Hoy en la historia judía / El Mossad captura a Adolph Eichmann en Buenos Aires

Itongadol/AJN.- El 11 de mayo de 1960 el Mossad, agencia de inteligencia de Israel, capturó al criminal nazi Adolph Eichmann en Buenos Aires, Argentina, y lo llevó a Jerusalem para enjuiciarlo en una corte israelí.

Juicio en Jerusalem al nazi Eichmann capturado por el Mossad en Argentina

Karl Adolf Eichmann nació en Solingen (Alemania), el 19 de marzo de 1906 y llegó a ser teniente coronel de las SS nazis.
Cuando en 1942 se celebró la Conferencia de Wannsee, en la cual se lanzó la “solución final”, Eichmann fue designado para diseñar la logística de las deportaciones hacia los campos de concentración, para la cual creó los “Judenräte”, los consejos judíos que debían suministrarle información vital para delinear esos transportes.
Después de la Segunda Guerra Mundial había huido de Austria hacia la Argentina, en donde vivió bajo el nombre de Ricardo Klement hasta que fue capturado. El Mossad lo localizó en San Fernando, al norte de la capital argentina, en base a datos aportados por el famoso cazador de nazis Simon Wiesenthal, y el primer ministro israelí, David Ben Gurion, ordenó su captura y traslado a Israel para su juzgamiento.
El 11 de mayo de 1960, una célula de espías israelíes llegó a la Argentina, y 10 días después capturó al criminal antes de llegar a su casa. Tras su identificación, el 20 de mayo de 1960 Eichmann fue subido semiinconsciente a un avión de la aerolínea israelí El Al, vestido como mecánico y simulando estar ebrio.
Su juicio despertó el interés internacional, trayendo las atrocidades nazis a la vanguardia de las noticias del mundo. Los testimonios de los sobrevivientes del Holocausto, especialmente de los combatientes de los guetos como Zivia Lubetkin, generaron interés en la resistencia judía. Además incitó una nueva oportunidad en Israel; muchos sobrevivientes del Holocausto se sentían capaces de compartir sus experiencias mientras que el país enfrentaba este capítulo traumático. Declaró desde una cabina de cristal a prueba de balas.
El procurador general de Israel, Gideon Hausner, firmó una acusación contra Eichmann por 15 cargos, incluyendo crímenes contra la gente judía y contra la humanidad.
Los cargos fueron numerosos. Después de la conferencia de Wannsee (enero de 1942), coordinó las deportaciones de los judíos de Alemania y de otras partes de Europa occidental, meridional y norteña, a los campos de exterminación (a través de sus representantes Alois Brunner, Theodor Dannecker, Rolf Guenther, Dieter Wisliceny y de otros de la Gestapo). Además planeó la deportación detalladamente. Trabajando con otras agencias alemanas, determinó cual sería la deportación apropiada de los judíos y se aseguró que su oficina se beneficiara de los activos confiscados. También coordinó la deportación de diez mil gitanos (Romaní/Sinti).
También fue acusado de ser miembro de organizaciones criminales – Tropas de Asalto (SA), Servicio de Seguridad (SD), y la Gestapo – las cuales ya habían sido declaradas organizaciones criminales en el ensayo de Nuremberg en 1946. Como jefe de la sección de la Gestapo para asuntos judíos, coordinó con el jefe principal de la Gestapo, Heinrich Mueller, un plan para expulsar a los judíos de Alemania a Polonia, lo cual fijó el patrón para las deportaciones futuras.
Por esos y otros cargos más, Eichmann fue encontrado culpable y condenado a muerte, y el 1 de junio de 1962 fue ahorcado. Su cuerpo fue cremado y las cenizas fueron esparcidas en el mar, más allá de las aguas territoriales de Israel. Su ejecución fue la única vez que Israel decretó una sentencia de muerte.
Anuncios

Centro Wiesenthal: “La convocatoria latinoamericana a favor de la ‘Campaña Global para el Retorno a Palestina’ en Caracas es parte de una iniciativa para la destrucción del Estado de Israel”

 Itongadol.- El Centro Simon Wiesenthal denunció el encuentro de la “Campaña Global para el Retorno a Palestina”, que tuvo lugar en Caracas (Venezuela) entre los días 15 y 17 de abril, como una estratagema orientada a la disolución del Estado judío.


La reunión contó con la participación de delegados latinoamericanos de Argentina, Chile, Cuba, Ecuador, Mexico y Venezuela.

La ‘Campaña’ promueve el retorno de una diáspora palestina hostil al territorio israelí para amenazar su seguridad desde dentro de sus fronteras.

La embajadora palestina en Caracas, Linda Sobeh Ali, manifestó que “Venezuela es el punto focal para la causa palestina en Latinoamérica”. Nicola Hadwa Shawan, delegado chileno, agregó que “hay una lucha internacional contra un enemigo común, el mismo que acosa a Venezuela, que quiere apoderarse de su riqueza, y es el mismo que quiere apoderarse de la riqueza de Medio Oriente y del resto del mundo” (ver http://www.telesurtv.net/english/news/Venezuela-Hosts-Congress-on-Palestinian-Right-of-Return-20150417-0005.html).

“Desde la presidencia del fallecido Hugo Chávez, Caracas es la capital del jihadismo y el antisemitismo en América Latina. Esto continúa con el presidente Nicolás Maduro, como una maniobra de distracción frente a su desastrosa política económica. Además, la campaña por el derecho al retorno palestino ignora a los más de 800.000 judíos que fueron despojados y expulsados de los países árabes. Si los organizadores procuraran la paz, discutirían compensaciones mutuas por los reasentamientos, tal como en cualquier otro intercambio de población durante un período de guerra; por ejemplo, entre India y Pakistán, o entre Grecia y Turquía… Mientras los refugiados judíos fueron absorbidos por Israel, los países árabes receptores de los palestinos los mantuvieron como refugiados a lo largo de siete décadas para perpetuar el conflicto”, señaló el Dr. Shimon Samuels, Director de Relaciones Internacionales del Centro Wiesenthal.

“Las palabras de Shawan parecen una copia de un discurso pronunciado en 2005 por Hugo Chávez, en el que sostenía que ‘los descendientes de los asesinos de Cristo se han apoderado de las riquezas de este mundo’. Es un lenguaje de incitación que pone en riesgo a las comunidades judías en Latinoamérica. La invitación a delegados de Neturei Karta, un grupo judío renegado que rechaza la existencia de Israel, ilustra acerca del nivel de odio de la reunión”, agregó Sergio Widder, Director para América Latina del Centro.

El Centro Simon Wiesenthal es una organización judía internacional de derechos humanos con más de 400.000 miembros en todo el mundo. Tiene status de ONG ante la ONU, la UNESCO, la OEA, la OSCE, el Consejo de Europa y el Parlamento Latinoamericano.

Ecuador: Iom Haatzmaut fue “muy significativo porque demostró fortalecimiento en las relaciones con Israel”

Itongadol/AJN.- Luego de sufrir “un bajo en la relación” durante el último conflicto israelí-palestino en la Franja de Gaza, las relaciones entre Israel y Ecuador están mejorando. Y eso se vio en los festejos que se realizaron en la capital ecuatoriana de Quito por el 67 aniversario del Día de la Independencia Israelí, que “muy significativo porque demostró fortalecimiento en las relaciones con Israel”, según consideró a la Agencia Judía de Noticias (AJN) Yehuda “Udi” Avivi, cónsul de Israel en Quito. Y adelantó que prueba de esta mejora el presidente de Ecuador, Rafael Correa, “está organizando una visita diplomática a Israel en 2016”. 
 

“Nosotros sufrimos un bajo en la relación y fue tensa en el verano pasado israelí por la Operación Margen Protector. Desde entonces las relaciones han estado mejorando en todos los ámbitos. El 67 aniversario de la independencia de Israel fue muy significativo y demostró el fortalecimiento en las relaciones entre Israel y Ecuador”, destacó Avivi.
Tal fue así que funcionarios de alto rango del Ejército y política de Israel, así como representantes del gobierno y ministros israelíes asistieron al cóctel que se realizó al mediodía para celebrar un nuevo aniversario de Iom Haatzamaut.
“Esto nos mostró que las intenciones de Ecuador para con Israel y viceversa son positivas y se quiere mejorarlas.”, valoró el cónsul. Asimismo, destacó que el evento contó con “casi el doble” de personas esperadas, lo que  fue “inesperado y sorprendió pero fue muy positivo”.
Gracias a este fortalecimiento de las relaciones bilaterales, es mucho el fututo en común y los proyectos que hay entre ambos países. Por caso, Avivi adelantó que el presidente de Ecuador, Rafael Correa, “está organizando una visita diplomática a Israel en 2016”.
Además, el diplomático resaltó que hay “negociaciones de proyectos a nivel de municipios, y alcaldías” en materia de innovación, cultura y seguridad, que incluyen desde “Semanas de Israel” en varias ciudad ecuatorianas, con proyección de películas israelíes, la exhibición del Papa, hasta charlas y exposiciones de arte para presentar en centros educativos y universidades. E incluso ferias de comida israelí
“Esperamos respuestas de Israel para recibir información y presentárselas. Estamos constantemente empujando para que gente ecuatoriana visite Israel y vaya a participar de foros que hay allá como una forma de forjar cultura. Vemos un mejoramiento muy grande en las relaciones y esperamos seguir por el mismo camino y que no suceda nada que lo cambie.”, completó el cónsul de Israel en Quito.

Venezuela: El Centro Wiesenthal denunció una campaña antisemita de las cadenas HispanTV de Irán y Telesur

 Itongadol.- “El ‘eje Teherán-Caracas’ fomenta el antisemitismo a través de las Américas por medio de estas cadenas satelitales en idioma español”, aseguró Shimon Samuels, Director de Relaciones Internacionales del Centro Wiesenthal, sobre HispanTV, el servicio iraní de noticias en castellano, y la cadena de noticias venezolana Telesur, luego de que ambas reportaran que “Israel utiliza el pretexto de la ayuda humanitaria en Nepal para encubrir el tráfico de 25 bebés”.

El libelo cita a ONGs no identificadas para sostener que “hay 25 bebés nacidos de madres de alquiler que han gestado a sus hijos a cuenta de israelíes que han ido a recuperarlos. 15 han nacido por encargo de la transnacional israelí Tammuz, una empresa al servicio de parejas israelíes que no pueden tener hijos, en particular los homosexuales”
El despacho original de HispanTV fue luego reproducido por Telesur
“El ‘eje Teherán – Caracas’ pervierte aún la ayuda humanitaria a víctimas de desastres naturales como, en este caso, el terremoto en Nepal. Del mismo modo lo habían hecho luego de la catástrofe en Haiti en 2010, cuando acusaron a la delegación humanitaria de médicos israelíes de extraer órganos humanos. Por medio de estas cadenas satelitales en idioma español, Irán fomenta el antisemitismo a través de las Américas, del mismo modo en que apoya el terrorismo internacional, niega el Holocausto y desarrolla su programa nuclear”, manifestó Samuels.
Y añadió: “HispanTV y Telesur actúan como los herederos del periódico de propaganda nazi ‘Der Stürmer’. Su editor, Julius Streicher, se sentiría orgulloso de un legado tan vil”.

Por su parte, Sergio Widder, Director para América Latina del Centro Wiesenthal, manifestó que en la organización se enorgullecen “de la ética judía representada en este caso por la ayuda humanitaria israelí..

AMIA. Líderes judíos americanos visitan Buenos Aires y expresan “preocupación” ante la muerte de Nisman y los atentados

Itongadol – Las máximas autoridades de la Conferencia de Presidentes de las Principales Organizaciones Judías de los Estados Unidos están visitando Buenos Aires esta semana con el fin de expresar su solidaridad con la comunidad judía argentina con respecto a sus principales preocupaciones e inquietudes e informarse acerca de la situación actual. “Queremos mostrar nuestro interés, estamos muy preocupados. Nuestra misión es ver en qué podemos ayudar en el caso Nisman, en el de la AMIA y en el de la Embajada de Israel”, expresó Malcolm Hoenlin, vicepresidente ejecutivo de la organización, en diálogo con la Agencia Judía de Noticias.

Los líderes americanos se reunieron con la diputada Patricia Bullrich, la diputada Laura Alonso, autoridades de la AMIA y la DAIA, Eduardo Elztain, el rabino Sergio Bergman, el rabino Abraham Skorka y Marcos Aguinis, entre otros.
“Vinimos a dar apoyo a las comunidades judías argentinas, que las sentimos muy fuertes. Nuestra intención es escuchar sus preocupaciones y ver qué es lo que éstas significan. Buscamos demostrar que las comunidades judías estadounidenses están unidas a la judeidad argentina”, agregó.
Hoenlin destacó que adquirieron muchos conocimientos durante las reuniones que mantuvieron con líderes de la comunidad judía argentina y del país en general. “Nuestra principal meta es demostrar que no están solos, que estamos con ellos. Lo que sea que ellos determinen, o que determinemos en conjunto, puede ser útil”, dijo.
Consultado por la muerte del fiscal de la causa AMIA, Alberto Nisman, Hoenlin remarcó que están muy “tristes”. “Esperamos que se tomen los pasos correspondientes inmediatamente para encontrar a los culpables, hecho que no ha pasado aún y que es muy perturbador. Y lo mismo ocurre desde hace 21 años, que no se ha encontrado culpables del atentado a la AMIA”, remarcó.
“Creo que la importancia de nuestra historia es que la única condición es la unidad. Mientras nos mantengamos unidos y las comunidades se apoyen unas a las otras, logrando que se fortalezcan, podremos trabajar en un futuro para el mutuo beneficio de todas estas”, dijo.
La Conferencia de Presidentes de las Principales Organizaciones Judías de los Estados Unidos nuclea a más de 50 organizaciones judías de ese país y es una de las voces con mayor influencia en el desarrollo de temas que afectan a la comunidad judía a nivel mundial. El cuerpo debate con presidentes, el Congreso, líderes y funcionarios de la ONU sobre temas como el antisemitismo, y trabaja con comunidades judías que se enfrentan a situaciones difíciles.
Visitaron Argentina Richard Stone, ex presidente, Stephen Greenberg, futuro presidente, y Samuel Schear, jefe de oficina, de la Conferencia de Presidentes de las Principales Organizaciones Judías de los Estados Unidos; Julio Messer, ex presidente de los Amigos Americanos de Likud; Amir Shivav, JDC;  Mariaschin, vicepresidente ejecutivo de Bnai Brith Internacional; y Mario Wilhelm, presidente de Bnai Brith Argentina.

El gobierno de Uruguay envía señal de apoyo a la comunidad judía

El gobierno envió ayer la señal de que las desavenencias que la anterior administración tuvo con Israel cuando criticó el año pasado los ataques de ese país a la franja de Gaza quedaron definitivamente atrás.

encendido velas Shoá

Sobreviviente enciende una vela en memoria de las víctimas del Holocausto. Foto: A. Martínez

Anoche envió una delegación de alto nivel al acto con que la Comunidad Israelita del Uruguay recordó los 70 años del final de la Segunda Guerra Mundial y la liberación de los campos de concentración. El vicepresidente Raúl Sendic y el subsecretario de Relaciones Exteriores, José Cancela, participaron del encendido tradicional de velas en recuerdo de las víctimas del holocausto. Sendic dijo que debía recordarse siempre a esas víctimas y el esfuerzo de los países que derrotaron al nazismo en la Segunda Guerra Mundial. Y señaló que esta semana recibió a integrantes de la comunidad judía que le agradecieron el reforzamiento de las medidas de seguridad en sus distintos centros sociales.

En el acto participó la embajadora israelí, Nina ben-Ami que recordó el rol que tuvo Uruguay al apoyar la creación del Estado de Israel que, dijo, tiene que ser “fuerte y seguro” porque es “el hogar de todos los judíos del mundo”.

Al acto asistieron el integrante del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Colorado, Max Sapolinski, el senador del Partido Independiente, Pablo Mieres, el diputado nacionalista Jaime Trobo, el director general de la Cancillería, Bernardo Graiver (cuyo nombramiento fue interpretado precisamente como una señal de acercamiento a la comunidad judía uruguaya), la intendenta de Montevideo, Ana Olivera, el director de Desarrollo Económico de la Intendencia de Montevideo, Luis Polakof y el embajador de Argentina, Dante Dovena. También estuvieron representantes diplomáticos del Reino Unido, Francia, Rusia y Estados Unidos, como representantes de los países aliados triunfantes de la Segunda Guerra Mundial.

La conmemoración consistió en la rememoración del Holocausto en el que murieron 6 millones de judíos mediante un video que mostraba las condiciones de vida en los campos de concentración. El video también incluía testimonios de sobrevivientes de esos campos que se radicaron en Uruguay y de jóvenes judíos uruguayos que recalcaban la importancia de seguir recordando lo ocurrido para evitar que vuelva a suceder y para que ningún otro pueblo sufra un genocidio. Los asistentes cantaron La canción de los partisanos que recuerda la resistencia de quienes estaban en el ghetto de Vilna (Lituania).

Las tradicionales velas fueron encendidas por los sobrevivientes Meir Markowicz, Catalina Jakter, Werner Schindler, Miriam Bek, Ester Segal, León Poplawski y Alejandro Landman a quienes acompañaban hijos y nietos además de Sendic y Cancela en representación del gobierno.

Se calcula que en Uruguay viven unos 20.000 judíos. La Comunidad Israelita del Uruguay fue creada en 1932 y en 1940 se creó el Comité Central Israelita conformado por la comunidad mencionada y otras tres (la Nueva Comunidad Israelita, la húngara y la sefaradí). Hoy es presidido por Sergio Gorzy. El comité es la principal institución representativa de los judíos uruguayos. Sus estatutos fueron aprobados por el Ministerio de Educación y Cultura en 1942.

Se considera que los primeros judíos llegaron a Uruguay hacia 1896 desde países vecinos. Entre 1927 y 1942 lo hicieron unos 19.600. Antes del ascenso del nazismo en Alemania ya habían llegado judíos de Hungría y otros que huían de la persecución de los zares de Rusia y del Imperio Otomano. Los primeros inmigrantes trabajaron en la industria frigorífica, en los tranvías, como vendedores ambulantes y en talleres de confección. La mayor parte de la colectividad judía vive en Montevideo aunque hay una comunidad en Paysandú.

Fuente: Enlace Judío México 

Los sefardíes en la independencia de Venezuela

Por: Gerardo Dorante

La presencia de judíos en territorio venezolano fue detallada por el historiador Manuel Pérez Vila, quien señaló, que en 1569 llegó a Borburata el conquistador Pedro Malavé De Silva, al frente de unos 300 hombres, los cuales la mayoría eran “marranos conversos,” expulsados de varias ciudades europeas de dominio español por orden de los reyes católicos Fernando de Aragón e Isabel de Castilla, ningún judío negado a convertirse al catolicismo, podía permanecer en territorio español después del 30 de junio de 1492. Hubo una prórroga hasta el 2 de agosto de ese año por lo que es bastante probable que también hubiese judíos entre los aventureros que acompañaron a Colón en su primer viaje.
Por distintas razones, llegaron más tarde judíos de Livorno (Italia), para radicarse en la isla de Cayenne (de posesión holandesa). La conquista de Recife por los portugueses que traían las Leyes del Santo Oficio, y la conquista de Cayenne por los franceses, poco tolerantes con los judíos, empujaron a muchos de éstos a emigrar a Nueva York y Curazao. Pero algunos de estos judíos originarios de Livorno, viajaron desde Curazao hasta Tucacas para establecer en 1693 la primera comunidad judía registrada en Venezuela. A partir de 1708 comienzan a llegar a Tucacas, que era el puerto comercial más importante de Venezuela, judíos holandeses provenientes de Curazao. Son hostigados por los españoles y se marchan, pero regresan un tiempo después para organizarse como comunidad bajo la presidencia de Samuel Hebreo. En Tucacas se erige la primera sinagoga en tierra venezolana, pero en 1720 las autoridades españolas arrasan con el poblado judío y le prenden fuego.
La historiadora Paulina Gamus Gallegos, señala: “En un documento español fechado en 1743 se pide vigilar la presencia de judíos que en gran cantidad se trasladaban entre las orillas del Amazonas y del Orinoco. Eran judíos establecidos en Nueva Zelandia, nombre de una posesión holandesa ubicada en la región del Esequibo.”
Bolívar y Mordechay Ricardo

Cuando se inicia la guerra de independencia en Venezuela, la simpatía de la comunidad hebrea en la isla de Curazao, estaba a favor de los patriotas venezolanos. En su mayoría eran comerciantes que se oponían a las políticas monopólicas de la corona española, aunado a ello los sentimientos de los judíos expulsados de España y Portugal eran contrarios a los intereses del imperio español en el nuevo continente. La prueba de ello se presentó en el año 1812, año duro para la causa patriótica; por la pérdida de la primera República y la capitulación del general Francisco de Miranda con Monteverde el 25 de julio de 1812.
Entre las causas que condujeron a la capitulación figura la caída de Puerto Cabello, fortaleza que estaba a cargo del joven Simón Bolívar. El libertador es obligado a huir a Curazao, el escritor Lovera De Sola en su obra: “Curazao, escala en el primer destierro del libertador” lo estampa de la siguiente manera: “Cuando la goleta Jesús, María y José, tomó rumbo a Curazao y se alejó del puerto de La Guaira, su pasajero Bolívar, viendo las montañas que se perdían en el horizonte, necesitó pensar acerca de su futuro.
Bolívar permanece en la isla y se hospeda en Curazao en la casa del judío Abraham de Meza. Surge entonces un personaje estudiado con cautela y respeto por quienes a él se refieren: se trata del abogado Mordechay Ricardo, de origen sefardita y quien, según todos los indicios, facilitó a Bolívar su propia residencia en la cual parece haber existido una excelente biblioteca.”
La amistad de Mordechay Ricardo con Bolívar fue mantenida a través del tiempo y mostrada en activa correspondencia. El abogado Ricardo, años más tarde (1814), también dio albergue a las hermanas de Bolívar, María Antonia y Juana Bolívar, cuando ambas huían del terror desatado por José Tomás Boves.
Por su parte el historiador y catedrático venezolano Roberto J. Lovera De Sola resalta la gran influencia positiva a las ideas bolivarianas de su amigo sefardí Ricardo en Bolívar. “Durante su permanencia de dos meses en Curazao, Bolívar logró curar, gracias a Mordechay Ricardo y sus amigos curazoleños, su angustia, su interior enfermo, recobrar nuevas fuerzas y ponerse de nuevo, con los hondos bríos, en aquello a lo cual había jurado dedicar su vida: la independencia de Sudamérica”.
Judíos con ideales bolivarianos

En la rica biblioteca de Mordechai Ricardo, Bolívar pasa días enteros consultando libros y documentos hasta escribir el Manifiesto de Cartagena.
David Castillo Montefiore, también judío de Curazao, fue uno de los importantes financistas de la Guerra de Independencia y Joshua Naar le hacía llegar dinero a Bolívar, por intermedio del Almirante Brión.
Ya en 1818, Joseph Curiel, quien años más tarde sería uno de los fundadores de la comunidad judía de Coro, se presentó ante Bolívar en Angostura, para ofrecerle el apoyo de los judíos del Caribe, hecho que no se limitó al aspecto económico ya que en la guerra de Independencia intervinieron, como militares activos: Benjamín Henríquez, nacido en la isla en 1784, participó en la Campaña Admirable y en la expedición de los Cayos. En 1816 fue enviado a Curazao por Simón Bolívar con el fin de reclutar hombres para el ejercito patriota trabajando activamente por la independencia de Venezuela, por lo que fue detenido, posteriormente fue dejado en libertad por petición del Consejo de la isla y enviado al exilio por considerarlo el gobierno insular persona peligrosa. De regreso a Venezuela se incorpora al ejército del libertador y en 1818 fue ascendido a teniente coronel. Samuel Henríquez otro judío que alcanzó el grado de capitán y Juan Bartolomé De Sola, general de brigada.
Durante toda la guerra de independencia, los comerciantes de Curazao, incluyendo a los judíos, jugaron un papel importante en el suministro de armas y pertrechos a los ejércitos patriotas
Azriel Bibliowicz: profesor de la universidad nacional de Colombia, señala que el 6 de mayo de 1819 el gobierno de la Nueva Granada emitió un decreto por el cual se acordaba a los “miembros del pueblo hebreo” el derecho de establecerse en su territorio con garantías de libertad religiosa, lográndose que el 22 de agosto de 1821 fuese abolido el Tribunal de la Inquisición, permitiendo que numerosas familias judías de Curazao, donde se vivía una fuerte depresión económica, se trasladaron a Colombia y Venezuela estableciendo estructura a la nueva comunidad.
Luego de una larga y cruenta guerra, la independencia de Venezuela quedó sellada en el campo de Carabobo el 24 de junio de 1821. El gobierno de la naciente república hubo de enfrentar el construir el devastado país, repoblar los vastos espacios de su geografía y normar la nueva legislación de acuerdo a los principios de igualdad y justicia dones preciados por los cuales dieron sus vidas nuestros libertadores. Ese mismo año, en el mes de agosto específicamente, el nuevo gobierno bolivariano decretó la abolición de la inquisición. La libertad religiosa fue garantizada posteriormente en 1830, al modificarse el artículo 22 de la Constitución vigente en ese entonces.
Ya para 1829, se había firmado un tratado entre Holanda y la Gran Colombia (incluida Venezuela), según el cual se garantizaba a los súbditos holandeses en el territorio de la Gran Colombia, la libertad de practicar la religión sin ser molestado. Esto permitió que muchos judíos curazoleños buscaran nuevos horizontes en otros lugares.
Los judíos sefardíes fueron llegando a Caracas como a otras ciudades de las costas venezolanas como Puerto cabello y Barcelona, pero fue en Coro, donde tuvo lugar el asentamiento judío más grande e importante.
En el año 1988, el Gobierno de Venezuela agradeció el apoyo de Curazao y a la comunidad judía, por su participación a la gesta independentista, con la emisión de tres estampillas relacionadas con el gran amigo del Libertador, Mordechai Ricardo.
Comunidad judía en Coro

En cuanto a la comunidad hebrea en Coro, Paulina Gamus Gallegos, escribió: “En Coro ya había algunos judíos desde el siglo XVIII. Para el año de 1831 vivían allí David Maduro, Joseph Curiel, Isaac Abenatar, Gabriel Abenatar, Samuel Maduro, Joshua López, Elías Curiel y familias de apellido Brandao, Álvarez, Henríquez, Correa, Fonseca, De Lima, Salcedo, Morón, Pereira, López, Capriles, Hoheb, Sénior, etcétera. Pronto estos judíos asentados en Coro alcanzarían gran prominencia comercial e industrial y por su participación estelar en la vida científica, cultural, en la política, en la diplomacia y en el periodismo. Destacan las figuras de Elías David Curiel, autor del himno del Estado Falcón, poeta, periodista, colaborador de El Cojo Ilustrado. Salomón López Fonseca, uno de los mejores poetas de su generación, David Curiel, promotor de la ciencia farmacéutica, José David Curiel, su hijo, Presidente de la Corte Suprema del Estado Falcón y de la Asamblea Legislativa. En Coro se inaugura, en 1832, el primer cementerio judío en tierra venezolana, que es hoy patrimonio histórico de la ciudad.”
En la misma, la catedrática Paulina Gamus, continúa señalando: En un país asolado, primero por la guerra de Independencia y luego por las luchas intestinas que llevaron a la Guerra Federal, la prosperidad de los judíos de Coro provocó no pocas envidias. En 1833 y en 1855 se producen violentos ataques contra esta comunidad, con saqueos y destrucción de sus propiedades.
Según Isidoro Aizemberg, en su importante obra “La comunidad judía de Coro, 1824 – 1900. Una historia.”Reseña que los disturbios anti judíos ocurridos en esa ciudad tuvieron su origen, en gran medida en la herencia católica de la población coriana. En situación de crisis económica o de malestar político y social se busca el chivo expiatorio a quien culpar, en este caso a la minoría judía que habitaban en Coro”. Por la situación muchos regresaron a Curazao; pero en 1859 el gobierno venezolano, por presiones de Holanda, los indemnizó y los invitó a regresar. Volvieron para continuar en su emprendedora labor en todas las áreas del quehacer humano.
Como elemento curioso, nunca construyeron una sinagoga sino que los rezos se hacían en las casas de las familias más prominentes. Tampoco crearon alguna escuela que les permitiera educarse en su tradición. Con el paso del tiempo fueron perdiendo sus nexos con la fe de sus antepasados y entraron en un proceso asimilatorio hasta desaparecer como comunidad judía. De ella apenas quedan unos pocos que se mantienen como judíos, pero sus apellidos de trascendencia no solo local sino nacional son testimonio perenne de la influencia determinante que tuvo esa comunidad.
Judíos de todos los tiempos en el desarrollo de Venezuela

En la segunda mitad del siglo XIX, hubo marcado interés de los gobiernos de Antonio Guzmán Blanco y Joaquín Crespo por atraer inmigrantes al país. Se hacía mediante contratos que el gobierno otorgaba y con la designación de agentes consulares idóneos. Los judíos Abraham J. Lasry, Enrique B. Levy y Alejandro Mondolfi, este último de origen italiano, cumplieron esas tareas. En las dos últimas décadas de ese siglo, comenzó a llegar al país una inmigración judía proveniente del norte de Marruecos, especialmente de Tetuán. Enrique B. Levy será uno de los fundadores, en 1907, de la Sociedad Benéfica Israelita que apenas tiene una duración de dos años. En 1930, Alejandro Mondolfi preside la Asamblea que acordará la constitución de la Asociación Israelita de Venezuela, institución que hasta hoy agrupa a la comunidad sefardí del país.
Los apellidos de esos nuevos inmigrantes son, entre otros, Levy, Cohén, Taurel, Obadía, Benacerraf, Sabal, Ettedgui, Pariente, Coriat, Benshimol, Bendayán, Sananes, Benzecri, Benmergui, Benaim, Pilo, Carciente, Benarroch. Se encuentran con una comunidad judía, la de origen curazoleño holandés, en vías de extinción por el proceso asimilatorio, pero el choque cultural impide los nexos entre ellos. Los recién llegados se establecen mayormente en Caracas, como también en La Guaira, Puerto Cabello, Carúpano, San Fernando de Apure, Río Chico, Valle de la Pascua, Maracaibo, Barcelona, Villa de Cura, Barquisimeto, Los Teques, La Victoria y Maracay.
A finales de los años veinte y mediados de los treinta del siglo pasado, la crisis económica que se vive en el mundo, adquiere dimensiones de miseria en el Medio Oriente. Comienzan a llegar al país, judíos provenientes de Palestina (Israel), Siria, Líbano y también de Turquía, Grecia y Bulgaria. Se les llama bajo el nombre de “turcos” ya que provenían de los antiguos dominios del Imperio Otomano.
El mismo año de 1930, llegan algunas familias askenazíes, es decir judíos originarios de Europa que en su mayoría se expresaban en idish, una lengua derivada del alemán ó bien en este idioma. Las relaciones intercomunitarias eran difíciles, por razones idiomáticas, culturales y hasta por el acento y entonación de sus oraciones.
A finales de la década de los 30, logran arribar al país algunos judíos que han podido escapar de lo que ya se vislumbraba como el propósito del régimen nazi de exterminarlos.
Una circular girada por la Cancillería venezolana a todos sus consulados en el Exterior, prohíbe expresamente otorgar visas a judíos. Al concluir la Guerra en 1945, llegó un número importante de sobrevivientes originarios de Rumania, Polonia, Hungría, Checoslovaquia, Yugoslavia, Grecia, Austria y Alemania. Muchos cambiaron sus apellidos para poder ingresar al país ya que se mantenía vigente la antes mencionada circular emanada por la Chancillería del país.
A partir de 1948, con la creación del Estado de Israel, se produce una emigración masiva de judíos desde países musulmanes, en donde la presencia de estas comunidades había sido milenaria. Llegan a Venezuela desde Egipto, Siria y Líbano, y al proclamarse la independencia de Marruecos, en 1956, se produce una importante inmigración de judíos que venían de Tetuán, Tánger, Melilla, Ceuta y otras ciudades del Norte de África donde el español era el idioma predominante. Los nuevos inmigrantes se encontraron con instituciones ya consolidadas, con sinagogas y con un colegio comunitario. De inmediato se incorporaron a la vida judía y a las actividades comerciales e industriales.
Los integrantes de las distintas inmigraciones judías que llegaron a Venezuela, se dedicaron en su gran mayoría, al comercio, pronto, muchos incursionaron en actividades industriales y financieras.
El primer banco del país, llamado Banco de Venezuela y creado por decreto del Presidente José Antonio Páez, fue fundado por Isaac José Pardo Abendana, judío sefardí proveniente de Altona, ciudad alemana cercana a Hamburgo. Llegó a Venezuela, con solo 17 años de edad en el año 1841. Además de banquero, fue un prominente jurista con participación protagónica en la redacción del Código de Comercio, lo que le valió una condecoración del presidente de la época Guzmán Blanco.
En todas y cada una de las diferentes disciplinas, ha sido notable el aporte de profesionales judíos en las diversas áreas del desarrollo y de la modernización del país.
Los avatares de la historia y los cambios sufridos por el pueblo judío a lo largo de su accidentada y sorprendente historia, condujeron a estos hombres y mujeres emprendedores a un largo periplo que los trajo a tierras venezolanas, donde efectivamente han dejado huellas. La mayoría no profesan la fe judía, pero conocen sus orígenes y están orgullosos de ello. En el presente viven entre nosotros una comunidad con deseo de seguir aportando para el desarrollo sustentable y productivo de la nación con ideas de libertad como los de sus antepasados que también dieron sus vidas por los ideales bolivarianos, dejando sendas imborrables que muchos ignoran, pero otros los recordaran como los héroes desconocidos de la independencia.
Bibliografía:
Benshimol Levy Abraham: Los Sefardíes, vinculo entre Curaçao y Venezuela.
Gallegos Gamus Paulina: La Comunidad Judía de Venezuela, distintas culturas, una sola fe.
Tomás Polanco Alcántara: Simón Bolívar: ensayo de una interpretación biográfica a través de sus documentos. Mérida, Venezuela.
Lovera De Sola, Curaçao, Escala en el primer destierro del Libertador.
Isidoro Aizemberg, “La comunidad judía de Coro, 1824 – 1900. Una historia.

 

A %d blogueros les gusta esto: