Bibi se pide a la Bruni

Por Jorge Marirrodriga para Guysen International News
Lunes 16 noviembre 2009 – 15:40

La verdad es que a los españoles nos hace falta memoria, pero no de la histórica que nos pretende vender Zapatero, sino la de corto plazo, para así poder correr a gorrazos a nuestros políticos cada vez que les pillamos en un renuncio o cuando se comprueba que lo que nos venden es humo. Como es el caso de hoy.
Israel y Siria están a punto de iniciar conversaciones. No hay que olvidar que Israel y Siria están técnicamente en Estado de Guerra. Hasta en los mínimos detalles. Un servidor recuerda una visita de Juan Pablo II a Siria en 2001 donde en las ruinas de Quneitra los sirios obligaban a los periodistas a apagar los teléfonos porque usábamos la señal de Israel.

Bueno, pues a pesar de las declaraciones políticas, ambos países están dispuestos a sentarse a dialogar. Primero un gesto de un lado, otro de otro, que si ahora dejo a varias mujeres cruzar la frontera… y ahora toca nombrar padrinos para iniciar conversaciones indirectas. Parece todo muy largo, pero es un camino seguro. Assad elige primero y se pide a Turquía. Erdogan se ha escorado hacia el mundo islámico pero sigue manteniendo el canal abierto con Israel. Buena elección. Israel por su parte se pide a Francia. Sarkozy es un tío pragmático, con una importantisima comunidad judía en su país y una no menos importante islámica. Con tropas en Líbano y estatus de potencia mundial. Un padrino de altura, y no es coña.

Erdogan es el socio de Zapatero en la Alianza de Civilizaciones, un invento que a los contribuyentes españoles nos está costando un huevo (con perdón) y Sarkozy es el compañero de armas en la misión de FINUL en Líbano, donde el comportamiento del contingente español genera la desconfianza pública de una de partes en conflicto (y que nos cuesta el otro huevo). ¿Y para qué? Pues para que cuando los mayores hablen de sus cosas manden a los pequeños al cuarto de jugar. ¿Ésta es la primera línea donde están nuestras relaciones internacionales? ¿Dejarán al menos a Moratinos servir el café? Por favor hagamos algo la próxima vez que nos hablen del “importante papel de España” en Oriente Medio.

Assad será muy chulo, pero Bibi sabe lo que elige. Obsérvese a los mediadores de uno y otro.

Memoria histórica de verdad

No sé a ustedes, pero a un servidor le causa una especial satisfacción saber que el próximo día 30 el Gobierno israelí va a celebrar una sesión de su Consejo de Ministros nada menos que en el edificio del Reichstag, en Berlín. No se me ocurre mejor símbolo de lo que significa Israel para el mundo libre que el que esa reunión se celebre en el mismo lugar donde hace algunas décadas se coreaba y aplaudía la destrucción del pueblo judío.

Así que los Netanyahu, Lieberman, Barak y demás ministros israelíes se reunirán en el corazón de Alemania en uno de los semanales actos de Gobierno del Estado judío. Es una manera de recordar al mundo el para qué se ganó una guerra y el porqué sacrificaron sus vidas millones de personas. De recordárselo a todos, incluyendo a los que seguramente protestarán con argumentos no muy lejanos a los que se escuchaban hace 70 años en el mismo edificio.

Alemania ha querido enmarcar esta invitación al Gobierno israelí dentro de los actos del 20º aniversario de la caída del Muro de Berlín, es decir, en la celebración del triunfo de las libertades ciudadanas frente a la tiranía totalitaria. Es obvio que la canciller alemana, Angela Merkel, si que sabe lo que es la tan cacareada memoria histórica. A ver si aprenden algunos en España.

El exilio de los mártires palestinos

Simy, amiga, lectora y blogger en standby, planteó ayer, al hilo de la entrada sobre Arafat, qué había sido de los tres palestinos que España aceptó del grupo que entró a tiros en la Basílica de la Natividad de Belén en 2002. La situación se resume (y que me perdonen los lectores argentinos por el robo) en una frase: España, país generoso.

Los tres miembros de las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, que como todo el mundo sabe es un grupo dedicado a labores de caridad, permanecen siete años después en España tal y como se acordó con el Gobierno de Jerusalén, es decir, lejos de las fronteras de Israel. Cada uno recibe del Estado unos 12.000 euros al año en concepto de ayuda a la manutención y alojamiento. Los que han querido han podido traerse a sus familias. Familias a las que Israel permite entrar y salir por sus fronteras cuando quieren porque, como Estado de derecho que es por más que a muchos les joda, considera que los terroristas son los culpables y no sus familias.

Lejos de tener restringidos sus movimientos, los mártires-no-consumados pueden viajar libremente por todo el territorio español e incluso lo han hecho a otros países de Europa, donde han mantenido contactos con “compañeros de lucha”. Y esto no lo digo yo, lo dicen ellos mismos porque en vez de optar por un perfil bajo, algunos de ellos han concedido entrevistas donde hablan del “encierro” de Belén. Eso sí, ni una palabra sobre cómo se comportaron igual que en una pocilga con los objetos sagrados de una de las iglesias más importantes de la cristiandad.

Qué duro debe ser el exilio español. En fin, que lo importante es que no puedan matar gente.

San Arafat

Uno de los primeros recuerdos televisivos de un servidor es, en blanco y negro, el de Yasser Arafat alzando los brazos mientras un círculo señala una pistola en su cintura. Mucho después me enteré de que aquello sucedió en la Asamblea General de la ONU.

Años más tarde, Arafat contribuyó decisivamente a que cambiara mi percepción del conflicto entre israelíes y palestinos. Fue en 2002 durante la operación Escudo Defensivo cuando este periodista fue testigo de cómo Arafat, una vez solucionado el cerco israelí a la Mukata de Ramallah, donde él estaba, alargaba todo lo posible la toma de la Basílica de la Natividad en Belén por parte de guerrilleros palestinos y el cerco israelí a la iglesia. El mundo sólo hablaba del “asedio israelí” y el rais, desde Ramallah, vetaba una y otra vez los acuerdos que se iban alcanzando para solucionar la crisis. Belén y su población estaban bajo toque de queda permanente, pero eso a Arafat le importaba un huevo porque lo importante era el desgaste israelí a los ojos del mundo. Este periodista estaba en Belén y salió de allí convencido de que Arafat era un verdadero cabronazo.

Estos días en muchos medios españoles se recuerda su figura, mayormente entre alabanzas. Haciendo una excepción a la política de este blog me referiré a un artículo de opinión aparecido en el importante diario español titulado Cinco años sin Arafat. No es un editorial, sino una opinión firmada, así que yo también expresaré la mía. Porque opinión tenemos todos. El artículo es una repugnante colección de expresiones antisemitas aderezadas con argumentos exculpatorios del terrorismo y con la guinda de la teoría conspiracionista-sionista. Lo peor no es que sea infumable, sino que viene firmado por alguien que da clases en la universidad. Alguien que vierte su veneno filototalitario sobre el alumnado con argumentos de tercera división. El antisemitismo en España tiene algunas de sus bases en varios departamentos universitarios cuyos miembros se parapetan detrás de los birretes para expandir su mensaje de odio.

Y claro que Arafat murió envenenado; se mordió la lengua el muy gilipollas.

¿Cervantes era del Hizbullah?

Para que luego digan que el español está en peligro. ¡Si se habla en todas partes! Pongamos como ejemplo una zona cualquiera del mundo, no sé…Oriente Medio. Además de las decenas de miles de israelíes que hablan español (este periodista escuchó la palabra birome por primera vez en su vida en Jerusalén) el idioma de Cervantes se ha puesto de moda para algunas transacciones comerciales en otras zonas como Irán o Líbano.

No hay más que ver el armamento decomisado por Israel al barco procedente de Irán con destino Hizbullah. ¿En qué idioma se podían leer las indicaciones de algunas armas? ¿En chino? No, y eso que los chinos fabrican y venden por todas partes ¿En ruso? Pues tampoco. En Español. Un exitazo (otro) de la cultura ibérica.

Pero no seamos mal pensados. El que esas indicaciones estén escritas en español no significa que las armas vengan de España. Para nada. De hecho si ustedes se informaran por los medios españoles ya sabrían que en realidad es el malvado gobierno sionista el que le compra las armas a España. Eso nunca lo harían los iraníes y muchísimo menos los de Hizbullah, que sólo quieren lanzar sobre Israel una lluvia de flores.

La verdadera razón del porqué las indicaciones están escritas en español es que así en el supuesto de que, por accidente, las tropas de la FINUL encontraran esas armas, sabrían lo que son… y las dejarían en su sitio. Los iraníes piensan en todo.

Anuncios

Una respuesta

  1. hola bonita eres la mejor te quiero mucho

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: