Catorce años sin Rabin

rabinCatorce años sin Rabín. Demasiado tiempo para Israel. Hoy, cuando la paz parece estar cada vez más lejos, conviene recordar el mensaje de su vida.

El legado de Rabín se sintetiza en tres pilares principales que toda persona honrada puede adoptarlos tales como son y no sólo transmitirlos a sus hijos, sino también ser partícipe de la creación del mismo.

El primero, es la imagen de los hijos de aquellos pioneros judíos que sentaron las bases para la creación del Estado. La vida de Itzjak Rabín simboliza la epopeya de los hijos de los primeros jalutzim; de una generación que recibió de sus ancestros la visión y se exigió a sí misma llevarla a cabo con total entrega y sacrificio; o como lo diría el mismo Rabín cinco días antes de ser asesinado, en un acto recordatorio a soldados caídos: “Tengo más amigos inscritos en lápidas que amigos vivos”.

El segundo, es la idea de la paz; el compromiso moral y total de Israel de tratar constantemente de establecer la paz con países y pueblos vecinos.

La primera obligación de un estado democrático es proteger la vida de sus ciudadanos ante los peligros del terror y las guerras. La paz es el mecanismo de defensa más profundo. Nada más significativo que las propias palabras del Teniente General Rabín, Comandante en Jefe de Tzáhal, durante la Guerra de los Seis Días frente al Muro de los Lamentos: “¡Tendríamos que llamarlo el Muro de la Paz!”.

El tercero, es la idea de la tolerancia democrática; la obligación moral y total de cada ciudadano de reprimir cualquier acción posible que ponga en peligro el orden democrático; desechar la injuria y la ofensa, tener en cuenta que palabras tiradas al aire pueden crear ideas tendensiosas, planes diabólicos, enormes peligros, hechos lamentables y una destrucción politica, social y espiritual.

¿Qué puede caracterizar más el dolor de esta obligación moral que la imagen del Primer Ministro Rabín cayendo baleado en la espalda por un judío, religioso, nacionalista y fanático?

Rabín simboliza el aporte y el sacrificio de los hijos de los pioneros, la necesidad de establecer la paz y la obligación de la tolerancia democrática. Todos estamos en condiciones de comprender ese legado, adoptarlo en nuestra tradición cultural y transmitirlo a las generaciones venideras: entrega, paz y democracia.

Fuente: semana.co.il/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: