“La clave Embassy”: El espía español que rescató a miles de los nazis

Noticias EFE

Portada del libro

Madrid, 17 feb (EFE).- Un libro de la antropóloga Patricia Martínez de Vicente, “La clave Embassy”, hace públicos los documentos del servicio de inteligencia británico que demuestran cómo su padre, el médico Eduardo Martínez, ayudó a huir a través de España a miles de fugitivos perseguidos por el régimen nazi.

Martínez de Vicente ha investigado durante casi una década para sacar a la luz la historia de su progenitor que ahora publica en este libro, a caballo entre la novela y el ensayo y que toma su nombre del madrileño salón de té Embassy, cuya cercanía a las embajadas británica, francesa y alemana lo convirtió en uno de los escenarios de la actividad de las redes de espionaje en la década de los cuarenta.

En Embassy, regentado por la irlandesa Margaret Taylor, no sólo se servía el té: también se acogía a los refugiados hasta que éstos eran evacuados por la frontera en coches de matrícula diplomática.

El doctor Martínez Alonso fue, durante esa época, médico oficial de la Embajada Británica y uno de los principales eslabones en la cadena de las redes de evasión humanitaria supervisadas por el servicio secreto de ese país.

Acogió a algunos de esos refugiados en su piso de soltero de Madrid y en su casa viguesa de la Portela, y también ideó una ruta de escape desde el campo de prisioneros de Miranda de Ebro (Burgos), a donde acudía a atender a los recluidos, a los que expedía falsos certificados recomendando su evacuación por razones de salud.

“La pretuberculosis” era uno de sus diagnósticos preferidos, ha dicho hoy su hija.

Tras casarse con Moncha De Vicente, el médico escapó a través de Portugal a Londres para huir de la Gestapo, y desde allí siguió colaborando con las redes clandestinas de evacuación hasta su regreso a España una vez acabada la contienda.

Precisamente fue el hecho de haber nacido en Londres uno de los motivos que de niña despertaron en la autora sospechas sobre una posible relación de su padre con el espionaje.

Más adelante, en 1986 y ya fallecido Martínez Alonso, su hija encontró al desmantelar el piso familiar en Madrid un cuaderno con notas en inglés de su padre, nombres de militares y otras crípticas anotaciones.

Tras una exhaustiva labor de investigación, un contacto de la Embajada Británica le avisó de que habían sido desclasificados los documentos de la época en que su padre pudo haber colaborado con esta red, y confirmó que, en efecto, así ocurrió.

Entre los documentos que se incluyen en el libro figuran comunicaciones del servicio secreto británico y del Gobierno polaco en el exilio, fotografías de la época, listados de nombres y cartas, aunque lo más revelador es el acta de secretos oficiales que firmó el doctor en 1942 y por la cual mantuvo lealtad a la corona de ese país hasta su muerte.

Entrevistas con familiares, fotografías y algunas pistas que le proporcionó su madre, bastante reacia a hablar del asunto, completaron el trabajo de Patricia Martínez, quien ha asegurado que “aunque lo llamamos novela, son hechos muy reales”.

Fuente: http://www.eldiariomontanes.es/agencias/20100217/mas-actualidad/cultura/la-clave-embassy-espia-espanol_201002171415.html?crear_enviar=Cancelar

Al cine la labor altruista del médico gallego que salvó a miles de judíos
29/05/2007 | Por Irene Lema – Prensa Casa de Galicia

Dr. Martínez Alonso con su esposa e hija

Si en 2003 esta escritora y antropóloga, presentó su libro “Embassy y la inteligencia de Mambrú” (Velecio) en la Casa de Galicia en Madrid, sorprendiendo a todos los asistentes con su narración y argumento libresco, en 2007 y en el mismo escenario lo ha vuelto a hacer pero con nuevos descubrimientos que ponen punto y seguido a su ardua tarea de investigación sobre la azarosa experiencia personal y profesional de su padre, el médico gallego Eduardo “Lalo” Martínez Alonso. Un auténtico “self made man” digno de ser protagonista de una película de Hollywood y que de momento, lo es ya, de manera oficial para las instituciones británicas. La permisividad a los archivos históricos del Servicio Secreto Británico a partir de 2005 por parte de las instituciones gubernamentales, permitió a su hija Patricia el acceso a los informes de su padre. “Este consta en los mismos debido a que fue congratulado en el año 45 con una condecoración por su labor de espionaje”, añade la escritora. Este reciente hallazgo imprime realismo a esta historia ocurrida en la España de Franco y en la Europa de la II Guerra Mundial que pronto la veremos en el cine porque Patricia “tiene guionista y productor”, además de que la “II parte del libro llegará en octubre”.

El 23 de mayo de 2007 el doctor Eduardo Martínez Alonso habría cumplido 104 años. Una fecha que lógicamente pasa desapercibida para el lector, a pesar de que se trata del centenario del nacimiento del primer cirujano torácico que operó el cáncer de pulmón en España a finales de los años 1940. Acontecimiento tan desconocido para la gran mayoría como sus heroicidades en el salvamento clandestino de refugiados extranjeros procedentes de campos de concentración alemanes y bajo la represión de Hitler.

Primeros meses de 1940. Madrid sufría las heridas de la posguerra. La sospecha era la única religión de esos días. Cada movimiento estaba estudiado y el azar, era un riesgo inoportuno. A la par, Europa ardía en llamas. La II Guerra Mundial protagonizaba la historia bélica del continente. Más de 200.000 personas huyeron del frente de guerra en los primeros días del estadillo en busca de un derecho fundamental mermado por el fuego, la vida. Y a muchos de ellos (ingleses, alemanes, franceses…), Madrid les salió al paso. No en vano, su salvación no estaba en la capital de España sino que, sería Redondela, la plataforma de lanzamiento a la libertad junto con un haz de personas, encabezada por el Doctor Martínez, que colaboraron en el proceso de manera altruista.

Digno de cualquier panorama de represión y autoritarismo, el clasismo estaba a la orden del día. Los grandes contrastes evidenciaban la vida social de aquellos afín al régimen que disfrutaban al son del piano, entre pasta y pasta, risas de champagne y tazas de café aromático. Todo ello en el escenario de un Embassy de moda, tal hoy un café real. Aquel elegante salón de té, situada en la cera noble del Paseo de la Castellana, venía siendo la doble cara de una misma moneda. El elitismo snob que se codeaba en la planta de arriba ocultaba la desgracia humana que sobrevivía en la parte de abajo. El hambre, la suciedad, el frío y las enfermedades soslayaban al grupo de humanos que se hacinaba en la trastienda a espera de poder de un pasaje hacía Portugal o Gibraltar, a través del mar o del río Miño, en donde el peligro brillaba por su ausencia.

Y así, sumaron más de 30.000 los judíos que discurrieron por los bajos de este centro de operaciones, negocio de Margarita Taylor, que junto con Lalo (había participado como médico de la Cruz Roja en los dos bandos) y ejercía de médico de la Embajada Británica en Madrid, y otros colaboradores, colaboraban con el Servicio de Inteligencia Británica. En el grupo que participó en los rescates figuraban, entre otros, el agregado naval de la Embajada, Alan Hillgarth, al que Winston Churchil había nombrado coordinador del servicio secreto en España.

Las misiones del doctor Martínez comenzaron tras las visitas al campo de concentración de Miranda de Ebro, donde el Gobierno de Franco recluía a quines llegaban a España ilegalmente, huyendo del III Reich. Lalo atendía a estos reclusos, atestiguaba en los partes médicos que estaban enfermos y posteriormente, para evitar contagios, los trasladada a Madrid, amparados por la matrícula diplomática del vehículo que empleaban. Después de pasar por los bajos del Embassy o el piso de la dueña, el destino era la finca gallega del doctor “La Portela”, situada en Redondela (Pontevedra). Allí llegaban tras recorrer el trayecto Madrid-Vigo en el maletero de un coche. Allí pasaban la noche. En el embarcadero de la finca esperaba un grupo de marineros vigueses, que llevaban a los judíos hasta Portugal o hasta naves británicas fondeadas en alta mar. Luego el médico, certificaba sus muertes.

Aunque los rescates se produjeron entre 1940 y 1944, Martínez sólo participó en los salvamentos durante los dos primeros años. La fuga obligada del doctor junto con su recién esposa, aparentando una luna de miel en Lisboa, camino de Londres, cerró la etapa de esta apasionante historia real tanto por los vestigios materiales que han sobrevivido al tiempo como por las condecoraciones oficiales que atestiguan la veracidad del hecho. Una GESTAPO excesivamente entrometida en los asuntos de España al amparo de las simpatías del régimen de Franco marcaron el fin de la labor humanitaria.

Una historia anclada en el silencio

El casual hallazgo de una manuscrito de su padre reveló a Patricia Martínez de Vicente esta insólita y desconocida historia, hace 17 años. A pesar de que ni su madre ni su padre le habían hablado jamás de lo ocurrido hacía 60 años atrás, la curiosidad de esta escritora la llevó algún tiempo más tarde a iniciar una investigación minuciosa que dio su primer fruto en 2003 con la publicación de “Embassy y la inteligencia de Mambrú”. Un primer capítulo del gran best seller que Patricia está creando a base de la recopilación de información, contrastada y comprobada en los archivos correspondientes y con lecturas históricas. Por ello, después de sus periodos de exploración, la autora irrumpe en la actualidad con nuevos e insólitos datos que aclaran la par que imprimen curiosidad a la historia.

►¿Vuelve a la actualidad informativa con más información sobre el caso? Efectivamente. Yo siempre había pensado que mi padre finó su labor de ayuda a las evacuaciones clandestinas cuando abandonó España fruto de la persecución de la GESTAPO. Sin embargo, una vez en Inglaterra siguió colaborando con el Servicio Secreto Británico como responsable de las exportaciones que se realizaban por el mar de Vigo y el río Miño. Aunque su colaboración “in situ” sólo duró dos años, en Inglaterra se alargó tres años más, hasta 1945, año en que fue condecorado. Una información a la que he tenido acceso a partir del año 2005, fecha en la que las autoridades gubernamentales británicas hicieron públicos los archivos de su Servicio Secreto.

►¿Por qué tanto silencio? Esa misma pregunta me hacía yo pero al acceder a los archivos históricos lo entendí perfectamente, por compromiso y moralidad. Mi padre había jurado una especie de secreto profesional a las autoridades británicas de la época con las que trabajaba y de hecho, se llevó el secreto a la tumba.

►¿Cómo imaginar que un elegante salón de té cobijaba a uno de los más activos tentáculos del antifascismo europeo? No me cabe duda de que la gran protagonista y encargada de transmitir normalidad absoluta a la par que se daba la dualidad fue su dueña Margarita Taylor. Una auténtica mujer heroína que siguió colaborando con el Servicio Secreto Británico hasta el año 1944.

►¿Cómo sospechar que un médico, su padre, reservado, conservador y monárquico, era uno de los colaboradores más activos del Servicio Secreto Británico? Mi familia era progre para su época, no iban a misa, pero eran de derechas. Las generaciones más jóvenes tenéis un problema con eso, porque no entendéis que se pudiese ser de derechas sin ser franquista.

►Usted publica en el libro nombres y apellidos de judíos salvados por su padre… ¿Ha tenido noticias o sigue en esa línea de investigación? De momento no pero puedo anunciar a día de hoy que en octubre se publicará la segunda parte del libro con mucha más información que he recopilado a lo largo de este tiempo y que, incluso, me ha sorprendido a mi misma. Además, estoy feliz porque habrá película, tengo guionista y productor.

Fuente: casadegalicia.xunta.es/

Anuncios

Una respuesta

  1. Asombroso.

    Un hombre muy valiente.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: