Hummus: una guerra de guisantes en el Oriente Medio

Por Michael Bloch y Fernando Cohen-Sur
para Guysen International News
26 octubre 2009

HUMUS-GUINESSUn grupo de chefs libaneses batieron, este sábado 24 de octubre, el récord mundial Guiness realizando el mayor plato de puré de garbanzos, un plato más conocido como “Hummus”. ¿Anecdótico? Menos de lo que parece. El Líbano ha puesto en marcha una intensa campaña en los medios de comunicación para que este plato sea conocido como una especialidad del “País de los Cedros”. Un día después, el Líbano anunciaba que también había superado a Israel preparando el plato más grande de Tabule.

Un plato de humus de 680 kg. ¿Un sueño? En el Líbano lo hicieron. El record fue aprobado y registrado por el famoso libro “Guinness”. Una victoria culinaria en el marco de un posicionamiento en la política libanesa. Desde el año pasado, el jefe de la Asociación de Industriales del Líbano, Fadi Abboud comenzó una campaña para impedir que Israel venda el hummus como un producto “Made in Israel”. El empresario ha anunciado su intención de certificar en la Unión Europea al hummus como un plato nacional del Líbano.

Los libaneses basan su exigencia en el famoso caso de la “Batalla de la feta”. El gobierno griego había obtenido en 2002 la denominación “feta” exclusivamente para los quesos elaborados en Grecia continental (…). La leche utilizada en la preparación de la feta, debía proceder de ovejas y cabras de las razas locales. Esta decisión es válida sólo para los productos vendidos en la UE. La batalla legal se había extendido durante más de siete años.

El hummus es, a menudo, asociado con una pasta de sésamo decorado con aceite de oliva, limón, ajo y sal. Nacido en el Medio Oriente, su origen exacto sigue siendo incierto. El Hummus es un plato muy popular en Israel, se sirve a diario en muchos restaurantes, y su reputación está creciendo, día a día, en todo el mundo.

“La fama del Hummus ha copado el mundo. Algunos restaurantes de alta cocina en Londres y Nueva York venden ahora el Hummus y lo presentan como un plato de origen judío”, dijo, muy molesto, el Sr. Abboud. “Estamos hablando de enormes pérdidas en el mercado del Hummus. Más de mil millones de dólares …”, dijo. “Si ganamos esta lucha, hay un enorme potencial para el Líbano”.

Para los israelíes, el Hummus es parte de su comida diaria, haya nacido en el Líbano o no. En la película “You Don’t Mess with the Zohan” sobresale la peculiaridad y la popularidad del Hummus en Israel. El héroe principal de la película, se lava los dientes con hummus como si fuese una pasta de dientes.

Shuky Galili, un israelí que tiene un blog dedicado específicamente al Hummus, niega que este plato sea de origen libanés: “Es ridículo reivindicar la paternidad del Hummus. Según los arqueólogos, el hummus, como una combinación de guisantes garbanzos y salsa de sésamo y fue creado por los cruzados. El Hummus no es para la gente que lo inventó, sino para las personas que le aman, que lo preparan, que son apasionados por él”, afirma Galili.

Tras el Hummus… el tabule

Israel poseía el record Guiness en el rubro “plato más grande de Hummus”. Los libaneses cocinaron uno más grande. Un día después, superaban a Israel con la preparación del plato más grande de “tabule” (ensalada de perejil y trigo cocido) del mundo, lo que le permitió entrar por segundo día consecutivo en el libro Guinness de los Récords.

Un total de 250 cocineros y 50 jefes de la Escuela hostelera de Kafaat prepararon 3.557 kilos de tabule en un mercado en el centro de Beirut, donde miles de personas se congregaron para festejar la hazaña que un representante de Guinness confirmó. Con anterioridad, Israel entró en el libro Guinness con la preparación de un tabule de 2.600 kilos.

Uno de los organizadores del evento, Fadi Jressaiti, afirmó que se vieron “obligados a preparar este plato tradicional libanés, porque Israel lo está promoviendo como suyo”. Queremos demostrar al mundo que este es un plato libanés. Recurriremos a la justicia para certificar nuestros platos”, agregó.

Tras la entrega del certificado de Guinness, varios altavoces, instalados para la ocasión, difundieron música folclórica e incluso cantos dedicados a los platos nacionales, mientras que los cocineros repartían la ensalada entre los presentes.

Israel y el Líbano no pueden firmar un acuerdo de paz hasta que el Jizballah y Siria no den su visto bueno. Tampoco pueden hacer la guerra porque el gobierno del Líbano ni siquiera tiene monopolio sobre el uso de la fuerza militar que existe en el país de los cedros. Tampoco compiten en fútbol, ya que uno participa en Europa y pierde (Israel) y el otro en Asia (y también pierde). ¡Queda competir por el Hummus y el tabule!

Por el momento los libaneses compiten solos porque en Israel el tema no es tomado muy en serio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: