El morrazo de Bin Laden

Por Jorge Marirrodriga para Guysen International News
Lunes 25 enero 2010 – 10:01

Where in the world is Osama bin Laden!?

Hace unos años el importante diario donde trabaja el autor incorporó un corrector ortográfico automático, que fue retirado poco después porque daba algunos problemas. Aunque es muy posible que el verdadero motivo fuera que el corrector era demasiado sincero, y esto es el mundo del periodismo, señores. Así, por ejemplo sustituía automáticamente “Clinton” por “calentón” y “Osama Bin Laden” por “Asoma Bien Ladrón”. No digan que la máquina no era lista ni nada.

El caso de Clinton no es grave, por lo menos a estas alturas que ya no debe preocupar ni a su mujer. Pero lo de Bin Laden es de traca. Ayer (domingo) el líder de Al Qaeda además de reivindicar el atentado frustrado de Detroit advirtió a los americanos (en este blog se dice americanos porque es incorrecto geográfica y políticamente) de que no tendrán paz mientras Estados Unidos apoye a Israel. Pura demagogia destilada.

¿Y por qué? Porque muchas veces el mito, que hemos creado los propios medios, hace olvidar algunos interesantes detalles. Y así menos de una década después de que la gente oyera hablar de Bin Laden por primera vez, se ha instalado la imagen de que Bin Laden es un terrorista (o para muchos, incluido un importante porcentaje de occidentales, un libertador) que vive ascéticamente, huyendo por las montañas y sobreviviendo de manera sobria. Los videos que tenemos nos lo muestran en las montañas o sentado el suelo.

Pero ya nadie recuerda en sus crónicas y comentarios que Bin Laden habla inglés perfectamente porque estudió en un colegio de élite de Arabia Saudí donde se estudiaba según el sistema occidental. Que entonces no vestía chilaba sino corbata. Que se conocía los night clubs de Londres mejor que el lector la panadería de su barrio y que si sabe al dedillo cómo mover dinero en el sistema financiero internacional fue porque los estadounidenses le enseñaron. Porque si alguien sabía hacer negocios con el Tío Sam ese era Bin Laden. Es decir que le gustaban las mujeres que lo enseñaran todo, las fiestas, el alcohol y sabía manejar el dinero. Como un buen musulmán, si señor.

Y ahora resulta que es un místico. Ni siquiera la gente se acuerda ya de las razones que daba en 2001, para poner en marcha su multinacional del terror y el asesinato. Ya no importa. Desde hace unos meses ha puesto en el punto de mira a Israel tal y como ya reflejaba en mis artículos en septiembre del año pasado. Pobrecitos los de Gaza. Un argumento que se traga en Occidente sin respirar y sin agua. Osama, qué morrazo tienes.

“LAS LENGUAS Y LITERATURAS JUDÍAS DE EUROPA Y EL MAGREB”

Del 2 al 4 febrero en la Biblioteca Nacional de España (Madrid)

2 DE FEBRERO 2010

EL JUDEOESPAÑOL: LA LENGUA, LA LITERATURA

18.00.- Palabras de bienvenida a cargo de

· Milagros del Corral (Directora General de la Biblioteca Nacional de España)

· Diego de Ojeda (Director general de Casa Sefarad-Israel)

· Rhoda Abecasis (Coordinadora del Ciclo)


18.20.- Conferencia inaugural – Una perspectiva de la cultura sefardí

. Profesora Elena Romero – CSIC – La literatura judeoespañola y su desarrollo histórico


18.50 Mesa redonda – Ángulos y vigencia de la cultura sefardí

s en la investigación y recopilación de refranes· Profesor Shmuel Refael – Universidad de Bar Ilan, Ramat Gan El Judeoespañol: entre una lengua de casa y una lengua de investigación

· Profesora Tamar Alexander – Universidad Ben-Gurion del Neguev, Beer Sheva – La literatura judeoespañola oral: historia y tendencia· Doctora Nina Pinto-Abecasis – Universidad Bar Ilan, Ramat Gan – “Había un sheshauni que diźe…” – el chiste jaquetiesco y las comunidades judías del Marruecos español

· Doctor Aitor García Moreno – Investigador del CSIC –

El humor gráfico en El Juguetón, periódico sefardí de Constantinopla

19.50 Pausa café

20.10 Actuación musical

· Canciones en judeoespañol. Julia León

3 DE FEBRERO DE 2010

EL JUDEO-ÁRABE

17.00 Documental – “De Toledo a Jerusalén”, con Yehoram Gaon. 60’. Israel, 1989 (ladino)

18.30 Mesa redonda –

· Doctora María Ángeles Gallego García – CSIC – El judeo-árabe de al-Andalus

· Profesor Geoffrey Khan – Universidad de Cambridge – El judeo-árabe medieval

19.30 Pausa café

19.50 Actuación Musical

· Canciones en judeoespañol y árabe. Cuarteto Harel

4 DE FEBRERO DE 2010

EL YIDDISH

17.00 Documental – “La herencia de Goldfaden” de Radu Gabrea. 53’. Rumania, 2004 (yiddish). Por cortesía del Instituto Cultural Rumano de Madrid. Presentación a cargo de su Director Horia Barna

18.30 Mesa redonda –

· Profesor Yitskhok Niborski- Universidad de Paris (INALCO- Instituto Nacional de Lenguas y Civilizaciones Orientales) y Director del Centro de Cultura Yiddish Bibliothèque Medem – Sefarad y los sefardies en la literatura yiddish

· Profesor Abraham Novershtern – Universidad Hebrea de Jerusalén, Director de la Casa Shalom Aleichem en Tel Aviv – El yiddish – una lengua tradicional confrontando la modernidad

· Daniel Galay – Músico, yiddishista, Director de Beit Leivik, Centro de Cultura yiddish de Tel Aviv –- El papel de las artes y la creatividad en el renacer del yiddish

· Rhoda Henelde Abecasis – Filóloga y traductora del yiddish al español – El yiddish en España

19.30 Pausa café

19.50 Actuación Musical

· Relatos y sonidos Klezmer. Daniel Galay, pianista, junto a la violinista Jaia Livni.

Este Ciclo ha sido reconocido con un crédito por la Universidad Complutense de Madrid y es aplicable a licenciados, diplomados e ingenieros de dicha universidad.

El horror es una cosa familiar

por FERNANDO PALMERO y JOSÉ SÁNCHEZ TORTOSA

Llegar a Auschwitz I es llegar a un parque temático. Todo un centro de ocio con bares, restaurantes, pizzerías, tiendas, parkings… se extiende a su alrededor como parte del complejo. Nada se deja a la improvisación. El campo, aunque conservado mejor que muchos otros (los barracones están construidos en ladrillo porque formaban parte de un antiguo cuartel del Ejército polaco), está escondido tras la organización de la visita. El visitante no puede acceder a él directamente.

Necesariamente ha de pasar por los trámites que impone el Museo. Largas colas para sacar el ticket, otra para recoger los auriculares con los que escuchar al guía obligatorio, y un relato de tres horas que condiciona una visita que además de parcial es apresurada. La cámara de gas y el crematorio I (reconstruidos) son despachados en apenas cinco minutos y apenas una hora basta para concluir la visita de Birkenau (Auschwitz II), a tres kilómetros del primer complejo.

El turista parece no molestarse, más bien al contrario. Se limita a cumplir el ritual de la visita, a conmoverse provisionalmente y tranquilizar su conciencia de hombre civilizado condenando, con obvio lamento, ‘el hecho’ sin necesidad de hacer el esfuerzo de conocer nada de él. Al terminar la visita nada sabrá de lo sucedido, ni sus razones ni sus consecuencias. Y nada más querrá saber ni correrá el riesgo de pensar, habiendo justificado ya su satisfecha complacencia con el billete de entrada, las fotos y demás recuerdos sin memoria. Probablemente no pueda ser de otro modo. Recordará, eso sí, los pasajes de ‘El niño del pijama a rayas’ y algunas secuencias de ‘La lista de Schindler’.
La visita guiada a Auschwitz I termina fuera de las alambradas del recinto penitenciario, en el crematorio I y la horca donde fue ejecutado por las autoridades polacas Rudolf Höss, comandante del campo, juzgado y condenado a muerte en 1947, por crímenes contra la Humanidad. El delito de genocidio no quedaría definido jurídicamente hasta 1948. Desde el patíbulo, puede verse aún hoy levantada, la casa en la que Höss vivió con su familia hasta el final de la Guerra. Meses antes de su muerte pudo escribir una especie de confesión ante las autoridades británicas. En ella, se limita a constatar su papel de obediente y más o menos competente burócrata sin maldad en el proceso de exterminio industrial del que fue pieza clave, ciego engranaje según su testimonio:
«Respecto a que el gran público continúe considerándome una bestia feroz, un sádico cruel, el asesino de millones de seres humanos: las masas no podrán tener otra imagen del ex comandante de Auschwitz. Nunca comprenderán que yo también tenía corazón (…). Yo era una inconsciente ruedecilla en la inmensa máquina del Tercer Reich. La máquina se rompió, el motor desapareció: y yo debería hacer otro tanto. El mundo así lo pide».

El hogar, a unos pasos de los barracones, del paredón de fusilamiento. El horror es una cosa familiar…

Cerca de la casa en la que vivió Rudolf Höss, se instaló el patíbulo donde fue ahorcado en 1947 en cumplimiento de la pena que le impuso el tribunal polaco que lo juzgó por crímenes contra la Humanidad. | Foto: A.M.A.

A %d blogueros les gusta esto: