Esclavos del holocausto

05 marzo, 2010 – Lluís Bassets

Esta expresión pertenece a Idith Zertal, filósofa israelí nacida en un kibutz y autora de un libro imprescindible, que se titula ‘La Nación y la muerte. La Shoá en el discurso y la política de Israel’ (Editorial Gredos). Esta mujer de 66 años, discípula de Hannah Arendt, critica a quienes han devaluado el Holocausto hasta convertirlo en un proyectil político y retórico para cualquier cosa. “Calderilla para zanjar sus rifirrafes políticos”, lo denomina en la entrevista que publicó ayer La Vanguardia y donde puede encontrarse también la expresión que encabeza estas líneas.

Ahí están, en este grupo, quienes buscan infames simetrías históricas en las que se identifica a Israel con el nazismo y a los palestinos con los judíos; pero también, incluso con mayor vergüenza, quienes hacen lo contrario como identificar a Arafat o Ahmadinejad con Hitler y utilizan a las víctimas del nazismo para camuflar al actual militarismo israelí y al extremismo xenófobo de los colonos. La señora Zertal es una ciudadana inteligente, civilizada y sobre todo compasiva, cuya obra intelectual constituye un timbre de orgullo para Israel y sus instituciones universitarias y para sus conciudadanos, aunque algunos no lo aprecien así.

Estas líneas son sobre todo para recomendar calurosamente la lectura de su libro, que aparece ahora en castellano después de su traducción al catalán nada menos que hace cuatro años, por parte de un espléndido y recóndito editor de Mallorca llamado Lleonard Muntaner.

Uno de los atractivos de la edición castellana es el prólogo que ha escrito justo ahora el historiador y ex ministro de Exteriores de Israel, Shlomo Ben Ami. “Israel necesita dominar la memoria en vez de convertirse en su rehén”, escribe Ben Ami. “La presión obsesiva de la memoria de la Shoá corre el riesgo de convertirse en base ideológica de una sociedad de víctimas con inmunidad moral en su confrontación con el mundo árabe, y con el mundo en general”, añade.

Y con otra cita más, de ésas que hablan por sí solas y parecen pensadas para los últimos acontecimientos y debates, doy por terminada mi incitación a la lectura de Zertal. Es de su mismo libro: “Israel se ha transformado en un lugar crepuscular donde la Shoá ya no representa un acontecimiento del pasado, heterogéneo y complejo, sino una eventualidad permanente y una ideología comodín, aplicable a todas las circunstancias. A través de Auschwitz –que se ha convertido en la principal referencia de Israel ante un mundo definido como antisemita y hostil— Israel se dota de un aura de sacralidad, la de la víctima final, y se muestra impermeable a la crítica y al diálogo racional con el resto de la comunidad internacional”. Hay que decir, que probablemente uno de los últimos políticos israelíes que intentó con gran coraje, desgraciadamente sin éxito, salir de este laberinto de la memoria de la muerte fue el prologuista del libro.

Fuente: http://blogs.elpais.com/lluis_bassets/2010/03/esclavos-del-holocausto.html#more

Se reúnen piezas de un raro manuscrito bíblico

Itongadol/AJN.- Un descubrimiento accidental ayuda a iluminar un período oscuro en la historia de la Biblia Hebrea. Ahora está en una exhibición del Museo de Israel.

Dos partes de un antiguo manuscrito bíblico que han estado separadas por siglos y continentes fueron reunidas por primera vez en una muestra conjunta, gracias a un descubrimiento accidental que ayuda a iluminar un período histórico en la historia de la Biblia Hebrea.

Los fragmentos de 1300 años de antigüedad, que están entre sólo un puñado de manuscritos bíblicos hebreos conocidos por haber sobrevivido la era en que fueron escritos, existían por separado y su relación era desconocida hasta que una fotografía de uno de ellos llamó la atención de académicos que terminaron vinculándolos.

Juntos componen el texto de la Canción del Mar, cantada por los israelitas luego de escapar de la esclavitud en Egipto y de ser testigos de la destrucción de los ejércitos del Faraón en el Mar Rojo.

“El enemigo decía: ‘buscaré, tomaré y dividiré las aguas. Mi lujuria será satisfecha por ellos y levantaré mi espada, mi mano y los destruiré’”, dice la canción, que aparece en el Libro Éxodo.

Ahora las partes están juntas nuevamente en una muestra especial en el museo nacional de Israel dedicada a la Canción del Mar.

GL

UNIDAD ESCOLAR QUE ISRAEL INSTALARA EN HAITI

Notas Conceptuales – Unidad israelí tras el terremoto en Haití
La continuación de la asistencia por parte del Gobierno Israelí
Un lugar de posible cooperación con el Mundo Judío

El Gobierno israelí decidió continuar la ayuda oficial hacia Haití, dentro del esfuerzo mundial por la reconstrucción del país. Estará coordinado a través de Mashav – la Agencia israelí para la Cooperación del Desarrollo Internacional, Ministerio de Relaciones Exteriores.

Informe conceptual preliminar para el proyecto planificado:

a. Creación de una “Unidad Israelí” para incorporar los siguientes elementos:

I. Escuela (Educación primaria en dos turnos)

II. Centro comunitario (para jóvenes entre 12 – 18 años, que incluirá intervención post – trauma)

III. Patio de recreos (puede ser un campo de deportes)

IV. Clínica Médica

V. Clases educativas nocturnas para adultos, utilizando la nueva infraestructura

VI. En lo posible, también, un Centro de Rehabilitación

b. La Unidad será establecida en la ciudad de Delmas (parte del área metropolitana de Puerto Príncipe). El embajador se encuentra en contacto con el Alcalde y visitará el área en el día de la fecha (3 de febrero). Existen asuntos legales y formales a ser resueltos (tales como un compromiso e invitación para funcionar por parte de las autoridades locales).

c. El embajador designará, en conjunto con el Alcalde, un director local y un equipo de maestros. Un grupo de profesionales, enviado desde Israel, se unirá al equipo. Existe la posibilidad de reclutar maestros voluntarios de comunidades judías de todo el mundo.

d. Estructura de la Unidad: Tentativamente, se planea contar con un centro, con 12 edificios, creados a partir de contenedores refaccionados o un edificio compuesto de módulos.

La “Unidad israelí” comprenderá 6 – 8 aulas (entre 30 – 50 estudiantes por clase), así como un aula para administración y servicios, un consultorio médico y áreas de vivienda para los miembros extranjeros del equipo.

La Unidad puede extenderse hasta 22 contenedores si el tamaño del área asignada es suficiente.

e. Alimentos: Las comidas serán proporcionadas por la escuela a través de un arreglo con las ONG’s que brindan esos servicios.

f. Clínica Médica: Existe una serie de posibilidades que requieren ser revisadas:

I. Los servicios generales de salud proporcionados por médicos, enfermeras, y voluntarios para estudiantes y miembros de sus respectivas familias

II. La comunidad, el área y sus alrededores

III. Servicios médicos especializados (rehabilitación, prótesis, etc.)

g. El Centro comunitario de post trauma trabajará con jóvenes en su tratamiento y asesoramiento post trauma, actividades vespertinas, centro comunitario y rehabilitación psicológica.

h. Existen, por cierto, elementos adicionales que deberán ser planificados, tales como – seguridad, provisión de agua, generadores, aire acondicionado, alojamiento para el equipo, movilidad, etc.

3. Cooperación potencial

Comunidades y Organizaciones podrán asociarse de diversas maneras:

Adoptando aspectos específicos definidos del proyecto en su totalidad o en parte (sólo la estructura física y el equipamiento, pero no el equipo profesional)

El envío de voluntarios. Cabe destacar que la necesidad debe ser cubierta por profesionales voluntarios. Las operaciones no pueden depender únicamente de estudiantes o no- profesionales. Esto requerirá la asociación con una organización que tenga la capacidad de asumir, por sí misma, la logística, finanzas, seguros, requerimientos legales, etc.

Entre los voluntarios, pueden incluirse: enfermeras; trabajadores sociales; médicos pediatras, de familia y especialistas en rehabilitación; apoyo logístico; expertos en intervención post trauma; maestros. Estudiantes que cuentan con suficiente entrenamiento pueden ser de utilidad. Preferentemente aquellas personas con conocimientos de francés.

Las donaciones de dinero para gastos generales de construcción, operación, salarios para el personal local, mantenimiento, etc.

4. Necesidades inmediatas identificadas

El reacondicionamiento de un contenedor se estima en (estimativo muy general) 16,000 dólares (se necesitan entre 12 – 25 contenedores)

El salario de un maestro local es de 250 dólares/mes

Tanques de agua: alrededor de 2,000 dólares

Los salarios de expertos,no necesariamente voluntarios, en caso de ser necesario

Desde ya, existirán muchos otros gastos operativos tales como vuelos, la preparación del terreno para la Unidad, generadores, combustible, alimentos, agua, seguridad (cercos, guardias), ventiladores para las aulas y aires acondicionados, electricidad, fosa séptica, equipamiento para la clínica médica, la construcción de una cancha de fútbol, un patio de juegos, equipamiento y juegos, un automóvil, etc.

5. Comentarios y aclaraciones:

El Estado de Israel se complacerá en crear asociaciones con el mundo judío y fortalecer los lazos existentes. El Estado de Israel está comprometido con el pueblo de Haití y está aplicando su compromiso de todas las formas posibles. Aquellos que quieran unirse – como socios- están invitados y serán bienvenidos. Esta es una oportunidad para unir fuerzas y crear una nueva y fuerte asociación entre el Estado de Israel y el mundo judío.

El proyecto estará dirigido al pueblo de Haití y trabajaremos para adquirir e invertir dinero allí. Trabajaremos con organizaciones y estructuras locales (municipales, civiles, educativas, etc.) y en coordinación con el Estado y las autoridades locales.

Cronograma: El proyecto comenzará a funcionar lo antes posible, probablemente en el transcurso de 3 – 4 semanas.

6. Se trata de una propuesta tentativa basada en contactos locales con autoridades haitianas, nuestro embajador y expertos. Luego que el proyecto sea lanzado, se pueden esperar correcciones, reajustes y mejoras, incluyendo otros campos de operación.

Mashav

Agencia israelí para la Cooperación del Desarrollo Internacional

En ausencia de lo judío

Si la pregunta fuese por qué no ha habido en la cultura española moderna un Einstein, un Freud o un Marx, la respuesta podría parecer pagada y sencilla: porque apenas quedaban judíos en estas tierras. Expulsados de golpe por el edicto de fines de marzo de 1492, apenas se ha producido, en cuatrocientos años, más que algún intento aislado de retorno. Sólo en la segunda mitad del siglo XX, las comunidades judías han ido recuperando, tímidamente, apenas un palmo del terreno perdido en la escena española. Los hechos son estos, o se podrían enunciar así, pero naturalmente nuestra obligación es la de mirar las cosas un poco más de cerca.

Julio Caro Baroja, en su desigual historia de Los judíos en la España moderna y contemporánea, cuenta la anécdota de un miembro de la familia Rothschild, aficionado a las bellas artes, que viajaba de incógnito por España y que, en una iglesia perdida, ante una virgen milagrosa, preguntó al viejo sacristán que le acompañaba por la clase de milagros que se le atribuían a la venerada imagen. “Llora cuando ve a un judío”. El visitante se queda mudo, pero espera un rato delante, para ver qué pasa. Al cabo de un tiempo, no puede por menos que expresar que se trata de otro embuste, que él es judío y que la imagen no ha derramado ni media lágrima. “Sí –susurra el guía–, pero por favor no lo repitáis, que yo también lo soy”.

A la hora de valorar el hecho de que la literatura española contemporánea (y la cultura en general) haya quedado al margen de la riquísima tradición hebraica, la anécdota, seguramente apócrifa, cobra nuevos significados, a los que intentaré llegar al final de estas líneas.

Resulta evidente que lo hebraico ha protagonizado, directa o indirectamente, la más alta literatura del siglo XX. Si hubiera que establecer un canon con las cien, diez, cinco, novelas más logradas del siglo XX, la única coincidencia segura se produciría en esa trinidad, la cima de dicha elección imaginaria, conformada por A la búsqueda del tiempo perdido, Ulises y cualquiera de las narraciones, geniales e intercambiables, de Franz Kafka.

Las parábolas del escriba de Praga hunden sus raíces en el judaísmo. Pero, y no es tan sabido, las obras de Proust y Joyce se vuelven ininteligibles sin esa conexión hebraica. Joyce descubre en Trieste, de la mano de Italo Svevo, la riqueza y universalidad del mundo de los judíos. El judaísmo es uno de los grandes temas de la segunda parte de la vida de Joyce, y muy especialmente de Ulises, cuyo protagonista es Leopoldo Bloom, hijo de un judío húngaro, y alter ego del artista dublinés, ya no precisamente adolescente.

Como señaló Svevo, su mentor triestino, “lo que da unidadal libro es que, al final de la jornada en que consiste temporalmente la novela, el docto Dedalus llega a sentir al judío Bloom como padre suyo”. Afirmación todo lo discutible que se quiera, pero que tiene el acierto de dirigir la flecha en el sentido predeterminado por el propio Joyce. Otra vez estamos ante la dialéctica mosaica y freudiana del parricidio. Como en Kafka. Y como en Proust, donde la muerte del padre se convierte, por medio del judío Swann, cuya vereda nunca abandonará Marcel, en la sustitución del padre. De la relación del Proust de À la recherche con el mundo hebraico, poco se puede añadir a lo señalado acertadamente por Juliette Hassine en dos monografías tituladas Esoterismo y escritura en la obra de Proust (1990), y la posterior y definitiva Marranismo y hebraísmo en la obra de Proust (1994).

El peso de la cultura judía en la cultura occidental del siglo pasado, y en especial en el ámbito literario, es deslumbrante. Y, ¿qué ha ocurrido en España? ¿Ha sido por completo ajena a esta extraordinaria ráfaga de luz? Creo que a esa pregunta se pueden dar dos clases de respuestas. Una, inmediata, que tendría que afirmar que sí, que España ha quedado, una vez más, al margen de lo mejor de la historia humana. Sería interesante analizar la importancia decisiva que esto tiene en el desarrollo del casticismo hispano.
Pensemos en la generación del noventa y ocho. Baroja fue antisemita (en realidad fue antitodo). Azorín mostró una indiferencia pasmosa ante todo lo que tenía que ver con el mundo hebraico, lo que para mí constituye un gran enigma pendiente de resolver. ¿Y Ortega? Ortega, como siempre, es más complicado. No es el lugar para abordar el asunto, pero voy a apuntar algo que siempre he pensado al releer su insoslayable ensayo titulado Dios a la vista. Se trata de un texto que habría que poner en conexión, también, con la interpretación que hace el filósofo de las consecuencias de la teoría de la relatividad einsteniana (en El sentido histórico de las ideas de Einstein). Y lo que se saca de esa especulación tiene bastante que ver con la noción de mesianismo judío, tal y como la explica Gershom Scholem al final de sus Conceptos básicos del judaísmo (Trotta, 1998). La idea orteguiana, según la cual hay un Dios laico, profano, que está antes y mucho más allá de la religión positiva, y que se sitúa a la vista, es decir, que no se puede tocar y manipular, pero que está en el horizonte abierto e inalcanzable del hombre libre, tiene que ver directamente con el vivir en la irrealidad necesaria de la esperanza de algo por definición inalcanzable.

Este es para mí el eje de un segundo tipo de respuesta, que naturalmente apunta a lo esencial. Nosotros no hemos dado a luz a ninguno de los Roth, ni a Elsa Morante ni a Clarice Lispector, ni a Walter Benjamin ni a Canetti, ni a Mandelstam, ni tampoco a Joseph Brodsky. Cierto. Pero finalmente los hemos leído a fondo y, en algunos casos, hasta los hemos asimilado. Evidentemente, eso ha sido así a ambos lados del Atlántico. ¿Es que se puede entender, pongamos por caso, el Diario íntimo de Emilio Prados, o Muerte sin fin, de José Gorostiza, sin la huella hebraica o sin sus imágenes? ¿Se puede entender a Borges, lo que para este significa la escritura, el sistema de signos que rige el mundo, al margen de la tradición judía? ¿Se puede entender a Zambrano sin Spinoza? ¿Y a Valente sin Celan o sin Edmond Jabès? ¿Acaso la metaliteratura de Enrique Vila-Matas significa algo al margen de Kafka?

Cada una de estas preguntas necesitaría un largo desarrollo, innumerables matices y profundizaciones. No es este el lugar por acogedor que resulte. Pero todas ellas apuntan, de un modo u otro, a aquello que dejó escrito Marina Tsevietáeva: “Los poetas somos judíos”.

Este dictum pertenece al Poema sin fin, en concreto a los últimos versos del poema duodécimo. La proposición completa es la siguiente: “Si es este/un mundo cristiano, los poetas somos judíos”. Qué difícil de interpretar, comenzando por ese si condicional con el que arranca el verso. Yo me quedo con el hecho de que cristianismo y judaísmo estén puestos en relación, aunque se refiera en este caso a una relación de antagonismo. Se trata de la manía insensata que hizo que los judíos fueran expulsados de España, y del resto de los incipientes estados- nación, en pleno Renacimiento. La injusticia que les convirtió, de nuevo, en exiliados que se refugiaban en la ley escrita en los rollos de la Torá y en el abismo de sus corazones de carne. También fue el caso de muchos conversos, marranos o no, protagonistas de un exilio interior, consciente o inconsciente. La raíz estaba plantada, en lo más hondo de la misma condición de cristianos, o de miembros de una cultura de raíz bíblica. Como el sacristán de la anécdota, al que le cuesta reconocer su condición, dentro de cada español hay, lo sepa, lo ignore, o lo rechace, semillas fecundas de un judaísmo que se transforma y vivifica ante cualquier intento de creatividad.

Fuente: La Vanguardia, suplemento Culturas

La Biblia Judía de Galicia

A coñecida coma Biblia Kennicot. A fermosísima e monumental Biblia xudía de Galicia.

Conocida como Biblia Kennicot. Una bellísima y monumental Biblia judía de Galicia.

Un trabajo de Oscar Galansky

Fuente: http://agai-galicia-israel.blogspot.com/2010/03/biblia-xudia-de-galicia.html

Anusim en Cuba

04/03/2010

PARA NISSAN BEN ABRAHAM

INVESTIGACION GENEALOGICA
Mi Nombre es OSCAR MARIÑO CORDOVA y por encontrarme en medio de un proceso investigativo vinculado a la presencia JUDÍA dentro de mi familia, me ha parecido bien explicar con brevedad la secuencia de mis antepasados, partiendo del primer hombre que pisó tierra Cubana hasta donde tengo conocimiento. Pero antes que todo tocaré un punto de forma introductoria que arrojará algo de luz sobre el tema.

Es bien sabido por todo aquel que ha dedicado tiempo al estudio de los Judíos forzados, que en 1492 la Reina Isabel y su Esposo Fernando decidieron expulsar a parte de nuestro pueblo de sus tierras y como consecuencia se iniciaron grandes éxodos hacia diversos lugares del Planeta y de entre ellos encontramos a Cuba. En ella se establecieron varios puntos de dominio en el nombre de la Corona Española llamados “Villas” y ejemplo de ellas tenemos a “ San Juan de los Remedios”, la octava Villa desde el descubrimiento del Almirante Cristóbal Colón. Gracias a los estudios que se han hecho a los Archivos de Indias, sabemos de la existencia real de personal de origen semita bien marcado que según los registros “dieron mucho que hacer” por aquellos tiempos en la Villa de Remedios y en otros sectores del país. Pero es específicamente hasta ese entonces y en ese preciso lugar donde han llegado mis limitados recursos investigativos, y es también desde allí partiendo de un documento matrimonial que empezaré mi historia:

En el mes de Agosto de 1734 registrado en el libro 1 de Matrimonio de blancos, del folio 43, número 188 aparece el Señor Simón de Córdova natural de las Islas Canarias hijo legítimo de Barlomed de Córdova y Rosa de los Reyes, también en este documento resan como testigos Antonio Bacilio y Joseph Hernández, de este último existe una inscripción en el interior de la Iglesia donde enterraban a los Ministros eclesiásticos; costumbre bien conocida entre los anusim de ese entonces con el fin de suavizar el maltrato a los de su misma fe. Volviendo a Simón de Córdova, este engendró a Juan Antonio de Córdova encontrando en otra Certificación de Matrimonio del libro 3 de blancos, folio 22, número 146, el 14 de noviembre de 1771 este casó con Juana Francisca Espinosa Núñez y tuvieron a Juan Antonio Córdova y Espinosa, este registrado en el libro 6 de blancos, folio 17, número 96, nacido el 8 de noviembre de 1779 natural de Remedios, este último casa con Josefa de Armas y tienen a Pedro Antonio Cordova de Armas el 8 de noviembre de 1817 natural de Remedios. Este último casó con Isabel Vergel del Corral registrados el 13 de febrero de 1842 en el libro 6 de blancos, folio 189, número 616 y concibieron a una hija llamada Mónica del Buen Viaje Cordova Vergel nacida en el pueblo de Caibarien el 30 de Mayo de 1855 fue registrada en el libro de bautismos de blancos 1, folio 68 número 280. Mónica a su vez contrajo relaciones con el Señor Francisco Turne Galbes , pero estos sin Matrimonio y le nacieron dos hijos Juan de Dios y Manuel Prudencio Córdova Vergel. En este caso sucedió algo que exige ser explicado. Al no existir Matrimonio entre Francisco y Mónica, por causa de Francisco, por estar este ya comprometido con otra Mujer, no se pudo reconocer a esos hijos y como resultado no llevaban su apellido, y ellos a su vez heredaron los de su Madre “Córdova Vergel”. No fue hasta el año 1925 que su padre Francisco los reconoció dándoles su apellido, y de esto existe un documento en mi propiedad. Pero para entonces ya sus hijos habían procreado, y en el caso de Manuel Prudencio mi bisabuelo ya tenía 13 hijos y la más pequeña le había nacido en 1921, esto quiere decir que todos ellos reciben el Córdova de su abuela, y este no se pierde aparentemente por un error humano. Pero volviendo a la secuencia sabrán que el séptimo hijo de Manuel llamado Antonio Celedonio Mariano Córdova Morell mi querido abuelo nacido en el pueblo de Punta Alegre en la Provincia de Ciego de Ávila, el 10 de abril de 1910, hijo de Lorenza Morell Rojas, esposa de Manuel Prudencio, y Antonio casó con la Señora Ana Luisa Cabrera el cual procede mi querida Madre Lorenza Magalis Córdova Cabrera, ella casó con mi Padre Pedro Oscar Mariño Pastrano y como frutos nacimos mi hermano Ayan Mariño Córdova y un servidor.

Toda esta síntesis investigativa no se creó claro esta de un día a otro, sino que fue de un proceso que poco a poco he ido experimentando, de igual forma ha sido con mi querida esposa Consuelo Méndez Suárez que aunque no ha tenido la dicha de llegar hasta el 1734, posee ese sentimiento, y más que eso, esa esencia que forma parte del alma Judía, sin la cual no existiría esta Investigación y mucho menos todo el sistema de acciones halágicas que poco a poco hemos incluido en nuestro diario vivir. Nosotros esperamos que un día todo este sentir pase a tener un aspecto legal, y no sólo legalidad, sino hacer heredar a mi querido hijo el eterno tesoro de la Toráh, la dicha y la responsabilidad de ser parte de un pueblo único y de esta forma acercar un tanto más nuestra redención y con ella la llegada del MESÍAS.

SHALOM

A %d blogueros les gusta esto: