Reflexiones sobre Antisemitismo

El mundo no judío – miles de millones – no nos “perdonan” por ser judíos y además a muchos les corroe el alma que de nuestras entrañas de judíos, surgiera la semilla del cristianismo, como fue el Rabino Jesús de Nazareth.

Es la misma semilla, por la cual los últimos Dignatarios de la Iglesia Católica nos han absuelto de un decidio no cometido y es la que me hace afirmar que, mientras haya judíos que, orgullosos de serlo, queremos trascender y perpetuarnos por los siglos de los siglos.

Hubieron muchos intentos para eliminarnos de este planeta tierra, y hasta hoy, no lo consiguieron.

El más actual y peligroso está en las mentes y los corazones de los Ayatolas de Irán cuyo ejecutor, el Presidente iraní Ahmadinejad, está destilando la locura de terminar los intentos de un alienado histórico como fue Adolfo Hitler.

INTRODUCCIÓN

Con motivo de cumplirse el 65 aniversario del Holocausto, incalificable acontecimiento histórico por la increible e inhumana tarea de exterminio de la comunidad judía por el nazismo.

En razón de ello, diversas manifestaciones y textos escritos, orales y televisivos se han difundido con el solo fin de mantener latente la memoria.

La memoria, no solamente para que en la conciencia de los seres humanos no renazca otra posibilidad de repetir los crímenes más inhumanos que los nazis supieron imprimir a la historia de este mundo tan controversial.

La memoria debe estar viva para recordar hasta dónde la mayoría de los pueblos y sus gobernantes permanecieron indiferentes a la tragedia increible que le tocó soportar, sin chances, a la comunidad judía de Alemania en principio y en el resto de los países de Europa ocupados por los nazis.

Una vez más fue, es y si nada hacemos, será, que el antisemitismo y el antijudaísmo no cuentan con una mayoría en contra, de seres humanos cuya sensibilidad y honorabilidad les despierte en su conciencia, hoy más que nunca y de una buena vez por todas, la actitud que aliente a reivindicar al judaísmo de todas las naciones de la tierra.

La garantía que hoy puede ofrecer al judaísmo en la Diáspora, el Estado de Israel, no es suficiente.

Si asi fuera, alienados y desaforados como el descontrolado Presidente de Venezuela, Hugo Chávez, el desequilibrado iraní, Ahmedinejad o el mismo Presidente Zapatero en España, no tendrían luz verde y posibilidades de dar rienda suelta a sus reacciones inhumanas e incomprensibles anti judías y anti israelíes.

Mientras que en el mundo entero estas actitudes no las tomen debidamente en cuenta. Si en la hipótesis renaciera otra posibilidad de reeditar el Holocausto, con la escondida convicción de que lo que les suceda a los judíos, no es su problema y además que somos los judíos los que alimentamos las controversias por las cuales, en general, no nos quieren.

Lo inaudito es que los judíos en muchas ocasiones hemos brindado a la humanidad todo nuestro desinteresado y generoso aporte para mejorar las condiciones de vida, de educación y sentido de la libertad, desde todo lo que puede surgir de personas que creen que la bondad será siempre superior a la maldad.

¿POR QUÉ A LOS JUDÍOS? (III)

Tengo ante mi una nota con una de las tantas blasfemas del Presidente de Venezuela, Hugo Chávez contra los judíos y sobre todo, contra el Estado de Israel.

Nada es nuevo, como que tampoco están presentes las instituciones democráticas reaccionando ante manifestaciones irracionales cargadas de odio.

Algunos personajes donde el antisemitismo es una premisa sin solución de continuidad, son como portadores de una muletilla que de alguna manera les sirve como descarga de su propia impotencia.

Pero a los judíos se nos plantea, cada vez con mayor intensidad, el problema irresuelto de: ¿quién nació primero, el huevo o la gallina?

¿Qué hubiera sido del judaísmo sin tanta persecución, discriminación, asesinatos, Holocausto y cuantas calamidades que el pueblo judío viene soportando desde su embrión como pueblo, nación, grupo étnico o por su simiente religiosa que germinó desde sus raíces, hasta el tiempo que el Mundo siga siendo este Mundo?

La presencia de Dios es la religión que con la Biblia afirma que El es uno solo y que a El y solo a El, los judíos rendiremos cuentas desde la impertérrita Tierra hasta el más Allá.

Pero el antisemita o antijudío, sea Chávez, Zapatero o Ahmadinejad, está contaminado por sentimientos donde predomina la maldad pura y donde por sus corazones corre sangre corroida por el mal.

Cuando mencionamos al mal, estamos en un problema, ¿podrá el bien de los buenos y bien intencionados contrarestar la maldad del malo?

En principio creemos que no, ya que el poder y la fuerza del odio es contaminante y transmisible, sobre todo cuando el mal tiene a mano a quienes culpar de los resultados de malas políticas de estado, malas cosecuencias por errores cometidos o cuando la razón se nubla y deja lugar a instintos perversos.

Ante estas circunstancias ¿por qué razón los anti prescindirán de los que durante miles de años fuéramos la esponja que se chupaban las maldades que seres humanos que pueden, sin cargos de conciencia, arremeter, esquilmar y matar y solo sobre sus alforjas llevan el pecado y la conciencia sucia y culpable, sin advertir que Dios los está observando?

Nos preguntamos ¿por que a los judíos? cuando en la realidad son muchas las minorías que sufren las consecuencias de la maldad de los que más poder tienen, motorizados por ambiciones sin límites.

El caso es que nos importan todos los hechos que surgen desde una semilla de maldad y que dan como consecuencia que las dos terceras partes de la población mundial no cuente con lo indispensable para una vida mejor y digna.

De un 15 a un 20% de la población mundial, no solamente sufre la pobreza, son mucho peores la indigencia y las enfermedades no contempladas por las sociedades responsables y que resultan inadmisibles desde cualquier punto de vista.

Volvamos a los judíos. Somos el 0.02 % de la población mundial y hemos logrado construír un Estado que en sesenta años se convirtió, proporcionalmente, en una de la primeras potencias más avanzadas del mundo.

¿Por que no lo consiguen aquellos que solo sufren de carencias en todo sentido?

Porque, por la gracia de Dios, no están revestidos de la mística judía, razón por la cual, nos odian más de lo que nos quieren.

Los pobres e indigentes de diferentes sociedades, no son perseguidos, agredidos y discriminados como son y lo fuimos los judíos.

A los carenciados e indigentes no les llegan los mismos efluvios que fortalecieron a los judíos a lo largo de tantas persecuciones.

A los judíos nos vinieron matando por judíos, los otros se van muriendo solos y sin ayuda, por lo que nuevamente la pregunta: ¿por qué a los judíos?

Si buscáramos una explicación racional, debiéramos examinar las consecuencias de las epopeyas judías, que nos da la razón a todos aquellos que jamás descansaremos sobre los resultados, ya que nunca dejaremos de incursionar buscando desentrañar los misterios de la vida y el por qué de nuestra sobre vivencia.

Intuimos que siempre obtendremos respuestas desde los misterios de la vida, donde se confunden los genes cargados de lo bueno y lo malo.

Una gran mayoría de los judíos, estamos dentro de la barrera de los buenos, si los malos no intentan llegar a ser buenos, los judíos haremos que los buenos seamos siempre más que los malos.

Espero haber respondido a los judíos temerosos del supuesto poder de los Chávez y a mi propia pregunta ¿Por qué a los judíos? con la humildad de la verdad.

Manuel Lichtenstein.

OTRO SI DIGO: Yo como vos estoy encanutado en la noble terea de poner mi pecho ante este creciente anti isrealismo. Lo hago según mis posiblidades, que no son muchas ya que son solamente metrallas intelectuales, pero con la convicción que sigo los impulsos más del corazón que de mi mente.- Manolo.-

Anuncios

3 comentarios

  1. Es una reflexión interesante la que haces acerca del caminar del pueblo judío. Diría más, diría que además de perseguidos y masacrados han sido el saco de los golpes, de las frustraciones colectivas e individuales, en una palabra: El saco de las “ostias” en castellano castizo. Pero sobre todo, han sido utilizados por cobardes y hábiles manipuladores para obtener jugosos objetivos politicos y /o económicos. Es el claro ejemplo que siguió adolfo el renegado austriaco que desde su “mein camp” no hizo más que dejarse querer por el descontento alemán y sacar jugosa tajada de la ignorancia de dicho pueblo. Pero lo más terrible es que, este personaje ignorante con ataques histéricos periódicos fue capaz de estupidizar al pueblo antes citado. Esto me recuerda de nuevo a que j. l. rodriguez zapatero guarda gran similitud con las tácticas de adolfo en sus comienzos. ¿Por qué será? Así pues, me reafirmo de que los nobles sentimientos del pueblo judío deben ser prudente pero firmemente aireados a los cuatro puntos cardinales.

    Me gusta

  2. NUEVAMENTE MIS FELICITACIONES, TUS REFLEXIONES SOBRE EL ANTISEMITISMO SON PROFUNDAS Y VERDADERAS.
    QUE NO CALLE NUNCA TU VOZ.
    SHABAT SHALOM

    Me gusta

  3. adelante el pueblo judio ,es admirable .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: