Jerusalem, la ciudad reinventada por David

Por Zeev Rafael

Shaar Yafo

Shaar Yafo

Cuando leemos en la prensa sobre Jerusalem, y analizamos los pros y los contras de entregar territorios a los palestinos, solemos olvidar el valor espiritual de la ciudad, tanto si somos religiosos como laicos. Jerusalem es la celestial, también la terrenal, aquella en la que el primer estado nación hebreo cobró forma unificada. Ahora que estamos en épocas de Altas Fiestas, los invito a un paseo virtual por la Ciudad Vieja.

Más allá de en qué corriente judaica nos inscribamos, una vuelta por Jerusalem, en cualquier estación del año, nos llena con una sensación de majestad, cuando no de santidad. El bullicio del shuk (mercado árabe), las plegarias en el Kotel, la diversidad de iglesias, mezquitas y museos, convierten a la Ciudad Vieja en un lugar interminable.

Les voy a nombrar sólo algunos de los lugares recomendados. Para un mejor aprovechamiento, le recomendamos dedicar a la Ciudad Vieja, por lo menos medio día, y hacerlo con guía profesional. Pues ya se sabe, como dice el adagio, que a Jerusalem no se va, sino que se vuelve. Pero… no se vuelve todos los días.

Sháar Yaffo, la Puerta de Yaffo

La Ciudad Vieja tiene, ya se sabe, 7 portales. La Puerta de Yaffo es la más popular actualmente, y se llama así por ser el lugar por donde entraban los mercaderes llegados del puerto de la ciudad de Yaffo. Fue construido en 1538 junto con el resto de la muralla y sus restantes portales. Es también el más cercano al flamante shopping Mamila, la nueva maravilla del esparcimiento israelí. Tómese un café en Mamila, admire su construcción, y luego entre a la Ciudad Vieja por la Puerta de Yaffo.

La Puerta, como todas las demás, fue construida en forma de “L”, para así evitar la entrada de grandes aparatos de guerra enemigos, y para poder emboscar a las tropas de infantería. A los pocos metros de entrar, se puede ver una pequeña explanada con dos tumbas. La leyenda las adjudica a los ingenieros del sultán Suleimán que construyeron la muralla alrededor de la ciudad. Al término de la construcción, el sultán ordenó ejecutar a ambos ingenieros. Una de las versiones dice que ambos se equivocaron al no incluir dentro de la muralla al Monte Sión. Otra dice que el sultán quiso asegurarse que no sería construida otra muralla tan hermosa como la de Jerusalem. La plaza de entrada se llama Plaza Omar Ben Jatab, el califa musulmán bajo cuyo mandato los musulmanes conquistaron Eretz Israel.

Al frente, la entrada al shuk. A la derecha, la ciudadela llamada Torre de David. Hoy es un museo impresionante, y si el tiempo lo permite, les recomiendo entrar a verlo (entrada paga). Si nos vamos por la calle que se abre a la derecha, entramos en el Barrio Armenio. http://www.towerofdavid.org.il/ .

Después de visitar el museo, que cuenta la historia de Jerusalem, comienza la caminata por la calle del Patriarcado Armenio. A los 50 metros, sobre la derecha, nos encontramos con el edificio de la Policía Turca, que también hoy funciona como una comisaría israelí. Caminamos otros 150 más, y nos encontramos con la iglesia armenia Saint James. La iglesia está ubicada en el centro del Cuarto Armenio, y fue bautizada en homenaje a San Jacobo, uno de los discípulos de Jesús, que según la tradición cristiana fuera muerto en este lugar por los soldados del rey Herodes. En el patio de la iglesia se puede ver un “nakus”, una tabla de madera que los monjes golpeaban en días de gobierno musulmán, cuando se les prohibía tocar las campanas. La iglesia misma está adornada con pinturas, estatuas, numerosas alfombras y velas. En el centro se yergue el monumental trono del Patriarca Armenio. San Jacobo mismo no está enterrado aquí; la tradición cuenta que su cuerpo fue trasladado a Santiago de Compostela en España (Sant: santo; Iago: Yaakov).

Shaar Zion

Salimos de nuevo a la calle hacia la izquierda (hacia el sur). Luego de la curva en la calle nos encontramos a la derecha con la Puerta de Zion. La Puerta de Zion se llama en árabe Baab A-Nebi Daúd, en homenaje al rey David, enterrado muy cerca de aquí, según la tradición judía. También la llaman Baab Jarat Elihúd, la Puerta del Barrio de los Judíos. Se puede salir por la Puerta y visitar la Iglesia de la Dormición, o bien seguir los carteles hacia la Tumba de David.

La Tumba de David

En este lugar está enterrado David, Rey de Israel. David tuvo serios problemas para unificar su reino sin despertar rencores, como lo había sido su primera elección de Hebrón, gran ciudad de la tribu de Judea, como capital. Su gran idea fue buscar una ciudad que no perteneciera a ninguna tribu, y así dio con la alejada Jerusalem, ciudad de jebuseos, tan inconquistable como poco atractiva.

Luego de la conquista, David le efectúa un verdadero trabajo de marketing para posicionarla como ciudad central. Escribe sobre ella, la coloca en la historia, la declara capital eterna del reino, construye allí su palacio. El punto cúlmine de este trabajo de “branding” lo realizará su hijo Salomón, con la construcción del Primer Templo, al que se ordena peregrinar a todos los hebreos en las tres fiestas agrícolas más importantes: Pesaj, Shavuot y Sucot.

Subiendo un piso se puede ver la sala en la que, según la tradición cristiana, se efectuara la última cena de Jesús con sus discípulos en el Seder de Pesaj y, un piso más arriba, el Mirador del Presidente, desde donde el Presidente Itzjak Ben-Tzvi solía contemplar la Ciudad Vieja durante los 19 años en los que estuvo bajo gobierno jordano.

Luego de la visita a la Tumba de David volvemos a la Puerta de Sión y continuamos bordeando la muralla de la Ciudad Vieja. En este punto les recomiendo también trepar la muralla (pago) y continuar con el paseo sobre ella hasta la Puerta del Estiércol, que constituye la entrada sur a la Ciudad Vieja, así como al Barrio Judío. Desde aquí continuaremos junto a la gente hacia el Kotel, el Muro Occidental.

El Kotel

El Kotel es uno de los lugares fundacionales del judaísmo y es el único vestigio de la muralla que rodeaba el Monte del Templo en los tiempos del Segundo Templo. La visita al Kotel está llena de majestuosidad, al punto que aun los más laicos sienten el impulso de elevar una plegaria y poner un papelito entre las antiguas piedras. Uno de los lugares más apasionantes son los Túneles del Kotel, que revelan ante el visitante la impresionante riqueza arqueológica de la antigua Jerusalem. La fecha y hora de la visita (paga) deben ser combinadas de antemano: http://www.thekotel.org/content.asp?Id=254

Luego de la visita al Kotel, viraremos hacia el norte hacia la calle Hashalshelet. En ella doblaremos hacia la izquierda hacia la Puerta de Yaffo. Poco después la calle termina y debemos doblar a la derecha e inmediatamente a la izquierda en la calle David. Es la calle del shuk (mercado) del Barrio Cristiano. Sigue siendo “obligación”, antes de concretar una compra, regatear con los comerciantes, así como probar uno de los restaurantes locales. La calle termina en la Puerta de Yaffo, punto en el que iniciamos nuestro paseo.

Luego de este paseo virtual, espero verlos pronto en Israel para disfrutarlo juntos de manera real.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: