Taladrando el fondo del mar Muerto

Epicentro de la ciencia

Debbie Ponchner Jefa de Redacción dponchner@nacion.com 09:01 p.m. 26/12/2010

Tener un registro de qué ocurrió en el planeta, año a año, en los últimos 500.000 años pareciera ser solo posible en los más dulces sueños de un historiador o de un geólogo. Sin embargo, un equipo de 40 científicos de 8 naciones decidió hacer ese sueño realidad y embarcarse en una misión, al sitio más bajo del orbe, en busca de los secretos que guarda el pasado tectónico y climático de La Tierra.

Anexos

Liderados por Zvi Ben-Avraham, del Centro Minerva para el estudio del mar Muerto de la Universidad de Tel Aviv, el equipo se encuentra en el medio de dicha laguna de agua salada –10 veces más salada que el agua del océano– que yace en una profunda depresión tectónica a 423 metros por debajo del nivel del mar.

Su objetivo: taladrar en las profundidades del Mar Muerto, hasta 500 metros por debajo del suelo de este gran lago, y extraer una coraza, una muestra cilíndrica continua de sedimentos, que narren la historia de los últimos 500.000 años.

Con el análisis detallado de cada centímetro de la muestra, los científicos podrán determinar cómo era el clima en un determinado año o cuándo ocurrió un terremoto en la zona, por ejemplo. El estudio también ayudará a “calibrar” el registro climático histórico mundial, al comparar estas muestras con otras extraídas en otras zonas del planeta.

La misión ya dio sus primeros resultados. En una primera muestra de sedimentos extraídos los científicos hallaron pequeñas capas de sal intercaladas con otras de barro que sugieren que el sitio, a lo largo de la historia, ha vivido épocas de sequía y otras más húmedas. Ese dato da la esperanza de que el actual encogimiento del mar Muerto –la superficie era de 1.025 km² en 1945 mientras que hoy alcanza 625 km² – tal vez sea parte de un ciclo habitual de la laguna. La misión, valorada en $2,5 millones, es llevada a cabo por científicos israelíes, palestinos, jordanos, estadounidenses, alemanes, suizos, noruegos y japoneses. La extracción de sedimentos de 500 metros de largo se finalizará en las próximas semanas, luego vendrán años de análisis para descubrir todos los secretos históricos que encierra.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: