El Presidente en Yad Vashem

ORIENT EXPRESS
Por Ricardo Ruiz de la Serna
17-10-2009

yadvashemEl Presidente José Luis Rodríguez Zapatero ha visitado Yad Vashem, la Autoridad para el Recuerdo de los Héroes y los Mártires del Holocausto. La vida ha sido generosa conmigo y me ha permitido viajar a lugares fabulosos: ciudades a las que amo como Lisboa y paisajes extraordinarios como la infinita salina al norte de la Argentina o el parque de Timanfaya. He caminado por Belgrado y Nueva York y he suspirado al contemplar el Río de la Plata. Sin embargo, no conozco un lugar como el Monte del Recuerdo, las preciosas laderas arboladas que se levantan en Jerusalén y acogen el Museo del Holocausto y el Centro de Estudios que ahora ha visitado el Presidente.

Jamás olvidaré mi primera visita. Aún no existía el museo que habrá visto el Presidente. El que yo vi aquel año era más pequeño, pero en él estaba ya, reducido, todo lo que la palabra puede contar del exterminio de los judíos europeos. Lo diré de nuevo: allí sólo estaba la parte del Horror que la palabra de un hombre puede narrar, aquello que su memoria puede recordar. He aquí una de las dimensiones más profundas de la Shoah: la verdadera historia de los seis millones de judíos no puede contarse por completo; el espanto de los ghettos y los campos sólo puede conocerse, pues, de forma limitada porque el sufrimiento se vuelve insondable. Hay un terror profundo que supera al lenguaje que hablamos. Tal vez la música o la pintura puedan contar la parte que no puede pronunciarse. Quizás pueda esculpirse o filmarse. Sólo sé que yo no puedo contarlo por completo.

Espero que el Presidente haya visitado la Cripta de los Niños cuya tiniebla iluminan miles de velas y en la que resuenan para siempre los nombres de los niños asesinados por la barbarie nazi. Ojalá haya visto el vagón de tren suspendido casi en el vacío y la plaza que recuerda la sublevación y la muerte del ghetto de Varsovia. Supongo que habrá paseado por el Jardín de los Justos entre las Naciones, aquellos gentiles que salvaron la vida de judíos arriesgando su propia vida sin lucrarse. Entre ellos hubo españoles y turcos, alemanes y polacos, franceses, holandeses, checos, portugueses… Ellos rescataron, así, la Historia de un continente que decidió traicionarse a sí mismo como civilización.

Confío en que el Presidente no olvide. Tiene sobre sí grandes responsabilidades. Preside el Gobierno de un país es que David Irving publica entrevistas al mismo nivel que los historiadores y en cuyas calles se queman banderas israelíes. El odio a Israel es una de las caras de la nueva judeofobia. Es verdad que hubo antisemitismo en la España de Franco —existía un registro de judíos cuya peligrosidad era ¨la propia de su raza¨- pero sigue habiéndolo hoy en nuestra tierra. En España —ya lo he escrito- propagar el odio a Israel —al Estado judío democrático- queda impune como si detrás no hubiese ese odio a los judíos alimentado desde hace mucho tiempo. La judeofobia es un mal europeo, pero la comparten la extrema derecha y la extrema izquierda. ¿Recordaremos las justificaciones de los atentados suicidas contra israelíes? ¿Mencionaremos las manifestaciones a favor de Hizbolá encabezadas por notables líderes de la izquierda más radical?

España va a presidir la Unión Europea y el Presidente tiene ante sí la posibilidad de ser parte de la solución al conflicto de Oriente Medio. Él podrá romper la impostura de que una democracia como Israel y una tiranía como la de Hamás son equiparables. Si quiere dar pasos en pos de la paz, deberá comenzar a exigir cuentas al liderazgo palestino por la violación sistemática de derechos humanos en la Franja de Gaza a manos de Hamás. Tendrá que comenzar a preguntarse a qué se vienen destinando los fondos que los contribuyentes europeos destinamos a la Autoridad Palestina. ¿Pedirá explicaciones por el uso de los palestinos como escudos humanos a manos de otros palestinos? ¿Qué dirá al Presidente Ahmadineyad cuando vuelva a llamar a la destrucción de Israel?

El Presidente ha visto lo que se puede contar del horror. Lo que él ha contemplado ocurrió en Europa y sobre todos nosotros, los europeos, gravita la responsabilidad formidable de que nada se repita jamás en ningún sitio. Ante nosotros —sobre el Presidente- está la sombra de los millones de judíos que creyeron en Europa y a quienes Europa traicionó. En esta tierra, suena el susurro de Joseph Roth lamentando la caída de la civilización europea en manos de los demagogos, de los farsantes, de los mediocres. Israel nació inspirado en esos valores que, en nuestro continente, los nazis y sus colaboradores habían mancillado ante la impotencia o la desidia de muchos europeos.

Hoy, en Europa, vuelve a aparecer el fantasma de la judeofobia con distintos ropajes. En nuestro tiempo, los terroristas son equiparados con sus víctimas como si unos y otros fueran iguales. La democracia y la tiranía se confunden como si fuera lo mismo un Estado de Derecho que una teocracia. Todo se vuelve igual porque todo da lo mismo.

En el judaísmo, el recuerdo se proyecta hacia el futuro. Hacer memoria es parte de la construcción del porvenir. Visitar Yad Vashem significa preguntarse por el pasado de Europa y el mundo, es decir, por nuestro futuro que, en breve, verá la Presidencia española de la Unión Europea.

¿Estará el Presidente José Luis Rodríguez Zapatero a la altura del desafío que tiene ante sí?

RICARDO RUIZ DE LA SERNA es analista político, abogado y profesor de técnicas de la propaganda y de la comunicación política de la Universidad CEU-San Pablo.

Anuncios

2 comentarios

  1. Acabo de leer tus comentarios de hace unos meses y… no encuentro palabras para expresar cómo me identifico con lo que dices.
    Visité Yad Vashem el año pasado y me impresionó mucho. No puedo olvidar los 6 millones de Judíos exterminados hace medio siglo ni el antisemitismo que existe actualmente en España y en los medios de comunicación.
    La imagen que se da de Israel y del pueblo judío está sesgada y es malintencionada. Saludos. Shalom!

    Me gusta

  2. Subscribo sus palabras tan acertadamente escritas. Han pasado más de ocho meses desde entonces y ¿Qué vemos ? La quema de banderas de Israel.
    Para mí visitar Yad Vashem fue muy importante. Siento profundamente las muertes de Anne Frank, Miep Giess (recientemente)… y el exterminio de tantas personas inocentes : David Berger (en Vilnius, 1941 a la edad de 19 años) y …. hasta llegar a 6 millones,de los cuales aún no se conoce el nombre de 2 millones y medio. No había nacido cuando aquello tan espantoso sucedió pero les pido perdón a mis hermanos mayores, especialmente por los actos antisemitas actuales. Feliz Sabbath y Shalom!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: