Sabores de Ashkenaz

Sabores de Ashkenaz

Por Jorge Schussheim 

Disertación ofrecida el 21 de noviembre en la sede académica de la Fundación IWO.

Cuando se habla de creatividad, se habla de judíos. Pintura, ciencia, teatro, música, literature, cine, sea lo que fuera siempre hay judíos ahí. Es difícil dar un paso sin encontrarse a uno de nosotros.

Con una excepción: el mundo de la alta cocina. Los chefs judíos son una especie diminuta, lo que es curioso, ya que la comida es parte tan importante de la cultura. Y eso que tenemos un interés especial en el tema, afinado desde el nacimiento por nuestras madres y abuelas.

Sin embargo si uno tipea “grandes chefs judíos” en el google, el resultado es “nada”

Incluso si quita la palabra “grandes” los resultados son 0.
Cuisine: alimentos y recetas comunes a un pueblo y constantes en el tiempo.

Se puede llamar “cuisine” a la comida de un pueblo disperso por el mundo desde hace siglos?

La cuisine judía es ante todo una bobe-cuisine, creada por las abuelas y servida en familia, no en restaurantes.

No existen los grandes chefs judíos que preparen banquetes en palacios. (Sir Moses Montefiore y la reina Victoria. Disraeli era el primer ministro favorito de la reina; Montefiore era el judío favorito)
Lo casero es lo primordial.

Existe una Cuisine judía, pero a diferencia de otras cuisines, no puede ser simplemente definida como los platos cocinados por los judíos, tal como sucede, por ejemplo, con la Cuisine francesa, ya que con esa lógica unos spaghetti con tuco y pesto cocinados por un judío, sería un plato judío.

Si nos ponemos estrictos, deberíamos decir que los únicos platos judíos auténticos, no compartidos con otros pueblos y que harían teóricamente a una Cuisine judía son el matze, el jaroset y elcholent y su equivalente sefaradí: el hamin.

Pero no podemos negarle identidad judía al gehakte leiber, simplemente porque no sea un plato comido por todos los judíos del mundo.

Los blintzes nacieron en Rusia, adonde se los llama blinis o blinchiki, palabra que viene del ucraniano mlynets, de mil (moler) hace siglos, y se comían principalmente al final de invierno, invocando con su forma redonda el sol, ausente durante meses. Pero los judíos, quienes bienvenimos al verano comiéndolos enShavuot, aunque Tevie diga que no sabe porqué, y que los comemos sólo por tradición, los adoptamos y adaptamos hace tanto tiempo que podemos llamarlos un plato propio.

Tomando la mayoría ashkenazi, nosotros, los descendientes de aquellos primigenios judíos europeos que se asentaron originalmente en el que hoy es Francia y Alemania y que luego emigraron a Polonia, a Rusia, al Báltico y a Europa central, encontramos una cocina que no puede llamarse precisamente homogénea en la que conviven y contrastan los guisos húngaros llenos de páprika picante con los platos dulces polacos: tzimmes, miel, pasas, ciruelas, damascos. (Anécdota frontera ruso-polaca, Mijail Litvinov)

La mayoría de los ashkenazim venimos de climas fríos y cocinamos con productos típicos de esas tierras: remolachas, zanahorias, papas, repollo. Pocos teníamos acceso al mar (ishkraiot) de modo que desarrollamos un gusto especial por los pescados de agua dulce.

Las técnicas de cocina, nacidas en los conceptos religiosos, unen a las cocinas judías del mundo.

¿Qué elementos comunes hay entre un kebbe y un pastron, entre un gefilte fish y un belahat egipcio?

¿Porqué tanto en la cocina asquenazí como en la sefardí hay platos que deben cocinarse largamente?

1. Porque en shabat no puede prenderse fuego, de modo que deben cocinarse antes y estar calientes el sábado.
2. Por la dureza de las carnes (Cuando un judío pobre come un pollo es porque uno de los dos está enfermo)
3. Para que no quedara sangre. (no comerás la sangre de la carne. Levítico 17:14)

La mayoría de los cortes tiernos de los animales está en los cuartos traseros, Pero desde que Jacob se peleó con el ángel, resultó herido en el muslo y cojeó el resto de su vida (Génesis 32:33) estos cortes se han vuelto tabú, a menos que se reseque completa y limpiamente el nervio ciático, proceso difícil y caro.

Por esa pelea los judíos no podemos comer vitel thonné, ni milanesas de peceto.

En Kaifeng, China, adonde floreció una comunidad judía en el siglo X, los judíos eran llamados “Tiao Kia Kisou”, que quiere decir “la secta que extrae los nervios”

De modo que resulta necesario cocinar mucho la carne para que elyarkoie, el essigfleisch, el tzimmes de carne o el hamin se puedan comer.

También es la religión la que origina el gefilte fish, no sólo la pobreza de los judíos de los shtetls que tenían que conformarse con comprar restos de pescado, ya que el comer pescado entero los sábados, el  pescado era caro y por lo tanto reservado para el sabes implicaba tener que separar las espinas de la carne y esto significaba trabajo, prohibido ese día. También la forma redonda que se le da al gefilte fish tiene que ver con la vida, con lo esférico originario de los vivientes.

Como pueblo antiguo, los judíos tenemos un gusto por los alimentos que nos remiten a la antigüedad. Las omnipresentes cebollas y ajos en una inmensa mayoría de platos judíos remiten a las cebollas y ajos que comían los judíos esclavos en Egipto.

También comer granos, cereales y legumbres tiene un origen religioso-tradicional, Cocinar porotos, garbanzos o lentejas viene de la costumbre de la reina Esther, quién no comía carne durante el ejercicio del poder de Haman, ya que este había prohibido la faena ritual y no había carne kasher en toda Persia.

Pero aunque muchos platos vienen de estos orígenes humildes, hasta en el más pobre de los hogares judíos de Europa había canela, clavo o nuez moscada para perfumar sus comidas, porque eran parte de la Havdalá del shabat; con ellos se condimentaba el jaroset del Séder y los alimentos de Shavuot.

Esa fue una de las razones por las que los judíos llegaron a ser comerciantes internacionales en especias.
La celebración de shabat necesitaba sabores especiales y se preparaban comidas especialmente fragantes. Algunos judíos agregaban endulzantes (miel, azúcar si eran ricos); otros, especias, auqneu la mayoría de los judíos tan distintos entre si como los marroquíes, polacos, italianos o alemanes, ambas cosas a la vez. De ahí que se haya desarrollado el gusto por lo dulce –ácido, sumándole a eso que el vinagre o el jugo de limón ayudaban a conservar la caponata italiana, el essigfleish y otros platos preparados antes del shabat.

La cocina judía siempre ha girado en torno al shabat y ese es el punto de unión entre asquenazíes, sefardíes, italkim,  etíopes, indios, yemenitas, etc. Por ejemplo, el uso del aceite para freir loslatkes en Europa y los sufganiot de origen sefardí en Jánuca o la prohibición de usar levadura en Pésaj en todas las comunidadesjudias del mundo son costumbres que hacen a una “Cuisine” judía.

Aunque Feuerbach, que no era judío, se haya atribuido la frase “uno es lo que come”, ese es un pensamiento netamente judío, ya que nosotros creemos que los alimentos permanecen para siempre en nosotros, transformándose en sangre, en cerebro, en corazón y, en última instancia, hasta en espíritu, ya que los platos tradicionales que conformar esta heterodoxa “Cuisine” judía no sólo alimentan el cuerpo sino también el alma.

El Origen del Kashrut
Dentro de las 613 mitzvot existen las llamadas mihpatim (leyes que pueden explicarse racionalmente) y chukim (las que no pueden explicarse racionalmente)
Hay tres puntos de vista sobre estas leyes:
Uno, es que fueron ordenadas para proteger la salud de los judíos en una época en la que la higiene básica todavía no era entendida.

Por ejemplo, comer carroña estaba en contra de las leyes judías. Cómo sabemos hoy, los animales muertos desde hace un tiempo pueden acarrear enfermedades. También los mariscos son fácilmente contaminables con hepatitis, por eso estaban prohibidos.

Un segundo punto de vista sostiene que estas leyes no tienen otro sentido que el de inculcar obediencia, ya que muchas de ellas son irracionales, pero como provienen de dios la mente humana no tiene porqué entenderlas y mucho menos cuestionarlas. A dios se lo obedece sin preguntarle porqué.
Y el tercer punto de vista es que las leyes si tienen una razón, pero no pueden ser entendidas porque la explicación de las mitzvot están más allá de la comprensión humana.

Desde una perspectiva jasídica, cuando un judío manipula cualquier objeto por alguna razón sagrada (y comer es sagrado, ya que se hace para proveer la fuerza necesaria para poder seguir las leyes de la Torá), ese judío emite “chispas de sacralidad” que existen en todos los objetos. Estas chispas son los canales de conexión con la divinidad y su activación permite la presencia divina en el mundo tangible. No obstante, hay cierto tipo de animales cuya carne no permite que emane de ella esas chispas de sacralidad. Para reconocerlos, existen signos en ellos. Los signos son, por ejemplo, la pezuña hendida (la pezuña del animal simboliza la conexión con el mundo material: es “lo que pisa, la superficie que une”; o el proceso de rumiar (la comida simboliza a la Torá, o mas generalmente a la santidad. Rumiar la comida, como hacen los vacunos, entonces, simboliza la capacidad para penetrar más profundamente en los conceptos sagrados, permitiendo separar más fácilmente las “chispas” de la materialidad. En los peces, los signos son las escamas (que los protegen del agua =símbolo de influencia intelectual) y las aletas (que le permiten moverse mejor en el agua, lo que simboliza la habilidacrisologo larralded para desplazarse de una sección de la Torá o de lo sagrado a la otra. Pero hay que  notar que, dentro de las inmensas ganas que tenemos los judíos de complicarnos la vida, estos signos no son suficientes para determinar que los animales sean kosher. Por ejemplo, si un camello nace con las pezuñas separadas, no por eso se vuelvekosher. Es decir que los signos son meramente alertas sobre las características de sus carnes.

Desde una perspectiva académica contemporánea, podríamos decir que los judíos utilizaban la idea de la distinción para crear santidad.

Un antropólogo cristiano, Gordon Wenham, escribe “las leyes recordaban a los israelitas qué comportamiento se esperaba de ellos, quienes habían sido elegidos para ser sagrados en un mundo impuro”

De acuerdo con esta teoría, la práctica del kashrut sirve como una disciplina cotidiana de autocontrol, reforzando la capacidad de quien la practica para elegir entre opciones difíciles. La capacidad para restringir los instintos más básicos puede ser vista como un requisito para crear una sociedad más civilizada. La matanza ritual, que evita sufrimientos innecesarios, también recuerda al judío que, teniendo la posibilidad de ejercer derecho sobre la vida y la muerte, esta es una seria responsabilidad y que regodearse en el placer de poder causar sufrimiento daña nuestra sensibilidad moral.

También  la prohibición de comer la fruta de un árbol durante sus primeros tres años de vida representa la capacidad de auto-disciplina, al tiempo que la auto-imposición de un largo período para apreciar la obra de dios, antes de concederse el placer de comer esas frutas.
Desde una perspectiva simbólica, la prohibición de combinar leche con carne puede representar la separación simbólica de la muerte, la carne del animal muerto; con la leche, el símbolo de la vida que sirve para alimentar a una criatura que nace, que se incorpora a la vida.

Desde la perspectiva de la higiene, ya Maimónides, en su “Guia para los perplejos”, cita la higiene como causa del kashrut.
Cito una coincidencia curiosa: en el Levítico 11-15 se describe no sólo la diferencia entre animales puros e impuros, sino el concepto de “glatt”, el requerimiento de que los pulmones estén libres de adhesiones, lo que prevendría el consumo de animales enfermos de tuberculosis. También la prohibición de comer animales muertos por otras causas previas a la matanza eliminaría la posibilidad de comer carne infectada por enfermedades. Ahora bien: en 1953, el Dr. David Macht, de la respetada John Hopkins University realizó una serie de experimentos en diferentes animales y pescados y concluyó en que la concentración de toxinas zoológicas en los animales “impuros” era considerablemente más alta que en los animales “puros” y que la correlación entre lo que describía el Levítico y sus experimentos de laboratorio coincidía en un100%. Creer o reventar, decía mi tía Jaitzirl.

Había una vez un schnorer que, durante una de sus giras de mendicidad profesional, fue convidado – en casa del millonario del pueblo – con un pedazo de torta. Tan extraordinario le resultó alschnorer este nuevo y raro  manjar que exigió (los schnorers jamás piden, ya que están seguros  del derecho que les asiste a ser mantenidos por los demás) la receta de esa maravilla.  Llegado que hubo a su casa, se entabló el siguiente diálogo con su señora esposa: Iajne Dvoshe, quiero que cocines la torta más rica del  mundo. Esta es la receta: “Se toman seis huevos… – Huevos hay uno sólo, Itzik…
– Uno, entonces, “y medio litro de crema fresca”.
– ¿Crema? ¿Qué somos ahora? ¿Los Rotschild? – Bueno, cuajada en vez de crema.
“Y se agregan dos libras de harina de trigo y una de azúcar blanca”.
– ¡Já! ¡Harina de centeno y un poquito de azúcar morena es todo  lo que hay en esta casa!..y 200 gramos de pasas de Corinto y otro tanto de avellanas y un buen pedazo de manteca y mezclar bien y…”
Iajne Dvoshe agregó, en uno de sus escasos silencios, cuatro  pasas medio apolilladas, unas nueces y un pedacito de margarina y  revolvió todo y lo cocinó:
Y cuando Iiajne Dvoshe probó la famosa torta, su único comentario fue:
-Francamente, no sé por qué les gusta tanto a los ricos esta porquería.

Tanto como judío, como aficionado a la comida, entiendo que la gracia que les causa a mis amigos goim este cuento parte de la no comprensión de la factibilidad de que algo así pase en la realidad,  ya que como todo el mundo sabe (el mundo idische) la cocina judía ha  logrado producir exquisiteces justamente a partir de la carencia de  elementos, o de la pobreza de ellos. Claro es que para que a ungoi le salga una torta necesita crema, manteca y harina de trigo. En cambio, al judío le alcanza con  un poquito de gehakte tzures(traducido sería algo así como un “PATÉ DE PROBLEMAS) para lograr un resultado similar o mejor. ¿Cómo explicar si no el fenómeno cósmico que se produce cuando  una madre judía toma una despreciada tripa gorda o un despojo del  cogote de un pollo, los rellena con algo de matze-meil, cebollita, gribalaj y consigue un dorado, perfumado y extraordinario kishke (tripa) o hélzale (cogote) relleno? ¿De qué forma, si no es con suspiros, quejas y bastante sufrimiento, mi suegra consigue transformar un pedazo de hígado, un  huevo duro y una cebolla frita, en un gehakte leber (PATE DE HIGADO) digno de un  paladar refinadísimo? ¿Cómo, si no es gracias a que “mi hijo SIEMPRE me dice cuando  no le gusta, pero NUNCA me dice cuando sí le gusta” se podrían  explicar las sensaciones voluptuosas que producen los latkes de simple y humilde papa rallada cuando pasan por mi garganta temblorosa   de pasión gastronómica? Toda la cocina judía se ha basado siempre en la pobreza y la  escasez, en los suspiros y en la culpa. Y debe ser eso, nomás, lo  que le da un sabor incomparable.  Dicen losfeinmschmekers que cualquiera es un buen cocinero con langosta, foie gras y  caviar,  pero muy pocos  los capaces de satisfacerfresers (GOLOSOS COMILONES) y  con ingredientes ordinarios.
…Enumero una serie de platos de los que no me voy a olvidar aunque quisiera:  blintzes, latkes, kreplaj y knishes; kneidlej, cháchalaj, kigl y kijalaj; mandeburchenik y humentashn; beigalaj y koilich; jolodetz, pastron, hering, gefilte fish;y para bajar todo y no enfermarse nunca y crecer sano y fuerte, la panacea universal, directamente de la fuente de Judencia, la famosa penicilina ídishe: sopa de pollo. Coma de todo y engorde sin culpa. Es un consejo de mis abuelas,  de mis tías, de mi mamá y de mi suegra.

Como preparar una idische mame
Primero, hace falta una olla bien grande, como esa que le prestó a lavilde jaie de la vecina y que se la devolvió toda abollada y se hizo la distraída, ¿se acuerda?
Y bueno: a goie blaibt a goie.  (UN GOI SIEMPRE PERMANECE GOI)
¿Tiene una gallina, de esas bien gordas?
¡Bien!.  Sáquele las plumas, las entrañas, los huesos y la carne.
¿Qué le queda? !Schmaltz!  !Lo más sano que hay! ¡Excelente para el colesterol! 

Pique 4 o 5 cebollas grandes, de esas medio chatas que son las que hacen llorar mejor y fríalas junto con la piel cortada en pedacitos, para ir creando la piedra filosofal: los gríbalaj.
Bueno, ya tiene la base.
Ahora comienza propiamente la preparación del plato.
Vaya a la baulera y busque los viejos álbumes de discos de 78.

Saque “In der Finster“, cantado por Sarah Gorbi, baje el fuego a mínimo y póngalo en la olla.  Agregue, de a poco (para que la preparación no se enfríe, porque si se enfría, sufre) dos fotos suyas de cuando era bebé, en Miramar; un buen puñado de suspiros; dos cucharadas soperas de quejas (mejor que sean catorce las cucharadas) y medio litro de lágrimas.  Si su idische mame era rusa, una pizca de sal.  Si era polaca, medio kilo de azúcar.

Matze con manteca y réitaj, como el que le daban para la merienda; una ráfaga de eso olor a arenques y a pepinos y a wurst, que a uno le aromatizaba el alma cada vez que entraba a las famosas perfumerías Nemirowski, Bruselowsky, ó Szmedra; y un cuarto kilo de esa luz dorada que daban las velas durante el séder de Péisaj y que no sé porqué ahora las velas de porquería ya no dan más.

Bata en un bowl algunas imágenes de sus bobes y zeides y tíos y tías, incluso algunas de los tíos y tías que usted no conoció personalmente, pero sí por las fotos que su mamá guardó durante toda la vida y que fueron lo único de esos tíos y tías que pudo salir de Polonia y de Lituania y de Ucrania.

Por un colador fino, vaya dejando caer hilitos de los mejores recuerdos.
Y no se preocupe por los malos: si es un colador lo suficientemente fino, no hay peligro.

Deje cocinar un rato, hasta que todo se haya unido muy bien y formado una masa homogénea.
Saque porciones, haga knéidalaj y hiérvalos en el caldo que habrá hecho, aparte, con la gallina.
Decore con un pedacito de cielo azul bien picadito; del mismo cielo que iluminaba y embellecía aquella mañana tan triste en Tablada. 

Y sírvales un buen plato a sus hijos nietos y vigile que se lo coman hasta el fondo, que tan mal no les va a hacer.

JAG A PESAJ SAMEAJ
MARIO ZARECEANSKY

Entrevista a Rafael Schutz

Se cumplen 25 años del establecimiento de relaciones diplomáticas entre España e Israel. Con motivo de la efémeride, el embajador de Israel en España, Rafael Schutz, charla con los lectores de ELMUNDO.es sobre la situación actual.

1. Buenas Tardes Sr.Schutz. Me gustaría saber si Ud. cree que España e Israel tendrán alguna vez auténticas relaciones cordiales y a la altura de los vínculos históricos y culturales que unen a los dos países y si se acabarán los prejuicios que existen en ambas partes. Muchas gracias

– Soy optimista. Hay que recordar que hoy festejamos sólo 25 años de relaciones diplomáticas. Es un periodo muy corto en comparación con la Historia que conocemos. El corte entre españoles y judíos y luego entre españoles e israelíes ha comenzado con la expulsión de los judíos de España, en 1492. Tenemos todavía un largo camino por recorrer, pero creo que estamos en la correcta dirección.

2. Israel, es un estado judío o es un estado laico?

– Israel es algo sui generis. Es judío en el sentido de que la mayoría de la población es judía. Pero cada grupo puede practicar libremente sus creencias. No es un estado donde manda la ley religiosa.

3. ¿Cuál es el mayor atractivo que puede encontrar un español en Israel?

– Son muchos. Diría que para una persona creyente es la Tierra Santa, cuna del cristianismo y del judaísmo. Mientras que para turistas comunes y corrientes es un país con paisajes hermosos y clima excelente, sobre todo durante el invierno. Para los jóvenes es un país con mucha diversión y vida nocturna. Para la población gay Tel Aviv es un paraíso. Cada uno puede encontrar lo que le gusta.

4. COMO ESTA EL MERCADO LABORAL EN ISRAEL PARA LOS ESPAÑOLES, ES FACIL ENCONTRAR TRABAJO, QUE OFRECE ISRAEL A LOS ESPAÑOLES QUE DESEEN TRABAJAR EN ESA GRAN NACION? GRACIAS.

– No somos un miembro de la Unión Europea y por tanto todavía no existe un flujo libre de trabajadores entre España y los países de la Unión. El punto fuerte de la economía israelí es la alta tecnología y la innovación. Un número importante de las empresas relevantes en este ámbito han colocado en Israel sus centros regionales y de I+D. Españoles que destacan en estas áreas siempre podrán encontrar su nicho allí. Quisiera también mencionar el hecho de que el paro en Israel es bajo, algo inferior al 7%.

5. Sr Schutz, ¿podría explicar en qué situación se encuentra la comunidad sefardí, (descendiente judios de españoles), en Israel?

– Diría que a estas alturas es poco relevante hablar de esta comunidad o de cualquier otra. La cantidad creciente de matrimonios entre judíos de distintos orígenes hace cada vez más difícil saber quien es quien y en el día a día israelí ya resulta prácticamente imposible distinguir entre los descendientes de Sefarad y los judíos ashquenasi. Los únicos dos grandes grupos que todavía están en un proceso de integración, puesto que han emigrado los últimos, son los judíos de la ex Unión Soviética y de Etiopía. Una parte de la riqueza cultural israelí es el respeto a todas las diferentes tradiciones que nuestros padres y abuelos han llevado desde todo el mundo, entre ellas obviamente también la milenaria tradición sefardí.

6. ¿Cúando van a reconocerse mutuamente como estados el Israelí y el “Palestino”?

– Ojalá que lo más pronto posible. Hay que retomar las negociaciones directas para concretar la solución de los dos estados para los dos pueblos y no hay que esperar más.

7. Siendo el pasado de España judío (seguro que muchos españoles somos descendientes de alguna familia judía que en el pasado residía en la Península) ¿Por qué hay tan poco contacto entre los dos países?

– Hay contactos variados, más que de los que a veces se sabe en las áreas de cultura, intercambio económico y también en turismo, aunque debo admitir que no existe una simetría. Hay más turistas israelíes que viajan a España que en el camino opuesto y esto es consecuencia, entre otras razones, de que el español tiene muchas más atracciones turísticas en los países vecinos que tiene el israelí en su vecindad. Esto también causa que el israelí de la calle conozca mejor a España que el español a Israel.

8. En el futuro….¿ve a Israel en la Unión Europea?

– En este momento no es un objetivo de la diplomacia, de la política israelí, formar parte de la Unión Europea. Por razones geográficas no somos parte de Europa. Sin embargo, sí aspiramos a tener una relación especial con la misma, debido a que formamos parte de la misma civilización, compartimos valores, Europa es una parte importante de la historia judía y hoy por hoy también es el socio económico más grande de Israel.

9. ¿Qué iniciativas de paz israelí-palestinas destacaría a nivel de sociedad civil?

– Hay muchos grupos de israelíes y palestinos que cooperan a favor del diálogo y de la paz. Destacaría el círculo de familias, un grupo de israelíes y palestinos que han perdido sus seres queridos en el conflicto y que trabajan juntos para, a pesar de su dolor, el dolor de cada uno, para que las próximas generaciones no tengan que sufrir y perder lo que han perdido ellos. Y para ayudar a una solución pacífica. Pero es solamente una actividad dentro de muchas que se están desarrollando en la región.

10. Buenas tardes. He visitado Israel varias veces y es un país que me encanta. Sin embargo, en uno mis ultimos viajes decidi visitar a un amigo en Belén y se me cayo el alma a los suelos. Las condiciones en las que la gente (sobre)vive en Cisjordania son un caldo de cultivo para el odio y para el radicalismo. Cree que esta situacion es sostenible para Israel en el largo plazo ?

– Quisiera adivinar que su visita a Belén se efectuó no en el último año, puesto que en 2010, incluso un poco antes, se registró una notable mejoría en las condiciones económicas de vida en Cisjordania. Es un interés prioritario para nosotros los israelíes que la economía palestina florezca y tenga buenas condiciones de vida porque sabemos cuando el vecino está satisfecho nosotros también mejoramos nuestra condición de vida.

11. ¿Qué opina de la renuncia de Barak?

– La política israelí es un mundo complejo y a veces extraño. La renuncia de Barak se efectuó hoy, por lo que resultaría un poco prematuro emitir un pronóstico en cuanto al futuro, pero hay que tomarlo dentro del contexto de la pérdida de influencia del laborismo histórico israelí.

12. ¿Cree usted que la España de las tres culturas era una convivencia ideal como nos intentan vender algunos?

– Me resulta difícil responderlo. Estoy obviamente a favor del diálogo entre culturas, pero como alguien que ha estudiado Historia, soy también partidario de analizarla según los hechos y no maquillarla en servicio de ninguna ideología.

13. ¿Piensa que la política de Israel con lo que se refiere a los asentamientos de colonos en Palestina alguna vez será clara? Parece que es diferente con cada gobierno Israelí. Por lo menos a mí me genera desconfianza que Israel busque encontrar una política de paz y de respeto mutuo hacia el pueblo Palestino. Gracias por su tiempo.

– El actual Gobierno israelí no ha construido ningún asentamiento nuevo. Además, ha construido menos que cualquiera de sus predecesores en los asentamientos que ya existen. Además ha puesto una moratoria de 10 meses, algo que también ha sido sin precedentes. Y hay que recordar que Israel ha desmantelado asentamientos en la retirada de la península de Sinaí en el marco del acuerdo de paz con Egipto en 1979 y lo repitió en 2005 con la salida de Gaza. Todo esto para aclarar en base a hechos que los asentamientos no forman un obstáculo de verdad sino solamente un pretexto que usan los palestinos para evitar lo único que se requiere, que es su regreso a la mesa de negociación.

14. ¿Por qué los judíos de todo el mundo tienen derecho a ir a Israel y a los territorios ocupados por ser judíos, y los palestinos no tienen derecho a volver a sus tierras?

– Los judíos de todo el mundo tienen derecho a emigrar a Israel, que es el estado nación del pueblo judío, reconocido como tal por Naciones Unidas. Y cuando se formará el estado palestino, ojalá que pronto, los palestinos también podrán regresar a su propio estado. Pero no a Israel.

15. Buenas tardes, Sr.Schutz. Israel ha realizado una sorprente transformación hacia un país tecnológicamente avanzado (es el segundo aportador de empresas al índice Nasdaq por detrás logicamente de USA). Sin embargo ese espíritu emprendedor, que en otros países sería seña de identidad, se ve oscurecido por una imagen internacional bastante negativa de origen político. ¿Qué tiene que hacer Israel para mejorar su imagen exterior y ser valorado por lo tangible (lo que hace) y no por lo intangible (el conflicto palestino-israelí)?. Un saludo. Francisco (Alcalá de Henares)

– Si tuviéramos una receta mágica, sería fabuloso. Lamentablemente hasta hoy Israel invierte demasiado poco en hacer conocer su realidad en el mundo, mientras otros jugadores están invirtiendo mucho para difundir mentiras y propaganda.

16. ¿No cree que un mundo sin religiones sería un mundo algo más pacifico?

– No sé. Sooy tolerante y creo que mientras que cada uno respete el derecho del otro, hay que dejar a la gente pensar y creer en lo que quiera.

17. Buenas tardes. TVE ha decidido retirar un reportaje realizado en Israel ante las quejas de algunos internautas. ¿Qué opinión le merece que la televisión pública española pida así perdón por llamar Jerusalén a la capital de Israel?

– No sabemos cuál fue el motivo de la decisión, pero sea lo que sea, nos parece inadmisable, incluso vergonzoso, que ha sido un suceso triste para la libertad de prensa en España, un acto de censura, una cesión frente al terrorismo de pensamiento. Espero que eso se corrija a la mayor brevedad posible. Espero que se vuelva a colgar en la web de TVE.

18. ¿Cree que otros países, como Irán, son clave en la resolución del conflicto palestino-israelí, o únicamente es un conflicto entre estas dos partes y solo deben hablar entre ellos, palestino e israelitas? Gracias Sr Schutz.

– Creo que los países árabes musulmanes tienen un papel importante. Deben arropar las negociaciones entre israelíes y palestinos y ayudar en la creación de un clima de confianza que va a facilitar una solución. Lamentablemente, la mayoría de estos países no han estado hasta el momento a la altura del desafío y han mostrado una tendencia a politizar el tema. De Irán no esperamos nada constructivo puesto que está a la cabeza de la tendencia radical integrista que combina un discurso de odio ideológico. Es el único caso de un país miembro de la ONU que llama a la destrucción de otro país miembro de la ONU y además está metido en una carrera nuclear.

19. Las reservas de gas que se han encontrado en el mar cerca de Haifa, ¿qué impacto económico tendrá sobre el país? ¿Israel seguirá comprando gas a Egipto?

– Todo indica que es una revelación importantísima. Hay que aprender las lecciones de otros países como Noruega, que han sabido canalizar las ganancias para el bien de toda la sociedad y no de unos pocos. Todavía es prematuro concluir si Israel va a seguir comprando gas de Egipto o de otras partes.

20. hola…hi…hallo… Me podria decir cuando desaparecera la alambrada de Gaza q separa la Frontera con Palestina…,GRACIAS?

– La alambrada no separa la franja de Gaza de Palestina sino de Israel. Vallas existen en fronteras entre países en todo el mundo. A veces son necesarias frente a circunstancias negativas. No mantenemos ninguna valla como ideología. En el pasado no han existido y ojalá tengamos alguna situación en el futuro donde tampoco las necesitemos.

21. Según la historia, con anteriordad a la dominación romana lo que hoy se empeñan en llamar “Palestina” eran Judea y Samaría ¿no es así?

– Se llamaba Judea, pero diría que el punto principal no es entrar en un análisis histórico sino buscar los caminos prácticos para solucionar el tema.

22. ¿No cree que a los palestinos les interesa más ser ciudadanos israelíes que tener un estado propio?

– No puedo hablar en nombre de los palestinos. Estoy convencido de que merecen los mismos derechos nacionales como nosotros los israelíes. Hay que asegurar en el proceso de negociación de encontrar una solución que satisfaga las aspiraciones nacionales de los palestinos de una forma que no ponga en riesgo la supervivencia de Israel como el estado nación de los judíos.

23. Buenas tardes, ¿cuál es la situación legal de los matrimonios entre personas homosexuales en Israel en estos momentos? gracias

– Están reconocidos de hecho y gozan de los mismos derechos que los otros matrimonios.

24. ¿Usted cree que el problema palestino-israelí es realmente un problema de fronteras? ¿La creación de los dos estados para los dos pueblos soluciona el conflicto o es más bien un problema ideológico-religioso? O, por decirlolo de otra manera. Aún resolviendo el conflicto de las fronteras y se crearan los dos estados ¿los islamistas de Hezbolah y los nacionalistas de Hamás se pondrían de acuerdo con Israel, teniendo en cuenta las diferencias que hay entre ellos? ¿Irán, Siria o Arabia lo permitirían?

– Como mencioné antes, Irán está encabezando el bloque que rechaza la partición territorial, en nombre de una versión extremista del Islam, que aboga por la destrucción de Israel. Hamas, Hezbolah y otros elementos radicales son agentes de Irán en la misma causa. Sin embargo, todavía creo que hay dentro del campo palestino una mayoría que acepta la solución territorial de los dos estados.

Despedida

Me gustaría proponerles de cara al futuro que si tienen oportunidad elijan a Israel como destino de vacaciones para ver la realidad sin filtros. Agradezco a todos sus preguntas y siento no poder contestar a todos por cuestiones de tiempo. Un abrazo. Hasta la próxima.

Fuente: http://www.elmundo.es/encuentros/invitados/2011/01/4533/

Aní Yehudí!!!!! en español/English/עברית


פרויקט אולסטרס
מילים: פישי הגדול, קובי אוז, אקסום ולני סולומון
לחן: לני סולומון

כששואל את עצמי “מי אני”?
אני קצת ספרדי, קצת אשכנזי,
קצת ישראלי, טיפ טיפה גלותי,
אני אולי דתי ואולי חילוני אבל ביני לביני,
אני יהודי וזה יחודי.
לא טוב יותר מהאחר לא רע יותר
פשוט יהודי.

לפעמיים חייל, לפעמים תלמיד,
יש לי המון עבר וגם רואה עתיד.
לפעמים מתנגד, ולפעמים חסיד,
אולי גשמי, אולי רוחני, אבל תמיד תמיד
אני יהודי וזה יחודי.
לא רע יותר, לא טוב יותר, טיפה אחר,
פשוט יהודי.

פתאום חזרתי מרחוק, שנוכל להיות כאן ביחד.
שיהיה לי בטוח, שאחזור לצחוק,
שאוכל לחיות בנחת ללא פחד.
אני יהודי וזה יחודי.
לא רע יותר, לא טוב יותר, טיפה אחר,
פשוט יהודי.

שום דבר לא יצליח לשבור אותי אחי,
הנשמה שלי היא חלק מאור עליון נצחי.
לתקן את העולם – זוהי מהותי,
נולדתי ככה אני יהודי.

פשוט יהודי כמו בשאר הדתות
יש לי חגים, שבתות, מנהגים ומצוות.
למרות שכל אחד בטוח בצדקתו
בסוף כולנו יהודים, לפני כסא כבודו.

אני מאוד פוחד משנאת חינם,
אוהב את ארצי ואוהב את העם.
הייתי פה ושם בכל העולם,
יש לי שתי דעות על מה שתשאל וגם דעה שלישית,
כי אני יהודי וזה יחודי.
לא רע יותר, לא טוב יותר, טיפה אחר,
פשוט יהודי.


El éxodo de un judío catalán

El periodista Moshé Yanai (Barcelona, 1930) rememora cómo él y otros judíos fueron expulsados secretamente de España en 1944 por decreto del Gobierno franquista

Javier Dale | Barcelona | 26/03/2010 | Actualizada a las 00:58h | Ciudadanos

Moshé Yanai de niño y en la actualidad

Hace 66 años, cuando arrancaba 1944, Moshé Yanai avistaba por primera vez la silueta de Haifa, entonces parte del protectorado palestino del Reino Unido. Cerraba así un trayecto que duró días a bordo del Nyassa, un buque portugués que era el primero en cruzar el Mediterráneo sin escolta desde el arranque de la Segunda Guerra Mundial. Su puerto de origen quedaba ya muy atrás. Y también una tierra, una ciudad, un idioma, una vida y una identidad: la suya propia. Hasta ese momento, Moshé Yanai había sido Mauricio Palomo, un niño cuya vida había transcurrido en el principal 1º de la calle Marques de Campo Sagrado 28 de Barcelona, la ciudad que le vio nacer. El por qué de su llegada a Haifa en aquel 1944 sólo encuentra una respuesta: Mauricio Palomo –Moshé Yanai- es judío.
La familia Palomo, en un paseo por Las Ramblas tras la Guerra Civil

Yanai, que hoy cuenta 79 años, ha dedicado gran parte de su vida a ejercer de traductor y periodista en Israel. Pero nunca ha olvidado Barcelona, Catalunya, ni el misterio de su salida de España. El pasado verano una nueva información le permitió arrojar luz sobre su propia existencia. Lo que le ocurrió a él, a su familia y al grupo de judíos que abandonaron España en enero de 1944 fue que fueron oficialmente expulsados.

La pesadilla de la familia de Moshé Yanai, hijo de dos turcos emigrados a Barcelona, empezó el 20 de diciembre de 1940. “Dos agentes secretos llamaron a la puerta de nuestro apartamento –recuerda- , y pidieron a mi padre acompañarlos a la comisaría para contestar algunas preguntas, pero le llevaron a la cárcel Modelo. No le preguntaron nada, nunca hubo una acusación contra él”. Así, José Palomo, un hombre que había llegado a Catalunya dos décadas antes, donde se había establecido como comerciante y había fundado una familia pasaba de ser un ciudadano sin pasaporte pero libre a un recluso que fue trasladado de inmediato a un campo de concentración ubicado en Miranda de Ebro (Burgos). “Era judío y apátrida; en otras palabras, persona no grata”, afirma con amargura Moshé Yanai, que recuerda cómo su padre mantuvo la esperanza de poder volver a Barcelona: “Durante los primeros años de nuestra permanencia en la Palestina Mandatoria, mi padre ansiaba que los aliados derrocasen el régimen de Franco y pudiera regresar. Después de tantos años en Barcelona, y tras haber dominado tanto el castellano como el catalán, se consideraba hijo de esa tierra que le había acogido, por la que realmente tenía un profundo cariño”.

Franco y los judíos
La única suerte de la familia Yanai/Palomo fue que la detención del padre no implicó la del resto de la familia. “El régimen franquista era cruel, pero en ese sentido se portó en otra forma que los nazis –explica Moshé Yanai-. Las familias de los detenidos judíos no fueron tocadas”. Sin una persecución organizada contra los judíos, pero sí atentos a las denuncias que se pudieran recibir, Yanai aún no tiene una explicación a porqué su padre resultó detenido, y no otros judíos de su familia. El único argumento que encuentra es el de la denuncia directa de algún comerciante que conociera la religión de su padre y que quisiera “ampliar mercado” en una época de carestía: “Suponemos que fue detenido por una denuncia de alguien a quien mi padre habría perjudicado comercialmente”. La historia y los archivos ofrecen respuestas a algunas de las preguntas que han acompañado a Yanai a lo largo de su vida. Lamentablemente, la memoria histórica no puede responder a todas. Quizá la denuncia que supuso el éxodo de los Palomo aún exista entre algún legajo de papeles olvidados, quizá el tiempo amarillo ya la haya corroído. Pero ese papel, ese aparente trámite burocrático, rompió la vida de una familia por el delito de ser judía.

Mientras el niño Mauricio Palomo y su madre trataban de sobrevivir en la Barcelona de posguerra, su padre, José Palomo, languidecía en un campo de concentración en Miranda de Ebro. La primera vez que Moshé fue a visitarle se estremeció: “Nunca había visto un lugar de reclusión –rememora-. Los ennegrecidos muros coronados por alambres de espino eran tan amenazadores como los ceñudos rostros de los soldados de guardia”. El encuentro familiar –el único en todos los años de reclusión de José Palomo- fue dramático, por mucho que el padre de Moshé quisiera, con sentido del humor, rebajar su padecimiento y evitar el sufrimiento de sus seres queridos: “Nos contó alguna que otra anécdota, enfocándola de modo tal que pareciera que todo era en broma. Pero no había nada cómico en lo que ocurría”. Paradójicamente, el hecho de José hablara catalán le permitió obtener el favor de alguno de sus carceleros: “A los guardianes que procedían de Catalunya les encantaba hablar con él en el excelente catalán que conocía. Eso sí, con mucha discreción”.

Entretanto, y sin la conciencia de si su padre saldría alguna vez de la cárcel –o con el temor de que pudiera morir allí-, Moshé y su madre seguían con su vida. Como parte de la comunidad judía de Barcelona –Yanai estima que serían “unos cuatro o cinco mil” antes de la Guerra Civil- seguían con sus ritos. “Si no me equivoco, la sinagoga de Barcelona estaba cerca o en El Paralelo, y constaba de una sala de oración sefardí y otra ashkenazi”. A pesar de todo –el encarcelamiento de su padre, la observación discreta de la religión- Moshé y su madre pudieron seguir practicando su religión sin ser recriminados. “Afortunadamente, desconocía lo que era el antisemitismo. Por eso, y a pesar de todo, mantengo esa actitud tan positiva con respecto al país en donde nací. Pero con la guerra y las conmociones de aquella época, no llegué a obtener ninguna educación religiosa. Lo único que mi madre hizo cuando cumplí los 13 años fue realizar la ceremonia del Bar Mitzvá”.

Poco imaginaba entonces que, poco después de la ceremonia, su vida iba a dar un giro de 180 grados.

La expulsión
Sólo había pasado un mes y medio desde que había cumplido con el rito del Bar Mitzvá cuando Moshé Yanai se vio paseando por Cádiz de la mano de su padre, puesto en libertad, y de su madre. En apenas 45 días la vida de este niño judío catalán había dado un vuelco: la familia volvía a estar unida, pero se veían obligados a abandonar Barcelona, Catalunya, España, sin una explicación.

En Cádiz, alojados en el Hotel Playa, más de 500 judíos de distintas nacionalidades esperan a embarcar en el buque portugués Nyassa, con destino a Haifa. Saben dónde están y a dónde irán, e intuyen lo que les espera. Pero aun no saben por qué están allí. Por qué les obligan a irse.

El pasado verano, un reportaje publicado por Diario de Cádiz resolvió al fin el enigma: fueron expulsados. Cuando el Nyassa partió, la Delegación del Gobierno de Cádiz recibió varios telegramas. Entre ellos, el que decía: “Prohíbase la entrada en España, aunque traigan documentación en regla, a los súbditos extranjeros Josef Palomo Sagues, de 37 años, hijo de Mauricio y Sara, natural de Bruyrquía, y Rudolf Heymann, de 42 años, hijo de Luis y Betty, natural de Hamburgo (Alemania). Expulsados del territorio nacional”.

La orden nunca se hizo pública, ni fue comunicada a los expulsados. Como tampoco, en las breves noticias publicadas en los medios de entonces, figura que el Nyassa hiciera escala en España. Sólo Diario de Cádiz publicó algo al respecto: “En tren especial ha llegado la expedición que se esperaba, integrada por 550 israelitas de distintas nacionalidades que se hallaban refugiados en España. Se hará cargo de ellos la Cruz Roja, que los trasladará a Palestina en un barco portugués que es esperado el próximo lunes”. Pero no concreta –no podía concretar- que entre los israelitas se encontraba un grupo de judíos expulsados del país.

“No estaba loco”
Pilar Vera, la periodista que encontró el telegrama que confirmaba la expulsión de los judíos españoles, comenta que el hallazgo fue casual, casi una fábula. “El Archivo Histórico de Cádiz no guarda las causas por su nombre. Es decir, uno no puede buscar masones’ o ‘prostitución’ y encontrarse con todos los expedientes, sino que tiene que saber lo que busca`, o a quién busca”. Indagando sobre documentos vinculados a un hombre apellidado Palomo halló el telegrama “relativos a órdenes de expulsión. Entre ellas, por supuesto, estaba la familia de Moshé”. El 22 de Enero, la Dirección General envió un primer telegrama informando de una lista de apátridas –”Eufemismo para judíos en tiempos de Franco”, concreta Vera- que embarcarían en el Nyassa. Pero las autoridades franquistas esperaron a que el barco arribara a Haifa para emitir la orden de expulsión.

Cuando Vera contactó con Moshé Yanai para confirmarle que, en efecto, tanto él como su familia como el resto de los judíos que viajaron en el Nyassa habían sido expulsados, el anciano judío catalán sintió “una gran emoción, la sensación de que, al fin, se había cerrado un capítulo… y de que, sobre todo, no estaba loco”, explica la periodista, que añade: “dado que el régimen franquista mostró, por comparación, una actitud más tolerante hacia los judíos que los otros fascismos en Europa, sonaba muy extraño que se hubiera llevado a cabo la expulsión de un grupo de judíos del territorio nacional”.

Una nueva vida
En Haifa, y ya con Barcelona como el recuerdo de un imposible obligado a la nostalgia, la familia Palomo pronto fue la familia Yanai. Fueron años duros: Israel no existía –Palestina era un protectorado británico-, y la familia tuvo que adaptarse a nuevas circunstancias. La primera –al menos para Moshé- aprender hebreo: “Había que dar un giro completo: escribir a la inversa, de izquierda a derecha. Y luego puntos y rayas en lugar de vocales… Y eso que todavía no sabía que en el hebreo moderno, que mi padre todavía no conocía, habían desaparecido tales adiciones que hacen las veces de vocales. Pronto se instaló en una aldea agrícola –Ben Shemen- donde conoció a un tal Shimón, que con el tiempo sería Shimón Peres. Fueron tiempos de carencias, en los que Moshé aprendió a sacarse las castañas del fuego: como muchos judíos, ante las dificultades de su situación, pretendían viajar a Latinoamérica, el joven Yanai pudo empezar a ganarse la vida como profesor de castellano. Al poco, se establecieron en un arrabal de Tel Aviv junto a la mayoría de judíos que llegaron de España.

La paz llegó a Europa, y al cabo de tres años nació el estado de Israel, y en paralelo Moshé Yanai empezó a hacerse una vida: su dominio de varios idiomas le permitió establecerse como traductor, más tarde como periodista. Para su padre, el expulsado Jose Palomo, preso durante tres años en un campo de concentración, la vida no fue tan fácil: “Ansiaba que terminara la guerra para que los aliados derrocasen el régimen de Franco, y pudiera regresar. En Israel siempre tuvo una condición modesta. Pero no dejó nunca de trabajar. Para él, fue una amarga decepción no haber conseguido regresar a Barcelona”.

Moshé tuvo la suerte que le faltó a su padre. Ha podido visitar Barcelona, la ciudad en la que nació, aunque sólo sea para comprobar que el edificio en el que transcurrió su infancia, el de la calle Marqués del Campo Sagrado 28, fue derruido. Pero sí sobrevive el Mercat de Sant Antoni, que tantas veces visitó. A sus 79 años, aún planea un nuevo viaje que también le llevará a Cádiz. Aunque esta vez será distinto. Esta vez sí sabrá por qué tuvo que partir su vida en dos a los 13 años: porque fue expulsado. Al fin, el círculo se ha cerrado.

Fuente: http://www.lavanguardia.es/

Por nuestras tradiciones

EL zeide y la bobe (abuelo y abuela en yidish) fueron muy importantes en la transmision de la TRADICION ORAL JUDIA
El sentir y la pasion por lo judio Todo el humanismo judio, la riqueza de sus tradiciones, el aroma de sus comidas y el orgullo de EL PERTENECER. Entre todas las cosas recuerdo que mi bobe y mi zeide me llevaban casi todos los sabados a la noche a ver teatro judio con artistas que venian en su mayoria de Estados Unidos o argentinos de origen europeo.

Las canciones judias de ese entonces describian la vida cotidiana y religiosa del shtetl ( villa judia rusa,) y muchas canciones describen nostalgicamente esa vida por ejemplo la cancion BELTZ, pueblo netamente judio polaco, pueblos casi todos desaparecidos victimas despiadadas de los progroms.

Los Nazis dieron un golpe casi definitivo y una ruptura casi total a esa cadena de tradicion oral. La quebraron .Es por eso que no quiero que se pierda , por favor hagamos todo lo posible para que la riqueza humanistica cultural de nuestro pueblo siga viva, se lo merecen todos los judios que dieron su vida por el solo hecho de Pertenecer.

Hagamos que esa parte de nuestras tradiciones y su calidez NO quede en el olvido, es una herencia cultural que nuestros hijos deben conocer, ese esfuerzo por nuestros abuelos vale la pena.

UNA CANCION DE COMO EL RABINO DEL PUEBLO TENIA DECISION SOBRE LA VIDA COMUNITARIA, SI EL REIA EL PUEBLO REIA, SI EL CANTABA EL PUEBLO CANTABA………. Y OTRAS CANCIONES MAS DE UN CANTANTE RUSO.

A %d blogueros les gusta esto: