Un cambalache en Oslo

22 de octubre de 2009

Por Guido Maisuls
Kiriat Bialik, Israel, IL

tangoEl Premio Nobel de la Paz se otorga “a la persona que haya trabajado más y/o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos existentes y la celebración y promoción de procesos de paz”.

En muchas oportunidades y en honor a la justicia estos premios fueron otorgados merecidamente y en nombre de una Paz con mayúsculas, de una Paz autentica en 1952 a Albert Schweitzer, en 1962 a Linus Carl Pauling, en 1964 a Martin Luther King, en 1979 a la Madre Teresa de Calcuta, en 1986 a Elie Wiesel, en 1999 a Médicos sin Fronteras y a otras personalidades e instituciones que escapan injustamente de mi memoria.

El Comité del Nobel Noruego premió este 2009 con el Nobel de la Paz al presidente de los Estados Unidos, Barack Obama por sus “futuros esfuerzos extraordinarios para crear un nuevo clima o cambio climático en la política internacional y rescatar del rincón del olvido al alicaído y caricaturesco rol de la ONU en los procesos de paz”. (Traducción libre)

Cambalache
Tango (1934)
Enrique Santos Discépolo

Que el mundo fue y será una porquería
ya lo sé…
(¡En el quinientos seis
y en el dos mil también!).
Que siempre ha habido chorros,
maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos,
valores y dublé…
Pero que el siglo veinte
es un despliegue
de maldá insolente,
ya no hay quien lo niegue.
Vivimos revolcaos
en un merengue
y en un mismo lodo
todos manoseaos…

Cada año se repite la misma rutina de hombres, prohombres y villanos haciendo sonar sus estridentes clarines para acceder al Premio Nobel de la Paz al que se llega por diferentes caminos pero siempre bregando, pujando y forzando a cualquier costo para lograr este milagro tan esperado por esta sufriente humanidad: La Paz.

Celebres y lustrosos apellidos se desviven en ganar esa alocada maratón que les permita al final del tortuoso y extenuante recorrido arribar al tan preciado premio Nobel de la Paz. Para lograrlo deben intentar por todos los medios a apretujar idílicamente a quien sea – violentos y pacíficos, blancos y negros, ricos y pobres, buenos y malos, etc. – en un gran abrazo supuestamente pacifico y conciliador. Aunque los resultados luego sean dudosos o nulos, no importan pues lo importante es el trofeo.

¡Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor!…
¡Ignorante, sabio o chorro,
generoso o estafador!
¡Todo es igual!
¡Nada es mejor!
¡Lo mismo un burro
que un gran profesor!
No hay aplazaos
ni escalafón,
los inmorales
nos han igualao.
Si uno vive en la impostura
y otro roba en su ambición,
¡da lo mismo que sea cura,
colchonero, rey de bastos,
caradura o polizón!…

Joseph Vissarionovitch Stalin, fue nominado dos veces candidato al Premio Nobel de la Paz (en 1945 y en 1948) por “sus denodados esfuerzos en lograr la Paz de los Soviet”
Adolf Hitler en 1939, también fue propuesto por ser el creador del “pacifico Partido Nacional Socialista de Alemania”.
Quien si tuvo éxito en lograr el preciado galardón fue Yasser Arafat que en 1994 recibió el Premio Nobel de la Paz “por sus denodados esfuerzos y meritos en intentar alcanzar la paz de los cementerios en el Medio Oriente”
El inefable líder cubano Fidel Castro hizo su llamamiento al mundo para lograr una justiciera reivindicación latinoamericana: “¿Por qué no se otorga el Nobel de la Paz a Evo Morales?”(No necesita traducción).

¡Qué falta de respeto, qué atropello
a la razón!
¡Cualquiera es un señor!
¡Cualquiera es un ladrón!
Mezclao con Stavisky va Don Bosco
y “La Mignón”,
Don Chicho y Napoleón,
Carnera y San Martín…
Igual que en la vidriera irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida,
y herida por un sable sin remaches
ves llorar la Biblia
contra un calefón…

Los nombres de otros posibles candidatos resuenan ya en las humildes y estrechas callejuelas de Oslo para el próximo año y aunque usted no lo crea, les divulgo estas exclusivas primicias: (Traducción Libre)

– A Bernard Lawrence “Bernie” Madoff que fue el presidente de una firma de inversión que lleva su nombre y fue la estrella de Wall Street. Su merito fue “recaudar compulsivamente 50.000 millones de dólares destinados únicamente a fines benéficos”.

– A Mahmud Ahmadineyad, presidente de la Republica Islámica de Irán por “sus denodados y persistentes esfuerzos en pacificar definitivamente al cercano oriente por medio de tecnología nuclear para usos exclusivamente pacíficos”.

– A Hugo Rafael Chávez Frías, presidente de la Republica Bolivariana de Venezuela por “sus gigantescos esfuerzos en convertir a todo su continente en un paradisiaco Archipiélago Gulag latinoamericano”.

– Al grupo islámico Taliban por su incansable y escrupuloso trabajo por imponer por medio de una rigurosa ley islámica un estado de paz absoluta y perfecta en Pakistán y Afganistán.


¡Siglo veinte, cambalache
problemático y febril!…
El que no llora no mama
y el que no afana es un gil!
¡Dale nomás!
¡Dale que va!
¡Que allá en el horno
nos vamo a encontrar!
¡No pienses más,
sentate a un lao,
que a nadie importa
si naciste honrao!
Es lo mismo el que labura
noche y día como un buey,
que el que vive de los otros,
que el que mata, que el que cura
o está fuera de la ley…

Si no soy yo ¿quién?, si no es ahora ¿cuando?

(Hillel)

Fuente: http://cartasdesdeisrael.blogspot.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: