El morrazo de Bin Laden

Por Jorge Marirrodriga para Guysen International News
Lunes 25 enero 2010 – 10:01

Where in the world is Osama bin Laden!?

Hace unos años el importante diario donde trabaja el autor incorporó un corrector ortográfico automático, que fue retirado poco después porque daba algunos problemas. Aunque es muy posible que el verdadero motivo fuera que el corrector era demasiado sincero, y esto es el mundo del periodismo, señores. Así, por ejemplo sustituía automáticamente “Clinton” por “calentón” y “Osama Bin Laden” por “Asoma Bien Ladrón”. No digan que la máquina no era lista ni nada.

El caso de Clinton no es grave, por lo menos a estas alturas que ya no debe preocupar ni a su mujer. Pero lo de Bin Laden es de traca. Ayer (domingo) el líder de Al Qaeda además de reivindicar el atentado frustrado de Detroit advirtió a los americanos (en este blog se dice americanos porque es incorrecto geográfica y políticamente) de que no tendrán paz mientras Estados Unidos apoye a Israel. Pura demagogia destilada.

¿Y por qué? Porque muchas veces el mito, que hemos creado los propios medios, hace olvidar algunos interesantes detalles. Y así menos de una década después de que la gente oyera hablar de Bin Laden por primera vez, se ha instalado la imagen de que Bin Laden es un terrorista (o para muchos, incluido un importante porcentaje de occidentales, un libertador) que vive ascéticamente, huyendo por las montañas y sobreviviendo de manera sobria. Los videos que tenemos nos lo muestran en las montañas o sentado el suelo.

Pero ya nadie recuerda en sus crónicas y comentarios que Bin Laden habla inglés perfectamente porque estudió en un colegio de élite de Arabia Saudí donde se estudiaba según el sistema occidental. Que entonces no vestía chilaba sino corbata. Que se conocía los night clubs de Londres mejor que el lector la panadería de su barrio y que si sabe al dedillo cómo mover dinero en el sistema financiero internacional fue porque los estadounidenses le enseñaron. Porque si alguien sabía hacer negocios con el Tío Sam ese era Bin Laden. Es decir que le gustaban las mujeres que lo enseñaran todo, las fiestas, el alcohol y sabía manejar el dinero. Como un buen musulmán, si señor.

Y ahora resulta que es un místico. Ni siquiera la gente se acuerda ya de las razones que daba en 2001, para poner en marcha su multinacional del terror y el asesinato. Ya no importa. Desde hace unos meses ha puesto en el punto de mira a Israel tal y como ya reflejaba en mis artículos en septiembre del año pasado. Pobrecitos los de Gaza. Un argumento que se traga en Occidente sin respirar y sin agua. Osama, qué morrazo tienes.

Anuncios

Una respuesta

  1. Estimados amigos, después de casi un año en el que no he posteado, vuelvo a la trinchera de la Hasbará tan necesaria en defensa de nuestro amado Israel. Han sido unos meses durante los cuales, por motivos personales, no he tenido el ánimo suficiente para dedicarle tiempo a mi modesto blog Herut. Ahora vuelvo con las pilas cargadas y dispuesto a plantarle cara al islamofascismo, al antisemitismo y a los medios de información parciales. Espero sepais perdonar este necesario paréntesis.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: