Pogrom

Moshe Vainroj
Porisrael.org

El diccionario de la Real Academia Española para la lengua castellana,
determina específicamente que la palabra “pogrom” no está en sus encuadres, puesto que no es una palabra hispana.

No obstante, el término “pogrom”, es reconocido, utilizado, escrito y pronunciado en casi todos los idiomas y dialectos con los que el Hombre hoy se expresa y comunica en todo el orbe.

La palabra “pogrom”, que por antonomasia remite a los violentos saqueos, la impunidad del crimen, las matanzas y depredaciones a los que el pueblo hebreo viene siendo sometido a lo largo de toda la historia de “esta presunta civilización” con la que vivimos, proviene del vocablo ruso “pogromit”, que esta compuesto por: “PO” (por encima), y por : “GROM”, (trueno).
Resumiendo, pogrom significa en la lengua eslava rusa: devastación, destrucción.

En anteposición a lo estipulado por la R.A.E., el diccionario “The New Dictionary of Cultural Literacy”, estima que: “pogrom”, SI es una palabra que existe y explica su origen detallando que se forma de : (Puh-Grumm), y que designa un acto de violencia, masacre o persecución instigado por un grupo gubernamental de la clase dominante, o por un caudillo, o por una autoridad religiosa contra una minoría débil, la que en la Rusia Zarista fue dirigida específicamente a las pequeñas e indefensas comunidades judías.
Innumerables fueron los pogroms llevados a cabo en la Rusia del Siglo XIX, sin que nadie alzara una simple voz de protesta. Todo era aceptable para justificar la “caza de judíos”

El “pogrom” (o pogromo), consiste en un organizado ataque a mansalva, perfectamente planificado contra una aldehuela adormecida e indefensa.
Durante estas salvajes incursiones, los atacantes generalmente beodos cometían las mas horrendas barbaridades y tras vejar, violar, masacrar a los niños, quemar libros sagrados y apoderarse de todo objeto de valor hallado al alcance de sus garras, estos vándalos se retiraban no sin antes incendiar los míseros ghetos o las casuchas ruinosas de una aldea .

Personas indefensas, desprevenidas, que no contaban con elementos de represión; los habitantes judíos no poseían armas para defenderse e ignoraban toda táctica de cultura guerrera.

Esta era la técnica del pogrom. Masacrar a gentes de paz adormecidas y sumidas en su amarga lucha por subsistir.

El origen histórico de la palabra “pogrom”, data del año 1881, año en el que el Zar Alejandro II fue asesinado en la ciudad de San Petersburgo.
No hace falta recalcar la aclaración de que al difundirse la noticia del magnicidio, los judíos que habitaban la ciudad, fueron acusados mancomunadamente y sin distinción alguna del crimen: todos los judíos habían matado al Zar de todas las Rusias….!
De la misma manera que 2000 años antes, todos los judíos mataron a Jesús.

La reacción fue tremenda y tormentosa….!
Se desató de inmediato una ola de violencia turbulenta en la que hordas salvajes compuestas por decenas de miles de furiosos individuos embriagados de odio y aleccionados por los sacerdotes de la iglesia cristiana ortodoxa rusa, atacaron a la comunidad judía toda…!

La judería de San Petersburgo, que contaba con mas de dos millones de almas, fue depredada , arrasada, vejada y violada en esta acción humillante e infame que continuó ininterrumpidamente, difundiéndose a toda la Rusia Meridional prolongándose hasta las postrimerías del año 1884.

Así nació el pogrom, “El Gran Pogrom”. Una acción masiva y criminal que trajo como consecuencias que los judíos que pudieron escaparon de aquella nefasta trampa huyendo casi en masa, en un torrente humano acosado y desesperado, que “puso proa” hacia América, en una larga emigración que perduró hasta 1920.

Existen documentaciones fidedignas, inclusive aceptadas como auténticas por las academias rusas de la historia y hasta por los guardianes de la biblioteca de El Vaticano, que certifican la veracidad.

De las “operaciones” realizadas contra los judíos en Rusia, aún antes del asesinato del Zar y del Gran Pogrom, todos aquellos ataques antisemitas, no “gozaron” del apelativo “pogrom”.
Fueron simplemente “Cruzadas Cristianas Antijudías”, que nunca fueron juzgadas por ningún tribunal y nunca fueron objeto de castigos o puniciones y que fueron creadas, dirigidas y manipuladas por la curia sacerdotal de la iglesia ortodoxa rusa.

Numerosos fueron, también, los pogroms llevados a cabo durante el proceso de la revolución rusa de 1917; muy a pesar de la canalla que los cometió, han quedado fielmente documentados y clasificados.

A continuación, durante la guerra civil rusa (1918-1921), época de notoria influencia bolchevique, a las minorías judías no se le ahorraron apaleamientos ni persecuciones. Las juventudes hebreas, comenzaron a concientizarse y sintieron el fuego, la llaga ardiente de su dignidad lastimada; entonces se unieron a las fuerzas revolucionarias.

Esto motivó que las huestes del llamado “ejército blanco”, volvieran sus acciones de represalia contra los ancianos y los niños hebreos que restaban, desprotegidos, en las aldeas.

Los “blancos” culpaban de todas sus fracasos militares a los judíos.
Y entonces los pogroms cubrieron Rusia, extendiéndose, mas tarde, el antisemitismo a toda la Europa Oriental y difundiéndose como una infecciosa y mortal epidemia.

La palabra pogrom, se hizo carne en las mentes de los xenófobos, los psicópatas delirantes de odio y los dirigentes totalitaristas que, finalmente habían hallado un nombre para encasillar a todas las acciones contra las víctimas minoritarias indefensas.

Los tiempos modernos, con sus medios sofisticados y dramáticamente eficientes, con los que la barbarie obtendrá la victoria en las contiendas violentas en las que siempre hay un derrotado, no han echado al olvido al malhado “pogrom”.

Siglo XXI. Tan joven, tan maltrecho ya, y tan mancillado……!
En tus tiempos, ya no echan mano tus dirigentes, tus policías, tus políticos, tus jueces, tus sacerdotes y tus banqueros de la palabra “Pogrom”…!
Este es un vocablo que les parece anticuado, demasiado manoseado, pequeño y que casi no tiene fuerza……

Hoy se diseñan pancartas con “slogans” mas contundentes, mas en acuerdo con la hipocresía en que se vive……
Hoy “los que mandan”,prefieren nombres como :”Revolución Bolivariana” ; “Reconstrucción Justicialista” ; “Dominio Islámico del mundo” ; “Boicot” “America es de los Americanos” ; “República Popular…” ; “Confederación de Rusia libre” ; “Asociaciones para la pureza Cristiana” , “Globalización…!! “Veto del uso de los productos de tal o cual zona ocupada…”,
Ya no hace falta poner en práctica el “pogrom”.
Hay sistemas más elegantes, mas silenciosos y efectivos, con nominaciones menos irritantes….
Los nombres son muy variados y los lugares están difusos en miles de autoestradas y elegantes aeropuertos.
Todo ha cambiado en su aspecto externo; pero……
El único factor común, es ese el que nunca ha cambiado: la víctima minoritaria, los Hebreos.

Moshe Vainroj
Bat-Yam, noviembre 8 de 2010

Anuncios

Una respuesta

  1. Lo siento señora, pero se ha pasado usted tres pueblos. Ningún historiador de ese periodo se atrevería nunca a hacer la afirmaación que usted ha hecho. La propaganda comunista juega con el antisionismo según le interese, y en este caso le interesaba descalificar por un lado al zarismo y a los rusos blancos. Mi consejo es que se ponga al día en cuanto a ese episodio y verá que no fue tan grande la masacre y que judíos y ortodoxos han convivido bastante bien a lo largo de la historia, no existiendo ningún tipo de Inquisición como ocurrió en los países occidentales.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: