Pilar Rahola: ¿Dónde están?

hipocrita1No saben si vivirán otro día más, pero han decidido resistir en la ciudad y defender su fe cristiana 

Leo la nota de mi amigo Tomás Alcoverro sobre la destrucción de Homs.

Su crónica es un desesperanzado relato de la devastación sin retorno, porque cuando toda esta locura acabe no quedará nada de lo que un día fue.

Su patrimonio, su milenaria historia aniquilada por la brutalidad de unos guerreros de Dios que se alimentan en las tripas del diablo.

Tomás explica que, en su afán por borrar todo lo que no pertenezca al islam, el Estado Islámico está destruyendo siglos de civilizaciones antiguas.

Respecto al presente, su afán por aniquilar la presencia cristiana en Homs -que albergaba a más de 90.000 creyentes antes de la guerra- les ha llevado incluso a decapitar imágenes de la Virgen, destruir murales y dinamitar iglesias.

“Fue desde Siria desde donde se difundió el cristiano”, le explica el arzobispo Andraos Tamer, que asegura que se quedará en Homs a pesar de la muerte de muchos de sus feligreses.

Nadie sabe si vivirán un día más, pero han decidido resistir en su ciudad defendiendo su identidad milenaria.

Tantos siglos después, los cristianos vuelven a ser mártires por su fe, lo cual nos da una medida precisa de la locura regresiva que estamos viviendo.

Y si los cristianos son aniquilados por no ser musulmanes, los musulmanes mueren por cualquier motivo, por luchar contra el Daesh, por rechazar el integrismo, por ser chiíes, por no doblegarse o sencillamente por estar ahí, en medio del caos. El caso más desesperado, en estos momentos, es del campo de refugiados de Al Yarmuk, a las afueras de Damasco, donde los combates han dejado a miles de palestinos abandonados a su suerte.

La UNRWA (Agencia de la ONU para Refugiados Palestinos) habla de “situación catastrófica” y explica que no pueden hacer llegar alimentos ni medicinas. Nadie sabe, tampoco, ni cuánto resistirán ni cuántos morirán. Tampoco nadie puede asegurar que Damasco no caiga en manos del Estado Islámico.

El artículo podría continuar el recorrido de la catástrofe y cada ciudad obligaría a una crónica en negro de destrucción y devastación. Mueren personas, caen monumentos, se destruye la vida y la memoria.

Y mientras la guerra arrecia y la locura islamista avanza, en Occidente reina el silencio.

Especialmente un silencio muy sonoro, porque en otro tiempo albergó grandes ruidos.

 ¿Dónde están los amantes de las pancartas y el griterío en la calle, ahora que mueren palestinos en manos islamistas, o cristianos por su fe?

 ¿Por qué no hay manifestaciones?

Quizás porque no son víctimas de los malos clásicos ni son homologables a las causas que les gustan.

 Es un escándalo de proporciones gigantes el silencio de la progresía ante tanta matanza, como lo es el despiste cósmico que han sufrido ante el avance del islamismo.

Todos estos que nos atacaban cuando señalábamos el auge de este totalitarismo y avisábamos del riesgo,

¿Dónde se esconden? Se equivocaron tanto, criminalizaron tanto y ahora callan tanto…

Fuente: Enlace Judío México

Aleksandar Cvetkovic, un genocida serbio arrestado en Israel

Aleksandar Cvetkovic, criminal de guerra

Sensible por conocidas y sobradas razones a los crímenes que se encuadran en el delito de genocidio, al igual que el pueblo armenio asesinado por los turcos, el Estado judío de Israel, a través de su Ministerio de Justicia, anunció la detención por solicitud de Bosnia y Herzegovina -que reclaman su extradición- de Aleksandar Cvetkovic, un ex soldado serbio acusado de ultimar a musulmanes bosnios en la llamada “Masacre de Srebrenica en 1995.
En julio del recién referido año, las tropas serbias de Bosnia comandadas por el general Ratko Miadic, tomaron el enclave bosnio musulmán de Srebrenica y perpetraron la peor masacre desde la Segunda Guerra Mundial, al ejecutar a más de 8.000 varones de entre 16 y 60 años de edad, ante la pasividad, incuria o complicidad de los 600 soldados holandeses pertenecientes a los Cascos Azules de la NATO asignados por la ONU para proteger la ciudad declarada “zona de seguridad”. En una operación que duró 10 horas, las víctimas  fueron conducidas a la granja Braniewo, esposadas y con los ojos vendados y cuando se bajaron de los autobuses, fueron recibidas por un pelotón de fusilamiento, que integraba activamente Aleksandar Cvetkovic, un ex miembro del 10° Destacamento de Sabotaje del Ejército Serbo-Bosnio (VRS) junto con otros siete soldados.
Un texto publicado por Michael Farquhar corresponsal en La Haya del Institute for War & Peace Reporting, aporta más datos de La masacre de Srebrenica y otros actos cometidos por las fuerzas de Bosnia y de Serbia contra la población musulmana  que han sido reconocidos por la comunidad internacional como “genocidio”.
“Quedó demostrado que las tropas del VRS separaron sistemáticamente a  hombres y muchachos del resto de la enorme muchedumbre de refugiados que buscaban desesperadamente protección en la misión de la ONU en Potocari, mientras que hacían lo mismo con otros varios miles que formaban parte de una columna que trataba de escapar del enclave. Las mujeres, los niños y los ancianos fueron amontonados en autobuses y desplazados hacia territorios controlados por el Ejército bosnio. Los investigadores han reconstruido la elaborada operación puesta en marcha por los principales oficiales del VRS para matar a los cerca de 8.000 varones detenidos.
La jueza Carmen Argibay, actualmente integrante de la Suprema Corte de Justicia de Argentina intervino  oportunamente en el caso y relató aspectos dramáticos del mismo:  La masacre de Srebrenica fue el segundo caso en el que me tocó actuar en el Tribunal Penal Internacional de La Haya. Ya había existido una condena, la del general Radoslav Kirstic, que comandaba una de las fuerzas responsables del ataque. Y a mi me tocó juzgar a los responsables de las dos brigadas que consumaron la masacre. En algunas de las matanzas no quedaron sobrevivientes, pero hubo testimonios impresionantes de los propios soldados serbios. Recuerdo la declaración de uno de ellos:  “Bueno, yo no quería matar, pero me dijeron que si no lo hacia, me mataban a mí. Además uno de los jefes nos dijo que por lo menos teníamos que matar a un musulmán, para que nos entrara el gusto por matar’. Son cosas que uno no puede olvidar ni entender. Ese soldado que empezó a matar por miedo a que lo mataran, después de matar a un centenar de personas dijo: “No mato más”, y no le pasó nada. Ese testimonio fue muy impresionante. Además, fue el único que desde el inicio se declaró culpable. A partir de allí se reconstruyeron las matanzas.
Alezandar Cvetkovic, de 43 años, emigró a Israel con su esposa e hijos en 2006 y obtuvo la ciudadanía israelí porque su mujer es judía.
En agosto de 2010 el gobierno de Bosnia y Herzegovina hizo un llamamiento a la Oficina del Fiscal del Estado de Israel, pidiendo la extradición de Cvetkovic por su participación en el genocidio. En un gesto encomiable- que lo diferencia de países islámicos como Irán y que no distingue a las víctimas de genocidio, independientemente de su raza o religión- después de examinar cuidadosamente el material recibido, el ministro de Justicia de Israel, Yaakov Neeman, decidió iniciar el proceso de extradición y la procuración solicitó a la Corte de Distrito de Jerusalén que el imputado sea extraditado y permanezca en custodia hasta que se tome la decisión.

Rubén Kaplan
http://www.rkpress.com.ar/

2 Naciones, 1 Estado y 1 gran Negocio

Sobre Israel opinamos todos.
Hablar bien de Israel no es delito. Todavía.

Sunday, September 26, 2010
Si hubo a quien el discurso del presidente Barack Obama ante la ONU preocupó de verdad, cuando anunció que el año próximo quiere un Estado Palestino sentado en la Asamblea General, no fue a los israelíes, ni a quienes se quedan asombrados de que el hombre más poderoso del mundo se apunte a la moda de los discursos vacíos políticamene correctos. Y de eso sabemos mucho en España. No, a quienes le ha entrado el canguelo es la multitud de occidentales que se ganan la vida contra Israel.

Preocupa, y mucho, a esos que disfrazan su incompetencia profesional de activismo presuntamente solidario y democrático, cuando es todo lo contrario. Es egoista, porque sólo sirve a asegurar una fuente de ingresos que de otra manera no tendrían y es totalitario porque pasan por alto las violaciones de los derechos humanos, el terrorismo y la tiranía que incluso afectan a esos a los que dicen defender.

Desde que las conversaciones están en marcha y ha quedado claro que todos los temas están sobre la mesa (y sólo sobre lo que se negocia puede haber un acuerdo) estamos volviendo a escuchar una cantinela a la que hay que estar muy atentos. Desde la Industria la Paz en su rama académica se nos está insistiendo en que la creación de un Estado Palestino ya no es suficiente. Que no se trataría de una “paz justa” para los palestinos y que para terminar con la inmensa injusticia histórica que, según repiten, representa la creación del Israel judío, es necesario crear un gran Estado “binacional”. Atentos a esta palabra que la vamos a escuchar mucho.

Es, decir, que después de dar paliza durante años acusando a Israel de saltarse las resoluciones de la ONU ahora resulta que no es necesario cumplir la principal de ellas, que es la define un Estado judío y uno palestino. A tomar por saco la ONU (ahora, claro). Y además después de advertir en tono apocaliptico sobre la “ambición sionista” de crear un estado “desde el Mediterráneo hasta el Jordán” , ahora resulta que la solución es precisamente esa. Y lo más sibilino de todo. Resulta que el fin último de esto es reparar la brecha material entre israelíes y palestinos (vamos dejar claro que los israelíes son unos ladrones) y negar la identidad judía de Israel, que es algo así como negar la identidad valenciana de la paella.

Lo que se está proponiendo desde algunas cátedras y departamentos universitarios en Europa no es otra cosa que la desaparición de Israel en nombre de la paz. Esta gente es la que tiene más que perder como se produzca un acuerdo, porque quieren seguir viviendo como hasta ahora. E Israel es la coartada perfecta.

Fuetnte: http://2.bp.blogspot.com/_xXfrIPMGvks/TJ9jzPWQOzI/AAAAAAAAA1E/z-Pm-CSDMzM/s1600/lamb+wolf.jpg

Discurso de Shimon Peres en las Naciones Unidas

Su Excelencia, D. Shimon Peres,
Presidente del Estado de Israel,
Metas de la Cumbre de Desarrollo del Milenio
Naciones Unidas

Nueva York, 20 de septiembre, 2010

La historia fue escrita con sangre. La mayoría de las guerras se llevaron a cabo por territorios.
Hoy, la ciencia, la creatividad y el conocimiento reemplazaron la tierra, como fuente de riqueza. La tierra puede ser conquistada. La ciencia no. La ciencia es universal, sin fronteras. Los ejércitos no pueden conquistarla.

Sin embargo, aún hay terroristas, sin leyes, que despliegan violencia originada en diferencias ideológicas, brechas sociales y puro fanatismo. El nuevo milenio debe liberar al mundo del derramamiento de sangre, la discriminación, el hambre, la ignorancia, las enfermedades.

La ciencia moderna es capaz de brindar nuevas respuestas. En los próximos diez años habrá una explosión de conocimiento. El poder de la computación se incrementó en un millón de veces en los últimos 25 años. Los científicos están, ahora, incursionando en el cerebro.

Señor Presidente,

Hablo en nombre de un pueblo pequeño y una diminuta tierra. Conocimos el renacimiento, a pesar del asesinato de un tercio de nuestro pueblo. La Shoá. Estábamos solos. Nuestra tierra fue atacada 7 veces en 62 años. Otra vez. Estábamos solos.

Sin renunciar, nunca, a la esperanza desarrollamos ciencia. Descubrimos que el futuro está en nuestras manos. Aprendimos que, la gente, puede enriquecer la tierra, en la misma medida en que la tierra puede nutrir a las personas.

Israel es el producto de un espíritu humano pionero. No del apoyo financiero.

A pesar de las guerras, hicimos la paz con Egipto y Jordania. La disputa territorial con Líbano finalizó siendo reconocida por Naciones Unidas.

Abandonamos Gaza por nuestra propia iniciativa. Por completo. Estamos, ahora, negociando con los palestinos con el fin de lograr una solución de dos estados: un estado Judío, Israel. Un estado árabe, Palestina. No existe otra alternativa pacífica. Y creo que vamos a tener éxito. Estamos listos para entrar en negociaciones directas con Siria de inmediato.

Señor Presidente,

Estamos comprometidos con las metas de desarrollo del Milenio. Compartimos la carga de salvar al mundo de la guerra y el hambre. Sin paz, la pobreza continuará. Sin alimento – no reinará la paz.

Los estadistas deben movilizar el poder político para alcanzar la paz. Los científicos pueden hacer posible que la tierra produzca más alimento. Desarrollamos una agricultura basada en la ciencia.

Nuestros granjeros producen 8 veces más por acre, en comparación a los primeros días de la nación. La necesidad de agua se redujo a la mitad. Empleamos la desalinización, el reciclaje, irrigación electrónica y por goteo y la bioingeniería para crear nuevas semillas y cultivos más ricos.

Hace cinco décadas, un granjero israelí producía alimentos para 15 personas. Hoy, produce para 120. Su contribución al Producto Bruto Interno iguala a la del ingeniero de alta tecnología. Para cultivar la tierra hay que cultivar la educación y mejorar la salud.

De modo que introdujimos la educación libre obligatoria para todos, desde los 5 a los 18 años. Esto puso fin al analfabetismo y nos proveyó de la tasa más elevada de científicos por milla cuadrada del mundo. El sistema de salud nacional brinda tratamiento de nivel internacional a todos los ciudadanos.

También somos uno de los pocos países en el mundo que ingresó al siglo XXI con más árboles de los que tenía cuando comenzara el siglo XX.

Señor Presidente,

Estoy seguro que nuestro sendero está disponible para todos. Nuestra experiencia es repetible. Estamos preparados para compartir nuestra experiencia como ya lo hemos hecho con muchos países; a través de agencias de Naciones Unidas y de manera bilateral.
Nuestro llamado incluye, también, a naciones que no mantienen lazos diplomáticos con nosotros.

Señor Presidente,

El otro día, el líder oficial de Irán declaró que no existe futuro para Israel en Medio Oriente. Yo creo que Medio Oriente tiene lugar para toda persona, toda nación, toda religión.

Creemos que cada persona fue creada a imagen de D’os – y hay un solo D’os que nos pide no odiar, no amenazar, no buscar la superioridad, y no matar. Hay suficiente lugar para la amistad en Medio Oriente.

Damas y Caballeros,

En mi juventud fui miembro de un kibutz cultivando una tierra pobre. Tenía, como todos los miembros, dos camisas y dos pares de pantalones. Había un tercer par de pantalones: hechos de franela, reservados sólo para novios.

Tuve la suerte de vestirlos durante dos días completos durante mi boda. El plato principal, en el kibutz, era la berenjena. Había carne sólo una vez a la semana, pero no todas las semanas. No existía dinero privado y había muy poco dinero colectivo.

Éramos pobres y felices. El tipo de felicidad que se siente cuando una persona convierte un desierto en un jardín. Hoy el kibutz tiene una agricultura próspera y una casa de huéspedes rentable. La comida es abundante. Es en el kibutz, en la escasez, donde aprendí a respetar a los pioneros. Y desarrollé una afinidad por las mentes creativas y manos laboriosas. En realidad, mi primer sueño era ver el mundo como un gran kibutz. Libre, pacífico, productivo.

Señor Presidente,
Convoco, en esta reunión, a tratar los dos desafíos más candentes: en primer lugar, aprovechar la ciencia y la tecnología para incrementar la producción de alimentos. Y, en segundo lugar, permanecer firmes y juntos contra el terror.
Un mundo hambriento nunca será pacífico.
Un mundo aterrorizado nunca será gobernable.
Debemos unirnos alrededor de una esperanza común. La cuna de nuestros niños será la cuna de nuestra visión.

Ciegos con Israel

Tuesday, March 2, 2010 by Jorge Marirrodriga ·

Hay gente en el mundo que está totalmente desinformada y por eso se equivoca en sus decisiones. Y si no que se lo digan a todas esas personas que, atravesando el desierto del Sinaí, entran ilegalmente en Israel. ¿Pero no saben que Israel es el país del apartheid? ¿No saben que es un pozo negro de opresión en medio de ese paraíso de libertad que es Oriente Medio? Pobres ilusos, aspiran a una vida mejor en Israel. Si escucharan a todos esos opinadores, catedráticos e intelectuales europeos hace tiempo que habrían aprendido que “mejor” e “Israel” son palabras que no pueden ir juntas.

El caso es que desde julio de 2007 sesenta de estas personas (los inmigrantes, no los intelectuales, claro) han muerto a tiros en la frontera entre Egipto e Israel. No las han matado los israelíes sino los egipcios. En lo que va de año 2010 la policía egipcia ha matado ya a nueve inmigrantes. Y la ONU ha pedido a Egipto que deje de disparar sobre personas que sólo quieren una vida mejor para ellos y sus familias.

Pero aquí, en Europa, seguimos sin comprender. ¿Con lo grande que es el mundo (y el mundo árabe también) qué llevará a estos sudaneses, etíopes, eritreos, subsaharianos, a jugarse la vida para entrar en Israel? ¿Existirá para ellos el sueño israelí? ¿Sabrán algo que no nosotros no sabemos? Imposible. Debe ser que ellos no están informados. Que no leen, ni escuchan nuestros medios, ni saben de todo el dinero que nos gastamos para condenar a Israel, que es nuestra prioridad. Está claro.

Otro que busca una vida mejor en Israel

A %d blogueros les gusta esto: