Investigadores israelíes regeneran células del corazón para tratar enfermedades cardíacas

Los ataques al corazón son una de las dolencias humanas más comunes y mortales: después de un ataque cardiovascular una buena parte de los músculos del corazón permanece dañado, lo que provoca riesgo de insuficiencia cardíaca y otras enfermedades cardiovasculares graves.

corazon

Es así que investigadores del Instituto Weizmann en Israel lograron regenerar las células cardíacas de ratones que habían sufrido infartos recientemente. Esto sin dudas, genera una esperanza muy grande a futuro para continaur el trabajo e implementarlo e humanos.

El estudio fue llevado a cabo por Eldad Tzahor y Gabriele D’Uva, quienes estudiaron cómo la proteína ErbB2, esencial para el desarrollo del corazón, y un factor de crecimiento llamado Neuregulin 1 (NRG1) trabajan juntos en la generación del corazón en los ratones. ErbB2 es un “receptor especializado,” o una proteína que transmite mensajes externos en una célula, y se asocia con NRG1 para conseguir su mensaje a través de la célula.
El equipo observó que las células del músculo del corazón llamadas cardiomiocitos se pueden regenerar en ratones recién nacidos, mientras que los ratones de siete días de edad no se fue debido a la cantidad de ErbB2 presente en las membranas celulares. Y decidieron activar el ERRB2 solo por un período corto en un ratón adulto que sufrió un ataque al corazón para regenerar las células del corazón y revertir el daño muscular.

¿Los resultados? Sorprendentemente positivos en ratones adultos que habían sufrido un ataque cardíaco inducido, ya que lograron regenerar su corazón por completo dentro de varias semanas.

“Los resultados fueron increíbles. A diferencia de las extensas cicatrices en los corazones de control, los corazones que expresan ErbB2 habían regresado por completo a su estado anterior.”, dijo Tzahor en un comunicado de prensa, según informó el portal israelí “No Camels”.

Los cardiomiocitos vuelven a una forma anterior, lo que les permite dividirse y diferenciarse en nuevas células cardíacas.

Pero Tzahor y su equipo no se detienen y seguirán investigando los efectos de la introducción de ErbB2 en tratamientos de enfermedades del corazón existentes en humanos.

“Se requerirá mucha más investigación para ver si este principio se podría aplicar al corazón humano, pero nuestros resultados son la prueba de que es posible”, recalcó.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: