La Hagadá de Sarajevo ha sobrevivido la Inquisición, el Holocausto y la guerra de Bosnia. ¿Sobrevivirá a la paz?

Por Carol Off

La Hagadá de Sarajevo, actualmente en el Museo Nacional de la ciudad y asegurada por más de mil millones de dólares, ha sido objeto de numerosos rescates peligrosos en los últimos 100 años. (John Perry / CBC)

La Hagadá de Sarajevo, actualmente en el Museo Nacional de la ciudad y asegurada por más de mil millones de dólares, ha sido objeto de numerosos rescates peligrosos en los últimos 100 años. (John Perry / CBC)

Se ha escondido debajo de entarimados y en las bóvedas de los bancos; secuestrada para ponerla fuera de peligro por personas dispuestas a arriesgar sus vidas; y protegida de los estragos de la limpieza étnica. A lo largo de seis siglos y medio, este hermoso pequeño libro – que cuenta la historia del éxodo judío de Egipto – ha escapado de las garras de los enemigos con odio en sus corazones.

Pero puede no sobrevivir a su más nuevo y formidable enemigo: la indiferencia banal de un gobierno que ya no se preocupa por sus tesoros nacionales.

La Hagadá de Sarajevo se encuentra en el Museo Nacional de Bosnia, un edificio que casi fue destruido en la década de 1990, durante los cuatro años de guerra. Una bóveda especial sobre la restaurada segunda planta del museo está equipada con una puerta de cristal a prueba de balas para proteger su más valioso artefacto. Sólo se puede entrar con un permiso especial, y nadie más que un curador puede tocar este manuscrito medieval ricamente decorado.

Pero incluso en el vidrio, las miniaturas iluminadas y el texto – escrito a mano en cuero templado – literalmente brillan como a la luz de una interna.

Las Hagadás son comúnmente utilizadas por familias judías como una especie de guía de texto para las celebraciones de la Pascua; la Hagadá de Sarajevo tiene realmente manchas de vino y agua en algunas páginas, lo que indica que su propietario original, probablemente la usó para el Seder familiar.

Mientras que muchos hogares tienen sus copias, el manuscrito Sarajevo de 660 años de edad ha adquirido una cualidad casi mística. Su valor asegurado es más de mil millones de dólares.

Operación de rescate peligroso

El ex director del museo, Enver Imamovic, habla sobre el artefacto con reverencia no sólo porque es uno de los manuscritos más valiosos del mundo, sino también porque casi perdió su vida tratando de preservarlo.

En abril de 1992, cuando los serbios de Bosnia intentaron invadir la ciudad con un plan para hacer de Sarajevo la capital de una étnicamente pura Gran Serbia, el funcionario musulmán hizo lo que todos en Bosnia hicieron – trató de sobrevivir. Pero cuando el propio museo fue atacado en junio de ese año, Imamovic decidió que tenía que entrar en el edificio y guardar el libro judío.

Cómo se las arregló para convencer a varios policías que lo llevara atravesando una lluvia de balas y proyectiles de mortero con el fin de llegar al museo sitiado, Imamovic no es seguro. Cuando el jefe de la policía le preguntó con incredulidad si el libro era tan valioso como la vida humana, Imamovic, sin vacilar, dijo que sí.

Su escolta policial luego condujo como un loco hasta las grandes puertas de roble del edificio y pasó muchas horas buscando la estructura cavernosa antes de encontrar la caja fuerte fortificada en la que se guardaba el libro. Por suerte, uno de los policías era un experto en cerraduras y lograron entrar en la caja fuerte. Con el precioso manuscrito en la mano, desafiaron las balas una vez más para llevar la Hagadá a la bóveda de un banco central de la ciudad, donde estaría encerrada durante casi toda la guerra.

Cuando le preguntaron por su motivación, Imamovic se desconcierta con la pregunta – como si un médico pasara delante de alguien que necesita ayuda, dice.

Comenta que son sólo los periodistas extranjeros los que preguntan por qué los musulmanes arriesgarían sus vidas por un libro judío. El hecho de que todos los hombres que participaron en la operación de rescate hace 20 años eran musulmanes en realidad revela la cualidad más importante de antes de la guerra en Sarajevo.

Aunque los nacionalistas serbios intentaron separar las identidades étnicas, la mayoría de los bosnios – especialmente los de Sarajevo – no se veían a sí mismos como musulmanes, croatas y serbios: todos eran parte de una identidad compartida. Imamovic dice que la herencia judía de la ciudad era tan importante para ellos como cualquier otra, porque es lo que hizo de Bosnia la rica mezcla cultural que los nacionalistas querían destruir. La Hagadá era un símbolo de eso.

Expulsados ​​de España y bienvenidos en la mayor parte de Europa, un gran número de judíos sefardíes se establecieron en las tierras bajo el control de los otomanos a partir de principios de 1500. Bosnia fue uno de los pocos países en Europa que toleraban a otras etnias y Sarajevo se convirtió en un rico fermento cultural que incluyó a musulmanes, católicos, cristianos ortodoxos y muchos otros, incluidos los judíos. Con frecuencia llaman a la ciudad la pequeña Jerusalén.

Primero perteneció a la familia española

La Hagadá probablemente llegó a Sarajevo con la familia española que primero lo poseyó; hay incluso alguna anotación en una página indicando que fue inspeccionada por un inquisidor, una indicación sutil de la persecución que la familia soportó.

En 1894, el Museo Nacional compró el libro por una pequeña suma de un hombre llamado José Cohen, ni comprador ni vendedor sabían realmente el valor del libro. Los Cohen eran una familia muy respetada de Sarajevo que probablemente había caído en tiempos difíciles. Los estudiosos de toda Europa pronto se enteraron del pequeño tesoro y otros museos se ofrecieron a comprarlo multiplicando el precio que el pobre Josef Cohen consiguió.

A medida que el Tercer Reich reunía a los judíos de Europa para el exterminio, Hitler dio instrucciones para encontrar y asegurar los artefactos culturales judíos para un museo que estaba planeando.

Tan pronto como los alemanes ocuparon Sarajevo, vinieron en busca de la famosa Hagadá. El director del museo en el momento mintió a un oficial alemán, diciéndole que el libro ya se lo había llevado otro oficial. El entonces director confió el libro a Dervis Korkut, jefe de la biblioteca del museo.

En uno de los rescates más célebres de la Hagadá, Korkut sacó el libro fuera de la ciudad y hasta la montaña Bjelasnica, donde un hombre santo musulmán escondió el manuscrito bajo las tablas del suelo de una cabaña de pastores. (En algunas versiones de la historia, estaba escondido en una mezquita.) Se quedó allí durante muchos años antes de regresar al museo, de nuevo con la ayuda de los musulmanes.

Al igual que la historia de los judíos – desde el Éxodo en adelante – la de la Hagadá es de sobrevivir contra viento y marea, parece que la pequeña Hagadá ha tenido un espíritu especial que la protege de la extinción.

Manuscrito víctima de negligencia

Pero después de la guerra, Sarajevo es un lugar muy diferente. Mientras aun quedan jirones de la Bosnia multicultural, los nacionalistas que buscaban dividir el país tuvieron éxito. Un acuerdo de paz que se suponía iba a ayudar a sanar el país ha consagrado las diferencias étnicas en una constitución y creó un gobierno con cabeza de hidra que permite a las fuerzas (quizás incluso) personas escindir su línea sanguínea. Sólo las instituciones que hablan de la identidad nacional de cada grupo reciben apoyo financiero del gobierno.

El resultado es que todas las instituciones culturales de Bosnia están al borde de la extinción. El personal del Museo Nacional no ha cobrado en seis meses; no tienen dinero para pagar climatizador; apenas pueden permitirse el lujo de mantener las luces encendidas.

Enver Imamovic dice es muy probable que el museo cierre. No sabe cuál será el destino de la Hagadá. Pero sabe que al gobierno no le importa.

Imamovic dice que de hecho la agencia cultural de la ONU, la UNESCO, tiene poder para intervenir y hacerse con artefactos de importancia internacional que están en riesgo de destrucción.

“Mi preocupación ahora es que el mundo verá que no somos capaces de proteger el libro y [UNESCO] exigirá que se retire”, dice. Pero también quiere ver que el libro se conserva.

El hombre que se metió debajo de una lluvia de balas para salvar la Hagadá está profundamente triste.

Dice que la cultura de Bosnia sobrevivió a la guerra. No está seguro de que pueda sobrevivir a la paz.

Fuente: CBC News vía Enlace Judío México

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: