Nosotros, los cruzados

Hablar bien de Israel no es delito. Todavía.

Thursday, November 4, 2010

Nosotros, los cruzados

Kufa es un centro de estudios islámicos que está a pocos kilómetros de Najaf, en el centro de Irak. Y no es un lugar cualquiera. Allí se forman las élites del clero chií, como por ejemplo, en su momento el ayatolá Jomeini. Allí a este plumilla le explicaron una visión del mundo completamente diferente a la que tenemos en Occidente. Muy interesante en algunas cosas y aterradora en otras, pero sobre todo distinta de la de todos nosotros, incluyendo los que consideran que no somos tan diferentes y que merecemos que nos maten porque algo malo habremos hecho.

Y en esa visión, que no es exclusiva de los chiíes sino común a todo el mundo islámico, uno de los puntos que más nos separan es la definición de cristiano. Porque verán, aquí podemos manifestarnos contra la visita del Papa o embarcarnos junto a un grupo de terroristas con destino a Gaza, pero nada de eso borra lo que somos a ojos islámicos. Somos cristianos. Y así es lo mismo un productor de cine porno francés, que una monja italiana o un activista antiisraelí. Es más, para ellos Israel –y así me lo contaron— no es más que la reedición del reino latino de Jerusalén del año 1099. “Aquello duró cien años y éste apenas lleva sesenta. Tenemos tiempo”, avisaba un clérigo totalmente en serio. Nosotros somos los cruzados.

Pero nosotros no queremos entender esto porque consideramos al cristianismo como una cuestión exclusivamente religiosa. Porque somos muy modernos. Y por la misma regla de tres no entendemos nada cuando en Israel su Gobierno exige que se le reconozca como Estado judío. No nos entra en la cabeza que no tiene nada que ver con la separación entre religión y Estado. Y por eso nos agarramos como a un clavo ardiendo a cualquier cosa en sentido contrario. Y la divulgamos y la publicamos. Como que Mahoma era un feminista de su época (en el importante diario) o cuando el príncipe jordano Ghazi bin Muhammad bin Talal suelta que “cristianos y musulmanes estamos en el mismo barco”.

Claro, claro, el mejor ejemplo del mismo barco, es la Iglesia de Nuestra Señora del Socorro de Baghad (que un servidor también conoce), donde esta semana cristianos y musulmanes estaban juntos. Los primeros desarmados con sus hijos en brazos mientras los segundos les disparaban indiscriminadamente. Otro ejemplo del mismo barco es el último comunicado de Al Qaeda que amenaza con matar cristianos allá donde estén. Es decir a todos nosotros y aquí mismo. Pues nada, nosotros sigamos demonizando a los que están en primera línea. Y no perdamos de vista que por mucho que les condenemos y les boicoteemos son parte de nosotros. De Occidente.



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: