Refranes sefardíes

  • El amigo ke no ayuda y el kuçiyo que no korta, ke se piedran poco emporta. – (El amigo que no ayuda y el cuchillo que no corta, que se pierdan poco importa)
  • Kien kome i suda, no tiene kalyentura. – (Quien come y suda, no tiene calentura)
  • El peşe esta en la mar i eyos ya fizieron bazar.
  • Pujados ke no amenguados. (Muchos y no tristes).
  • Munços me dieron i munços me daran, ¡guay! kuando de mi no ay. – (Muchos me dieron, muchos me darán, “ay de mí” cuando no dé).
  • Kien munço se lo pyensa non se va en Yeruşalayim.
  • El meoyo del adam es una tela de sevoya. – (El cerebro del hombre es una tela de cebolla). Hace alusión a la debilidad humana. Meoyo, meolyo – seso, juicio. Cerebro
  • Kada uno konose las koles de su guerta. – (Cada uno conoce las coles de su huerta)
  • Fyero ke da al vidro, ¡guay del vidro! Vidro ke da al fyero, ¡guay del vidro!-(Fierro que golpea al vidrio, ¡Ay del vidrio!, Vidrio que golpea al Fierro, ¡Ay del Vidrio!) Alude a una pelea o situacion perdida de una manera u otra.
  • Pan ke ayga en el sesto, ke sea blanko, ke sea preto. – (Pan que haya en el cesto, que sea blanco, que sea moreno)
  • Şabat lo aharvaron, Alhad yoro – (El sábado lo golpearon, el domingo lloró). – Hace alusión al respeto, irónicamente, que los judíos tienen por el sábado.
  • Kaveza abokada no le akoza filo de espada.
  • El ke munço se aboka, el kulo amostra.
  • El ke se eça kon kriyaturas se alevanta pişado. (Quien se acuesta con niños amanece meado). Hace alusión a evitar involucrarse en negocios o planes con jóvenes.
  • El ke se eça kon gatos se alevanta areskunyado. (Quien se acuesta con gatos, arañado se levanta)
  • La ida esta en mi mano, la vinida no se kuando.
  • No digas mal del dia fista ke escurese.
  • Kien del rey se kome la gayina flaka, godra la paga.
  • Kien de ajenos vestira, en medyo de la kaye le kitaran.
  • El mosafir no kome, ma la mesa se kompone. Mosafir (del turco misafir): viajero
  • La tizna dize a la kaldera, ¡vate! ¡vate!, ke sos preta.
  • El dia ke no barri, vino kien no asperi.
  • Amigos i hermanos semos, a la bolsa no tokemos.
  • Lo ke fazes kon tu mano, no lo faze ni tu ermano.
  • Kada kualo kere yevar el agua a su muelino, i deşar en seko el del vizino.
  • El ke se kema kon la çorba, asopla en el yoğurt. (Quien se quema con la sopa, sopla en el yogurt).
  • Gayegos semos i no mos entendemos. (Gallegos somos y no nos entendemos).
  • Nadie save del mal de la oya, mas ke la kuçara ke la menea.
  • Aremyenda tus panyos, los yevaras sien anyos.
  • Lo ke tienes de fazer el Martes, fazelo el dia de antes.
  • No digas ¡höşt! al perro, ke te modre.
  • Kada gargajo a su paladar es savrozo.
  • Lo ke no pari, ke no kreşka.
  • De boka en boka la pulga se fizo gamelyo. Gamelyo – camello.
  • Bueno, barato i kon las paras en la mano. – Paras – dinero.
  • Kulevra ke no modre, ke biva mil anyos.
  • Biva el devdor ke la devda esta en pyes.
  • Komo turko ke se eço a bever.
  • Al sultan, un yeşil yaprak. Yeşil – verde, Yaprak – hoja. Hace alusión a la insignificancia de ciertos regalos.
  • Por la kaveza fyede el peşe.
  • Basta ke es mi nombre Abravanel, alevanto la colça y me eço sin komer.
  • Kien no tenga meoyo, kale ke tenga paças. Paças – Patas. Kaler – ser necesario, ser preciso. Meoyo, meolyo – seso, juicio. Cerebro
  • El rey se eço kon mi madre, ¿a kien reklamo?.
  • Abolta, abolta, komo rueda de muelino. Aboltar – tornar, volver, voltear.
  • Mar i guerta, ke no ay buelta.
  • Toma haber, sube un eskalon, toma mujer abaşa un eskalon. Hace alusión a que se busque un socio de mejor nivel social y una mujer de clase inferior.
  • ¿Para ken es esta paparrona? Para mi senyora suegra. ¿Para ken es esta paparrica? Para mi nuera. – Paparrona – aumentativo de patata. Paparrica – diminutivo de patata. Hace alusión al trato inequitativo entre suegras y nueras.
  • Ken no esta ambezado a yevar bragas, la kostura le faze yaras. – Bragas – Pantalón, Yaras – llagas.
  • Kien ve al guerko, le keda el cesto. – Guerko – Diablo, infierno. Cesto – gesto.
  • ¿Para ke keres las paras? ¿Para la vejez o la mensevez? – Paras – dinero, Mensevez – mancebez, juventud.
  • Lo ke no se faze el dia de la boda, no se faze a ninguna ora.
  • Kon kaza yena, presto se giza la sena.
  • Vos te fraguas kastiyos en Sefarad (España) – Hace referencia a hacerse de falsas ilusiones.
  • ¡Guay! de la barka ke tiene munços kapitanes.
  • Asegun la barka, biene la fortuna. – Fortuna (del turco fırtın – tormenta, percance, sinsabor, infortunio).
  • Munços i buenos anyos i de novia ke te veyamos. – Fórmula de agradecimiento que se da a las jóvenes casamenteras.
  • Yo se un salmo, el hazán save dos. – Hazán – Cantor de la sinagoga.
  • Entre toma el gayo y daka el gayo kedan plumas en la mano.
  • En lo escuro todo es uno.
  • Saporta al ke nada le emporta.
  • Besa la mano ke keres ver kortada.
  • El Dio da barva onde no ay keşada.

Idiomas judíos

Hasta la destrucción del primer templo de Jerusalén por los babilonios en el siglo VI a.C., el pueblo judío poseía un solo idioma: el hebreo, la lengua de la Biblia. Posteriormente la lengua fue influenciada por el arameo, idioma semítico del lejano oriente. El Talmud, el más importante y sagrado texto después de la Biblia, concluido en el siglo VI D.C., fue escrito en esa lengua. Este mismo explica los textos bíblicos y proporciona una especie de código normativo a la vida de la comunidad en todos sus aspectos.

Durante la era helenística, el pueblo judío adoptó el griego y, con la expansión del Islam, el árabe fue la lengua de muchos judíos de los pueblos del Mediterráneo. Por ejemplo, en Persia, desarrollaron versiones de dialectos específicamente judíos.

Aquellos judíos que emigraron a Italia u otras áreas del Imperio Romano adquirieron como lengua el latín y, más tarde aun, las lenguas Romances de la Edad Media que dieron origen a las distintas lenguas modernas de Europa.

Los judíos sefardíes (del vocablo hebreo Sefarad: España) crearon su propia lengua: el Ladino o Judezmo. El ladino refleja a las sagradas escrituras ya que nació traduciendo textos sacros hebreos a lengua vernácula y, el judezmo es la lengua hablada. Esta lengua mezcla de castellano medieval, hebreo y otras lenguas regionales fue llevada con los judíos al ser estos expulsados de España en 1492 a Portugal y otras áreas de influencia del Mediterráneo.

Pero sobre todas las lenguas creadas por los judíos en la diáspora, es el Idish la que más desarrollo ha alcanzado no sólo en su lugar de origen sino que se ha esparcido por el mundo entero desde Asia hasta Africa y desde Europa hasta América y ha enriquecido con su vastísima obra literaria a millones de seres humanos.

El idish y su expansión geográfica.

El Idish nació alrededor del año 1000 cuando judíos de Italia, Francia y resto del Imperio Romano comenzaron su migración hacia la zona del río Rin, lo que hoy es Alemania. Esta época es coincidente con el nacimiento en ese milenio de muchas lenguas europeas modernas.

La migración judía hacia el río Rin comenzó con el impacto de las cruzadas, que trajeron el idioma Idish a Europa Central, específicamente lo que hoy es Checoslovaquia y Austria.

Con un gran caudal de judíos que lo hablaba, la lengua se expande luego por Polonia y hacia los ríos Duina, Dníeper y Dniéster.

Todo ese sector de judios sumados a los de Ucrania, Lituania, Estonia y Letonia se denomina Ashkenazim; esta palabra deriva del nombre hebreo medieval de Alemania: “Ashkenaz”.

Durante el siglo XIX el numero de judíos en Europa Central y del Este creció notablemente y por ende, los hablantes del Idish.

Con otra gran migración en el último cuarto del siglo XIX, el Idish fue transportado por los mares a nuevos continentes: América, Africa, Australia, Israel. Para esta época, el número de hablantes del Idish alcanzó los 12.000.000, cifra fatalmente reducida tras el exterminio de 6.000.000 de judíos durante el Holocausto en manos de los nazis.

El idioma idish y sus componentes: su inserción en el mundo moderno.

Varios son los componentes del idioma idish: el hebreo. el alemán, el elemento romano y el eslávico.

Cuando se establecieron los judios a orillas del alto Rin la lengua Idish adoptó algunas variedades de localismos alemanes. En su período inicial hasta el siglo XII, el Idish era el idioma usado por los judíos que arribaban de las áreas en las que se hablaban las lenguas romances. Muchos vocablos hebreos y arameos que fueron tomados de la Biblia y luego del arameo del Talmud se convirtieron también en parte del idioma idish contemporáneo. Algunas pocas palabras de origen latino perduran en el idish contemporáneo, como por ejemplo :

Leienen: (leer) deriva del latin “legere”

Benchn: (bendecir) deriva del latin “benedicere”

Reconocemos amplias influencias de distintos dialectos alemanes.

Más adelante se suman los elementos eslavos del checo, polaco, ucraniano y también ruso.

En una frase común del idish se puede rastrear estas influencias

“RABOISAI, MIR VELN BENCHN, ZOGT DER ZEIDE”

Raboisai: señores, Hebreo

Mir: nosotros, Antiguo alemán

Veln: vamos, Antiguo alemán

Benchn: bendecir, Latin


Zogt: dice, Aleman medieval

Der: el, Aleman medieval

Zeide: abuelo Eslavismo antiguo

En el transcurso de los siglos XIX, XX y XXI se incluyeron vocablos producto del avance de la tecnología y de diferentes disciplinas y surgen ciertos neologismos. EJEMPLO: teléfono celular: tzelke es el término adoptado (cell: célula en inglés).

Es muy común que los docentes debamos convertirnos con nuestros equipos académicos en creadores de ellos. Ante la pregunta de un alumno acerca de cuál es el término utilizado para la palabra “peaje”, debemos poner manos a la obra en nuestras fuentes. Recurrimos a un hecho protagonizado por el filosofo judío M.Mendelson. Al ser invitado a la Universidad de Francfort para dictar una conferencia debe atravesar el puente que cruza el río. Existía una ley medieval por la cual los animales y los judíos debían abonar por el cruce del mismo (léase hoy peaje). Al exigírsele el pago correspondiente y comprobando que a su lado por un animal se hacía efectivo dicho impuesto exclamó: ¡que el animal brinde la conferencia para Uds. en la universidad! Dio media vuelta y el “vegtzol” no lo abonó.

La búsqueda en la recuperación del idioma es lo que tanto interés despierta en lingüistas historiadores, etnógrafos, sociólogos, músicos, folcloristas e investigadores de la cultura. Jóvenes judíos y no judíos del mundo entero son atraídos y se interesan por el estudio de la lengua Idish.

El Mercado Común Europeo con su Parlamento establecido en Estrasburgo (Francia) dedica especial atención al idioma Idish. En el último congreso internacional de esta lengua realizado allí al que asistieron alrededor de 400 congresistas de todo el mundo, fue muy interesante comprobar que los traductores del idish a los distintos idiomas: Inglés, francés, ruso y, alemán eran jóvenes profesionales de no más de 25 años.

No debemos dejar de mencionar que el IWO, Idisher Visnshaftlejer Institut, ha realizado en noviembre del año 2001, un simposio con la asistencia de reconocidos especialistas y catedráticos nacionales y del exterior. Uno de ellos, el Dr. Dov Noy dictó en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA y en la Universidad de Luján, conferencias en Idish sobre diferentes aspectos de la lengua, con traducción simultánea.

Es nuestro interés en la Argentina que el idish vuelva a implementarse en las escuelas judías primarias y llegar al ámbito universitario como sucede en el resto del mundo.

Universidades de EE.UU y Europa incluyen a investigadores de esta lengua en sus diversos proyectos.

El idish: la llave emocional de la vida judía.

Así se siente el judío al referirse a su lengua idish llamándola “Mame Loshn”, esto significa literalmente: el lenguaje de la madre.

Así lo sintieron millones de seres humanos durante mil años. Este es el medio que le permitió expresarse. A su vez ha sido el medio para construir su cultura, para transmitir los máximos preceptos de la ética y moral de su religión. La interpretación de la ley, la justicia y los derechos humanos se transmitió en idish facilitando su llegada y difusión. También debemos reconocer la riqueza popular, de los proverbios, refranes e historia que formaron el sentir y el nivel intelectual de su cultura.

Dialectos del Idish.

Es amplia y colorida la paleta de los dialectos del Idish. Ellos fueron el alma oculta y gran parte de la magia que irradia la lengua. Los dialectos del Este de Europa varían generalmente en la pronunciación de sus vocales. Pero la gramática y el vocabulario casi no difieren. Los dialectos comenzaron a fusionarse primero con la migración hacia las grandes ciudades y luego, los diversos dialectos se mezclaron hasta desaparecer con las migraciones hacia los distintos continentes. Surge así la estandarización del idioma, cuya base fue tomada básicamente del dialecto lituano.

Literatura Idish.

Los más antiguos elementos de la literatura idish son los testigos materiales preservados en museos sobre la enseñanza de textos sagrados.

Ya en los siglos XII y XIII encontramos versiones más o menos reelaboradas en idish las de epopeyas alemanas. A pesar de estas manifestaciones primitivas puede decirse que el verdadero comienzo de la literatura moderna idish tiene lugar durante el Renacimiento, periodo que permite el desarrollo de los más diversos movimientos intelectuales. El gran representante de la época es Elías Levita (1469-1549) autor de BOVE-BUJ, novela de caballería judía traducida de textos ingleses, destacándose también sus traducciones de salmos y otros pasajes de la Biblia.

La obra religiosa más famosa y popular de la literatura idish es Tzeno Ureno compuesta en Polonia a fines del siglo XVI; se trata de otra versión del Pentateuco, preparada especialmente para ser leída por mujeres. Es de señalar que el público femenino no tenía generalmente acceso a la sabiduría tradicional ni al estudio. Es el público femenino en este periodo, el mayor consumidor de las obras en idish y a él se dirigen muchos de los que escriben en este idioma. Durante el siglo XVIII.

El siglo XVIII presenciará el surgimiento de dos grandes movimientos que conmoverán la vida judía e influirán notoriamente en la literatura idish: el Jasidismo y la Haskalá. El Jasidismo fundado por Baal Shem Tov con una especie de llamado a la emoción y al sentimiento inmediato a lo religioso, ejercieron en la literatura un efecto benéfico ya que la elevaron al nivel de la oración. Convencidos de que la auténtica fe tenía sus raíces en el sentimiento y no en la razón debía de rezarse en la lengua del corazón. De la profundidad del alma popular surgieron cuento, parábolas y cantos. Pudo así la doctrina jasídica recoger de la tradición popular en idish canciones de cuna, baladas, cantos de amor, conflictos familiares y sociales.

Es el rabí Najmen de Bratzlev es el más característico de los escritores del jasidismo, gran experto en la narración fantástica.

Diferente fue el papel desempeñado por la Haskalá o Iluminismo judío, inspirada por el filósofo y publicista judeo-alemán Moises Mendelsshon (1729-1786) quien propiciaba el ingreso del judaísmo a la cosmopolita cultura europea, sin desmedro de las tradiciones hebreas.

En este cuadro, las lenguas portadoras de esta cultura debían ser el alemán y el hebreo y, el idish era relegado a un plano secundario.

Es en el siglo XVII y XVIII en que aparecen cientos de libros en idish. Ya en el siglo XIX surgen una docena de escritores que son eclipsados por la presencia de los tres grandes clásicos del periodo moderno, llamada la época de oro: Mendele Moijer Sforim, Sholem Aleijem, Sholem Ash e Itzjok Leibush Peretz.

La creciente cohesión cultural e intelectual de los conglomerados judíos de Europa Central y Oriental más la aparición de estos escritores de gran talento, motiva el florecimiento de la literatura idish moderna.

Mendele Moijer Sforim (1834-1917) seudónimo de Sholem I. Abramovich, estableció un lenguaje literario que lo convirtió para sus seguidores en el zeide, abuelo de la nueva literatura idish, ya que su estilo literario se convierte en un ejemplo. Su obra satírica fue dirigida a los judíos para mostrarles sus debilidades y flaquezas. Deseaba cambiar la forma de vida de los habitantes de los pequeños villorrios los “kleine shtetelej” a través de la sátira y el realismo. Esta obra es un monumento histórico de un tiempo pasado.

Sholem Aleijem, seudónimo de Sholem Rabinovich (1859-1916), el humorista por excelencia, escribió para los judíos, entreteniéndolos con situaciones cómicas, sembradas aquí y allí por el patetismo. Describe la vida judía con todos sus defectos pero su humor emociona por la ternura con que trata a sus personajes.

Su lema era “reír es sano, los doctores indican reír” y éste se convirtió en un medio terapéutico para el pueblo. El artista y el filósofo del humor se encuentran en sus obras junto al folclorista y etnógrafo.

3.000.000 de ejemplares en ruso fueron impresos solamente en idioma ruso. Un crítico literario ruso dijo que en sus obras se refleja el triste pasado judío en la época de los zares.

Fue el escritor judío que más estuvo en contacto con el circulo de escritores rusos como Tolstoi y Gorki.

Cuando su personaje Tevie el lechero, a 15 años de su muerte, comienza a perder vigencia en el teatro judío y en el cine, sucede algo impensado en el arte que, se sabe, no es eterno. Raramente se da este proceso: cuando se comienza a observar su obra como una antigüedad de museo de la vida judía en la época de los zares, Tebie es rescatado por el teatro inglés, español y hebreo y, durante años se convirtió en la sensación musical de los escenarios de Nueva York, Londres y el mundo entero bajo el titulo de “El violinista sobre el tejado”.

Acompañaron a despedir sus restos en Nueva York 1.000.000 de personas.

En el mes de noviembre del año 2001, fue emplazado su busto en “El jardín de los poetas” en los parques del Rosedal de Palermo, por resolución del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

Itzjok Leibush Peretz (1852-1915), el tercer gran clásico, ha creado monumentales obras sobre aspectos de la ética y justicia de la vida judía de su época. Lleva al idish a una perfección poética. Su singularidad con respecto a los dos anteriores radica en su visión mística y profética del destino judío.

Y vemos realizado el sueño de estos escritores de arrancar a las empobrecidas masas de judíos de los guetos, sintetizando el concepto de judaísmo y universalismo en hechos como el siguiente:

En el año 1932, el IWO, con su sede en Nueva York, es invitado a la Argentina a una reunión organizada por círculos literarios y el escritor de las letras judías Zalman Reizn es agasajado por las siguientes personalidades: Arturo Capdevila, Alfonsina Storni, Manuel Galvez y otros.

La vastedad de la obra literaria clásica traducida al idioma suma cientos de trabajos desde Shakespeare, Cervantes, además de muchos trabajos científicos.

En el periodo entre las dos guerras mundiales nuevos centros de cultura idish surgen en todas partes del mundo desde América del Sur hasta América del Norte, desde Sudáfrica hasta Australia tal es la creación, que el escritor judío Opatoshu llega a afirmar que el sol no se pone jamás en la lengua judía.

Las masacres de la barbarie nazi hacen callar a la cultura Idish, en la Unión Soviética, a partir de 1948, la literatura idish se sumerge en el silencio; muchos escritores del idioma idish pierden la vida en las purgas stalinistas… solo en América e Israel puede hablarse de un presente y un futuro para la literatura idish y en primer término debe mencionarse a un premio Nobel en dicha lengua: Isaac Bashevis Singer.

Huellas judías…

Elementos judíos en un cementerio católico en Bs As

Comentario interesante de un gran amigo J.L a consecuencia de una fotografia que pocos conocerán pero ha llamado la atención del fotógrafo viajero, muy probablemente un turista israelí, cuando la vio nada menos que en un cementerio católico que aloja restos de familias argentinas de prosapia. R.V.

Comenta JL: “Nosotros vivimos dos años en Buenos Aires, no lejos de “La Recoleta”. Más de una vez caminamos entre los panteones de la campanuda y antigua necrópolis. Una de las primeras veces, al observar un panteón artísticamente ostentoso, casi caemos de espaldas cuando divisamos, en su pesada puerta doble, un símbolo de tamaño considerable tallado en cobre, símbolo inequívocamente judío que cruza en forma oblicua ambas hojas del portalón en bajorelieve. Es a todas luces la imagen tradicional, tallada y repujada, de uno de los esclavos judíos que lleva a Roma el pesado candelabro de siete brazos, la menoráh, que con otros tesoros y los rollos de la Torá sacó del Templo de Jerusalén el comandante de las legiones romanas, Tito. Con la caída y destrucción de Jerusalén la menoráh fue llevada a Roma y paseada en la procesión de la victoria que se celebró en honor de Tito, suceso que se encuentra tallado en el famoso Arco romano que lleva su nombre.

No sería aventurado suponer que nadie en el mundo, que no fuera judío o no siéndolo expresamente quisiera evocar y resaltar ese lejano origen, haría tallar en la puerta de entrada al panteón familiar la misma talla de la menoráh del Arco de Tito y la haría reproducir escultóricamente en el interior de la tumba familiar.

Nos acercamos al panteón; estaba cerrado. Acertó a pasar por allì uno de los cuidadores, pudimos convencerlo para que nos dejara mirar adentro del panteón. En el interior vimos la escultura que podrán observar en una de las fotografías anexas, con motivo similar al de la puerta.

Concuerdo con quien escribió el texto en hebreo cuando dice que “alguna familia de conversos ha querido realzar sus raíces judías”.

El panteón nombrado es el de la familia Anchorena, situado aproximadamente en el centro de La Recoleta. Hay quienes afirman que no obstante otras interpretaciones, el patronímico Anchorena deriva del hebreo anshei = (hombres, o gente) ireinu = (de nuestra ciudad), es decir anshei ireinu = paisanos, coterráneos o conciudadanos. Historias de los conversos en América Central y América del Sur incluyen ese apellido en las listas de patronímicos de judíos sefardíes venidos a América después de la expulsión.

“Cosas veredes, Sancho, que no crederes, transcurridos más de quinientos años de la expulsión de los judíos de España”
fotos originales
http://new.ba-bamail.co.il/View.aspx?emailid=5178&memberid=768770

Jaime Naiflesh agrega más comentarios históricos a lo escrito por JL.
Los judíos entre las naciones
Jaime Naifleisch

Impresionante el panteón Anchorena

Cuando en el 1605, 1625, 1639 la Inquisición española (1569-1820) perpetró en Lima, en el Alto Perú, sus siniestros Auto de fe en América (otros en México) –procesos a descendientes de judíos forzados al bautismo que guardaran alguna relación con el judaísmo– los que no fueron quemados, huyeron al sur del Tahuantinsuyo (el antiguo imperio inca), que más tarde sería parte del Virreinato del Río de la Plata, después de las Provincias Unidas del RdlP, al fin Argentina (con centros en Córdoba y el Tucumán).
Eran gente culta, muchos se decían portugueses para eludir el control español en Lima. En la Península sólo se dejaba marchar a América a los “cristianos viejos”, muy pocos cultos entre ellos, porque en España estaban instalados y no necesitaban lanzarse a la aventura.

En el Sur, más lejos de la mano inquisitorial, los que habían llegado a apoderarse de las tierras (todos los guerreros, piratas y contrabandistas habidos) querían casar a sus hijas con esos israelitas, para ennoblecerse y entrar en los clubes de los invasores hispanos ya instalados, los funcionarios, que eran la gente rica, reconocida en la Península, y absorbieron a los –una vez más– fugitivos.
Eso ya había sucedido en la Historia, en otros tiempo-espacios, como cuando los caudillos de tierras próximas al Imperio romano, por ejemplo, mil quinientos años antes, querían ser respetados por Roma, y casaban a sus hijos e hijas con los vencidos judeos del año 70, del 135, dispersos por el mundo antiguo. O cuando Rusia, Austria, Prusia, se repartieron Polonia, Galitzia, la Bukovina… en el s. XVIII, y muchos judíos pasaron a la prosperidad de la administración rusa (los ortodoxos rusos y los católicos polacos no eran judeófobos como los católicos germánicos), y numerosos rusos y polacos casaron con judíos, parte de ellos haciéndose judíos (¿de ahí Naifleisch?).

En el caso que nos ocupa, cambiar el apellido, hispanizarlo, fue parte del contrato de esos judíos hispanos conversos al casar con las hijas de los hispanos viejo-católicos. De allí salieron así mismo vástagos mestizos con indias, que se fueron mezclando (no había píldora, y éste ha sido un proceso natural con indias y negras). Por eso hay colores sospechosos, “cabecitas negras”, entre los amos norteños.
Ahí nace la estirpe de los dueños de ese Norte argentino, un par de generaciones después, o tres. Los que lucharon contra las tropas españolas enviadas por la unión europea de la época, la de 1816, para aplastar la independencia criolla (como Güemes)… los que otros cien años después, ya en 1900, serían en gran parte clericales antisemitas, enemigos de la “sangre” hebrea, e invasores antiininmigrantes, y antiizquierdistas en las ciudades del país.
Si, puede que los Anshei ireinu o Anchorena hayan sido de la partida. Y quizá los Patrón Costas, entre tantos otros.
Suele decirse “no tienes más que sacudir el árbol de cualquier cristiano y verás caer ancestros judíos”. Pero también es cierto que no tendrías más que sacudir el árbol de cualquier semita… y verías caer de entre sus ramas eslavos, asirios, germanos, aymaras, beduinos, catalanes, magyares, diaguitas, galos, arábigos, hispanos… andá a una sinagoga y verás la mezcla.

Ay de los bobitos que se creen lo de las “razas” y se hacen racistas. La judeidad, sin ir más lejos, está en otro sitio. ¡Y no digamos el judaísmo!

fotos originales
http://new.ba-bamail.co.il/View.aspx?emailid=5178&memberid=768770

El héroe español de Salónica

La fundación neoyorquina Raoul Wallenberg presenta a Romero Radigales para Justo entre las Naciones

El héroe español de Salónica

Salvó a 600 sefardíes del exterminio enfrentándose a las instrucciones de Franco y a los nazis  |

La historia de este cónsul español la estudiarán jóvenes de Israel, Argentina y Estados Unidos


El sello postal israelí con el retrato del cónsul Sebastián Romero Radigales, que ilustra esta página, es una de las herramientas que evitarán que la memorable hazaña de este hombre ya no se olvide nunca /   LVE

Por EDUARDO MARTÍN DE POZUELO  | La Vanguardia Barcelona | 22/06/2010

Sebastián Romero Radigales, cónsul general de España en Atenas entre 1944 y 1945, es un héroe universal gracias al esfuerzo de la fundación norteamericana Raoul Wallenberg, que ha investigado la trayectoria de este diplomático español que durante la Segunda Guerra Mundial, en contra de las directrices del régimen de Franco y jugándose la vida ante los nazis, logró salvar en Salónica a 600 judíos sefardíes que el nazismo quería exterminar.

La hazaña de Sebastián Romero Radigales formó parte de la investigación acerca del holocausto y el franquismo efectuada por La Vanguardia en los archivos nacionales de Estados Unidos y el Reino Unido y que quedó plasmada en una serie de reportajes publicados entre el 25 de mayo y el 9 de junio del 2008 .

De la extraordinaria documentación hallada entonces se desprende que Salónica fue hasta la Primera Guerra Mundial el paradigma de ciudad receptora de inmigración judía, especialmente sefardí. Como descubrió en sus pesquisas este diario y ha confirmado y ampliado con detalle la rigurosa investigación de la Fundación Raoul Wallenberg, la actuación memorable del cónsul Romero Radigales entre 1944 y 1945 mitigó la matanza nazi gracias a una tenacidad que permitió salvar del holocausto a unos centenares de seres humanos. Sin embargo, más de 45.000 judíos de Salónica no tuvieron la misma suerte y acabaron en los hornos crematorios.

Ahora, la citada fundación, con sede en Nueva York y cuya misión es investigar y divulgar los legados heroicos de los salvadores de víctimas del holocausto, ha concluido una investigación exhaustiva acerca de la gesta de este cónsul español. La dirección de la fundación ha informado de que de su trabajo “se desprende claramente que Radigales usó todos los resortes a su alcance con el fin de proteger a unos 600 judíos de origen español, obrando en contra de las instrucciones impartidas por el régimen franquista, arriesgando así su carrera diplomática”.

“Radigales –informan los investigadores– maniobró ante los nazis de forma incesante con el fin de postergar la deportación de los judíos sefardíes de Salónica. Lo hizo y lo logró –precisan– entre marzo y agosto del 1943 y después, en septiembre de 1943 y ya desde Atenas, hizo lo imposible para expatriarlos a España, un punto acordado con los nazis pero no aceptado por el régimen franquista”.

“En un último intento de salvarlos de la persecución nazi, Radigales dio refugio a judíos de Atenas en un edificio que ordenó comprar oficialmente por intermedio de la legación española, otorgándoles de esta manera inmunidad diplomática”.

Por su gesta, una comisión especial de la fundación ha decidido por unanimidad entregar a Yad Vashem –la célebre institución para el Recuerdo de los Mártires y Héroes del Holocausto– el dossier del cónsul español con la recomendación de que le otorgue el título de Justo entre las Naciones. Al mismo tiempo, la fundación ha decidido incorporar la historia de Romero Radigales a los programas educativos que lleva a cabo en Argentina, Israel y EE.UU. “con el fin de inculcar a los jóvenes el legado de este héroe”. Por último, la comisión requirió a las autoridades postales de Israel que aprobaran la emisión de un sello conmemorativo de Romero Radigales, que es el que ilustra esta información.

Los Schindler españoles

Una de las personas que han recibido el reconocimiento póstumo de Justo entre las Naciones fue el alemán Oscar Schindler, cuya historia fue llevada al cine en 1993 en la galardonada película de Steven Spielberg La lista de Schindler. Los españoles que hasta la fecha han sido nombrados Justos son los diplomáticos Ángel Sanz Briz, Eduardo Propper de Callejón, José Ruiz Santaella y la esposa de este, Carmen Schrader, cuyas gestas investigó y publicó La Vanguardia durante el verano del 2008. En cuanto a Sebastián Romero Radigales, los investigadores han establecido contacto con la cancillería de España en Grecia, con Asuntos Exteriores y con la nieta de Romero de Radigales, Elena Castelli, localizada en Italia, donde reside.

Antisemitismo en España: un mal que prospera

20/04/2010
por Eli Cohen (Desde Madrid)

Distintas ONG’s, como “La Liga Antidifamación”, el “Pew Research Center” y el “Foro para la Contención del Antisemitismo”, han coincidido, en la presentación de su informe anual sobre antisemitismo en España, que durante el año pasado -2009- esta modalidad del racismo, se encuentra en los mismos porcentajes que vivió España durante la Segunda Guerra Mundial. A continuación, el autor del siguiente artículo, analiza este peligroso fenómeno.

Imaginemos que un estudiante norteamericano, de la Universidad de Brandeis en Boston -por ejemplo- recibe una beca de la cátedra de Estudios Judíos de dicha institución para ir a Europa a estudiar el fenómeno del antisemitismo. Continuemos imaginando que, después de viajar por los países más importantes del continente, Alemania, Francia, Italia y Reino Unido; recala, como última parada y no menos importante, en España -cuna de los judíos sefardíes y, en consecuencia, tierra ancestral de un 30% de la población judía actual-. Sigamos un poco más y supongamos que, en un repaso obligado de los informes publicados por organizaciones como la Liga AntiDifamación, el Pew Research Center, o el Foro para la Contención del Antisemitismo, sobre la situación del antisemitismo en 2009, el estudiante descubre que se señala a España como el país que contiene los índices más altos de Europa. ¿Qué hacer?

Finalicemos nuestra divagación situándonos en la posición del estudiante, cuando está un día entero buceando en prensa escrita, digital y televisiva, en busca de noticias que contengan las palabras judío e Israel. Encontraría, si hiciera un repaso del último año, fotos de manifestaciones multitudinarias en las que se hace mofa del Holocausto y se compara a Israel con los nazis, una escultura llamada Stairway to Heaven que triunfó en una Feria de Arte Contemporáneo, en la cual se representa a un rabino pisando a un cura y a un imán, enmarcados por un candelabro en forma de metralleta, viñetas que muestran a judíos con narices ganchudas clavando a Obama en una cruz, artículos de un tal Antonio Gala, justificando la persecución a los judíos, infinidad de crónicas desde Oriente Medio salpicadas de vocablos como “balas judías” o “tanques hebreos”, tertulianos en las televisiones acusando, en cuanto tienen oportunidad, a Israel de un gobierno genocida y respaldado por el verdadero poder en Washington: el lobby judío norteamericano.

Probablemente la conclusión de su estudio, no distará mucho de los alarmantes informes que las anteriores organizaciones publicaron. En España, el antisemitismo, llega a los niveles de la Segunda Guerra Mundial Lamentablemente, esta es la verdad, cruda y real. Para ello, nuestro estudiante no tendría que aportar toda la información que ha descubierto en la prensa, le bastaría con un dato revelador, obtenido en una encuesta del Observatorio Escolar del Ministerio de Educación, el cual concluye que uno de cada dos estudiantes no compartiría pupitre con otro estudiante judío. Sí, en el año 2010 en España, en un país en el cual su número de población judía no supera los 15.000 habitantes, en un país de la Unión Europea, en un país que posee una milenaria cultura sefardí.

Antisemitismo, axioma de la civilización europea
Estudiar el Antisemitismo en Europa es una ardua tarea. No hay nación, estado o imperio del continente europeo que no haya incurrido en actitudes, leyes, persecuciones, incidentes o matanzas contra los judíos. El cenit de ello, llegó durante el exterminio masivo e industrial en el Holocausto. Se puede decir que, el antisemitismo, ha sido un axioma de la civilización europea. Desde la totalidad de los grandes filósofos y pensadores griegos, hasta las chimeneas de Auschwitz, pasando por los progromos en Rusia o las expulsiones en España, Francia o Portugal. Pero, es cierto, cada sociedad tiene ciertas diferencias a la hora de tratar el tema, y España, no es para menos. Analicemos, pues.

Durante esta última semana, ha nacido un diario digital con el nombre de República de las Ideas, el cual cuenta con columnistas de gran talla y prestigio. Uno de ellos es Inocencio Arias, actual cónsul en Los Angeles, y diplomático de reputada carrera. Este ha escrito un artículo titulado: “¿Nos caen gordos los judíos?” en donde reflexiona sobre el antisemitismo en la sociedad española a raíz de los informes que hemos citado anteriormente.

Básicamente, su tesis se centra en el hecho de que los incidentes antisemitas en España crecen cuando Israel lleva a cabo una política en contra del derecho internacional. Justificando de esta forma la intolerancia, rechazo o mala imagen de los judíos, ha perfilado, casi a la perfección, la nueva forma de antisemitismo moderno: el ataque al pueblo judío utilizando al Estado de Israel como excusa. Y además, calcando la respuesta que dio, allá por 2002, el líder neofascista francés Jean Marie Le Pen, a la pregunta de ¿por qué creía que los incidentes antisemitas en Francia se habían incrementado tan preocupantemente?: es consecuencia de lo que ocurre en Oriente Medio; contestó sin despeinarse, el político francés.

Distintos rostros del antisemitismo
El antisemitismo ha mutado a lo largo de los siglos, fue religioso, más tarde racial y ahora es político. En España se dan ciertas peculiaridades, sobre todo porque existe en la conciencia popular mucha mitología antisemita heredada de la tradición católica, por lo que perdura el antisemitismo de corte religioso en muchos sectores conservadores -pese a que este ámbito político y social está en una luna de miel con Israel y sus políticas- , pero, nunca se ha dado, al menos significativamente, el de tipo racial. Pero lo significativo, según los informes que manejamos y que también menciona Arias, es que es un fenómeno que se da violentamente en el espectro político, uniendo a extrema izquierda y extrema derecha. De hecho, las palabras que utiliza Democracia Nacional, partido de ultra derecha, son las mismas que utiliza Izquierda Unida, partido de extrema izquierda, para referirse a Israel y a la influencia o actitudes del pueblo judío.

En medio de todo, el agente social que realmente agita el antisemitismo político -el referido al Estado de Israel- es sin lugar a dudas la comunicación. Los medios de información en España -no todos, muchos medios liberal-conservadores como ABC, La Razón o Libertad Digital llevan años a contracorriente- , ya sea por vender titulares morbosos y sacar una buena tajada, o por clientelismo político -no es la primera vez que mencionamos que en España, las actitudes hostiles hacia Israel, representan un saldo de votos incalculable- inundan los televisores y periódicos españoles con noticias tendenciosas y parciales constantemente. No sólo obviando otros conflictos con más intensidad que el de Oriente Medio -la semana pasada en Pakistán murieron 71 civiles en un atentado y apenas gozó de unos segundos en antena- sino promoviendo un posicionamiento obligado de la sociedad -una sociedad que por un lado, o está muy etiquetada políticamente hablando, o por otro lado, es apática e indolente por una de las partes de un conflicto complicado, lleno de matices y sobre todo alejado de cualquier maniqueísmo si se aborda desde un punto de vista racional.

España no es un “demonio” antisemita
No es cuestión de demonizar a esta nación, España, situándola como un caldo de cultivo del antisemitismo más rancio. Lo es, desgraciadamente, sin embargo, y pese a que como hemos apuntado tiene un palmarés histórico en la materia de sobra conocido -Leyes antisemitas visigodas, Inquisición, expulsión…- no hay que olvidar que, frente a esta demencia de prejuicios y fabulaciones sobre los judíos, existe un importante número de políticos, periodistas y ciudadanos que, no se dejan aplastar por el rodillo de lo establecido -ser hostil contra Israel, y en menor medida contra el pueblo judío es políticamente correcto- y defienden a capa y espada el derecho de Israel a existir y a defenderse y denuncian, contra todo pronóstico, cualquier manifestación, acto, noticia o artículo de opinión con tufillo antisemita. Siendo las comparaciones odiosas, y sin querer incurrir en la Ley de Godwin -esa que dice que a medida que una discusión en línea se alarga, la probabilidad de que aparezca una comparación en la que se mencione a Hitler o a los nazis tiende a uno- estos lazos de amistad entre el pueblo judío y una parte del pueblo español no son sólo de ahora, el cónsul español en Hungría, Ángel Sanz Briz, durante la Segunda Guerra Mundial, salvó a miles de judíos -muchos más de los que salvó Oscar Schindler- dándoles pasaportes españoles y refugiándolos en la Embajada española, siendo España simpatizante de las fueras del Eje, o el dictador Miguel Primo de Rivera, fue quién decretó un edicto en 1924 por el cual todo judío sefardí podría acceder automáticamente a la nacionalidad española -edicto del cual se valió Sanz Briz para salvar a muchos judíos-. También, y como ejemplo bastante curioso -sobre todo para los aficionados apasionados del deporte- en la década de los setenta, el entonces presidente del Real Madrid, Santiago Bernabeu, en un partido de baloncesto que enfrentaba a dicho equipo contra el Maccabi de Tel Aviv, se quitó la insignia de oro que llevaba de su club y se la entregó a Moshe Dayan que asistió al partido, levantando así la ira de la jerarquía franquista que no reconoció al Estado de Israel, durante los cuarenta años de régimen dictatorial.

Conclusión
Pese a que la situación es preocupante, los judíos españoles podemos contar con muchas personas que, al igual que en todos los momentos oscuros que se han cernido sobre nuestro pueblo, nos ofrecerán su ayuda desinteresadamente y no desistirán en su lucha.

El problema es que nuestro estudiante universitario, con el que comenzamos este análisis, habrá salido de España muy preocupado por el antisemitismo y sin saber que, por ahora, este país es habitable para los judíos.

Fuente: http://www.revistahorizonte.org

A %d blogueros les gusta esto: