Conferencia de Pilar Rahola en UN Watch el 5 de abril 2011 en Ginebra

Chamberlain  versus Sendler: de la oscuridad a la luz.

Conferencia de agradecimiento por el premio Morris B. Abram Human Rights Award, que le fue concedido a Pilar Rahola el dia 5 de abril en Ginebra, por la organización UN Watch.

Estimados amigos, buenas noches.

“Zog Nit Keyn Mol!” “Nunca digas que esta senda es la final”… Así empieza el himno de los partisanos del gueto de Varsovia, cuya heroica lucha enaltece el alma humana. Al saber que tendría el honor de recibir el premio que lleva el nombre de Morris Berthold Abram, el gran luchador de los derechos humanos, recordé la belleza de este triste himno. ¿Qué debía pensar Morris Abram cuando formó parte del Tribunal de Nüremberg  y los tuvo allí, cerca, ese conjunto de seres humanos convertidos en una masa informe, criminal y malvada? Quizás pensó en el silencio de los buenos, no en vano las mayores crueldades del mundo no se han edificado sobre la maldad de los malos, sino sobre el pesado silencio de los buenos.

Sobre el silencio, sobre la indiferencia y sobre la traición. ¿Cuántas traiciones a los derechos humanos y cuánto silencio acumulan nuestras sociedades libres, nuestros intelectuales, nuestras organizaciones? Miren el magnífico ejemplo de Libia. ¿Nos preocupaban los derechos humanos cuando le dábamos la mano a Gadafi, lo invitábamos a las fiestas y le vendíamos nuestros juguetes bélicos? No. Gadafi solo nos ha preocupado cuando ha puesto en peligro nuestra estabilidad energética. Y es que un dictador en el poder es un amigo, pero un dictador derrotado, es un dictador. Traición y silencio. Miren el silencio y la traición a los derechos que proyectamos sobre las dictaduras del petro-Islam, con sus mujeres esclavas, sus leyes tiránicas, su odio a la libertad. Miren los miles de muertos por la tiranía sudanesa, ¿A quién importan? Miren la locura de Irán, avanzando en su carrera nuclear para poder asesinar masivamente ¿Donde están los ruidosos antiisraelíes que vociferan su solidaridad con las víctimas en las calles del mundo, ante estas atrocidades? ¿Por qué no se pasean con sus flotillas de la libertad por las costas iraníes, por las de Arabia Saudita, por las de Siria? Y la magnífica ONU. ¿Por qué mantiene a algunas de las dictaduras más feroces en sus Consejo de Derechos Humanos? Silencio y traición. Y así miles de víctimas lloran su tragedia al margen de los focos, de las pancartas, de las manifestaciones, de las resoluciones de Naciones Unidas.

Es por ello, estimados amigos de UNWatch, que agradezco enormemente el galardón que hoy me ofrecen. Porque lo interpreto como un premio contra el silencio, contra la indiferencia y contra la traición. Los premiados que me han precedido honran la memoria de Morris Abram con una categoría que no alcanzo y solo puedo sentirme orgullosa de pertenecer a la misma lista de personas como la iraní Nazanin Afshin-Jam, o la ruandesa Esther Mujawayo o la afgana Massouda Jalal, valientes mujeres de nuestro tiempo, auténticas Nelson Mandelas femeninas que han alzado su voz contra el miedo y contra la tiranía. Soy una humilde seguidora de su legado y de su compromiso, convencida de que las mujeres del siglo XXI seremos las grandes portadoras de la bandera de la libertad.

Permítanme que les explique por qué estoy aquí, en esta encrucijada de causas que me animan a alzar la voz. Primero, porque la única condición moral de un intelectual, es la del compromiso. Pero no el compromiso fácil con las pancartas y las consignas previsibles, sino con los valores que nos configuran como civilización. Un compromiso contra los tiranos. Pero también contra los amigos que prefieren mirar hacia otro lado y disparar a las dianas fáciles, porque el miedo o el prejuicio les impiden saber quiénes son los verdaderos enemigos. Es un compromiso con los valores que nacieron en el primer texto fundacional de nuestra historia moderna, las Tablas de la Ley, el inicio de la modernidad. Y siguiendo el hilo rojo de esas Tablas, continuaron con el Derecho Romano, charlaron con Spinoza, construyeron la Ilustración y aterrizaron en la Carta de Derechos Humanos. Ese es el compromiso moral de nuestros tiempos: la defensa de los valores de nuestra civilización. Es el compromiso de Irena Sendler, de Morris Abram, de Baruj Tenembaum, de Nazanin, Esther o Massouda, no importa la religión o la cultura, porque nos unen esos mismos valores… Y sin ese compromiso, nuestra sociedad no existiría. Aprovecho, pues, este extraordinario honor que me otorga UNWatch para denunciar a todos aquellos colegas del mundo de las ideas y del periodismo que callan ante la esclavitud de la mujer en el Islam, ante la persecución de los homosexuales, de los cristianos, de los librepensadores, ante las ideas totalitarias que pueblan el planeta. Y mientras callan contra las dictaduras y sus tiranos, chillan contra dos grandes democracias, quizás porque gritar, por ejemplo, contra Israel o contra Estados Unidos sale gratis. De hecho, contra Israel se vive mejor. Pero alzar la voz contra el Islam fundamentalista, eso sí que resulta un compromiso de riesgo.

También estoy aquí porque creo que los valores de la libertad están amenazados por una ideología totalitaria que nos ha declarado abiertamente la guerra. Y no hablo de una religión o de una cultura, sino de una ideología, la del islamismo fundamentalista. Si en el siglo XX la humanidad tuvo que enfrentarse al reto totalitario del estalinismo y del nazismo, el siglo XXI se enfrenta a una ideología de muerte que contamina a miles de cerebros y mata a miles de personas. Y no solo se trata de organizaciones terroristas escondidas en las montañas del mundo. También se trata de países felizmente sentados en la Asamblea General de la ONU, y cuya maldad legal esclaviza a sus ciudadanos, mientras financia por todo el mundo a imanes fanáticos. Es una ideología que utiliza y vampiriza la tecnología del siglo XXI pero que aspira a volver a la Edad Media, y que usa nuestra democracia para intentar destruirla. Soy una mujer libre de un país libre, pero a mi lado millones de mujeres no pueden amar a quien quieren, pueden ser mutiladas genitalmente, lapidadas, marcadas con ácido, abusadas, despreciadas, sometidas a la maldad feudal. Esa ideología que las odia, nos odia a todos, porque odia la libertad. Este premio lo dedico a ellas, a las mujeres encarceladas en los burkas de unas leyes malvadas. Los países que las esclavizan, se sientan tranquilamente en la ONU, nadie les monta manifestaciones en contra y hasta forman parte del Consejo de Derechos Humanos. Algún día tendremos que preguntarnos a dónde fue a parar el sueño de Eleanor Roosevelt de una Liga de Naciones que tenía que garantizar la libertad de los pueblos. Hoy la ONU es todo lo contrario, es el blanqueador de las oscuras entrañas de muchas dictaduras.

Estoy aquí porque no creo en el choque de civilizaciones, pero creo en el choque histórico entre civilización y barbarie, y creo también que estamos en un momento delicado y trascendente. Estoy aquí porque amo a los disidentes de la dictadura iraní, pero odio a los bárbaros que gobiernan Irán. Porque amo a los intelectuales, los estudiantes, los jóvenes egipcios, pero temo a los musulmanes fanáticos que quieren usar sus revueltas para instaurar leyes feudales. Estoy aquí porque amo a todas las religiones, pero lucho contra aquellos que usan a Dios para el odio, el fanatismo y la muerte. Y el riesgo de contaminar a miles de cerebros que habitan en Europa, o en América o en cualquiera del mundo, es más alto de lo que nos atrevemos a reconocer. Por eso estoy aquí, también, porque la ideología totalitaria que esclaviza seres humanos en las dictaduras teocráticas, también quiere esclavizar sus mentes en las democracias occidentales.

Y sí, estoy aquí porque creo que Israel es la avanzadilla de la lucha por esos valores de libertad. Y que la criminalización que sufre por parte de muchos intelectuales occidentales tiene que ver con una mirada tuerta que ve el mundo al revés y que, en su delirio, está traicionando los valores que dice defender. Estoy aquí porque creo en Albert Camus cuando le dijo a Jean-Paul Sartre que defender a Stalin no era defender la libertad. A los muchos aprendices de Sartre les digo, en homenaje a Camus, lo mismo: defender la libertad no es callar ante las maldades del islamismo fundamentalista, no es minimizar el terrorismo, no es llorar solo por unas víctimas y despreciar a otras, ni es criminalizar a una democracia que lucha por sobrevivir rodeada de dictaduras que quieren verla destruida. Eso no es luchar por la libertad. Eso es perpetuar la peor tradición de izquierdas, la que no lloró por las víctimas de Stalin, miró hacia otro lado con Pol Pot y aún perdona a Castro. Y ahora, del viejo poster del Che Guevara a la kefia palestina, la misma ceguera y la misma inversión de valores: no lloran por las víctimas del terrorismo islamista, miran hacia otro lado con las Sirias y los Irán y aún perdonan a los Hamás y Hezbollah.

Permitan que mencione a Neville Chamberlain y a Irena Sendler. Son los dos polos del comportamiento humano, ante el reto totalitario. Mientras Chamberlain se fue de paseo con Hitler, le dio la mano y decidió mirar hacia el lado oscuro de su conciencia, Irena Sendler dio la mano a las víctimas, se jugó la vida y salvó vidas. Hoy pasa exactamente lo mismo y mientras unos se esconden en sus miedos y creen que dando la mano a los dictadores teocráticos garantizan su vida opulenta, otros dan la mano a sus víctimas. La gran luchadora por las libertades, la siria Waffa Sultan, me dijo hace unos meses en Estados Unidos, “tenemos un proverbio árabe que dice: si me necesitas, te poseo”. ¿Es eso lo que nos ocurre? Que al necesitar su petróleo, poseen nuestro silencio?¿Es tan frágil nuestro sistema de libertades, que se sustenta en el miedo, el apaciguamiento y el silencio? Sin duda eso es hoy Naciones Unidas y eso es también una parte importante de nuestro mundo intelectual, periodístico y político: miedo, apaciguamiento y silencio.

Contra el miedo, premios como los de UNWatch, que dan honor a la lucha por las libertades. Contra el apaciguamiento, el compromiso de Nazanin Afshin-Jam, de Esther Mujawayo, de Massouda Jalal, de tantos y tantas. Y contra el silencio, la palabra libre.

Dijo Winston Churchill, “El coraje es la primera de las cualidades humanas, porque es la que te garantiza todas las demás”. ¡Coraje! Dedico este premio a ellos, a los hombres y mujeres de la historia que han tenido el coraje de luchar contra la barbarie, el dolor y el miedo para defender la libertad.

Muchas gracias.

Pilar y el burka

Pilar Rahola

La Vanguardia – 10/03/2011

burka_1434466cEs auténtico terrorismo intelectual, religioso y moral contra la igualdad”, decía Wassyla Tamzali, ex responsable de Igualdad de la Unesco en una entrevista en Público. “El burka es sólo sexo, no tiene identidad”, añadía mientras se lamentaba de la ceguera de la izquierda: “Ya no hay moral de izquierdas. La izquierda no es capaz de indignarse”.

En paralelo, la escritora iraní Chahdortt Djavann, autora del libro Bas les voiles! y una de las expertas que hablaron en la comisión Stasi, que tenía que decidir sobre el velo en Francia, dijo: “Cuando se pone el velo a la niña se le inculca la idea de su inferioridad, la culpa de su sexualidad, se la pone en el mercado del sexo y del matrimonio”. Por su parte, la ministra marroquíNouzha Skalli recordaba que el burka no tiene nada que ver con el islam y sí con la opresión de la mujer. Y no sólo hablan mujeres: Siria prohibió el burka en las universidades, igual que el rector de la Al Azhar de Egipto, y el rosario de países que están por la labor es considerable. En todas partes el debate recorre las ideas de igualdad y protección de la mujer, y en la mayoría de los casos ya ha superado las absurdidades que aún decimos sobre la cuestión en nuestro país. Está claro, además, que el burka corre en paralelo a la creciente influencia del salafismo radical y que, por tanto, se trata de un reto ideológico que tiene la voluntad de romper con uno de los pilares de la lucha democrática: la igualdad de la mujer.

De hecho, hace quince años no había una sola mujer con burka en Europa y prácticamente no las había en la mayoría de los países musulmanes, y ahora está lleno. ¿Por qué? Porque es un ataque a la libertad, y no un hecho religioso. Sin embargo, en España, la cuestión del burka aún suscita algunas de las idioteces más sonoras que sobre multiculturalismo, buenismo y otros ismos son capaces de perpetrar las progresías más reaccionarias que pululan por estos derroteros. Y es así como, cada vez que se quiere legislar seriamente la cuestión, aparecen algunas voces como la de Ana Terrón, la actual secretaria de Inmigración, que repiten los tópicos más sudados del poco sudado ejercicio de la inteligencia. Lo peor es que, movidos por el miedo del politically correct, ni tan sólo los que lo tienen claro se atreven a hablar claro. Hablan de “seguridad” como máximo motivo, incapaces de hablar directamente de mujer, derechos y libertad. Lo cual es una derrota de nuestra propia libertad de debate. Porque ni el uso delburka es una cuestión de seguridad, ni su prohibición tampoco. El burka es la última maldad de una ideología perversa que considera a la mujer una simple esclava sexual. En Francia, Bélgica, Holanda y el resto de los países donde ya lo están legislando no se andan con tapujos. Hablan de mujeres, libertad y fanatismo violento. ¿Cuánto tardaremos nosotros en dejar de decir tonterías?


www.pilarrahola.com

El estómago del mundo

¿Dónde están los flotilleros de otros mares y otros pueblos? ¿Por qué no aparecen las pancartas en las universidades, los ruidos en las calles, los gritos en las rabias? ¿Será que Israel no tiene la culpa de los muertos de Gadafi? ¿Será que cuando no huelen a perversos “sionistas” no saben por qué movilizarse? Ni me imagino el lío que tendríamos montado si hubiera un solo judío implicado.
La respuesta a esta pregunta de Pilar pueden contestarla en su Web:www.pilarrahola.com

indiferencia.bmpEl estómago del mundo
por Pilar Rahola
¿Por qué no hay pancartas en las universidades, ruidos en las calles, gritos en las rabias

Alguien le preguntó al venerable presidente Shimon Peres qué opinaba de la nueva flotilla que dicen que se prepara contra Israel. Y con su templanza habitual, nos respondió a los periodistas que tuvimos ayer la oportunidad de charlar con él: “¿Por qué envían flotillas? Hagan algo más fácil. Cojan el teléfono y pidan a los líderes de Hamas que se acabe el terrorismo. Verán qué fácil resulta todo a partir de entonces”. No hubo tiempo de explicarle que algunos de estos libertadores de bolsillo no miran el conflicto con dos ojos, sino con la mirada tuerta de la ideología que superponen. Y esa ideología sólo sabe que el mundo es muy malo porque existe Israel, y que todo lo que palpita bajo la piel palestina –islamismo fanático y terrorismo incluidos– es muy bueno. El maniqueísmo elevado a la categoría de método de análisis, la consigna elevada a la categoría de pensamiento y la propaganda prejuiciosa como corolario de la acción social.

Sobra decir, por supuesto, que este tipo de entidades siempre son más mimadas por el dinero público para “solidaridad” cuando se presentan como propalestinas. Que vayan a buscar dinero de según qué gobiernos “de izquierdas” si lo suyo es Darfur o Ruanda o las víctimas del terrorismo fundamentalista, porque ni todas las causas interesan ni todas las víctimas conmueven. Como tantas otras veces, no estamos ante causas humanitarias, sino ante objetivos ideológicos. Pero tendremos tiempo de hablar cuando se perpetre la enésima acción de estos grupos que basan en el “contra Israel” su única razón de ser. El tema ahora se sitúa algo más cerca de Israel, aunque más lejos de las obsesiones políticas de algunos. Libia explota por los descosidos, las gentes mueren bajo las balas de la dictadura y en la sombra del mal aparece el viejo fantoche que subió al poder con la revolución socialista y acabó siendo el oligarca que financiaba grupos terroristas, enriquecía a los suyos y atormentaba a su pueblo. Su alargada maldad no movilizó la indignación de los indignados de siempre durante las décadas de su dictadura y no parece que tampoco ahora, que masacra a su albur, se movilicen los asfaltos. ¿Dónde están los flotilleros de otros mares y otros pueblos? ¿Por qué no aparecen las pancartas en las universidades, los ruidos en las calles, los gritos en las rabias? ¿Será que Israel no tiene la culpa de los muertos de Gadafi? ¿Será que cuando no huelen a perversos “sionistas” no saben por qué movilizarse? Ni me imagino el lío que tendríamos montado si hubiera un solo judío implicado.

Siempre me llamará poderosamente la atención esta sangrante dualidad que levanta el dedo acusatorio contra este conflicto, con la misma pasión que eleva un beatífico silencio ante otros conflictos.

Quizás un día de estos, entre flotilla y flotilla, se acuerden de los muertos libios. Será un fugaz pero bello momento.


Pilar Rahola
La Vanguardia. Barcelona.
25/02/2011

Bosque del KKL a nombre de Pilar Rahola

Recientemente la CIB (Comunidad Israelita de Barcelona) y el KKL organizaron una cena de homenaje a Pilar Rahola, periodista destacada, comentarista de TV y escritora. En ese marco se cumplió la ceremonia de entrega del certificado de plantación de un bosquecillo en Israel que lleva el nombre de Pilar Rahola.
El proyecto se hizo posible por la excelente colaboración de donantes particulares, tanto judíos como gentiles, mayormente de Cataluña.
Las autoridades de la Comunidad judía, encabezada por Laurence Franks, pusieron

de relieve el incondicional apoyo de la reconocida periodista al pueblo judío e Israel y su constante lucha contra el antisemitismo.
Ya en la entrevista que Aurora realizó a Franks meses atrás, el ejecutivo anuncio la intención de concretar este homenaje, recurriendo no solamente a la judeidad de Barcelona sino a las comunidades de América Latina, donde los artículos y entrevistas de Pilar Rahola son muy difundidos.
En la foto, que envió Michael De Castro, Rahola exhibe el certificado de la plantación del bosque a su nombre.

Evidencias lacerantes

Por Pilar Rahola


Con Israel, indignación interplanetaria a la primera que se mueve un soldado. Pero con Marruecos, café turco a las cinco y pelillos saharauis a la mar, que el emir de los creyentes no está para tonterías.

Perdonen la impertinente pregunta que planteo en dos partes. Primera: ¿por qué a la ONU le resulta tan fácil hacer resoluciones acusatorias contra una democracia vulnerable, que sufre décadas de acoso violento, cuya integridad es amenazada por poderosos países, y que está rodeada de organizaciones fundamentalistas que tienen como objetivo su destrucción? Y la segunda: ¿por qué a la ONU le resulta tan difícil hacer algún papelito, ni que sea de buen rollo, contra una dictadura que nadie considera objeto de sus deseos nucleares, que no está rodeada de feroces enemigos y cuyo problema nacional pendiente no es defendido por grupos terroristas? Es decir, puestos a defender los tan manipulados derechos humanos, ¿por qué la ONU se atreve con una democracia en riesgo, y no con una dictadura que no sufre ninguno? Con Israel, indignación interplanetaria a la primera que se mueve un soldado. Pero con Marruecos, café turco a las cinco y pelillos saharauis a la mar, que el emir de los creyentes no está para tonterías.

Es decir, un país que mantiene una democracia contra viento y marea, que tiene tiempo para invertir en conocimiento, que sufre desde guerras de países vecinos hasta ataques terroristas indiscriminados y que, con todo, consigue mantener a su población en un respetable nivel de vida, es el blanco de las iras de la ONU. Pero un país dictatorial, que mantiene al 41% de su población en la pobreza, pasto fácil de los discursos fanáticos, que no sufre el acoso de ningún vecino violento y que ha exportado algunos de los terroristas más violentos del yihadismo (entre ellos, los del 11-M), no sólo no es el blanco de la ONU, sino que es el amigo para siempre. Contra Israel se organiza un poderoso ejército en el norte, Hizbulah, y una violenta organización en el sur, Hamas, ambos financiados por países poderosos como Irán, y sin embargo no tiene derecho a la defensa. Contra Marruecos se organizan unos cuantos miles de pobres saharauis, abandonados a su suerte, cuya causa pacífica nunca ha violentado la seguridad del Estado, y tiene el derecho a hacer lo que le da la gana.
Y es que la ONU, contra Israel vive muy bien, pero contra Marruecos ni parpadea.
¿Por qué? ¿Será porque los poderosos países del petrodólar mueven sus hilos contra Israel y nunca lo harán contra Marruecos? ¿Será porque los saharauis no interesan al islam? ¿Será porque Israel es una democracia y eso resulta intolerable?
¿Será que la ONU no manda? Será, absolutamente dominada por los intereses de las poderosas dictaduras que la conforman.
El tema, querida ONU, nunca han sido los derechos humanos. Por eso contra Israel vale todo. Porque la causa no es la defensa palestina. La causa es la destrucción de un cuerpo democrático anómalo que rompe los esquemas del islam. Israel no es digerible, pero ¿Marruecos? Marruecos es una dictadura. ¿Cuál es el problema?
Pilar Rahola
La Vanguardia. Barcelona.
19/11/2010

Manifestación por Guilad Shalit en Barcelona – 24.10.10

Más de 700 banderas de Israel ondearon por la Diagonal de Barcelona durante el recorrido de la manifestación más pacífica a la que he asistido o visto, desde la Plaza Francesc Macià hasta el Palacio de Pedralbes.

Ante la explanada de Pedralbes nos congregamos personas venidas de todos los puntos de la geografía española, algunos israelíes unos residentes, otros, por absoluta coincidencia en tiempo y lugar.

Emoiconante ver la imagen de golá organizada que ofrecimos. Y sin embargo, faltaron muchos… muchos que se niegan a aceptar que Israel es la única respuesta para los judíos de la golá, aún aquellos que niegan su derecho a existir.

El acto, organizado por la CIB, estuvo apoyado por las Comunidades Judías de España, miembros de las iglesias evangélicas, protestantes y católicos. Estuvieron presentes el Partido Popular, Convergència Democrática de Catalunya, Unió Democrática de Catalunya y Ciudadanos-Ciutadans, que lo apoyaron de forma explícita.

Tomaron la palabra Laurence Franks, como presidente de la CIB, Joel Shalit, el hermano de Guilad, Pilar Rahola… emocionaron con sus palabras. Se echaron en falta otros que en “petits comités” declaran su apoyo a Israel y el pueblo judío. Era una oportunidad de demostrarlo, y no estuvieron. Las elecciones están cerca…

Gracias a Michael de Castro, Simy Benarroch, Aviel Pérez y otros amigos de Facebook por permitirme compartir imágenes y artículos.

Para mí fue una ocasión más de vibrar junto a mis hermanos y amigos. En mi vida, la defensa de Israel es solo comparable a la seguridad que me proporciona su existencia.

AM ISRAEL JAI VEKAIAM

Del blog de Salvador Sostres
http://www.salvadorsostres.com/
Traducción libre

Lunes, 25 de octubre de 2010

Lamentable Carlos Llorens

Manifestación en Barcelona en favor de la liberación del soldado israelí Gilad que Hamás tiene secuestrado. Pacífica manifestación, ejemplar. Por no cortar no cortamos ni el carril bici. Pletóricas banderas de Israel desfilando por la Diagonal. Concentración ante el Palacio de Pedralbes. Parlamentos. La mancha negra de la jornada es la funesta intervención del representante de Convergencia en el acto, Carles Llorens. También es verdad que sólo hay representación de Convergencia, de Unió y de Ciudadanos. El representante del PP, Luna, fue antes de tiempo y cuando era la hora de hablar resultó que no estaba. Pero insisto en la lamentable intervención del representante convergente, que salió a decir que la vida es un valor sagrado y que del mismo modo que estaba en favor de la liberación del soldado secuestrado, los israelíes debían ser más cuidadosos con los palestinos. Para hacerse perdonar que era en un acto de afirmación del Estado de Israel, acusó al Estado de Israel de las mismas mentiras de siempre.

Es impresentable que un pobre hámster como Llorens, con su sonrisa de mofeta, ose dar lecciones al gobierno de Israel, y aún más lamentable que pretenda decirle al Mossad cómo debe actuar. Hay que ser una bestia. Es esta gentecilla que tiene tan clavada en el cerebro la corrección política y los cuatro tópicos de la izquierda, que cree que para ir a una concentración en favor de Israel debe disculparse. Qué lástima. Pilar Rahola toma la palabra y le dice que no hace falta que venga a disculparse ante el pueblo de la vida. Magnífica Pilar. Luego el pobre desgraciado de Llorens a Pilar le dice: “Oh, Pilar, es que yo hago mi papel y tú el tuyo”.

No, Llorens, no. Tú haces el ridículo y Pilar lo dejó claro por si alguien no se había dado cuenta. Tú haces el ridículo y acabas tan ridículo como eres y Pilar llega y se va ovacionada.

Vamos, Llorens, pasa y calla. Qué vergüenza cuando tus fans te hacen bajar la mirada.

ROLAND J. BEHAR: La gratitud es la memoria del corazón – Opinión – ElNuevoHerald.com

ROLAND J. BEHAR: La gratitud es la memoria del corazón – Opinión – ElNuevoHerald.com.

De acuerdo con Cicerón, “la gratitud no sólo es la más grande de las virtudes, sino que engendra todas las demás”. El gobierno de Israel, a través de la institución Yad Vashem, ha expresado la gratitud de los israelíes y judíos en general hacia los no judíos que, en su momento, arriesgaron vidas, haciendas y familia por haber defendido a judíos en peligro de muerte durante la Segunda Guerra Mundial en diferentes latitudes y de diferentes modos, de acuerdo a sus posibilidades.

El número de los reconocidos como “Justos entre las Naciones” sobrepasa ya los 22,000. Entre los españoles, se destacaron en auxiliar a los judíos a escapar de Francia adonde ocupaban importantes puestos diplomáticos representando al gobierno de Franco, Angel Sanz Briz y Eduardo Propper de Callejón, además de Bernardo Rolland de Miota (cónsul de España en París), José Rojas Moreno (embajador en Bucarest), Miguel Angel de Muguiro (diplomático de la Embajada en Budapest), Sebastián Romero Radigales (cónsul en Atenas), Julio Palencia Tubau, (diplomático de la Embajada en Sofía), Juan Schwartz Díaz-Flores (cónsul en Viena) y José Ruiz Santaella (diplomático de la Embajada en Berlín).

Otras organizaciones judías ofrecen constantemente reconocimiento a personas que se destacan, no sólo en la lucha contra el antisemitismo, sino también a los que alzan sus voces en defensa de la dignidad humana y la libertad donde quiera que sea atacada, ya sea en Ruanda, Irán, Sudán o Darfur.

El Comité Judío Americano ha otorgado el Premio al Valor Moral a Ayaan Hirsi Ali y a Salah Uddin Shoaib Choudhury, el premio de los Medios Masivos de Comunicación a Pilar Rahola, Magdi Allam y Terry George, así como al ex presidente Uribe, el premio de Luz a la Nación por ser un aliado incondicional de Estados Unidos, un buen amigo de Israel y el pueblo judío y un firme creyente en la dignidad humana y el desarrollo humano en Colombia y las Américas.

Por su parte, el Congreso Judío Mundial (AJC) ha reconocido los esfuerzos de musulmanes moderados como Salman Rushdie, Dr. Wafa Sultan, Salim Mansur, Tashbih Sayyed, y Nonie Darwish con el premio a las Voces de Musulmanes Reformadores del Mundo Moderno.

La Liga Anti Difamatoria (ADL) es una organización que desde 1913 lucha por detener la difamación del pueblo judío y por asegurar que haya justicia y un tratamiento imparcial para todos. Uno de sus más importantes galardones es el premio David Pearl, en honor al corresponsal judío norteamericano asesinado por terroristas yemenitas ante las cámaras de televisión. Una vez más en consonancia con esa tradición de gratitud a quienes les defienden, la ADL ha distinguido a la periodista Pilar Rahola con este reconocimiento.

Pilar Rahola, inteligente y elocuente periodista española, fue miembro del Parlamento de su país entre 1993 y el 2000. Sus columnas son ampliamente leídas y difundidas a través del mundo, además de ser una reconocida comentarista de radio y de televisión. Sus citas constituyen material para enciclopedia por la certeza y profundidad de las mismas. “La tiranía totalitaria no se edifica sobre las virtudes de los totalitarios sino sobre las faltas de los demócratas”.

Según sus propias palabras, Pilar Rahola se ha convertido en una “combatiente contra la distorsión de los medios de comunicación y la criminalización actual del Estado de Israel”.

Ella no cesa en su defensa de los derechos de las mujeres que aún viven sojuzgadas. Pilar Rahola hace hincapié en exponer como son sometidas a las absurdas leyes machistas de la Shari’a bajo las dictaduras y monarquías islámicas. Además no ceja en su lucha constante contra el islamofascismo. Quienes hemos tenido el privilegio de conocerla y asistir a sus interesantísimas y dinámicas conferencias, no podemos resistirnos a su encanto, por la humana y accesible manera con que plantea sus criterios.

Mark Twain notaba el curioso fenómeno del contraste entre la abundancia de incidentes donde los hombres demostraban valentía o coraje físico yuxtapuesto a lo poco común que se proyecta el valor o coraje moral. ¡Curioso y lamentable! Mientras los actos de valor o coraje físico usualmente inciden sobre los que los presencian, por su parte el coraje moral transciende fronteras, tiempos y espacios.

Gracias a todos los que en cualquier latitud arriesgan su seguridad, su vida y su confort demostrando su coraje moral con la defensa de causas justas de la humanidad aunque no estén de moda. ¡Gracias, Pilar Rahola!

Read more: http://www.elnuevoherald.com/2010/10/22/823886/roland-j-behar-la-gratitud-es.html#ixzz1365Y6N5x

A %d blogueros les gusta esto: