Viajar por Israel

Recién llegados de un viaje por Israel en familia, traemos como resultado una panorámica muy esclarecedora y sorprendente de lo que hemos visto y contemplado con nuestros propios ojos y oídos. No hemos regresado con el mismo equipaje que salimos, es otro, seguro.
Esclarecedor porque nada tiene que ver lo visto y vivido con lo que la mayor parte, la gran mayoría diría yo, de los medios de comunicación españoles proyecta día tras día sobre la realidad de Israel, en tanto que moderno Estado como también en cuanto a su sociedad. Esclarecedor porque viajar por su geografía urbana, rural, social y humana por extensión aporta una perspectiva ignorada para muchos españoles que tienen una visión nada equilibrada, poco objetiva y algo distorsionada del Estado judío actual. Esclarecedor porque uno se halla ante una sociedad moderna, potente, avanzada, creativa, democrática y modélica, y que comparada con la realidad española presenta terrenos comunes y distancias evidentes, diferencias que en modo alguno deben servir como valores a juzgar desde el desconocimiento y la ignorancia. Esclarecedor en suma frente a la imponente falta de información que pesa sobre la opinión pública española que carente de la misma elabora juicios con lo que le llega a través de los medios de comunicación en general, poco propicios a extenderse en las genuinas realidades del Israel del siglo XXI o cuando menos vertidos con cuentagotas.

Sorprendente porque llegando con la mochila cargada de prejuicios e ideas, (No es nuestro caso, pero es así hoy para cualquier españolito que viaje hasta Israel) salpicada de tópicos y juicios comunes poco vinculados con la realidad israelí, el viajero descubre el otro lado de la cuestión y queda boquiabierto y extrañado. Sorprende comprobar cómo se vive la seguridad en este pequeño pero estable país rodeado de enemigos por tres costados, Líbano y Siria al Norte, Jordania por el centro y Egipto al Sur más el problema de Gaza, la relajación con que se vive la presencia de militares uniformados por sus calles y carreteras y el orgullo de los israelíes hacia “nuestros soldados” como gusta llamarlos. Sorprendente resulta la calidad de vida que gran parte de sus habitantes disfrutan en muchos sentidos y que en algunos aspectos compite y supera a la española. Sorprende la naturalidad con que viven las diferencias existentes dentro de su sociedad y que reflejan el envidiable equilibrio de que disfrutan, diferencias en todos los ámbitos, en lo político, lo religioso, lo cultural, lo social, pasando por el mosaico de gentes y culturas tan dispares que dan color y vivacidad a una sociedad civil que asume en general su compromiso con el país, su bandera que exhiben con orgullo, unos valores en común que a pesar de ser discutidos y debatidos, no son obstáculo alguno que impida el sentido de pertenencia nacional para la inmensa mayoría de sus ciudadanos, excluida claro está aquella parte que niega la condición del Estado como judío, como son algunos árabes israelíes, no todos y esto debe quedar claro, más las excepciones de algunos sectores religiosos minoritarios judíos contrarios a la existencia misma del Estado del que viven subvencionados y sostenidos, paradoja donde las haya. Hay libertad, se vive en libertad y eso se palpa a cada paso.

Nada en Israel resulta indiferente para un español que viaje allí. Nada en Israel le resulta ajeno, el paisaje humano, su estilo de vida, el paisaje geográfico que en algunas partes recuerda muchísimo a España, en suma cuanto sucede allí tiene que ver con nosotros mismos porque uno se ve reflejado en las hebras e hilos del tejido social israelí. Lo israelí resulta por tanto familiar por su proximidad y cercanía humana. Pero si no se pisa tierra y habla con sus gentes no se entiende ni se ve nada, solo hay distorsión y manipulación, la cruda realidad hoy para la mayor parte de la opinión pública española.

Puede parecer una idealización, sublimación del contraste y la visión, pero no es así, es más bien la clarificación que procede tras la conexión con una realidad escamoteada y hurtada tras décadas de mala prensa y peor opinión. Ahora disponemos de razones para manifestar a cuantos todavía sostienen opiniones prestadas que hay que ir y ver porque en España se ha edificado una opinión que ofende a la inteligencia por su condición primaria y elemental.

Habría más qué contar y hablar sobre el viaje pero basten estas primeras pinceladas generales y aclaratorias a fin de poner ciertas cuestiones en su debido lugar antes de abordar otras de mayor calado y enjundia, porque haberlas las hay. Insisto, el Israel que nos pinta la prensa española nada tiene que ver con el que hemos visto y viajado, nada tiene que ver con el cuadro que nos ofrecen algunos destacados relatores informativos sobre la zona. Lo que hemos visto con nuestros propios ojos y escuchado con nuestros propios oídos nos abre el apetito para más viajes y encuentros, somos de una sociedad que tiene mucho en común con una cultura y un pueblo con el que tenemos más vínculos de los que imaginamos y podemos discurrir.

Miguel Martín

Zaragoza

Anuncios

3 comentarios

  1. Estoy de acuerdo con Miguel. Además cuando todavia están calientes los cuerpos de muchos católicos muertos violentamente en una Iglesia, recuerdo que en mi estancia en Israel no tuve ningún problema para visitar y rezar en iglesias católicas. Por cierto, no he visto muchas sinagogas en España.
    Israel es un extraordinario país con un gran mérito para sobrevivir ante la incomprensión del mundo. Israel es un lugar al que deseas volver. Algunos motivos para hacerlo son sus gentes, su cultura, su belleza, su color, sus mares, su música, su comida, su democracia …
    Mis mejores deseos de Paz y Prosperidad para Israel y también para Sefarad.
    Shalom!
    María

    Me gusta

  2. Muy buenos e interesantes artículos, con información muy completa y amena. He incorporado tu página como enlace recomendado en Blog Olei Haifa.-
    Muy buenos tus aportes

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: