Carta abierta a Mahmud Ahmadinejad, François Léotard

Felicitaciones Sr. Leotard!!!!

Preparado por  JSS el 24 de mayo de 2010  y archivado en   Tribuna Libre

Sr. Presidente,

Francamente, al comenzar esta carta, yo no quería llamarlo así. Este nombre implica en realidad un mínimo de respeto. Lo hago sin embargo porque es usted quien habla en nombre de los iraníes. En las fotos, lo veo ante multitudes, rostros, manos levantadas. Sin duda, podemos adivinar una forma de entusiasmo, en todo caso de adhesión. Nosotros, en Europa conocimos esas multitudes. Fue un mal momento para nosotros. Un trágico período que seguimos llevando con vergüenza y angustia. Uno de los pueblos más cultos del mundo, un pueblo que había elevado a un alto grado la filosofía, la música, la poesía, la ciencia, un pueblo que había sorprendido a sus vecinos por su razonamiento, había caído en el odio, la locura racial, la ignominia.

Decenas de millones de individuos sufrieron en su carne, su cultura, su dignidad,  a esa extraña barbarie que quería un nuevo orden. Primero fueron los propios nacionales de dicho Estado, los alemanes, luego, gradualmente, los otros, todos los otros… A esta locura la llamamos guerra mundial. Pero fue principalmente una guerra contra lo que había de humano en nosotros. Se quemaron libros, se deportaron y mataron niños, se destrozaron mentes. Todo lo que constituía el honor del hombre fue pisoteado. Y después…

Y después yo vengo a usted: una parte de la raza humana, el pueblo judío, estaba destinado al infierno. Oh, lo reconozco: una pequeña parte. No eran ni los más numerosos ni los más ricos, ni los más influyentes. Eran hombres y mujeres que habían llevado durante mucho tiempo muy lejos su fe, sus preguntas sobre el mundo, sobre Dios, sobre la necesidad de vivir o de sufrir, sobre la felicidad de amar. Generalmente frecuentaban los libros. Florecieron mucho. No entendían bien por qué no se los quería, por qué se les llamaba “subhumanos”, los Untermensch, por qué se les trataba como insectos… Fueron perseguidos por toda Europa, ahorcados, fusilados, quemados…

Usted sabe todo esto perfectamente. Pero yo se lo recuerdo al menos por tres razones: La primera, es que nosotros (digo “nosotros”, es una manera de hablar) no aceptaremos que esto vuelva a empezar. No soy judío, pero los judíos son como los persas, mis hermanos en la humanidad. La segunda es que ellos tienen el derecho, como usted, como yo, a tener una patria. Ya sea Francia o Israel no altera el caso.
La tercera razón no le agradará. Pero no importa: lo que aportan al mundo (y probablemente eso es lo que quiere usted borrar del mapa), es una concepción del hombre y su destino, la que ha enriquecido a la civilización durante siglos, y que honra a la nación judía como es el Estado de Israel.

Sr. Presidente, usted tiene derecho a ser nacionalista. Usted tiene el derecho a estar orgulloso de la historia del pueblo persa. Usted tiene derecho de ser creyente y orar a Dios “clemente misericordioso”, como se dice al comienzo de cada sura del Corán. ¿Usted cree que tiene derecho a tapar a las mujeres,  torturar a sus opositores, encarcelar a los periodistas que lo contradicen,  condenar a muerte a niños pequeños, perseguir a sus minorías. Pero usted no tiene derecho a llevar a Israel a un conflicto, imbécil y odioso que acompaña su discurso. Porque me parece que no le gusta en este estado la libertad de expresión, la diversidad de partidos, el papel de la oposición, la independencia de la justicia, la investigación universitaria … y sin duda también el coraje. Es decir todo lo que tenemos derecho a admirar.

Los hombres que organizaron la reunión de Wannsee donde se decidió la aniquilación de los judíos europeos hoy están todos muertos ahora. Naturalmente, como todos nosotros, usted seguirá ese destino.

Lo deseo solamente por usted mismo y por el pueblo persa, por los niños pequeños de Irán o Israel que le sobrevivirán, a nadie le apetece ir a escupir en su tumba.

Francois Leotard.
> Peter L. Hecht.

*El ex ministro y escritor François Leotard el 11 de enero 2007 en Paris antes de asistir al programa “Vol de Nuit” del canal cultural TF1. AFP PHOTO CHRISTOPHE SIMON

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: