Hoy en la historia judía / Nace Alfred Dreyfus, militar judío acusado de traición por una corte antisemita

Itongadol/AJN.- El 19 de octubre de 1859 nació Alfred Dreyfus en París, Francia, quien fue el capitán judío del ejército francés condenado por traición y luego declarado inocente. Su caso es considerado el nacimiento del antisemitismo moderno.

El 5 de enero de 1895, Dreyfus fue degradado y condenado a cadena perpetua en la Isla del Diablo, por un tribunal militar que lo encontró culpable de traición a la patria, basado en muy endebles pruebas.
Dos años antes se había encontrado en una dependencia militar alemana un trozo papel, escrito a mano, en el cual un militar francés se comprometía a vender a Alemania documentación militar secreta de su país, y las autoridades militares detuvieron a un joven capitán, Alfred Dreyfus, que estaba a prueba en dependencias de inteligencia, acusándolo de ser el autor de la nota.
Si bien los peritos calígrafos no pudieron confirmar a quien pertenecía la letra del escrito, la declaración de un oficial de inteligencia, el coronel Henry, afirmando que existía documentación secreta, que no se podía divulgar, que involucraba al acusado, fue considerada suficiente para condenarlo.
Alfred Dreyfus era hijo de una familia judía adinerada de Alsacia, que estaba totalmente asimilada a la cultura francesa. Pero el hecho de que fuera judío fue suficiente para que la prensa católica francesa, fuertemente influenciada por intelectuales y políticos antisemitas, lo considerara culpable no bien trascendió su detención.
Se debe tener presente, por un lado que al finalizar, en 1871, la guerra entre Prusia y Francia, Alsacia pasó a ser territorio alemán hasta pocos años antes de que Dreyfus fuera detenido; y por otro que en Francia transcurría lo que se denomina “La Tercera República”, que reemplazó al régimen monárquico luego de la derrota militar a principios de la octava década del siglo XIX, que era fuertemente combatida por sectores de extracción católica identificados con la monarquía, entre los que se contaban muchos oficiales de alto rango del ejército.
Los principales diarios europeos cubrieron las alternativas del juicio que se le efectuó a Dreyfus, entre ellos el influyente periódico liberal de Viena, ”Neue Freie Presse”, cuyo corresponsal en Francia era Teodoro Herzl; quien fue uno de los pocos periodistas a los que se le permitió presenciar la ceremonia de degradación de Dreyfus.
Posteriormente Herzl, padre del sionismo político en sus escritos, explicó que haber visto las manifestaciones que se efectuaron en París tras el juicio, en las que se gritaba “¡Muerte a Dreyfus! ¡Muerte a los judíos!”, le hizo modificar su pensamiento respecto a la posibilidad de que los judíos se asimilaran a las poblaciones donde vivían.
En marzo de 1896, un nuevo papel, escrito a mano, referido a la venta de materiales secretos a Alemania es descubierto, siendo la letra la misma del papel que sirvió para acusar a Dreyfus, y el jefe de inteligencia del Ejército francés, el teniente coronel Georges Picquart, en base a pericias caligráficas descubre que pertenecía a un oficial, el mayor Marie Charles Ferdinand Walsin Esterhazy. Picquart informa a sus superiores y considera que es necesario realizar un nuevo juicio. Los generales del Estado Mayor no estaban de acuerdo y decidieron no acusar a Esterhazy y desplazar de su cargo a Picquart.
Mientras tanto la esposa y el hermano de Dreyfus, junto con su abogado, iniciaron una campaña destinada a que se realice un nuevo juicio a Alfred Dreyfus, propuesta que comienza a ser apoyada por varios intelectuales franceses como también por políticos opositores al gobierno.
A mediados de 1897 trasciende a los medios que se había encontrado un nuevo documento relacionado con la venta de secretos militares a Alemania y varios diarios difunden la información, lo que obliga al Alto Mando a ordenar que se juzgue marcialmente a Esterhasy, a la vez que Henry prepara un documento falso que involucra a Dreyfus como el autor de la traición.
Una corte marcial juzga a Esterhazy los días 10 y 11 de enero de 1898, y lo absuelve. Este hecho hace que Emile Zola, uno de los más destacados novelistas franceses de esos años publique, el 13 de enero, en la primera página de “L’Aurore” de Georges Clemenceau, una carta abierta al presidente de Francia titulada “J’accuse (Yo acuso)” en la que sostenía que el Gobierno y el Ejército habían conspirado para condenar a Dreyfus por motivos falsos, a la vez que acusó al gobierno y al ejército de haber cometido “traición a la humanidad” al incentivar a la opinión pública con mensajes antisemitas en un intento de desviar la atención popular de sus propios y públicos fracasos.
El “Yo acuso” hizo que se vendieran 200.000 ejemplares de “L’Aurore” sólo en París, y que la población se dividiese entre quienes sostenían que Dreyfus era culpable y aquellos que consideraban que era inocente.
El Ejército denunció a Zola por difamación, y cuando se lo juzgó fue declarado culpable, por lo que tuvo que huir del país, acusó y condenó a Picquart por difundir secretos militares y envió a la cárcel a Henry, donde se suicido, por haber fraguado un documento de inteligencia.
Esterhasy también huyo, y consultado por los medios cuando estaba en el extranjero confirmó que él era el autor de los documentos encontrados, afirmando que se lo ordenó un miembro del Estado Mayor con el fin de demostrar que Dreyfus era un traidor.
En base a estos hechos, las Cámaras combinadas de la Corte Suprema de Apelaciones analizaron la apelación presentada por el abogado y la familia de Dreyfus para que se realice un nuevo juicio, resolviendo anular el veredicto de 1894 y establece que una nueva corte marcial lo juzgue.
El nuevo juicio se efectuó entre el 7 de agosto y el 9 de septiembre, y Dreyfus, a quien se trajo a Francia, es nuevamente declarado culpable de traición con circunstancias atenuantes, reduciéndole la pena a 10 años de prisión.
Ante el descontento causado por este nuevo veredicto, que abiertamente desconocía que la acusación a Dreyfus se basaba en falsedades, el presidente de Francia, Emile Loubet, que meses antes había permitido que Emile Zola regresara a Francia, indulta a Alfred Dreyfus el 19 de septiembre, y se lo excarcela al día siguiente.
Dreyfus, continúa buscando la anulación judicial de su condena y el 19 de octubre de 1903, el ministro de la Guerra, el general Louis-Joseph André, descubre nuevas pruebas de la inocencia de Dreyfus, lo que hace que el pedido de apelación presentado por Dreyfus sea aceptado y el 12 de julio de 1906 la Corte de Apelaciones de Francia anula el segundo veredicto y al día siguiente la Cámara de Diputados solicita que sea reincorporado al Ejército. El 21 de julio Alfred Dreyfus es nombrado Caballero de la Legión de Honor en una ceremonia en la Escuela Militar, siendo poco después ascendido a mayor.
Cuando las cenizas de Emile Zola, que falleció el 29 de septiembre de 1902, son trasladadas al Panteón de París, el 4 de junio de 1908, Alfred Dreyfus es baleado y herido por Louis-Anthelme Grégori, admirador de Edouard Drumont, uno de los principales ideólogos antisemitas franceses, que en 1886 publicó “La Francia judía”, libro del que ese año se vendieron 100.000 ejemplares.
Al declararse la Primera Guerra Mundial, en agosto de 1914, Alfred Dreyfus se ofreció voluntariamente para el servicio activo, participando en los combates que se desarrollaron en el frente, al igual que su hijo, Pierre; y en septiembre de 1918, fue ascendido a teniente coronel.
Anuncios

El Museo del Holocausto de EEUU repudió a Ucrania por su decisión de honrar a colaboradores nazis

Itongadol/AJN.- La decisión de Ucrania del mes pasado de entregar reconocimientos oficiales a una milicia nacionalista que colaboró con los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial ha tenido como respuesta la condena de Estados Unidos.

Ucrania

En una declaración la semana pasada, el Museo Memorial del Holocausto, americano, expresó profundas preocupaciones por los dos proyectos aprobados por el parlamento ucraniano en abril. Uno permitía que hubiese una conmemoración oficial del gobierno para el Ejército Insurgente Ucraniano, una facción ultranacionalista que buscó establecer un Estado ucraniano independiente, mientras que el segundo prohibiría la propaganda y símbolos asociados con el nazismo y regímenes soviéticos.
Mientras que la prohibición de la ley sobre el uso de ese tipo de símbolos no se aplica dentro de contextos académicos, sí evita que medios masivos emitan material que “justifique la lucha contra participantes en el intento de la independencia de Ucrania del siglo XX”. Tales prohibiciones, “intentan legislar cómo debería ser discutida y escrita la historia de Ucrania”.
“Mientras Ucrania avanza hacia su difícil camino hacia la democracia, le pedimos fuertemente al gobierno que se abstenga de cualquier medida que censure discusiones y politice el estudio de la historia”, dijo el organización conmemorativa americana, informó el medio israelí The Jerusalem Post.
Por su parte, la embajada ucraniana en Tel Aviv remarcó: “La Organización de Nacionalistas Ucranianos luchó para la independencia de Ucrania contra Polonia hasta 1939, desde ese momento hasta 1941 contra la Unión Soviética, y luego contra Alemania. En el verano de 1941, un intento de liberación del movimiento fue suprimido por los alemanes y sus líderes fueron aprisionados en campos de concentración”.

Marcha por la Vida en Berlín marcando el 70 aniversario del Holocausto

Un Miembro de la Knesset israelí participó en la Marcha por la Vida en Berlín para conmemorar el Holocausto

Director del Caucus  de los Aliados Cristianos de la Knesset  Josh Reinstein marcha con el fundador de la Marcha por la Vida Jobst Bittner y el jefe del caucus MK Robert Ilatov (id) en la  Marcha por la Vida de Berlín. (Crédito de la foto: ISRAEL ALIADOS FUNDACIÓN)

Director del Caucus de los Aliados Cristianos de la Knesset Josh Reinstein marcha con el fundador de la Marcha por la Vida Jobst Bittner y el jefe del caucus MK Robert Ilatov (id) en la Marcha por la Vida de Berlín. (Crédito de la foto: ISRAEL ALIADOS FUNDACIÓN)

Con motivo del 70 aniversario de la liberación, los participantes quisieron conmemorar las marchas de la muerte como el último capítulo del Holocausto.

El Director del Caucus de los Aliados Cristianos de la Knesset Josh Reinstein marchó con el fundador de la Marcha por la Vida Jobst Bittner y el jefe del caucus MK Robert Ilatov en la Marcha por la Vida de Berlín, el último evento de más de 40 marchas de vida que han tenido lugar en Alemania y Austria desde 2012, conmemorando las deportaciones y marchas de la muerte. 

Con motivo del 70 aniversario de la liberación, los participantes quisieron conmemorar las marchas de la muerte como el último capítulo del Holocausto, y con motivo del 50 aniversario de las relaciones germano-israelíes quisieron hacer una declaración por la reconciliación y la amistad con Israel.

“Ante su responsabilidad histórica por haber causado la Segunda Guerra Mundial y el genocidio del pueblo judío, Alemania es un país de gracia inmerecida”, dijo Bittner. “Todos los que recuerdan cómo la indiferencia y el silencio pueden hacer igualmente culpables, nunca deben volver a permanecer en silencio frente al odio de los judíos o cualquier forma de injusticia racista. El objetivo de la Marcha de la Vida en Berlín es conmemorar, y también hacer una declaración de solidaridad y amistad con Israel y contra el antisemitismo”.

72 años del levantamiento del gueto de Varsovia – 19 de abril de 1943

El 22 de julio de 1942, vísperas del 9 de Av, el día en el que se conmemora la destrucción del Templo de Jerusalén, los alemanes iniciaron la deportación de los judíos del gueto de Varsovia. Esta aktion se prolongó hasta el 21 de setiembre y en su transcurso fueron expulsadas  al campo de exterminio deTreblinka 265.000 personas. Los primeros en ser enviados fueron los refugiados, los enfermos y los sin techo. Por órdenes de las autoridades alemanas se bloquearon calles, los habitantes fueron sacados por la fuerza de sus casas por la policía del gueto y obligados a dirigirse a la “plaza de despacho”, el Umschlagplatz. Allí fueron brutalmente introducidos y hacinados en vagones de un tren de carga. Luego de los primeros diez días – cuando los judíos dejaron de ser seducidos por   una hogaza de pan –  los alemanes intensificaron el terror en el gueto y el número de las personas asesinadas en la calle aumentó.

Antes y durante las deportaciones se habían hecho algunos intentos fútiles de organizar una resistencia armada – principalmente por  un grupo compuesto por miembros de tres movimientos juveniles sionistas y apodado “Organización Judía Combatiente” (Z.O.B.). En marzo los alemanes lograron capturar y ejecutar a líderes centrales de la resistencia, y esta quedó prácticamente desarticulada.

Al finalizar las expulsiones a Treblinka quedaron en el gueto entre 55.000 y 60.000 judíos que fueron concentrados en algunos bloques de edificios. De esta forma la superficie del gueto se redujo significativamente.

Entre los sobrevivientes, la mayoría de ellos jóvenes, cundió una sensación de orfandad y toma de conciencia. Muchos se culpaban de no haber ofrecido resistencia y permitido la deportación de sus familias. Tenían también en claro que su suerte iba a ser semejante. En octubre de 1943, luego de intensas negociaciones, se logró restablecer un marco de resistencia armada, con Mordejai Anielewicz como comandante. A la Organización Judía Combatiente se sumaron otros movimientos juveniles, a excepción de “Beitar”, que formó su propio cuerpo de combate llamado “Unión Militar Judía” (Z.Z.W.).

El 18 de enero de 1943 los alemanes iniciaron una nueva aktion. Los dirigentes de la resistencia supusieron que esta era la operación de liquidación definitiva del gueto y se opusieron  por la fuerza. Consecuentemente, después de que algunos miles de judíos fueron sacados del gueto, los alemanes interrumpieron el operativo. A consecuencia de ello los miembros de la resistencia y los habitantes del gueto infirieron que esto ocurrió por causa de la oposición armada (a pesar de no haber sido ese el motivo real). De aquí en más comenzó a organizarse la resistencia colectiva.

El 19 de abril de 1943 comenzó la acción final de aniquilación del gueto. Ese mismo día comenzó la rebelión liderada por Mordejai Anielewicz, comandante de la Organización Judía Combatiente.

A pesar de saber de la existencia del movimiente clandestino de oposición, los alemanes fueron sorprendidos por la fiereza de la lucha y por el hecho de que todos los habitantes del gueto participaban en la rebelión, escondiéndose en búnkeres, sótanos y áticos previamente preparados. Las posiciones de los combatientes estaban situadas en distintos lugares del gueto, mientras que las de la Unión Militar Judía estaban concentradas en la plaza Muranow, donde trataban de impedir los intentos de los alemanes de irrumpir adentro del gueto. Al arreciar la lucha y ante la dificultad de obligar a los judíos a abandonar sus escondites, los alemanes comenzaron a incendiar los edificios en forma sistemática convirtiendo al gueto en una trampa ardiente.  La oposición se prolongó cerca de un mes hasta que los alemanes lograron reprimir la lucha.

Ésta fue la primer rebelión popular realizada en un ámbito urbano en la Europa ocupada por los nazis.

La rebelión del gueto de Varsovia sirvió de ejemplo para otros guetos y campos. Los levantamientos realizados en otros lugares fueron de menor envergadura por el aislamiento, la carencia de armas y la hostilidad del medio.

contra la pared                     ghetto.varsovia2 gueto_de_varsovia            judios-gueto-mantuvieron-jaque-ejercito Fuente: Yad Vashem

Día del Recuerdo del Holocausto

Yom Hazikaron

Ana Frank recordada en sus propias palabras 70 años después de su muerte

Una nueva campaña del Reino Unido invita a celebridades y público a grabarse leyendo extractos de un minuto del diario de la niña judía sobre cómo era la vida escondida de los nazis y a publicar sus vídeos en línea bajo el hashtag #notsilent.

Anna Frank escribiendo

El martes, el Reino Unido inició una nueva campaña para conmemorar los 70 años de la muerte de la joven diarista Ana Frank  en la Segunda Guerra Mundial mediante la lectura desus propias palabras en lugar deguardar un minuto de silencio.

La Fundación Ana Frank del Reino Unido ha puesto en marcha una campaña en losmedios sociales llamada#notsilent en la que se invita a las celebridades y el público agrabarse leyendo extractos de un minuto de su diario sobre la vida escondida de los nazis y publicar sus vídeos en línea bajo el hashtag.

En una ceremonia en la Biblioteca Británica de Londres, los escolares leyeron partes del“Diario de una joven” de Ana Frank y la sobreviviente del Holocausto Freda Wineman recordó momentos de su estancia en los campos de concentración de Auschwitz y Bergen-Belsen, al mismo tiempo que la joven judía.

“Setenta años – no parece posible, pero algunos de nosotros todavía estamos aquí para mantener viva la memoria”, dijo Wineman a Reuters.

“La generación joven no debe olvidar y creo que a través de su libro y de su maravillosa escritura, hay un mensaje que ella dejó, sin saberlo, a la generación futura que debe tomar nota de lo que pasa a su alrededor”.

Ana y su familia vivían en la parte de atrás de una casa en Amsterdam. Fueron descubiertos en 1944, y Ana murió con 15 años en Bergen-Belson en 1945. Su diario fue publicado dos años más tarde y ha sido leído en todo el mundo.

“Todos teníamos un aspecto horrible. Un aspecto horrible. No teníamos pelo, moríamos de hambre, teníamos forúnculos, estábamos enfermos”, dijo Wineman del tiempo que pasó en el campo de concentración. “Algunos de nosotros sobrevivimos a todo eso, pero otros simplemente no pudieron aguantar más. Tenían tifus”.

La actriz británica Naomie Harris y la autora de libros infantiles Jacqueline Wilson se encuentran entre las personalidades que han grabado lecturas en memoria de Ana Frank.

Los organizadores dijeron que, si bien se desconoce la fecha exacta de la muerte de Ana, el 14 de abril es un día antes del aniversario de la liberación de Bergen-Belsen.

“Podíamos guardar un minuto de silencio para conmemorar la muerte de Ana Frank, pero no era el caso”, dijo Gillian Walnes, co-fundador y director ejecutivo de la Fundación Ana Frank.

“Ana no pudo ser silenciada. Su voz ha resonado siempre a través de las generaciones en los 70 años desde que murió, y ha inspirado a la gente … a hablar realmente en su memoria, y tratar de hacer un mundo mejor, como ella quería hacer pero no pudo”.

La Fundación ha puesto extractos del diario en su sitio web. Los miembros del público también pueden escoger sus propios pasajes.

Fuente: Enlace Judío México

Día del Holocausto

Yom Hashoá 2015bPERDIMOS A UN TERCIO DE NUESTRO PUEBLO…

Esta tarde será el acto de apertura del Día del Holocausto en Yad Vashem en que recordamos a nuestros hermanos víctimas de la mayor barbarie perpetrada por la acción de unos y la omisión de otros, culpables ambos.

Y aun se cuestiona nuestro derecho a existir… Nadie, ni individuo ni comunidad ha pagado más que nosotros su derecho a esta tierra.

Z”L a todos nuestros hermanos y hermanas, los que lo fueron y los que no lo pudieron ser…

A %d blogueros les gusta esto: