Discurso del P.M. Netanyahu 23 mayo 2011 AIPAC – USA

1a y 2a parte… (texto y videos)

de Silvia Schnessel, el miércoles, 25 de mayo de 2011 a las 0:17

“Mis amigos, antes de hablar de cosas acerca de Israel, quiero decir algo acerca de las escenas que he visto hoy en la televisión y que seguramente han visto ustedes. Cuando la tragedia golpea a Estados Unidos, Israel siente una identificación inmediata. Y la tragedia ha golpeado a Estados Unidos. En los últimos días las inundaciones y los tornados se han cobrado la vida de cientos de estadounidenses, incluso hoy en Joplin, Missouri. Todo lo que puedo decir es: Estados Unidos, estamos con ustedes en este día, y todos los días.

Y eso resulta evidente en las cosas que acabamos de escuchar de mis dos amigos cercanos: el Portavoz de la Casa del Presidente John Boehner, y líder de la Mayoría del Senado Harry Reid, vosotros guiaréis a los muchos amigos que están aquí hoy, distinguidos senadores y congresistas, hombres y mujeres, de los Estados Unidos de América.

Quiero saludar al presidente de AIPAC, Lee Rosenberg. Rosy, me enteré el otro día que si te gano en algo, no será en baloncesto. Será en fútbol. Y al director ejecutivo Howard Kohr – Howard, que no voy a ganarte en nada.

Quiero dar la bienvenida también a los representantes del Gobierno de Israel, los miembros de la Knéset, al Embajador de EE.UU. en Israel Jim Cunningham, al Embajador designado Dan Shapiro, a mi amada esposa y madre de nuestros dos hijos, Sara, y, por último, a nuestro fantástico embajador en los Estados Unidos, un hombre que sabe unas cuantas cosas sobre la alianza entre Estados Unidos e Israel, Michael Oren.

A todos los que nos apoyan en esta gran sala y a los millones de seguidores de esta gran tierra, el pueblo de Israel os da las gracias. Gracias por su firme compromiso con la seguridad de Israel. Gracias por defender el derecho de Israel a defenderse. Gracias por apoyar a Israel en su búsqueda de una paz segura.

Ahora, he oído esta noche de todos los portavoces algo que ustedes saben – que Israel es el aliado indispensable de Estados Unidos. Ustedes entienden que Israel y Estados Unidos están hombro con hombro luchando contra enemigos comunes, protegiendo intereses comunes. Ustedes saben que los innovadores israelíes ayudan a los equipos de energía a combatir las enfermedades, conservar el agua, limpiar el planeta. El apoyo de ustedes a Israel fluye del corazón.

Vean, no es sólo lo que hace Israel. Es lo que Israel es. Ahora, permítanme explicar eso. Ayer tuve un gran día. Me dejaron salir. Sara y yo pudimos ir a dar un paseo. Y tengo que felicitar a los servicios de seguridad estadounidenses. Son un poco más generosos que los nuestros. Así que caminamos junto al Potomac, y llegamos a visitar monumentos majestuosos de Washington. Leí las palabras eternas de Jefferson, “Sostenemos que estas verdades son evidentes por sí mismas, que todos los hombres son creados iguales.” He leído la frase inmortal de Lincoln, “gobierno del pueblo, para el pueblo, por el pueblo.”

Ahora, déjenme decirles por qué estas palabras resuenan con tanta fuerza en mí y en todos los israelíes – porque están arraigados en las ideas defendidas por primera vez por nuestro pueblo, el pueblo judío, la idea de que todos los hombres son creados a imagen de Dios, que ningún gobernante está por encima de la ley, que toda persona tiene derecho a la justicia. Estas son ideas revolucionarias judías, y que fueron pronunciadas hace miles de años – cuando vastos imperios dominaban la tierra, vastos imperios de esclavos gobernaban el mundo. Y los Judios dijeron estas verdades.

Israel es la cuna de nuestra civilización común. Es el crisol de nuestros valores comunes. Y el estado moderno de Israel fue fundado precisamente en estos valores eternos. Y esta es la razón de que en Israel más de 1 millón de musulmanes disfruten de plenos derechos democráticos. Por ello, el único lugar en el Oriente Medio donde los cristianos son completamente libres de practicar su fe es el democrático Estado de Israel. Y esta es la razón por la cual se puede confiar en Israel y sólo Israel, para garantizar la libertad de todos los credos en nuestra capital eterna, la ciudad de Jerusalén unida.

Mis amigos, Israel y Estados Unidos se han elaborado a partir de estos profundos manantiales de valores comunes. Hemos forjado una amistad duradera no sólo entre nuestros gobiernos, sino entre nuestros pueblos. El apoyo a Israel no divide a Estados Unidos. Une a los Estados Unidos. Une a los demócratas, de edad y jóvenes, liberales y conservadores, y los republicanos. Y, sí, Joe Lieberman, incluso une a los independientes. Quiero aprovechar esta oportunidad para saludar a uno de los grandes senadores en mi vida, un hombre que ha prestado un servicio increíble a su país, Estados Unidos, y ha estado increíblemente dedicado a Israel y el pueblo judío. Gracias, Joe Lieberman.

Verán, este amplio apoyo a Israel de los Estados Unidos es una gran ayuda y le da una fuerza tremenda a mi país. Y desde Harry Truman, Israel ha tratado con presidentes de Estados Unidos que la apoyaron mientras nos enfrentábamos a los problemas de un mundo cambiante.

Ayer el presidente Obama habló de su compromiso férreo con la seguridad de Israel. Dijo con razón que nuestra cooperación para la seguridad no tiene precedentes. Habló del compromiso no sólo frente a AIPAC. Habló sobre ello en dos discursos escuchados en todo el mundo árabe. Y ha respaldado las palabras con hechos.

Yo sé que estos son tiempos económicos difíciles. Por eso quiero dar las gracias al presidente y al Congreso por proveer a Israel con una asistencia vital a fin de que Israel pueda defenderse sola por sus propios medios. Quiero agradecerles a todos por el apoyo al sistema de defensa antimisiles Cúpula de Hierro. Hace unas semanas, los terroristas de Hamas en Gaza lanzaron ocho cohetes contra nuestras ciudades, en Ashkelón y Beer Sheva. Bien, estos cohetes nunca alcanzaron sus objetivos. Cúpula de Hierro los interceptó en el aire. Por primera vez, se puso en funcionamiento un sistema de defensa antimisiles en el combate. Eso es un precedente en la historia militar. Y quiero dar las gracias, Estados Unidos.

Estados Unidos e Israel están colaborando de muchas otras maneras también. Estamos cooperando en la ciencia, en tecnología, en el comercio, la inversión. No sólo empresas estadounidenses invierten en Israel. Empresas israelíes invierten en América. En la última década, las empresas israelíes han invertido más de $ 50 mil millones en los Estados Unidos…

(Se oye la protesta de una actiivsta… Netnyahu: Creéis que habrías tenido esas protestas en Gaza? )

Así, una de esas empresas está invirtiendo en la propia calle Richmond. Es una empresa que está construyendo una fábrica de alimentos. Bien, lo que significa es – más negocios, más empleos, y, sí, más humus.

Bueno, no es sólo alimentos lo que estamos trayendo a Estados Unidos. Por ejemplo en medicina. Israel está avanzando en la cura para la esclerosis múltiple, el Alzheimer, el cáncer. Hemos desarrollado medios mecánicos para que los parapléjicos vuelvan a caminar. Hemos colocado una pequeña cámara de diagnóstico dentro de una píldora. Yo no lo he tragado, pero entiendo que es bastante eficaz.

Y acabáis de oir hablar de este vendaje milagroso desarrollado por una empresa israelí que ha ayudado a salvar la vida de la congresista Giffords Gabby. Deseo a Gabby, una gran amiga de Israel, “refuá shlemá”, una feliz, rápida y expedita recuperación.

Israel y Estados Unidos también están cooperando para poner fin a la peor adicción del mundo, la adicción al petróleo. Esta dependencia de los combustibles del terrorismo envenena el planeta. Para ello hemos puesto en marcha un programa de 10 años en Israel para dejar el hábito, para encontrar un sustituto de la gasolina. Y si tenemos éxito, podemos cambiar el mundo. Podemos cambiar la historia.

Mis amigos, el apoyo del pueblo estadounidense para Israel se refleja en mi invitación para hacer frente a una reunión conjunta del futuro Congreso. Gracias, John Boehner, por esa invitación. Voy a hablar de la gran convulsión que tiene lugar en el Oriente Medio, los riesgos y las oportunidades. Y voy a hablar de los peligros de un Irán con armas nucleares. Y también voy a esbozar una visión para una paz segura entre israelíes y palestinos. Tengo la intención de decir la verdad sin adornos, porque ahora más que nunca, lo que necesitamos es claridad.

Y los acontecimientos en nuestra región están abriendo los ojos a una verdad sencilla. Los eventos en la región están abriendo los ojos a una verdad simple: los problemas de la región no tienen su origen en Israel. Las escenas notables que estamos presenciando en las plazas de todo el Oriente Medio y África del Norte se producen por una simple razón: La gente quiere libertad. Quiere progreso. Quiere una vida mejor.

Para muchos de los pueblos de la región, el siglo 20 les pasó por encima. Y ahora la tecnología del siglo 21 es decirles lo que se perdieron entonces. ¿Recuerdan ese proveedor de alimentos desesperado en Túnez? ¿Por qué se prendió fuego? No por Israel. Él se prendió fuego debido a décadas de humillación, décadas de corrupción intolerables.

Y los millones que salieron a las calles de Teherán, Túnez, El Cairo, Saná, Bengasi, Damasco, no están pensando en Israel. Están pensando en la libertad. Tienen anhelo de oportunidades. Anhelo de esperanza para sí mismos y para sus hijos. Así que es hora de dejar de culpar a Israel por todos los problemas de la región.

Permítanme subrayar una cosa. La paz entre israelíes y palestinos es un interés vital para nosotros. Sería la realización de un sueño poderoso y eterno. Pero no es una panacea para los problemas endémicos de Oriente Medio. No va a dar a las mujeres en algunos países árabes el derecho a conducir un coche. No va a evitar que las iglesias sean bombardeada. No va a evitar que los periodistas vayan a la cárcel.

¿Qué va a cambiar esto? Una palabra: democracia – la democracia real, auténtica. Y por democracia no me refiero sólo a las elecciones. Me refiero a la libertad de expresión, libertad de prensa, libertad de reunión, derechos de las mujeres, los homosexuales, las minorías, para todos. Lo que el pueblo de Israel quiere es que la gente de Medio Oriente tenga lo que tienen ustedes en América, lo que tenemos en Israel – democracia. Así que es hora de reconocer esta verdad básica. Israel no es lo que está mal en Oriente Medio. Israel es lo que está bien en Oriente Medio.

Mis amigos, queremos la paz porque concemos el dolor del terrorismo y conocemos la agonía de la guerra. Queremos la paz, porque sabemos las bendiciones que la paz podría traer – lo que podría traer para nosotros y para nuestros vecinos palestinos. Pero si queremos avanzar en la paz con los palestinos, entonces es hora de que admitamos otra verdad. Este conflicto se ha prolongado durante casi un siglo, porque los palestinos se niegan a ponerle fin. Se niegan a aceptar el Estado judío.

Ahora bien, esto es lo que este conflicto ha sido siempre. Hay muchos temas vinculados a este conflicto que deben resolverse entre israelíes y palestinos. Podemos, debemos resolverlos. Pero repito: sólo podemos hacer la paz con los palestinos si ellos están dispuestos a hacer la paz con el Estado judío.

Mañana en el Congreso, voy a describir qué aspecto podría tener la paz entre un Estado palestino y el Estado judío. Pero quiero asegurarles de una cosa. Debe mantener a Israel en la seguridad. Y por lo tanto, Israel no puede volver a las líneas indefendibles de 1967.

Voy a hablar sobre estos y otros aspectos del futuro de paz en el Congreso. Pero esta noche quiero expresar la gratitud de Israel por todo lo que están haciendo para contribuir al fortalecimiento de Israel y la gran alianza que Israel tiene con Estados Unidos. Ustedes ayudaron a mantener nuestra ventaja militar cualitativa. Ustedes respaldaron las sanciones contra Irán. Usted han defendido la paz verdadera. Se opusieron a Hamas. Y se unieron al presidente Obama y a mí en la denuncia de Hamás exigiendo que liberen a nuestro soldado cautivo, Gilad Shalit. Ese es otro crimen atroz de Hamas. Imagínense tener a un joven soldado encerrado en un calabozo oscuro durante cinco años sin ni siquiera una sola visita – ni una sola visita de la Cruz Roja. Creo que la comunidad civilizada debe unirse a Israel y los Estados Unidos y todos nosotros en una simple demanda de Hamas: la liberación de Gilad Shalit.

Mis amigos, pasé mis años de secundaria en Filadelfia. Entiendo que se ha desarrollado bastante desde entonces. Pero durante esos años, cuando era un pueblo soñoliento, solía ir a visitar la Campana de la Libertad. Ahora, como Primer Ministro de Israel, puedo caminar por la calle y ver una réplica exacta de la campana en el Parque de la Libertad de Jerusalén. En ambas campanas está la misma inscripción. Viene de la Biblia, del libro de Levítico, “U’kratem Dror BaAretz L’chol Yoshveha”, “Proclamad la libertad por todo el país para todos sus habitantes”.

Mis queridos amigos, esta es la esencia de la gran alianza entre nuestras dos naciones – dos los pueblos unidos en la libertad y buscando la libertad y la paz para todos. Eso es de lo que esta alianza se trata. Y ustedes son parte de ella. Ustedes la mantienen.

Les doy las gracias en nombre del pueblo de Israel y del gobierno de Israel. Gracias por la alianza estadounidense-israelí. Gracias, AIPAC.

Traducción: Silvia Schnessel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: