Por qué hice el film sobre Avigdor

por Martha Wolf

Ante la proyección de la película en el 8º Festival Internacional de Cine Judío en la Argentina, FICJA, deseo transmitir algunas reflexiones sobre qué me motivó a realizar esta experiencia.

Primero, porque el tema me apasionó siempre, al punto de escribir hace algunos años dos libros sobre la inmigración judía a la Argentina, con fotos y textos de la Editorial Manrique Zago, ya que fue nada más y nada menos que la historia de mi familia y de mi comunidad. Historias diferentes en los destinos personales, pero colectivas en el destino de la persecución antisemita y el encuentro de un lugar en el mundo dónde sobrevivir al desarraigo, todo esto antes de la creación del Estado de Israel.

Segundo, porque soy ashkenazí, judía de origen de Europa Central, y al casarme con un judío alemán aprendí otro submundo de los judíos que desconocía. Reconozco que frente a mi ignorancia y prejuicios de que los judíos alemanes eran más alemanes que judíos tuve que trabajar mucho para entenderlos, aceptarlos y admirarlos. Con mi esposo Z”L viví 50 años, los mismos que tengo en la comunidad judeo-alemana, y con mi trabajo profesional de escritora, periodista y conductora radial, he hecho trabajos de investigación que me han enriquecido enormemente -entre ellos el haber escrito para los 40 años de NCI, Nueva Comunidad Israelita, una revista que me permitió saber más sobre los iekes. Luego, el convivir con una familia judeo-alemana tan alemana en sus costumbres y tan judía en sus tradiciones me condujo a ser parte más activa de mi pertenencia, así como las transmitimos a nuestros hijos y nietos que la continúan.

Los múltiples viajes que hicimos juntos a Europa, contaron también con nuestro paso por Alemania y por Aurich, el lugar natal de mi esposo. Allí participamos del reencuentro de los sobrevivientes y de la inauguración del monumento a los asesinados por los nazis. También compartimos con gente democrática no judía momentos de gran reivindicación moral. En fin… toda esa experiencia llena de contradicciones del ayer y del hoy en la Alemania de posguerra me ayudó a enfocarlos mejor. Pero con mi esposo nunca dejamos de hacer la triangulación Buenos Aires, Europa, Israel, porque él no superó el drama del Holocausto e Israel fue siempre el punto de partida de su ser judío. Cuando llegábamos a Alemania, hablaba el idioma, comía las típicas recetas, disfrutaba de la vajilla, del orden, del respeto, del progreso, etc.; y cuando llegaba a Israel, besaba la tierra y lloraba.

Además de mi vida con los alemanes escribí en memoria de él un libro que se llama “León de Judea”, en el que dedico muchas páginas en contar sus características de judío alemán que lo identificaba como era: un hombre serio, inteligente, fuerte y derecho.

De sus recuerdos, Avigdor también tenía un lugar. Era el lugar adonde él y su hermano fueron a vivir cuando llegaron como refugiados y se criaron con sus abuelos, agricultores en Aurich, mientras sus padres urbanos se fueron a trabajar a Buenos Aires. Sólo supe qué fue Avigdor cuando el año pasado, en memoria de él, su hermano donó una gran cabaña para los chicos que vacacionan en el Camp de la Fundación Judaica del Rabino Bergman. Allí les hablé sobre su infancia, y luego el éxodo y su crianza en esas tierras, y me emocioné de estar en la colonia. En esos días -junto a tanta gente- comprobé que jóvenes, maestros y rabinos retornaban a ese lugar a honrar a los inmigrantes, y que su convivencia con el no judío era como un sueño hecho realidad. Fue esa realidad la que me invitó a presentar mi proyecto a Bergman, que terminó siendo el desafío que culminó con la películas.

Mis viajes a Avigdor para filmar los testimonios, más los que pude recoger en la capital, me dieron una dimensión de todo lo que significó para los iekes llegar a un lugar tan desolado, agreste, lejano e incomunicado… Pero también me dio la dimensión del espíritu de los judíos alemanes organizados, cultos, algunos sionistas, otros no -de su desmoralización y esfuerzo para salir adelante y progresar, de sus mujeres valientes y hacendosas, de sus hijos que colaboraron a la par de los adultos, de sus maestros, de su convivencia con el gaucho y del agradecimiento a este país por haberles dado la oportunidad de salvarse, más allá de las leyes que regían sobre su no admisión en el país. También el hecho que su jefe de Gobierno sea un descendiente de esos colonos hizo más mágico mi deseo de perpetuar la epopeya.

Los judíos que hoy quedan en Avigdor son soldados y custodios de ese patrimonio y de esa memoria y quise perpetuarla ensamblando el ayer con el hoy.

Gracias a todos los que me dieron su testimonio. Fue imposible incluirlos a todos, pero sus memorias ayudaron a armar ese rompecabezas de colonización, y aunque muchos no figuren con sus nombres, están sus aportes. Tuve que seguir un hilo conductor, evitar dispersarme y dejar que la historia se fuera haciendo con lo filmado.

Desde ya gracias a todos por su trabajo, dedicación, amistad, esfuerzo, cariño, asesoramiento, y sobre todo el placer de haber mostrado el maravilloso poder de volver a empezar de ese grupo humano, y del orgullo que siento por haber conocido a muchos de ellos.

Fuente: http://goo.gl/Wtfe

Anuncios

Una respuesta

  1. Francamente.Tengo la sensacion de haber estado perdiendo una buena parte de mi tiempo al sentir que no se nada de la historia.Tan solo cuatro batallitas y hasta mal contadas es lo unico que se mientras,el mundo se ha desangrado y lo sigue haciendo ante la ceguera mas absoluta entre los que me encuentro yo.
    Nuestra naturaleza-dicen,capaz de lo mejor y de lo peor,hay veces que me asusta de lo que somos capaces de hacer a los seres mas indefensos e inocentes ,y su unico delito es haber nacido…De llorar

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: