Palestinos, ¿qué palestinos? (II)

Opinión. “Decir antisemitismo al barrer es incorrecto”

Los llamados “pueblos del mar” estaban integrados por gentes de tipo mediterráneo ­pequeños dolicocéfalos morenos­ que hablaban una lengua uska, hermana de las extinguidas ibérica, tartesia y etrusca, de las que sobrevive solamente la euskera o vasca.

Daniel Vidart |

Los invasores desembarcaron en las costas levantinas hace unos 3.200 años y avanzaron tierra adentro, luchando contra los hablantes de lenguas semíticas allí establecidos.
Semitas son las lenguas y no los pueblos. En consecuencia, si nos referimos a comunidades semitoparlantes señalamos a los árabes y los judíos a la vez. Decir antisemitismo al barrer es incorrecto. No confundir, pues, antisemitismo con judeofobia o arabofobia, término este último que se está difundiendo vertiginosamente en Europa, donde residen ya 52 millones de musulmanes.
El pueblo del mar desembarcado en las playas de la Franja de Gaza era el minoico o cretense, expulsado de su isla por los dorios, una avanzada griega de lengua aria, propia de los indoeuropeos.
A los invasores se les llamó peleshet, voz derivada de pelesh, “intrusos”, deformando intencionalmente, como veremos, el nombre que a sí mismos se daban los recién llegados. Este no era otro que el arcaico gentilicio de los filisteos. El nombre “filisteos” se aplicó a la confederación de los navegantes cretenses que se enfrentaron con los cananeos y hebreos. Estos habitantes del Canaán los llamaron keretim y pelestim respectivamente. La presencia de los inmigrantes provocó la alianza de los antes nombrados hebreos y cananeos contra un enemigo común. Filisteos y pelestim, pues, son la misma cosa.
Las leyendas de Sansón, vencido por las malas artes de la filistea Dalila, y de David, el joven hondero que mata al gigante filisteo Goliat, recuerdan episodios de una larga lucha.
En lo que va de la nota he nombrado solamente a los hebreos y no a los judíos.
Estos, según suponen algunos historiadores, comenzaron a llamarse así cuando el persa Ciro liberó del cautiverio en Babilonia, que duró desde el 586 al 536 antes de nuestra era, a la flor y nata de la dirigencia religiosa, el mando político y el pensamiento hebreo.
Por esas ironías de la historia los cretenses-filisteos recién llegados fundaron Gaza, a la que denominaron primitivamente Minoah, en recuerdo de la perdida patria minoica. Los filisteos resistieron largo tiempo el asedio de los hebreos y a la larga se fueron mezclando. Perdieron su identidad, su corporeidad, desaparecieron del mapa y de la historia. Cuando los ejércitos invasores de sucesivos imperios ­asirios, babilonios, persas, macedonios, lágidas y seleúcidas­ pasaron su rastrillo mortal sobre las tierras bíblicas, los contingentes filisteos apenas subsistían o habían sido ya liquidados por los hijos de la tierra. Al llegar Pompeyo con las legiones romanas hacia el 63 de nuestra era, sofocando un breve período de independencia judía, sólo quedaba la memoria de sus depredaciones. Luego del último estertor de la despareja lucha de los judíos contra el poderoso imperio romano, que desencadena en el 73 de nuestra era la epopeya de Masada, el emperador Adriano cambia el nombre de Judea por el de Syria philistina (que se tradujo como palestina), un toponímico odioso a los judíos, para castigarlos con el perpetuo recuerdo de los derrotados filisteos.
Y, de paso, arteramente, para borrar de la tierra el nombre de Judá. Jerusalem, por su parte, pasó a llamarse Aelia Capitolina.
La gran mayoría de los judíos, expulsados a sangre y fuego, comenzó su
dispersión por el viejo mundo.
Un fenómeno parecido, pero igualmente catastrófico, había ocurrido hace 2586 años, cuando Nabucodonosor II se apoderó del Reino de Judá, y, al tiempo de destruir por primera vez el Templo, apresó a la dirigencia de los hebreos, aunque no a todos, trasportándolos a Babilonia.
Ya me referí antes a este episodio. Pero no hubo entonces una diáspora (casi) total, Tefuzot, sino un exilio selectivo, Galut.
Una última precisión lingüística: los invasores venidos del mar se llamaban a sí mismos palasta, dado que en Egipto, donde también llegaron, se les conoció como palusata.
Otras denominaciones son la del acadio hablado por los asirios, palastu, y la de los hebreos, pelestim o p´listim. De aquí provienen la voz griega philistinoi y la latina philistinus. Y la castellana palestinos.

Los antiguos señores  de la tierra

Antes de la llegada de los hebreos al país de Canaán lo habitaron diversas etnias, una de las cuales, siete mil años antes de nuestra era, levantó la ciudad Er Riha, o sea Jericó. Las tribus van y vienen en este convulso escenario hasta que en el milenio VI antes de la actualidad se conforma la nación cananea, integrada por una fusión de pueblos, uno de los cuales, el asentado en el litoral mediterráneo, dio origen a los kana´ana, o sea “traficantes”. A estos avezados marinos, fundadores de lejanas factorías, los griegos llamaron phiniki, “rojizos”, y de ahí “fenicios”. Otros grupos de cananeos se extendían desde los altos del Golán hacia al sur, en ambas márgenes del río Yarden (Jordán). No es posible resumir la tumultuosa historia del Canaán, región ocupada también por otros pueblos como los jebuseos, constructores de la amurallada Jerusalem (Yerushalayim). Entre las tribus que llegaron al Canáan 3850 años a.p. figuraban la de los nomádicos apiru (hebreos). La permanencia de los hebreos en la Tierra Prometida se extiende por dos siglos, hasta el 3650 a.p.
Ocurre entonces la invasión egipcia y el subsiguiente cautiverio del que se liberan entre las discutidas fechas del 3450 o el 3150 a.p. y regresan a la Tierra Prometida, donde luchan a muerte con los cananeos.
Importa advertir, dando un salto atrás, que los hebreos, en el momento de su inicial arribo al Canaán, no se mezclaron con los cananeos, pues el mestizaje estaba prohibido por los patriarcas. Durante el reinado de David el mestizaje con los cananeos había terminado. Nace entonces el Maljut Yisrael, el Reino de Israel. Los invasores islámicos ocupan esa región en el año 637 de nuestra era. Posteriormente los Cruzados se apoderan de Jerusalem en el año 1099 y acaban con todos sus habitantes. Por dos siglos, hasta ser expulsada, la cristiana Europa medieval tuvo en jaque a quienes habían ganado esos territorios mediante el Jihad (“esfuerzo” y no Guerra Santa) de la espada.
No obstante, las reiteradas arremetidas de la cruz no pudieron expulsar a los “perros infieles”, como por entonces se motejaban recíprocamente musulmanes y cristianos. Permanecían allí unas pocas comunidades judías cuando la región fue ocupada por los turcos del Imperio Otomano y posteriormente por los británicos, finalizando la Primera Guerra Mundial.
Despoblada, desolada, la patria ancestral era por entonces un reseco territorio, donde medraban escasas aldeas de judíos y transitaban los camelleros árabes.
Visto lo anterior surge sola la pregunta: ¿Los palestinos forman una nación distinta a la de los árabes o son árabes llegados a esa zona desde otros puntos y denominados así luego de la guerra de 1967? Mantengo mi epojé, mi suspensión del juicio, hasta que se demuestre la presencia del gentilicio “palestinos” y de los palestinos como tales a lo largo del siglo XX. Que responda “la otra biblioteca”. Lo aguardo.
Anuncios

Una respuesta

  1. Para comenzar (y que no me juzguen) amo a Israel y tengo familia que vive ahí, es más viajé el año pasado y la pasé increíble.. pero.. de qué hablas cuando dices que Israel era una tierra reseca y despoblada antes de las aliyot?? No existía acaso Jaffa, Lydda, Nazareth y las otras ciudades árabes? Me parece tonto y ciego decir que Israel era un sitio vacío esperándo por un pueblo que lo pueble (redundando), eso que se lo crean los niños.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: