasaba nada.

¿Por qué estoy aquí esta noche? Primero porque ustedes han cometido un exceso conmigo, el cual agradezco. Estoy excesivamente emocionada. Pero estoy también aquí porque un día mi padre, en mi comedor feliz, de mi infancia feliz, comiendo tranquilamente me dijo: ¿Sabes que eres judía? Y yo sabía que no era judía. Sabía que en mi familia nadie era judío e incluso no conocía ningún judío. Así es que le dije no. Y él me dijo sí. Toda persona buena, toda persona digna, toda persona que tenga memoria, valentía y honor, sin duda si ha nacido en Europa, es judía, porque sólo siendo judío uno puede entender lo que significa el dolor de ser judío. Creo que nunca he olvidado esas palabras y creo que tiene algo que ver con ese comedor de mi casa el que hoy, ante ese librero, me haya indignado y le haya increpado.

Mi padre, mi familia, mi gente, me enseñó a conocer mi alma judía. Porque nadie en el mundo que haya nacido en Europa, haya luchado por la libertad, haya amado las ideas, puede decir que no es judío. La mejor Europa es judía. Y sólo la peor Europa es la que negó su alma judía. Y no sólo la negó, sino que terminó matándola. Lo que queda hoy de Europa es el naufragio de su propia miseria y de su propio horror. Yo tengo que empezar esta conferencia pidiendo perdón. Y tengo que pedir perdón tres veces. Vengo de una familia católica y, además, mis padres viven intensamente su espiritualidad. Pero también vengo de una tradición que durante dos mil años señaló al pueblo judío como el pueblo que debía ser odiado, despreciado, ignorado, perseguido. Y aprendí amar a D’os y amando a D’os aprendí a odiar al otro. Y mi D’os era bueno y malo a la vez. Era fuente de inspiración y a la vez fuente de intolerancia. De manera que yo desde pequeña aprendí a amar un D’os que no merecía ser amado. Y hasta que no descubrí que D’os estaba mucho más allá del odio que me habían enseñado, no lo puede recuperar.

De manera que perdón, en nombre de la tradición cristiana y católica, que creó esa dosis enorme de intolerancia que después nos llevó a la solución final, a los Auschwitz que hubo. Porque Auschwitz fue la estación final de muchas cosas, pero fundamentalmente de una tradición religiosa que en nombre de D’os creó la base de la intolerancia. También perdón, porque yo vengo de Sefarad y si hay aquí sefaradíes comprenderán perfectamente de lo que hablo. Sefarad, la mítica Sefarad, la tierra que vivió el sueño de la tolerancia, de la democracia y de la convivencia, tuvo en su época más brillante un hecho como fue la firma de un edicto, un 9 de Av, el cual acabó con un sueño. En España, como en Europa, practicamos una sana y magnífica mala memoria. Y vengo de Europa. Qué puedo explicarles a ustedes, los sobrevivientes. Sólo que ustedes forman parte de lo mejor de Europa, y su muerte de lo peor. Que formaron parte de las vidas que construyeron la modernidad, los derechos humanos, el pensamiento que nos podía hacer libres.

Todo lo que somos de buenos y bellos, tiene que ver con el alma judía. Y todo lo que tiene que ver con el horror tiene que ver con la distorsión del alma judía. Sin embargo, tengo que decir que, a diferencia del pueblo germano, Europa no ha hecho los deberes con la memoria de la Shoá. Ha preferido militar en lo que Glucksman llama “esos agujeros negros tan bien puestos en la memoria”. En Francia nunca hubo Vichy, en Austria no hubo nada, en Italia ¿alguien recuerda?, España no estaba, Holanda…. Y así fue pasando el tiempo y, a pesar de que sabíamos que había sido muy terrible, fuimos militando en una cómoda y perfectamente construida desmemoria. De la desmemoria de entonces, vienen hoy las criminalizaciones al Estado de Israel, la minimización de la Shoá, la ignominia profunda de lanzar a los descendientes de la Shoá que viven en Israel la acusación de genocidas y nazis.

Cuántos humores gráficos he tenido que comerme en mi país viendo a un mandatario de un país democrático convertido en un nazi. No he visto, sin embargo, ningún chiste de algún sanguinario de la humanidad convertido en nazi. ¿Han visto a un Idi Amin en alguna caricatura? Pero a la primera lanzamos la Shoá contra la cabeza de Israel. No me siento nada orgullosa de formar parte de la intelectualidad europea, con personas como José Saramago, que puede que escriba como los ángeles, pero piensa mal. Por eso, les pido perdón como europea. Tengo que decirles que los tiempos no son especialmente buenos. Me gustaría darles buenas noticias; sin embargo, la verdad es que no puedo hacerlo. Por ejemplo, ayer murió un hombre, su nombre era Kfir, era israelí. Ustedes no lo han visto en los informativos, porque éstos estaban llenos de noticias de un hombre llamado Rantisi, de su muerte, de lo que significaba. Pero hoy quiero recordar de Kfir, porque a él no lo va a recordar nadie. Y quiero acordarme de una niña de 11 años, de los niños de murieron en un bar mitzvá, de los que murieron celebrando Pésaj, o sea, de los tantos que mató o mandó a matar Rantisi.

A pesar que en la prensa de Europa, en la prensa de mi país, no existe ninguno de estos niños israelíes, que mueren porque son judíos. A pesar de ello y a pesar de que sólo existe la muerte cuando muere un Rantisi, hoy aquí, precisamente por la memoria que hoy recordamos, quiero homenajear a Kfir, que murió ayer, con 30 años, por ser judío y por luchar por vivir en un Estado con paz y seguridad, y por estar en ese Estado porque Europa echó a todos los ciudadanos judíos de su territorio, obligándolos a buscar el amparo de Naciones Unidas. Como dice la frase: “Primero nos dijeron, no podéis vivir como judíos entre nosotros. Después nos dijeron, no podéis vivir entre nosotros. Y al final dijeron, no podéis vivir”. Pero aún están aquí. Por qué son malos tiempos.

En una comida me preguntaron si pensaba que estábamos en momentos previos a la recreación del nazismo. ¡Qué responsabilidad en la respuesta! Pues me atrevo a decir que sí. No porque se repita la historia, pues la historia nunca se repite. Me atrevo a decir que hoy militamos en el síndrome de Chamberlain, sin asumir ninguna responsabilidad. Militamos en la desmemoria. Y desde la desmemoria viene el olvido, el recelo, renace el prejuicio y se consolida la intolerancia. Hoy no nos enfrentamos al nazismo, a pesar del tipo de la Plaza de Armas que vendía el libro de Hitler. No. Hoy nos enfrentamos a una ideología totalitaria, que sustrae una religión, como en su tiempo se hizo con la mía, que utiliza un dios, – pobre D’os, en qué cosas lo ponen -, y que intenta a partir de ahí imponer un proceso totalitario en el mundo, que ya ha matado mucho, y que seguirá matando más, pues nos ha declarado la guerra.

En el camino, y en primera línea, están ustedes. Los judíos son el termómetro de nuestra salud. Cuando el termómetro tiene fiebre, nuestra salud es mala. Hoy el mundo tiene fiebre. Y la fiebre tiene que ver con el fundamentalismo islámico. Esto tiene que ver con una logística económica, política y militar de miles de millones de dólares destinados, no a crear niños y ciudadanos libres, sino seres humanos alimentados en la intolerancia y el odio. Tenemos que conseguir liberar al mundo globalmente, y al mundo musulmán, de cuatro locos fanáticos perfectamente alimentados económicamente, que lo están secuestrando y en el camino fácilmente podrían decidir destruirlo. Dice Glucksman: “El Islam, o consigue parar las locuras de sus milicias, los combatientes de D’os, o habrá llegado a su propio fin”. Hoy nos enfrentamos a esto. No nos equivoquemos. No es una guerra de religiones ni un choque de civilizaciones.. Nuestro enemigo no es el otro. No es el que reza, come o viste distinto. Ese es nuestro compañero, nuestro javer. Nuestro enemigo es una ideología totalitaria, profundamente enriquecida, que se ha amparado en Estados miembros de la ONU, que ha matado mucho, y que nos ha lanzado un reto a la libertad.

Como decía mi padre, yo soy judía ante esto. Cualquier ciudadano con valores es judío ante un antisemita. Pero en Europa están haciendo la siesta, y en Chile, haciendo la siesta, si me permiten. En estos días no he visto ningún grado de preocupación por lo que está pasando: Que esto es lejos, que es Chile,… pero mataron a 1.200 kilómetros de aquí. La línea del fuego es el mundo. ¿Por qué ocurre lo que ocurre en Europa? Alguien me dijo por qué yo no me preocupo de las víctimas musulmanas que nadie menciona. No es cierto, le dije: me preocupa el millón de muertos que la guerra integrista ya lleva en Sudán. No he visto manifestaciones en Europa por estas víctimas, ni he visto ningún diario preocupado de esto. Porque sólo se preocupan cuando están involucrados un Maguen David o las barras y la estrella. A nadie le preocupan los 20 mil muertos que mató Hafez el Asad, los 100.000 del integrismo argelino, las masacres de poblados cristianos en El Líbano, el septiembre negro de Hussein en Jordania.

Entonces, Europa está preocupada sólo de lo que hace el Gobierno de Israel. E Israel se levanta cada día pidiendo perdón por existir, pero yo no conozco a ningún país en el mundo que haga eso. Y el único país que cada día tiene que pedir perdón por defenderse es Israel. Y es cierto que a veces no nos gusta cómo se defiende. Yo sólo pido que haya una crítica y en paralelo, sobre las actuaciones terroristas y no sólo de lo que hace Israel. Y aquí hoy, que estamos conectados con la muerte y el dolor, se lo debemos a nuestros muertos y a nuestros sobrevivientes. Lo que nos está sucediendo tiene que ver con lo que a ustedes les mató y por el camino nos mató a todos. La muerte del alma humana. Cada niño educado para el odio en una escuela, es un trozo de la muerte del alma humana. Cada ciudadano que hace creer que D’os ama la muerte, es la muerte misma del alma humana. Y cuando esto se sustenta en los medios de comunicación democráticos, es un trozo de la muerte de la verdad.

Hoy, morir en AMIA, en Bali, en Kenia, en Turquía, en Nueva York, en Atocha, y por supuesto en Jerusalén, tiene que ver con el nihilismo, con el totalitarismo, con la negación de la humanidad, con la destrucción de la belleza y del alma humana. Me decían antes que las personas que denunciamos estas cosas somos valientes. No es así, sólo somos responsables. Hoy el mundo tiene que asumir esta responsabilidad y tiene que vencer. Porque vamos a ganar. Hoy quiero hacer una denuncia. Yo conozco muchos palestinos, padres y madres, que tienen pánico a que sus hijos sean fichados por estos locos fanáticos y los conviertan en bombas humanas. El terror socializa. Ellos no son mis enemigos. Hay muchos ciudadanos islámicos que tienen miedo y que dicen que lo que está pasando es una locura, pero callan. Y conozco intelectuales condenados a muerte, como Salman Rushdie, que dicen que eso es una paranoia y el islamismo paranoico nos lleva a la paranoia colectiva. Y como los conozco a todos ellos, puedo señalar directamente a los Estados del petrodólar que, o callan, o toleran, o pagan al terrorismo.

En las zonas del mundo en que se enseña a amar la muerte, eso no se consigue en un día. ¿O creen ustedes que un suicida se prepara en pocos días? Hace falta mucha planificación, dinero, logística y socialización. Como reza la famosa frase de Golda Meir: “Habrá la paz cuando los ciudadanos palestinos amen más a sus hijos de lo que odian a los judíos”. Y yo, con cariño, agrego: Habrá paz el día que los que pagan esos campos de entrenamiento, esas escuelas, con parte de dinero europeo, territorios enteros donde se enseña a odiarlos a ustedes, sean detenidos. Porque no es un choque de civilizaciones, porque no estamos en contra del Islam, porque estamos a favor del Islam, es que estamos en contra de aquellos, del financiamiento del odio. Es cierto que en la Shoá murieron personas no judías; sin embargo, el Holocausto fue una cosa y la Shoá otra. Toda locura humana conlleva la muerte y así murieron ciudadanos por ser gitanos, homosexuales, por pensar distinto, por estar en el lugar equivocado, por haber luchado contra Franco.

Pero a ustedes les mataron como pueblo y esa es la diferencia. La muerte es terrible, pero la Shoá fue la creación de una industria de exterminio. Por eso, lo que hoy recordamos es mucho más que una matanza, es la recuperación de los trocitos rotos del alma humana que dejamos en Auschwitz.Acabo diciéndoles que también pido perdón por formar parte del periodismo y la intelectualidad de izquierda, aquella que ha redescubierto el antisemitismo por la vía del antisionismo. También les pido perdón por la elaboración de la información. Yo creo en la palabra, en la comunicación, en las ideas. Yo creo en la palabra, pero tengo que decir que la palabra también se usa para mentir. Y si la mentira de la Shoá se construyó a través de dos mil años de deicismo católico, se construyó con los Protocolos de los Sabios de Sión, con el judío internacional de Ford, se construyó con la propaganda de Goebbels. Y así se llegó a Auschwitz. Hoy acuso que la prensa europea está creando los nuevos protocolos, que tienen que ver con la distorsión, la mentira, el prejuicio y la minimización. Yo les quiero pedir algo especial y se lo pido a los jóvenes.

Ustedes tienen la gran responsabilidad de sentirse enormemente orgullosos de ser judíos, de sentirse parte de un pueblo que está en la base de lo mejor que le ha ocurrido a la humanidad, pues todas las ideas de futuro tienen que ver con los judíos. Ustedes encarnan los mejores valores de la Libertad. Les pido a los jóvenes que no militen en el autoodio. Que cuando alguien les diga que son israelitas o hebreos, digan con orgullo que son parte de la comunidad judía. Usenlo con orgullo, por obligación con la memoria, y por necesidad, pues el mundo necesita que la generación de judíos que se está formando en la tolerancia y en la libertad, construya los pilares. El mundo necesita judíos visibles, que estén ahí en su condición de judíos. No militen en el síndrome de ghetto. Salgan y sean chilenos, en su condición de judíos. Hay una Santiago judía, que es chilena y es judía. Y vuelvo a mi padre. Entendí lo que me decía. Yo no soy judía, pero sé que sin ustedes no estoy completa. Shalom.

*Nacida en Barcelona, Rahola es doctora en Filología Hispánica y también en Filología Catalana por la Universidad de Barcelona, y Directora de la Editorial Catalana “Portic”. Entre otros cargos y numerosas actividades, fue periodista de prensa y TV, diputada en el Congreso de los Diputados (Parlamento) de España y vice-alcaldesa de la ciudad de Barcelona.

A %d blogueros les gusta esto: