González Ruano y los judíos masacrados

Rosa Sala Rose: González Ruano y los judíos masacrados.

 

miércoles 3 de noviembre de 2010

González Ruano y los judíos masacrados

José Carlos LlopNo hace mucho que José Carlos Llop, bajo el título de París: suite 1940, le dedicó una indagación maravillosa a los “años oscuros” del famoso escritor y dandy español César González Ruano en París durante la Segunda Guerra Mundial. A medio camino entre la novela y el ensayo, con una sutileza admirable, esta obra de Llop se adentra en las lagunas que se abren premeditadamente en las memorias de Ruano como pozos oscuros. “Ese misterio sobre el que [Ruano] merodeará una y otra vez en sus libros, como un zorro que no se decide a atacar el gallinero”.

París: Suite 1940
El misterio principal: ¿de qué vivía Ruano? El escritor había abandonado su corresponsalía del ABC en Berlín para instalarse en París. Una vez allí, harto de la pluma, había decidido dejar de escribir. Y aun así, nunca llevó un tren de vida tan lujoso como en aquellos años en los que vivió de fiesta en fiesta en pleno centro de una Europa agonizante. Poco a poco, oscilando entre testimonio y testimonio, Llop deja que las sospechas vayan tomando forma. Para ello cita a Laurence Viola, viuda del artista Manuel Viola:

Cuando él [César González Ruano] llegó a París, ya se decía entre los españoles que había aprovechado su corresponsalía en Berlín para estafar a judíos alemanes en apuros. Ya sabe: qué alemán, siendo judío, no estaba en apuros en Berlín entonces. Llegó cargado de joyas y comportándose como un marqués.

O reproduce un extracto de las memorias de Caballero Bonald:

Manuel Viola me contó durante las erráticas confidencias de alguna noche culpable, cosas terribles a propósito de las actividades de CGR en el París de la Ocupación alemana. Algunas las he olvidado y de otras prefiero no acordarme.

Con todo, según su propia declaración, Llop no pretende hacer un ensayo histórico, sino una obra literaria. La gran laguna del Ruano parisino queda envuelta en una prudente neblina en la que todo se sugiere pero nada se afirma.

Sin embargo, como hemos visto, Llop también se ha documentado. Y hay al menos un testimonio que, ya sea por premeditación o por despiste, no aparece en la bibliografía de París: Suite 1940. En dicho testimonio la gran laguna de Ruano queda desvelada con profusión de datos y de la manera más atroz.

César González Ruano
Fue el historiador Xavier Casals quien llamó mi atención sobre Los senderos de la libertad (Europa 1940-1944), la interesante obra autobiográfica del sindicalista Eduardo Pons Prades que parece haber pasado bastante desapercibida.

Eduardo Pons PradesPons Prades, que fue miembro de la resistencia en la Francia ocupada, cuenta que en el puesto fronterizo de Bourg-Madame-Puigcerdá se habían recibido informes sobre misteriosas caravanas de camiones, nunca más de seis, que desde finales de 1942 transitaban de Perpiñán a Andorra. Eran del modelo Berliet, camiones militares franceses de 1936, matriculados en los Servicios de Obras Públicas, con documentación en regla y alimentados con gasolina, cuando por entonces casi todos los camiones funcionaban con gasógeno. Al merodear junto a ellos, un oficial de aduanas llamado Parent tuvo la sensación de que transportaban gente.

Poco después unos guerrilleros hallaron herido de bala en los Pirineos a un ingeniero alemán judío llamado Rosenthal que les reveló el misterio de los camiones. A fin de sacar a sus padres y a su hermana de la Francia ocupada, Rosenthal había entrado en contacto en París con el supuesto agregado cultural de la embajada franquista. El falso funcionario se hacía llamar Don Antonio y decía haber sido enviado desde Madrid a París expresamente para salvar judíos. Tras pagarle una fortuna a Don Antonio para financiar el pasaje, los Rosenthal fueron introducidos en un camión Berliet que iba a llevarlos a Andorra desde Perpiñán. Poco después se sumaron otros tres vehículos, formando una pequeña caravana.

Les dijeron que iban a entrar en Andorra a pie, por la montaña, acompañados por guías del país y que en menos de una hora estarían a salvo. Que no tardaría en hacerse de día y que todo iría bien… Pero, de pronto, estallaron varias ráfagas de metralleta y el griterío de las víctimas. Y en el acto dispararon también contra su grupo. Como el ingeniero caminaba detrás del todo –para ayudar a los rezagados-, sólo fue alcanzado en un hombro, cayendo entre espesos matorrales. Inmóvil y reteniendo su respiración, se quedaría allí, acurrucado, mientras la luz de las litnernas de los asesinos se pasebaa entre los moribundos, a los que desvalijaban, apresudaramente. Luego, tras repetidas blasfemias –en la muy católica lengua andorrana, sin duda-, oyó cómo abrían una zanja, en la que medio enterraron los cadáveres.

El resistente Manuel Huet Piera, del Grupo Ponzán, acompañó a Rosenthal a París para identificar al misterioso “Don Antonio”. Era César González Ruano. Así lo revelaron las pesquisas efectuadas en Francia y detalladas con abundantes detalles en el libro de Pons Prades. Éstas serían, por tanto, las “cosas terribles” que Caballero Bonald le oyó contar a Manuel Viola. No se trataba sólo de aprovecharse de los desesperados judíos europeos, sino de engañarlos a centenares con falsas promesas de libertad para sacarles hasta el último céntimo y después masacrarlos, por obra de sicarios contratados, en la impunidad de la noche, una y otra vez, en caravanas perfectamente organizadas. Elegantemente, sin mancharse las manos, como le corresponde hacer a un dandy y hombre de cultura.

De ser cierto el relato de Pons Prades, en estos momentos varias fosas con cientos de huesos reposan en la frontera andorrana, perpetuamente selladas bajo un manto de vegetación, de silencio y de desmemoria. Quizá, ahora más que nunca, haya llegado el momento de ir a buscarlas.

 

http://rosasalarose.blogspot.com/2010/11/gonzalez-ruano-y-los-judios-masacrados.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: