Italia y los Judíos

Arco de Tito – Foro Romano

Italia es el único país, además de Palestina y regiones limítrofes que tiene una continuada presencia e historia judía

ininterrumpida…

Italia es el único país, además de Palestina y regiones limítrofes que tiene una continuada historia judía, ininterrumpida. La Comunidad judía de Roma es la más antigua de Europa luego de la de Grecia: existen pruebas de su presencia en el Siglo II a.n.e.

Después del año 63 llegó otro grupo numeroso, llegó con Pompeyo, conquistador de Judea. La Sinagoga de Ostia es la más antigua de Europa y del Papado, los judíos estaban allí aun antes del surgimiento del cristianismo ( como estaban en Babilonia, Alejandría y en comunidades pequeñas dispersas a lo largo de la costa mediterránea y antes de que  Roma se convirtiera en un Imperio. Los judíos romanos son los italianos más antiguos..  Julio Cesar respetaba la observancia de las prescripciones hebreas: en el año sabático estaban eximidos del pago de sus tributos al Estado Romano, cuyo valor enviaban regularmente a Judea como contribución para el mantenimiento del Templo. En el año 66 d.n.e la población judía de la provincia de Judea, exasperada de los abusos y humillaciones que les imponían los procuradores romanos, se rebeló, así comenzó la Guerra de los Judíos, que duró cuatro años.


Catacumbas judías – Venosa

Jerusalém resistió valerosamente el asedio romano, pero el 9 de Av, del año 70 d.n.e Tito destruyó el Templo que cayó presa de las llamas. Una parte de los judíos derrotados fueron enviados a Cesárea, para morir en el circo, otra como mineros a Cerdeña donde nadie podía sobrevivir durante mucho tiempo y otra a Roma, para la construcción del Coliseo.  Luego del levantamiento de Bar Kojba (132-135) durante el reinado del Emperador Adriano, muchos otros miles de judíos fueron vendidos como esclavos luego de la derrota. Esto determinó  la práctica entre los judíos que vivían en Europa de utilizar el dinero que anteriormente se enviaba al Templo de Jerusalem para el rescate y la liberación de judíos. Esta colecta permitió que numerosos judíos sometidos a la esclavitud, a lo largo de los siglos, fueran liberados.

Además de la comunidad de Roma que era muy numerosa había otras comunidades en Venosa y Siracusa, especialmente en Nápoles y sus alrededores, y en todo el sur de Italia. Aparte de las catacumbas descubiertas cerca de la pequeña ciudad de Matera, se descubrieron otras, judías, en el año 1853, en  Venosa. El principal interés de las catacumbas de Venosa se encuentra en sus inscripciones, grabadas en parte en latín y en parte en griego, el uso de ambas lenguas era incorrecto, en general la mayor parte de los epitafios estaban escritos totalmente en hebreo y los caracteres utilizados son muy sorprendentes. En uno de ellos se lee:

( “Lugar de descanso de Beta, hijo de Faustino. Paz a su alma! Que su espíritu pueda compartir en la vida eterna!” ) Un epitafio cuya segunda parte está en riego escrito en caracteres hebreos también es notable. (“La paz a su lugar de descanso.”) (¡Sic!)Los judíos habitaban en otras ciudades del Imperio Romano por esa  época, (Ostia, Ravena, Ferrara, Bologna, Milan, Capua, Nápoles). El Emperador Constantino en el año 313 impone el Edicto de Milán, que prohíbe las persecuciones contra los cristianos, y la tolerancia hacia los otros cultos.  En ese momento los cristianos comienzan a perseguir a los judíos, cuya existencia en el Imperio Romano estará determinada por las relaciones entre los judíos y el papado. Los Judíos de Roma nunca fueron expulsados de ella, de acuerdo a lo establecido por uno de los Padres de la Iglesia, San Agustín los judíos debían ser dejados en paz, de acuerdo a los Evangelios, en una medida ejemplarizadora para demostrar al mundo como era la vida de aquellos que habían rechazado la creencia en que Jesús era el Mesías, ese sería su castigo.

 

Con la conquista de Sicilia por parte de los árabes se formaron importantes comunidades judías en la Isla. En 1088 cayó Noto, el último baluarte de la Sicilia musulmana frente al asedio de los Normandos. El  Regnum que resultó fue considerado un modelo sin igual entre los Estados europeos de aquellos siglos; una dinastía normanda que hundía sus raíces en la Francia septentrional, había logrado en un tiempo relativamente breve dominar y gobernar culturas muy diferentes entre si.  Latinos, griegos, judíos y sarracenos convivían, en mutuo respeto por sus religiones y tradiciones en un suelo común bajo el dominio normando.  Dándose cuenta de la fuerza de las tradiciones, el conde Ruggero supo gobernar con habilidad obteniendo un éxito que muy pocos soberanos de esa época lograron. En 1282 Sicilia pasa a quedar bajo la dominación del reino de Aragón, desde ese momento la suerte de los judíos sicilianos quedará ligada a la historia de Cataluña.

El primero en dar noticias sobre los judíos de Sicilia, fue Benjamín de Tudela (Navarra), cuya visita tuvo lugar en el siglo XII. Alrededor de 1160 Benjamín de Tudela partió de Zaragoza, directo a Marsella y a Génova, de allí fue a la Toscana, donde visitó Lucca y Pisa,  Bologna y Roma, luego se dirigió a Otranto, desde se embarcó para Corfù.  A su retorno de Oriente, llegó a Sicilia,y de ahí dio interesantes informes sobre la vida de los judíos sicilianos, que se dedicaban al arte del tejido y de las tinturas, además de otras tareas, muy importantes como fueron la pesca y la elaboración del coral.

 

Fuente: Milim Cultural

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: