¿Cuándo se celebra Tu Bishvat?

Tu Bishvat es el décimo quinto (15) día del mes de Shvat. Es el año nuevo de los árboles. En Israel comienzan a florecer los árboles en esa fecha dando inicio a la primavera. Generalmente ocurre en el mes de enero o febrero del Calendario Gregoriano.
D-os renueva la fertilidad de la tierra de Israel y el pueblo judío está contento y se lo agradece. En esa ocasión se plantan árboles y se comen frutas de Eretz Israel.

¿Qué se hace en Tu Bishvat?

En Tu Bishvat (Rosh Hashana LaIlanot-Año nuevo de los árboles), se acostumbra comer todo tipo de frutas y especialmente aquellas con las cuales fue bendecida la tierra de Israel.
Estas se conocen con el nombre de Siete especies y están formadas por dos tipos de granos: trigo y cebada y cinco especies de frutas: uvas, higos, granadas, aceitunas y dátiles.
De este modo nos relacionamos con Israel y además bendecimos las frutas que comemos. También se come una fruta nueva (que no se haya comido en el año anterior) para decir Sheejeyanu.

 

http://www.facebook.com/michael.decastro.spain

Yad beYad celebró Tu Bishvat en el Convento de Santa Clara (*) de Balaguer

El sábado 30 de enero Yad beYad festejó la celebración de Tu Bishvat en el Convento de Santa Clara, atendiendo a la amable invitación de Sor Victoria.

Nos reunimos 20 personas de edades, orígenes y confesiones diversos. Algunos, desplazados desde el área de Barcelona.

El encuentro entre los invitados tuvo lugar en la explanada del Convento desde el cual se observa una magnífica vista de la ciudad de Balaguer.

Nuestra primera toma de contacto con Sor Victoria y las hermanas fue a la entrada del recinto donde nos presentamos anfitriones e invitados.

La celebración de Tu Bishvat consistía en plantar un árbol en el patio del convento, para sellar nuestra amistad con quienes reiteradamente nos habían expresado su admiración y respeto por nuestro pueblo.

El patio “cerrado” del convento hacia donde nos dirigimos está resguardado del viento y en parte soleado, allí se respiraba calma y tranquilidad. El sitio destinado a plantar el ciprés había sido preparado de antemano, con lo que Ferran y Guillem procedieron a plantarlo sin gran esfuerzo.
Indicando el sitio con precisión, las monjas habían dispuesto la bandera de Israel. Yad beYad selló el momento mediante la colocación de una placa conmemorativa en la cual se aludía a la paz en hebreo, castellano y catalán. La placa es una artesanía de Baruj, y Micry se encargó de colocarla.

Las hermanas Clarisas nos deparaban muchas sorpresas, entre ellas la de agasajarnos con una danza hebrea que bailaron al son de una melodía en hebreo.

Una vez pasamos al interior, donde una cocina de leña favorecía un ambiente cálido y agradable, realizamos un kidush (bendición del vino) con vino kosher Peraj Haabib, y recitamos birkat hamazon (la bendición de los alimentos) antes de degustar los productos típicos de estas fechas: dátiles, frutos secos, olivas… El mosto, de pura uva de sus propias parras, las olivas y las garrapiñadas, eran artesanía de las hermanas.

Después del kidush y antes de sentarnos a la mesa hicimos entrega a las hermanas de un mantelito especial de fiestas sobre el cual se suelen encender las velas de Shabat y de un shofar, ambos traídos de Israel. Sor Victoria hizo intentos de arrancar algún sonido del shofar, tarea nada fácil.

Los allí presentes simbolizábamos diversas confesiones, lo cual no fue óbice para que reinara un ambiente de camaradería y cordialidad alabado por todos.

Celebramos la comida en una mesa dispuesta en U donde cada plato era aportación de de los asistentes. Y así fue que hubo intercambio de elogios porque todo estaba exquisito. Se recitó la bendición del pan con jalá (pan trenzado de sábado) obra de Sinaí, y compartimos comida y tertulia.
En especial disfrutamos con el relato de algunos sobre su acercamiento al judaísmo e Israel y el de las hermanas sobre sus actividades habituales.

Llegado el momento de la despedida, agradecimos a Sor Victoria y las hermanas la hermosa hospitalidad que nos habían brindado.

(*) El Convento de Santa Clara se halla en el actual Santuari del Sant Crist, originalmente iglesia de Santa Maria de Almatà. Almatà es el nombre del sitio. En el recinto del castillo se encontraba la mezquita Mayor de Balaguer sobre los s. XII y XIII, que fue después Santa María de la Suda en tiempo de los Condes de Urgel, hasta que quedó bastante arruinado en la guerra de 1414. La iglesia fue refundada o fundada por San Ot. Nunca fue mezquita. Los antiguos aseguran que su arquitectura denotaba ser de época de godos. Y el lugar del convento era la casa de la cofradía y cementerio cristiano de la parroquia.
El lugar se ofreció a las monjas clarisas, que se establecieron en él en el año 1351.
En la actualidad viven seis monjas.

Tu Bishvat, una celebración muy “sabra”

Desde tiempos bíblicos, el pueblo de Israel ha mostrado siempre una relación muy especial con el mundo natural que lo rodea: La relación del hombre con su entorno, los ciclos de siembra, cosecha y recolección son rituales religiosos, asimismo la forma de cosechar y cómo distribuir las raciones.

El mundo cambia, la humanidad progresa y las costumbres adquieren matices diferentes, y aún, a través de los años, nuestro pueblo ha sabido conservar esta relación tan especial con el suelo, llevándonos así a situarnos siempre a la vanguardia de los sistemas de agricultura e invernadero.

Es por eso que Tu Bishvat es una fiesta tan israelí, una mezcla justa entre religión, sionismo, tradición y modernidad.

En la Mishná El 15 del mes de Shvat aparece como una alternativa más de inicio del ciclo anual del calendario judío, el día del Año Nuevo de los Arboles servía a los efectos del diezmo de la producción agrícola que se aportaba al Templo ya que señalaba el límite entre los frutos de un año y los del otro: todo lo que maduraba antes de esa fecha todavía se consideraba como del año anterior, mientras que lo posterior a ese día, ya entraba en el cálculo de la nueva cosecha.

Con el paso de los años se fueron recolectando tradiciones para la festividad, entre estas la de comer fruta seca, aportada por los cabalistas quienes vieron en esta costumbre una forma de dar a las frutas y árboles de la Tierra de Israel un especial significado.

En 1890, el Rabino Zeev Yavetz, uno de los fundadores del movimiento religioso sionista “Mizrahi”, llevó a sus discípulos a plantar árboles en Zijron Yaacov en esta festividad, dándole a Tu Bishvat su esencia moderna. Esta tradición fue adoptada después por el gremio de profesores judíos y después por Karen Kayemet le Israel, el fondo nacional encargado de la reforestación de la Tierra de Israel y organismo principal que dirige las actividades de esta festividad.

En actualidad, Tu Bishvat es una fiesta que simboliza el carácter israelí, el amor por los paseos en la naturaleza, el orgullo por las frutas nacionales y nuestra relación tan especial con la Tierra que atestiguó tantos años de historia del pueblo judío.
Es una festividad agrícola, que celebra las tendencias ecológicas, una fecha de nuevos inicios y de renacimiento de la naturaleza… una celebración netamente “sabra”.
NS

“Porque el hombre, árbol del campo,
como el hombre, también el árbol crece.
Como el árbol, el hombre es talado,
Porque el hombre, árbol del campo,
como el árbol, aspira a elevarse.
Como el hombre, se quema con el fuego
y no sé dónde estuve y dónde estaré,
como el árbol del campo”.

(Natan Zaj)

Fuente: http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Titular/26964/

Tu Bishvat

Es el año nuevo de los árboles, el 15 de Shevat, ya están terminando los rigores del invierno y Eretz Israel se recupera para dar nuevos frutos.
Este día se llama Rosh Hashaná Lailanot “el primer día del año nuevo de los árboles”.
La Torá distingue en particular los frutos de la tierra de Israel.
Simboliza un renacer de vida en la tierra ancestral hacia la cual los judíos de la diáspora tornamos nuestros pensamientos.
Un día festivo en Israel donde se hacen fiestas campestres, excursiones por el campo, se plantan árboles, es el día del árbol.
Una fiesta menor en la que no se pronuncian oraciones de duelo ni se ayuna.

Se celebra en la comida. Se pone la mesa llena de frutas y también productos de la tierra y en particular los frutos por los cuales la Torá elogia a Eretz Israel:
– Trigo- Mezonot. Y productos a base de harina de trigo.
– Vid (vino o uvas pasas).
– Cebada (cerveza y productos derivados).
– Higos.
– Granadas.
– Aceitunas.
– Dátiles.
Que se suelen repartir entre los comensales y por turnos se va diciendo la Berajá correspondiente sobre cada fruto diferente, también sobre frutos de árboles o lo que se tenga disponible.
Su origen puede estar en que este día se hacía la cuenta para ver cuándo se podía comer los frutos, ya que los tres primeros años no se podían comer, orlá, el cuarto año es para el Eterno, Perot revai y sólo al quinto año se podían comer.
Sh´muel.

Fuente: http://asociacionxudiagalicia.blogspot.com/2010/01/tu-bishvat.html

A %d blogueros les gusta esto: