Héroes de mochila

Uno de los deportes más cómodos y exitosos, en estos tiempos fútiles, es ir a hacer el héroe a Israel

Por Pilar Rahola

Uno de los deportes de estos tiempos fútiles es ir a hacerse el héroe a Israel. Es un deporte cómodo y exitoso, primero porque Israel garantiza el foco mediático, no en vano es el lugar del mundo con más corresponsales por metro cuadrado. Como dijo alguien, en Israel dejas la cámara en el suelo, vas a un café, y, a la vuelta, el reportaje está hecho. Y segundo, porque, a diferencia de otros conflictos, cuyos gobiernos chapotean en la feliz impunidad de las dictaduras, Israel es una democracia. Por supuesto, puede cometer y comete atropellos e irregularidades. Pero tanto como cualquier otro país, en situación de conflicto grave. Y cuando ello ocurre, los propios mecanismos de control democrático hacen su trabajo. El caso de esta militante catalana, que pasea su felicidad de héroe de bolsillo por las fotos de los periódicos, es paradigmático. Se va a un país en conflicto desde hace 60 años, donde existen, aparte de una amenaza nuclear contra su población, múltiples organizaciones que han perpetrado todo tipo de atrocidades terroristas, y hasta un ejército poderoso en el sur de Líbano –profusamente financiado–, que tiene como único objetivo destruirle. Todo ello amenizado con la amenaza fundamentalista islámica. A este paraíso de la tranquilidad, algunos deciden ir a tocar un poco más las narices, no fuera caso que Israel lo tuviera demasiado fácil. Y encima, para ahondar en tan heroica hazaña, se permiten caducar su visado, no en vano es muy normal incumplir las leyes del país que uno visita. Todo bonito, todo fotografiado y todo con aires de resistencia kumbayá. Si, además, aparecen soldados malísimos y los detienen, se cierra el círculo de su aventura adolescente, felices de haber cumplido con su arriesgada lucha.

¿Arriesgada? ¿Arriesgado ir a montar huelgas de hambre o pequeños alardes de resistencia a un país que goza de libertades? ¿Por qué no son héroes de verdad? Puestos a decorar su currículum con batallitas, ¿por qué no se lo toman en serio?

Veamos. Podrían plantarse ante Hamas y manifestarse en contra de las ratzias que hacen de militantes palestinos opositores. Sólo llevan unos centenares de muertos. O podrían montar su chiringuito de protesta a favor de las mujeres oprimidas del islam. O ir a Teherán, donde hay bonitas manifestaciones por la libertad. Claro que condenan a muerte a los estudiantes, lo cual no es tan divertido. También podrían aventurarse por las calles de Arabia Saudí, en minifalda y reclamando el derecho femenino a existir. O pasearse por Sudán, donde su pequeño dictador lleva centenares de miles de muertos. O ponerse delante de una lapidación, a ver si la paran. O en una escuela israelí, donde ha caído el último misil. Pero todo esto sería serio, y no están por la labor del martirio. No olvidemos que lo suyo no es una lucha de resistencia. Lo suyo es un happening.

Fuente: http://www.lavanguardia.es/

Anuncios

4 comentarios

  1. Vamos a ver Pilar.
    En primer lugar Ariadna Jové NO estaba en Israel, estaba en Ramallah, fuera de territorio isrelí ¿Por qué diantres hace falta un visado israelí en aquel lugar? ¿Te lo has preguntado alguna vez? No, no te lo has preguntado. Cisjordania está fuera de Israel ¿Sabes, Pilar, lo que eso significa?

    Hasta la propia fiscalía israelí ha reconocido que ese arresto era ilegal. Un arresto ilegal, no es tal, en realidad es un secuestro?

    Buno, Pilar, te veo muy solidaria:

    Veamos -dices-.” Podrían plantarse ante Hamas y manifestarse en contra de las ratzias que hacen de militantes palestinos opositores. Sólo llevan unos centenares de muertos. O podrían montar su chiringuito de protesta a favor de las mujeres oprimidas del islam. O ir a Teherán, donde hay bonitas manifestaciones por la libertad. Claro que condenan a muerte a los estudiantes…”

    Quier pensar, Pilar, que estás dispuesta a viajar en brve a esos lugares, no sea que estés acusando a Ariadna de no hacer lo que tú tampoco haces.

    Un saludo cordial.

    Me gusta

  2. Muy interesante tus comentarios. Comparto tu pensamiento ya disposición en Sabadell.
    ¿En Leida hay mucha colectividad?

    Me gusta

  3. Siempre dando donde tiene que dar, Pilar. Cargada de razón, llena de coherencia. ¿No se sonrojan estos buenrollito de pacotilla cuando la leen? No, seguro que no, seguro que en su imbecilidad la consideran comprada por el Mosad, o aferrada a una causa derechista, o…vaya usted a saber qué estupidez del catálogo de estupideces. Ellos son así, héroes de mentira. ¡Cuánto tienen que aprender de los verdaderos, de los que llevan viviendo y luchando más de 60 años en ese país que algunos amamos y que tanto nos duele!

    Me gusta

  4. Hola Pilar,

    Comparto tu opinión con respecto a este tipo de actuaciones. Pero también creo que hay que predicar con el ejemplo. Y tú no lo haces. Si bien es cierto que habitualmente ejerces como abanderada de la lucha contra el machismo, la defensa de la homosexualidad y la oposición a cualquier tipo de discriminación, también lo es, que lo haces instalada en la comodidad de tu particular atalaya.
    Mencionas a Arabia Saudita en tu descripción sobre posibles lugares a visitar para enriquecer dices, “su curriculum de batallitas”. No sé si tu has estado alli, pero yo sí he estado allí. Concretamente en la ciudad vieja de Riad, y más concretamente en la Plaza de la Torre del Reloj, lugar donde se celebran los ajusticiamientos y las ejecuciones públicas. Recuerdo que era jueves, víspera de esos “acontecimientos”, y la verdad es que se te ponen los pelos de punta. Permanentemente estuvimos controlados a escasos metros de distancia por un coche de policia, desde el cual se nos invitó a abandonar el lugar transcurridos unos diez minutos escasos desde el inicio de nuestra visita.
    Pues bien querida Pilar, es aquí, en este mismo lugar, en el que quiero ver, cómo plantada en medio de la plaza, propagas tu discurso a los cuatro vientos demostrando al mundo tu coraje.
    Claro que esto me lleva a pensar ¿ cuánto vale para tí la defensa de esos derechos?. ¿ Estás dispuesta a poner en juego tu vida o tu libertad?. ¿ Cambiarías tu atalaya por la trinchera?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: