Una Injusta Tragedia

Por Guido Maisuls
15 de enero de 2010
Kiriat Bialik, Israel, IL

“Salvar una vida es salvar un mundo”. Talmud

Hace unos días ocurrió un terremoto en Haití, un desastre natural. Desde hace unos días, me siento sumido en el estupor, en el dolor y en el enojo.

Estupor pues mi mente no logra concebir fácilmente la tenebrosa realidad de la desaparición espontánea de más de cien mil seres humanos indefensos, desprevenidos e inocentes que encontraron la muerte debajo de grises y polvorientos escombros.

Estupor porque según la Cruz Roja Haitiana, más de cien mil personas han fallecido ya y otros tres millones han resultado heridas o se han quedado sin casa.

Dolor porque cuando se le amputa una parte integrante de este gran cuerpo que es nuestra confusa y sufrida humanidad, duele y mucho.

Dolor porque la ciudad de Puerto Príncipe está llena da cuerpos sin vida sobre las calles y veredas o enterradas bajos los escombros donde todavía se encuentran atrapadas muchas más personas vivas.

Dolor porque cientos de miles de haitianos vagan a través del olor a putrefacción por las calles de Puerto Príncipe en busca de atención médica, medicamentos, comida y agua.

Enojo pues esta gran tragedia le ocurrió a uno de los pueblos más pobres, más marginados, más desheredados, más analfabetos y más abandonados a su suerte en el planeta Tierra.

Enojo porque llegaron mucho más rápido los periodistas y los medios informativos con sus cámaras y filmadoras que los medicamentos y que los equipos de rescate y ayuda.

Enojo porque las fotografías de los cadáveres acumulándose en las fosas comunes de los cementerios y entre las ruinas de los edificios decoran y le dan vida a las antes alicaídas primeras planas de los medios de periodísticos internacionales.

En Haití ha ocurrido una catástrote natural pero al sufriente pueblo de Haití le ha alcanzado una terrible tragedia más agregada a todas las demás injusticias en las que viven cotidianamente.

¿Y después de que pase todo esto, qué?

¿Y después de que hayan enterrado a sus muertos y curados a sus heridos, que se hayan retirado los periodistas por falta de jugosas noticias, qué seguirá ocurriendo con los haitianos?

¿Intervendrán las grandes potencias económicas occidentales, los países petroleros y el jet set internacional para ayudarles a cambiar la miserable vida a los haitianos?

¿Alguien como la OEA, la ONU, el ALCA o los bolivarianos concurrirán a darles aunque sea una mano a los haitianos para mejorar su espantosa calidad de vida?

¿Qué organizaciones humanitarias y de derechos humanos podrá ayudarles a reemplazar a los dictadorzuelos que los mal gobiernan y los mantienen en la más abyecta pobreza y analfabetismo?

¿Quién podría apiadarse de ellos?

@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@

A continuación, una noticia que ha sido reconfortante para todos los ciudadanos del Estado de Israel.

DELEGACIÓN DEL EJÉRCITO ISRAELÍ A HAITÍ

En horas de la mañana, partirá una delegación del Ejército de Israel con destino a Haití, donde levantará un hospital de campaña (a cargo de la fuerza médica) y asistirá en tareas de salvataje. La delegación (200 hombres, entre ellos personal de equipo de salvataje y médicos) partirá a bordo de dos aviones. El hospital incluirá 40 médicos, 24 enfermeras, enfermeros, técnicos radiólogos, farmacia y una unidad de terapia intensiva para la absorción de heridos, dos quirófanos, una unidad pediátrica, maternidad, departamento de internación y post operatoria.

De acuerdo a las estimaciones, tendrá capacidad para atender a 500 personas por día y realizará primeros auxilios. Su equipamiento llega a las 10 toneladas.

La fuerza que parte incluye también a 30 rescatistas y decenas de personas operativas, responsables de logística, inteligencia y comunicaciones. En la delegación colaborarán expertos en rescate y salvataje y en el área de población.

Cabe recordar que, el martes, partió una fuerza de rescate compuesta por 5 personas de Cancillería y comandantes médicos de las FDI que evalúan la situación de la zona de desastre y coordina las acciones prioritarias hasta la llegada de la delegación desde Israel, en relación al transporte, localización del hospital, alimentos y otros.

Además del hospital y del equipo médico, la delegación se conformará por un cuerpo logístico de soldados especializados en seguridad, una fuerza destinada a los rescates, identificación y asistencia. La estimación es permanecer en Haití durante dos semanas por lo menos y, al finalizar el período, se realizará una nueva evaluación de la situación y de la necesidad de continuar con su actividad. Todos los miembros recibieron orientación acerca de su destino y de las acciones requeridas para resguardar también su seguridad personal y médica en la zona.

Las FDI han participado en una serie de catástrofes mundiales que tuvieron lugar en los últimos años, dado su alta capacidad tanto tecnológica como su experiencia y su aptitud para generar respuestas creativas ante la situación de crisis.

Entre las principales, se cuentan:

– Estallido de coche- bomba en el Hotel Hilton, en Sinaí (octubre, 2004). Una unidad de rescate se presentó, de inmediato, con la llegada de los primeros informes sobre el atentado, con el objetivo de rescatar sobrevivientes capturados entre los escombros del hotel. Los rescatistas iniciaron una intensa actividad para desalojar a los heridos.

– Atentado en el Hotel Paradise, en Kenia (2003). En el suceso murieron decenas de personas, entre ellos 21 israelíes. Una delegación de ayuda partió con el objetivo de suministrar asistencia médica a las víctimas que permanecían en el hotel y hacer retornar a los ciudadanos israelíes al país, bajo condiciones de seguridad y rapidez. Al cabo de 12 horas, 270 ciudadanos israelíes retornaron al país.

– Asistencia a las víctimas del terremoto al noroeste de Turquía (1999). Dos delegaciones de rescate fueron enviadas hacia Turquía y se levantó un hospital de campaña. El equipo de rescate salvó, de entre los escombros, a 12 personas vivas y 140 muertos. El hospital atendió a 1200 heridos, realizó 40 intervenciones quirúrgicas y asistió en 15 partos.

– Grecia. Asistencia en el rescate y salvataje tras el terremoto (septiembre, 1999).

– Explosión en la Embajada de Estados Unidos en Kenya (agosto, 1998). Como consecuencia de la explosión de un coche- bomba junto a la embajada, una unidad de rescate trabajó durante 5 días, derivando 96 muertos. La delegación israelí obtuvo un gran reconocimiento y prestigio por parte de la población local y de la opinión pública mundial. Cosechó elogios por su labor profesional y su rápida evaluación de la situación en el propio terreno, en particular por ser la primera delegación que arribó desde el exterior y comenzó, de inmediato, su tarea.

– Explosión del edificio de la comunidad judía en Argentina (julio, 1994). El edificio se derrumbó como consecuencia del estallido de un coche- bomba. Durante 9 días de trabajo interrumpido, la unidad de rescate logró, en colaboración con otros equipos, rescatar a las víctimas, entre ellas, 81 muertos.

– Terremoto en Armenia (diciembre, 1988). La unidad de rescate trabajó durante 12 días entre los escombros de los edificios derrumbados.

– Terremoto en México (septiembre, 1985). El equipo de rescatistas trabajó durante 15 días en la catástrofe que se cobró 55 vidas.

Oficina de Prensa

Embajada de Israel en Chile

Fono: 7500511.

Fax: 7500555.

Email: info@santiago.mfa.gov.il

Web: http://santiago.mfa.gov.il

@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@

“Si una persona destruye una vida es como si destruyese un mundo entero; si una persona salva una vida es como si salvase un mundo entero.”

Talmud de Babilonia: Sanedrín, 37a

Si no soy yo ¿quién?, si no es ahora ¿cuando?

(Hillel)

Para ingresar en mi blog:

http://cartasdesdeisrael.blogspot.com/

El Año Nuevo de los Árboles

Un toquecito de Kabala sobre el nuevo mes lunar de Shevat y el año nuevo de los arboles, que celebramos… una de mis fiestas favoritas…
Jaime Einstein

Un Mensaje de Torá para el mes de Shevat
del Rabino Itzjak Ginsburgh

De acuerdo con el Sefer Ietzirá, cada mes del año judío tiene una letra del alfabeto hebreo, un signo del zodíaco, una de las doce tribus de Israel, un sentido, y un órgano controlador del cuerpo que le corresponde.

Shevat es el décimoprimer mes de los doce meses del calendario judío.

El 15 de Shevat se celebra “El Año Nuevo de los Árboles”, de acuerdo con la escuela de Hillel; de acuerdo con la escuela de Shamai es el primero de Shevat. El año “Nuevo de los Árboles” es el día desde el cual se calcula el año según los frutos de los árboles, para saber cómo cumplir la mitzvá de maaser (el “diezmo”, las frutas que florecen después de esta fecha no se consideran para el cálculo del maaser junto con las del año anterior) y orlá (la fruta hasta el tercer año de fructificación del árbol, que es prohibida). Se celebra repartiendo los frutos, especialmente los de las siete especies con las que es bendecida la tierra de Israel.

El día 15 del mes 11 alude al secreto de Havaiá, el Nombre inefable de Di-s, cuyas dos primeras letras, iud y hei (que representan el nivel superior oculto de unificación) suman 15, y sus [últimas dos letras suman 11. El secreto completo del Nombre Havaiá es el secreto del “Árbol de la Vida”, el árbol del mes de Shevat.

Red_BallB030.gif (916 bytes)Letra: Tzadik

La letra tzadik simboliza al verdadero tzadik (“el justo”), como está dicho: “y el tzadik es el fundamento del mundo”. El tzadik consumado de la generación personifica al Árbol de la Vida en el Jardín del Eden (cuyos árboles corresponden a las almas de los justos).

La forma misma de la letra (especialmente la de la tzadik del final de palabra, que representa la verdadera manifestación del justo en el futuro) se asemeja a un árbol. En la Torá el hombre es llamado etz hasadé (“el árbol del campo”) que equivale a 474 = daat, la propiedad especial del hombre en general y del tzadik en particular. Daat es el poder de la “conección”; el mes de Shevat es el mes de la conección con el verdadero tzadik de la generación, el Árbol de Vida de la generación.

Red_BallB030.gif (916 bytes)Mazal: “deli” (acuario, el cubo o balde)

El Año Nuevo de los Arboles que se celebra este mes es el tiempo en que las aguas de la lluvia de los meses del invierno comienzan a ascender por las venas de los árboles, brindándoles nueva vida. El ascenso de las aguas en general está representado por el deli, cuya raíz hebrea significa “elevar”, como en el versículo “mi ojos se elevan hacia el cielo” (cuando el ain – el ojo – de Tevet se eleva para conectarse al tzadik de Shevat, se forma la raíz etz – árbol).

Dijo el Baal Shem Tov que encontrarse con un aguatero llevando cubos llenos de agua es una señal de bendición. El tzadik es la verdadera manifestación del aguatero.

“‘Aguas’ se refiere a la Torá”. Este mes insinúa el nuevo año para el estudio de la Torá. Comer de los frutos de Shevat equivale a tomar parte e integrarse con los dulces frutos de la sabiduría de la Torá, por eso las aguas de Shevat representan las dulces aguas de la Torá.

Tribu: Asher

Este nombre significa “placer” y “felicidad”. Nuestro patriarca Iacov bendijo a Asher: “de Asher viene el delicioso [lit. grasoso] pan, y él proveerá las exquiciteces del rey”. De esto se evidencia que Asher representa el sentido del gusto y el comer.

Asher representa en especial al árbol del olivo, que brinda el preciado aceite con que fue bendecida la porción de Asher de la tierra de Israel. El olivo es la sexta especie dentro de las siete con que es conocida la tierra de Israel, que en cabalá representa la sefirá de iesod, el “tzadik, fundamento del mundo”. El olivo representa la potente semilla del tzadik para mantener y sustentar las generaciones bendecidas de las almas de Israel.

Sentido: Sentido: comer, gusto (ajilá, taam)

El sentido rectificado de comer es el sentido especial del tzadik, como está dicho: “El tzadik come para satisfacer su alma”, y continúa: “pero el estómago del malvado está siempre insatisfecho”. El tzadik, que está orientado hacia lo espiritual, se siente “colmado” y contento con poco; el rashá (malvado) orientado hacia lo corporal nunca se siente “colmado”.

Comiendo del Arbol de la Vida (“vida” en Torá significa “placer”) el tzadik obtiene gran placer de las chispas Divinas de luz y fuerza de vida presente en los alimentos que ingiere. En su estado de conciencia rectificado está continuamente conciente de que “no sólo de (la dimensión física del) pan vive el hombre, sino de cada palabra de la boca de Di-s el hombre vive”.

El momento de mayor placer en participar de la comida es el día de Shabat. La palabra “satisfacer” [su alma]” está conectado con la palabra “siete” (observar que también es así en castellano), que alude al séptimo día, Shabat. Un verdadero tzadik experimenta el placer del Shabat toda la semana (en el Zohar, el tzadik es llamado Shabat). La misma palabra shevat se transforma en Shabat, ya que las letras tet y tav, ambas linguales, son fonéticamente intercambiables).

Organo Controlador: el estómago [y el esófago] (etztomjá o kurkaván)

Es clara la relación entre el estómago y el sentido de comer (y el gusto).

Nuestro sabios declaran: “el kurkaván muele”. El proceso de moler es esencial para la digestión. Desintegrar la sustancia grosera de la comida en partes pequeñas es necesario para liberar las chispas de fuerza de vida Divina contenida en los alimentos. Al “moler” (similar a la masticación en la boca) el estómago “saborea” la esencia íntima de la comida. “Este sentido interior y espiritual de gustar controla el sentido más externo del gusto y el comer en la boca.

Cabalgando y reteniendo las olas

Por Karin Kloosterman
De Israel21c

Para liberar al mundo del contaminante y políticamente inestable petróleo, gobiernos y legisladores están abogando por tecnologías como la solar, eólica, geotérmica y de las olas para desarrollar nuevas fuentes de energía. En los EEUU el Presidente Obama está trabajando duro para crear puestos de trabajo “verdes”, y los estadounidenses los quieren.

Inspirado al ver a unos niños que jugaban con una pelota en las olas de la orilla de una playa, Shlomo Gilboa, político israelí convertido en inventor, invirtió millones de sus propios dólares en Seanergy, una nueva compañía cuyos productos comparten el nombre. Seanergy “cosecha” la energía de las olas del mar mediante una “granja” de boyas. Si Gilboa se sale con la suya, podría ser la nueva tecnología que adopten las grandes empresas de producción de energía eléctrica.

En una entrevista con ISRAEL21c, Gilboa relata que la tecnología que hoy está poniendo a prueba en la costa frente a Haifa puede aprovechar 20 veces más energía de las olas que cualquier otra tecnología similar existente hoy.

“Nuestro sistema de extracción de energía de las olas del mar produce por lo menos 20 veces más energía aprovechable que las otras que emplean boyas convencionales o no convencionales”, dice Gilboa, quien también es presidente de la compañía. “En nuestro sistema conseguimos ´retener la ola´. Usualmente la ola viene y va en un segundo, perno nosotros la manipulamos, reteniendo el nivel de la ola en un depósito incluido en la boya, para captar la mayor cantidad posible de la energía que trae la ola”.

Saltando en un estallido de energía

La boya literalmente salta cuando llega a la cresta de la ola.

“Con el mismo impacto que cuando usted sumerge una pelota en una piscina y la suelta; la pelota salta en un enorme estallido de energía”, explica Gilboa. “Nosotros cosechamos esa energía especial. Ningún otro sistema que hay en el mundo se le acerca siquiera”.

Seanergy trabaja actualmente con la Corporación Eléctrica de Israel, y la tecnología ha sido endosada por ingenieros de la Universidad de Haifa.

Gilboa dice que al tiempo que genera energía eléctrica, el sistema también produce una cantidad significativa de agua desalinizada, libre de emisiones de carbono. Estima que la instalación de 300 metros cuadrados que Seanergy tiene en el mar producirá un millón de metros cúbicos de agua desalinizada. Aunque las plantas de desalinización tradicionales pueden producir órdenes de magnitud mayores de agua, a diferencia de Seanergy requieren una gran cantidad de energía externa para funcionar, ya sea petróleo, gas u otras fuentes.

Actualmente compañías grandes y pequeñas de todo el mundo están negociando con la compañía israelí para la adquisición de una primera instalación, que requerirá una inversión de 2 millones de dólares por cuatro bloques de cuatro boyas cada uno. Gilboa dice que según las proyecciones más conservadoras, el sistema de boyas de Seanergy, que se instalan debajo de la superficie del mar y saltan a medida que recogen energía de las olas, puede amortizarse en menos de tres años sobre la base de las tarifas de la energía que aporta a la red general de un país.

Haciendo olas

Para ilustrar sus palabras, Gilboa describe el sistema Seanergy instalado frente a la costa del estado de Oregon, en EEUU. Allí cada boya puede generar un megavatio de potencia, que a lo largo del año equivale a entre 200 y 250 kilovatios por grupo de cuatro boyas. Según Cnet tech journal, esa energía es suficiente para abastecer 80 casas de familia. La cantidad de energía generada en un lugar dado es función del potencial de las olas en ese lugar.

Empresas de todo el mundo están intentando captar la energía de las olas, y hay una plétora de lo que parecen ser prototipos inspirados en la zoología, que van desde lo absurdo a lo sublime.

Hay “serpientes” gigantescas (dispositivos tipo anaconda de más de 200 metros de largo), “ostras” (enormes aletas hidráulicas que se abren y se cierran al pasar la ola), y “dragones” (artilugios con largos dispositivos como brazos que dirigen las olas por una rampa hacia un depósito flotante). Las extrañas serpientes se mueven hipnóticamente entre las olas.

De entre esos artefactos, Gilboa reconoce a potenciales competidores, como Pelamis, de Escocia, y Ocean Power Technologies, de Nueva Jersey, como dos empresas cuyas tecnologías “agregan valor real al mercado”.

15 años de desarrollo

Seanergy presentó su prototipo en el pabellón “Innovación” de la división NEWTech del Ministerio israelí de Industria, Comercio y Trabajo para las aproximadamente 19.000 personas que asistieron a la Conferencia Internacional Watec que tuvo lugar en noviembre último en Tel Aviv. NEWTech promueve en todo el mundo tecnologías israelíes relacionadas con el agua

Aunque la compañía se formó oficialmente en 2008 la idea estuvo en desarrollo durante unos 15 años, y en el prototipo se invirtieron millones de dólares de dinero personal. Seanergy. Que tiene su sede en Haifa, actualmente sólo emplea a cuatro personas, pero ha trabajado con más de 100 consultantes y especialistas para poner a flote su prototipo.

Seanergy está presente en el Museo Nacional de Ciencia de Haifa como una nueva tecnología verde importante y radical. En el futuro cercano usted podría ver las boyas de
Seanergy saltando en una costa cercana a su casa.

Cortesia: Semanario Hebreo.
Reenvia: http://www.porisrael.org

Tu Bishvat

Es el año nuevo de los árboles, el 15 de Shevat, ya están terminando los rigores del invierno y Eretz Israel se recupera para dar nuevos frutos.
Este día se llama Rosh Hashaná Lailanot “el primer día del año nuevo de los árboles”.
La Torá distingue en particular los frutos de la tierra de Israel.
Simboliza un renacer de vida en la tierra ancestral hacia la cual los judíos de la diáspora tornamos nuestros pensamientos.
Un día festivo en Israel donde se hacen fiestas campestres, excursiones por el campo, se plantan árboles, es el día del árbol.
Una fiesta menor en la que no se pronuncian oraciones de duelo ni se ayuna.

Se celebra en la comida. Se pone la mesa llena de frutas y también productos de la tierra y en particular los frutos por los cuales la Torá elogia a Eretz Israel:
– Trigo- Mezonot. Y productos a base de harina de trigo.
– Vid (vino o uvas pasas).
– Cebada (cerveza y productos derivados).
– Higos.
– Granadas.
– Aceitunas.
– Dátiles.
Que se suelen repartir entre los comensales y por turnos se va diciendo la Berajá correspondiente sobre cada fruto diferente, también sobre frutos de árboles o lo que se tenga disponible.
Su origen puede estar en que este día se hacía la cuenta para ver cuándo se podía comer los frutos, ya que los tres primeros años no se podían comer, orlá, el cuarto año es para el Eterno, Perot revai y sólo al quinto año se podían comer.
Sh´muel.

Fuente: http://asociacionxudiagalicia.blogspot.com/2010/01/tu-bishvat.html

A %d blogueros les gusta esto: