Nosotros, los aborígenes*

Por Guido Maisuls
15 de marzo de 2010

Quizás tu sepas como yo, que los aborígenes somos los originarios de algún territorio del mundo, que lo habitábamos desde épocas mas antiguas que otros pueblos y que nuestra presencia en el mismo ha sido lo suficientemente probada, prolongada y estable en el tiempo.

Existen algunos sinónimos más comúnmente conocidos y utilizados con que nos denominan a los aborígenes: los indígenas, los primitivos, los autóctonos, los naturales, los originarios, los oriundos y los vernáculos.

Es muy probable que estés enterado que a nosotros, a los pueblos aborígenes, no siempre nos respetaron en nuestros derechos mas fundamentales como nuestra cultura, nuestro hogar y nuestra misma vida, habiendo sido sometidos frecuentemente a experiencias históricas trágicamente dolorosas, traumáticas e injustas.

Luego del pretendido “descubrimiento de America” en el año 1492 de la era común, los conquistadores europeos se lanzaron a “civilizar” el nuevo continente utilizando métodos decididamente no muy civilizados, como el saqueo desenfrenado de sus riquezas y la esclavitud y el genocidio de su población aborigen. De los setenta millones de habitantes que vivían en tierras americanas en el comienzo de la conquista, en tan solo 150 años fueron reducidos a unos tres millones y medio de aborígenes.

En los 1600 de la era común, vivían entre 8 y 10 millones de aborígenes en lo que es hoy los Estados Unidos, doscientos años después fueron reducidos a alrededor de 900.000, casi un noventa por ciento menos. Esto se produjo porque el conquistador europeo trajo consigo sus ambiciones desmedidas, sus nuevas enfermedades, sus deportaciones, sus robos y pillaje, su desprecio por otras culturas y el genocidio desembozado.

Algo muy similar ocurrió cuando los ingleses introdujeron sus ex presidiarios rufianes y criminales como nuevos colonos en lo que es hoy Australia, en tan solo 120 años redujeron la población aborigen originaria de entre 300.000 y 750.000 a tan solo 30.000 sobrevivientes.

Hace mas de veinte siglos y en la Tierra de Israel, nuestro pueblo aborigen habitaba pacíficamente en los territorios de la Galilea, en las alturas del Golán, en el oasis de Beer Sheva, en lo que es hoy la Franja de Gaza, en la Samaria y fundamentalmente en la Judea y sus antiguas ciudades de Jerusalem, Shjem, Jericho, Hebron, y Bethlejem. Nuestro pueblo ya era aborigen en estas tierras, eran los judeos.

Precisamente el término Judeo en castellano o Yehudi (יהודי) en hebreo, se refiere actualmente a nosotros, a los descendientes de aquellos aborígenes que poblaban desde hace 3.500 años esta legendaria región.

Fueron épocas de mucho desorden y perturbación, tiempos en que nuestros antepasados judeos que de por si era gente muy libre y rebelde cuando se les quería imponer yugos externos, se sublevaban valientemente contra las sucesivas dominaciones de los imperios de turno: Babilonia, Asiria, Persia, Grecia y Roma.

Entre los años 132 al 135 de la era común, nuestros antepasados los judeos, se rebelaron masivamente contra la opresión del Imperio Romano y del emperador Adriano, el detonante fue cuando anunció su plan de construir dos gigantescas estatuas en lugar del Templo: la de Júpiter y la del mismo (objetivo que cumplió ampliamente con posterioridad).

Esta dramática historia concluyo trágicamente con la destrucción de la ciudad de Jerusalem y su sagrado Templo, el genocidio de entre 500.000 y 1.000.000 de nuestros hermanos judeos, gran parte de la población fue esclavizada y exiliada y la religión judea prohibida.

Le cambiaron el nombre a Jesusalén que pasó a llamarse Aelia Capitolina y a la Judea se la denomino Siria Palestina. Nos prohibieron a los judeos vivir en Aelia Capitolina e hicieron todo lo posible para evitarnos completamente la práctica de nuestra religión. Con las expulsiones y persecuciones masivas los judeos terminamos exiliados en todos los confines del Medio Oriente, de Europa y de África.

Estarás enterado por los periódicos y noticieros de actualidad, que esta región es hoy altamente conflictiva pues es reclamada para si y junto a toda la Tierra de Israel, por una nueva entidad no aborigen, sin antecedentes históricos comprobables y creada artificialmente desde tiempos muy, pero muy recientes por el mundo árabe y la comunidad internacional, esa entidad fue llamada Palestina.

Sus habitantes son producto en su gran mayoría de las ultimas inmigraciones desde Siria, Líbano, Jordania, Irak y Egipto, que llegaron atraídos por las nuevas fuentes de trabajo y sustento creadas por los primeros pioneros sionistas que dieron vida al gran sueño de Theodor Herzl.

Nosotros los aborígenes judeos, no arribamos de ningún planeta lejano, no le robamos la tierra a ningún hipotético pueblo palestino, no somos el invento de algunas mentes trasnochadas, no cometemos genocidios, no discriminamos a las personas por ser diferentes, ni practicamos el apartheid y la xenofobia con nadie.

Hemos retornado luego de 2000 años al mismo territorio de nuestros antecesores.

Creemos en los mismos valores de nuestros antepasados desde hace miles de años.

Recibimos las mismas enseñanzas de Paz y de Justicia de nuestros profetas de todas las épocas.

Nos comunicamos con el mismo lenguaje hebreo que hablaban nuestros patriarcas y nuestras matriarcas.

Nuestro mismo corazón sigue latiendo entre los antiguos muros y las estrechas callejuelas de nuestra amada ciudad de Jerusalem.

Nos seguimos llamando con los mismos nombres de entonces: los hebreos, los judeos, el Pueblo de Israel.

Nosotros los judeos seguimos siendo los mismos aborígenes de antes, de ahora, de siempre y para siempre en nuestra amada, eterna y aborigen Tierra de Israel.

*aborigen.

(Sing. formado a partir del pl. lat. aborigĭnes).

1. adj. Originario del suelo en que vive. Tribu, animal, planta aborigen.

2. adj. Se dice del primitivo morador de un país, por contraposición a los establecidos posteriormente en él. U. m. c. s. pl.
Diccionario de la Real Academia Española

Sólo los peces vivos nadan contra corriente
Only the alive fish swim against the stream
Seulement les poissons vivants nagent contre-courant
רק דג חי שוחה נגד הזרם
בלויז די גאַנץ פיש שווימען קעגן דעם טייך
إلا أن الأسماك على قيد الحياة تسبح ضد التي

Si no soy yo ¿quién?, si no es ahora ¿cuándo?
(Hillel)

Referencias.

Irwin Cotler, parlamentario canadiense y ex Ministro de Justicia.
Wikipedia, the free encyclopedia.


Publicado por Guido Maisuls para ” Cartas desde Israel ” el 3/18/2010 09:06:00 PM

Para ingresar en su blog:
http://cartasdesdeisrael.blogspot.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: