El Grupo de Tel Aviv

Por David Brooks
New York Times

Publicado el 11 de enero de 2010

Los judíos son un grupo estupendamente logrado. Representan el 0,2 % de la población mundial, pero el 54 % de los campeones mundiales de ajedrez, 27 % de los laureados con el Nóbel en física y 31 % de los laureados en medicina.

Los judíos representan el 2 % de la población de USA, pero el 21 % del estudiantado de la Ivy League, 26 % de los honrados del Centro Kennedy, 37 % de los directores ganadores del Oscar de la Academia, 51 % de los ganadores del Premio Pulitzer por no ficción.

En su libro, “La Era Dorada de los Logros Judíos”, Steven L. Pease enumera algunas de las explicaciones dadas por la gente para este nivel de logros. La fe judía alienta a creer en el progreso y la responsabilidad. Se basa en el estudio, no en el rito.

La mayoría de los judíos dejaron, o fueron forzados a dejar, la agricultura en la Edad Media; desde entonces, sus descendientes se mantuvieron en base a su ingenio. Frecuentemente migraban, con la ambición y el empuje del inmigrante. Se congregaron alrededor de cruces de caminos globales y se beneficiaron de la endémica tensión creativa de esos lugares.

Ninguna explicación única puede dar cuenta del nivel de logros judíos. Lo extraño es que Israel no ha sido, tradicionalmente, más fuerte en aquello que los judíos de la diáspora sí lo han sido. En lugar de investigación y comercio, los israelíes se vieron forzados a dedicar sus energías a la lucha y a la política.

Milton Friedman solía bromear acerca de que Israel desaprobaba cualquier estereotipo judío. La gente solía pensar que los judíos eran buenos cocineros, buenos gerentes económicos y malos soldados; Israel probó que estaban equivocados.

Pero eso ha cambiado. Las reformas económicas de Benjamin Netanyahu, la llegada de un millón de inmigrantes rusos y el estancamiento del proceso de paz, han producido un cambio histórico. Los israelíes más emprendedores se vuelcan a la tecnología y el comercio, no a la política. Esto ha tenido un efecto irregular en la vida pública de la nación, pero vigorizante en su economía.

Tel Aviv se ha convertido en uno de los emplazamientos empresariales más importantes del mundo. Israel tiene, por lejos, la cantidad de fundaciones de empresas de alta tecnología per capita de la tierra. Es líder, per cápita, en el mundo en inversión y en investigación y desarrollo civil. Está segundo, detrás de USA en la cantidad de compañías que cotizan en Nasdaq. Israel, con siete millones de habitantes, atrae tanto capital de riesgo como Francia y Alemania juntas.

Como escriben Dan Senor y Saul Singer en “Arranque de la Nación: Historia del Milagro Económico de Israel”, Israel tiene ahora un grupo clásico de innovación, un lugar donde los obsesos de la tecnología trabajan en cercana proximidad y se nutren de las ideas de otros.

En razón de la fortaleza de la economía, Israel ha capeado la recesión global, razonablemente bien. El gobierno no tuvo que sacar de apuros a sus bancos o producir una explosión de gastos en el corto plazo. En lugar de eso, usó la crisis para solidificar el futuro de la economía, invirtiendo en investigación y desarrollo y en infraestructura, elevando algunos impuestos al consumo, prometiendo eliminar otros impuestos en el mediano y largo plazo. Los analistas, en Barclays, escriben que Israel es “la historia de recuperación más fuerte“ en Europa, Medio Oriente y África.

El éxito tecnológico de Israel es la cristalización del sueño sionista. El país no se fundó para que colonos sueltos pudieran establecerse entre miles de palestinos enojados en Hebron. Fue fundada para que los judíos tuvieran un lugar seguro para estar juntos y crear cosas para el mundo.

Este cambio en la identidad israelí tiene implicancias de largo término. Netanyahu predica la visión optimista: que Israel se convertirá en la Hong Kong de Medio Oriente, con beneficios económicos derramándose en el mundo árabe. Y de hecho, hay indicios de evidencias para apoyar esa visión, en lugares como la Margen Occidental y Jordania.

Pero es más probable que el salto adelante de la economía de Israel ensanchará la brecha entre ella y sus vecinos. Todos los países en la región hablan acerca de alentar la innovación. Algunos países, ricos en petróleo, gastan miles de millones de dólares tratando de construir centros científicos. Pero lugares como Silicon Valley y Tel Aviv son creados por una confluencia de fuerzas culturales, no por dinero. Las naciones que rodean a Israel no tienen la tradición de libre intercambio intelectual y creatividad técnica.

Por ejemplo, entre 1980 y 2000, los egipcios registraron 77 patentes en USA, los sauditas registraron 171. Israel registró 7.652.

El boom tecnológico crea también una nueva vulnerabilidad. Como ha sostenido Jeffrey Goldberg de The Atlantic, estos innovadores son la gente más móvil de la tierra. Para destruir la economía de Israel, Irán no tiene, realmente, que lanzar un arma nuclear sobre el país. Sólo tiene que fomentar suficiente inestabilidad como para que los empresarios decidan mudarse mejor a Palo Alto, donde muchos de ellos ya tienen contactos y casas. Los judíos estadounidenses solían mantener un punto de apoyo en Israel en caso de que las cosas empeoraran aquí. Ahora los israelíes mantienen un punto de apoyo en USA.

Durante una década de lúgubres presentimientos, Israel se ha convertido en una historia de asombroso éxito, pero también en una altamente móvil.

http://www.nytimes.com/2010/01/12/opinion/12brooks.html?em
Traducción para porisrael.org : José Blumenfeld
Reenvia: http://www.porisrael.org

Anuncios

2 comentarios

  1. La modestia y el orgullo de ser judio…
    Creer en nosotros mismos en aras del bien de la humanidad..
    Si hay que estudiar, pues a estudiar…
    Y si hay que defenderse…pues a defenderse y luego seguir
    atentos y estudiosos…
    AM ISRAEL JAI!!!
    JAI VE KAIAM!!!

    Me gusta

  2. i love tel aviv

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: